InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Paloma


Paloma
24 mayo 2019
El Sol también es una estrella fue una agradable sorpresa, a pesar de que mis expectativas no eran muy altas, estaba preparada para una lectura “ok”, como suele ser este género de adulto joven contemporáneo. Sin embargo, desde el primer capítulo la historia me atrapó y me gustó que fuera narrada desde diferentes perspectivas –incluyendo el narrador que comparte hechos e historias de otros personajes que aparecen durante la trama.

El libro narra un día en las vidas de Natasha y Daniel, quienes se encuentran en Nueva York una tarde de verano y terminan enamorándose contra todo pronóstico. Natasha es una chica jamaiquina, que está a punto de ser deportada con su familia ya que ha vivido como inmigrante en los Estados Unidos. Daniel es un chico coreano americano que está por hacer una entrevista que lo llevará a una carrera que sus padres quieren que haga pero sobre la cual no tiene pasión. Natasha es objetiva, ama la ciencia y cree en las cosas prácticas y rechaza la idea del azahar o la magia; Daniel es un soñador que quiere ser poeta e intenta encontrar su verdadero sueño.

Sin realmente esperanzas en un futuro, ambos se encuentran y se dan la oportunidad de conocerse, descubriendo mundos que no conocían. Así como los protagonistas, como lectores quizá debemos suspender nuestra incredulidad para disfrutar la historia –se trata de un romance y con ello, es fácil caer en lo cursi. Pero yo particularmente decidí creer en la historia y en verdad resultó una buena experiencia. ¿Existe el amor a primera vista? ¿Podemos realmente superar nuestros prejuicios, y tomar decisiones radicales sin arrepentirnos de ellas? Honestamente, quizá diría que no pero esta novela me hizo creer que podría ser posible, aunque fuera por unos momentos.

Por otra parte, me gustó como el libro a pesar de tener un tono bastante ligero, trata un tema muy relevante hoy en día: la inmigración. Realmente me identifique con la desesperanza, el enojo de Natasha al tener que abandonar su país –a pesar de no haber nacido ahí, se crio en Estados Unidos como ciudadana de ese país, y de pronto se ve forzada a regresar a un lugar desconocido. Creo que la autora logró hacer una crítica muy precisa contra las políticas migratorias de Estados Unidos al humanizar estas caras y voces anónimas.

Natasha y Daniel me parecieron personajes tan creíbles que pude simpatizar con ellos, vivir sus miedos y frustraciones y compartir parte de sus sueños.

Sin embargo, el único “pero” que tuve fue el final, que me pareció un poco decepcionante, en particular el ultimo capitulo, que me pareció innecesario. Como mencioné anteriormente, en una historia de este tipo, si se quiere disfrutarla, como lector es necesario aceptar aspectos que pueden ser fáciles, muy color de rosa y ligeros –en pocas palabras, hay que empezar con una mente abierta. Y yo en verdad lo fui durante toda la historia y el final me estaba pareciendo muy bueno ya que [Natasha finalmente es deportada a Jamaica y ella y Daniel si bien continúan en contacto, al final se adaptan a sus entornos, hacen nuevos amigos y poco a poco pierden el contacto si bien mantienen los recuerdos de ese día. Esto añadió bastante realismo a la historia pero… pero… finalmente ambos se rencuentran en un vuelo, por pura casualidad, exactamente igual que la primera vez que se conocieron- Y esto realmente cruzó mi umbral de la verosímil. No funcionó. Entiendo pero así como el sol también es una estrella, un trueno no cae dos veces en el mismo lugar, ¿o no dice así? No obstante en general sí disfruté el libro y es una historia perfecta para leer en el verano.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES