InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8417346554
Editorial: Acantilado (06/03/2019)

Calificación promedio : 4.62/5 (sobre 4 calificaciones)
Resumen:
Corre la década de 1930 en la pequeña aldea de Tartaria donde viven Zuleijá, su rústico marido, treinta años mayor, y su anciana suegra, empeñada en castigarla por no darle nietos. La educación recibida impide a la joven resentir siquiera el grado de servidumbre al que está sometida o desear una vida distinta. Pero cuando una serie de acontecimientos la arranquen de su pequeña familia y la arrojen a un mundo no menos brutal, pero sí más ancho y diverso, lleno de ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
AnnieMoneth
 30 julio 2019
Tengo que agradecer a la editorial Acantilado y a Babelio en español, a través de la iniciativa Masa Crítica, el ejemplar de esta obra. En cuanto figuró entre las novedades editoriales sabía que tenía que leerla. Y tras su lectura tengo que decir que me ha gustado todo. La ambientación, el trasfondo histórico, la profundidad y evolución de los personajes, el realismo mágico, los pequeños detalles…, todo. La traducción de Jorge Ferrer es muy buena. Es una novela que está a la altura de otras tan maravillosas como el Doctor Zhivago (Borís Pasternak) o Anna Karenina (Tolstói).
Zuleijá abre los ojos se desarrolla entre 1930-1946, cuando Stalin estaba en el poder. Durante la época estalinista, se aplicó una política de colectivización agraria forzosa que llevó a un enfrentamiento entre las fuerzas del Estado y los campesinos insurgentes que fueron denominados kulaks de forma genérica. Estos fueron arrestados, deportados a Siberia (tras serles confiscadas sus tierras), cuando no, ejecutados.
Es admirable el trabajo de investigación que ha debido de hacer Guzel Yájina recopilando, leyendo y analizando copias de informes y documentos sobre el sistema GULAG (la dirección del NKDV que dirigía, entre otros, el sistema penal de campos de trabajo forzoso y las colonias), los asentamientos en Siberia, las deportaciones, etc., para recrear con bastante fidelidad, o al menos hacerlo creíble para los que no somos expertos historiadores, hechos acontecidos durante el periodo estalinista. Se nota. Y también se observa la denuncia. Es la obra de una intelectual intransigente y una persona culturalmente consciente.
Narrada con distintas voces, Zuleijá abre los ojos está estructurada en cuatro partes. La primera sirve a modo de introducción. Conocemos quién es Zuleijá, cuál es su vida, sus creencias. Es una mujer campesina que vive en una pequeña aldea tártara, con su marido, treinta años mayor, y su suegra, a quien llama en silencio La Vampira. Explotada por ellos, despreciada por ambos. Ha enterrado cuatro hijas pequeñas. No espera mucho de la vida, de hecho, la acepta porque no conoce nada más. Es una mujer devota de Alá. Hasta que ciertos acontecimientos hacen que Zuleijá sea considerada kulak, expulsada del hogar que conoce y deportada a Siberia. La segunda parte de la novela se centra en el terrible y largo viaje de Zuleijá hacia esa tierra inhóspita, junto a otros deportados que incluyen campesinos, intelectuales de Leningrado (considerados como desechos) y criminales, escoltados por el comandante del Ejército Rojo, Ignatov. Un viaje lleno de penurias, donde Zuleijá descubre que está embarazada. La tercera, abarca un periodo de quince años, desde su llegada a Siberia, a orillas del río Angará. Una parte centrada en la supervivencia, la experiencia de ser madre, el descubrimiento del amor y la creación de un pueblo. Y la última, el desenlace. Un final que me pareció de película. En mi opinión, Zuleijá abre los ojos podría ser llevada a la gran pantalla sin ningún problema, y su final sería de esos donde la gente permanece varios minutos aplaudiendo. Poético.
Zuleijá abre los ojos es una novela muy bien escrita (y traducida), llena de claroscuros. En contra de lo que pudiera parecer, la autora no se recrea en la atrocidad ni el sufrimiento, pero el lector se hará una imagen perfecta de lo que llegó a ser la vida de los deportados bajo el régimen de Stalin. Almas desarraigadas, abandonadas a su suerte en un paraje frío y duro, donde no había distinción social pues todos, con independencia de su origen, educación o cultura, eran considerados parias, contrarrevolucionarios. Algunos podrían serlo, pero la novela señala que hubo inocentes tachados de kulaks que fueron igualmente deportados, como Zuleijá. Las sombras se mezclan con las luces que proyectan la compasión de un hombre del Ejército Rojo, la camaradería que surge entre personas que luchan por sobrevivir, el desarrollo del arte, la experiencia de ser madre o el crecimiento de Zuleijá como mujer.
Los personajes que se pasean por las páginas de Zuleijá abre los ojos son maravillosos. Están muy bien construidos, no parecen impostados. Y la evolución de su protagonista y la del comandante Ignatov me parece extraordinaria. Zuleijá, al principio es una mujer sumisa que acepta su destino porque no conoce nada más. A pesar de la vida de penurias y humillaciones que tiene en la aldea tártara, considera que tiene suerte de tener un marido fuerte que la provee de leña, grano y un techo en el que vivir. Es una mujer que cree en las leyendas y en Alá. Sin embargo, cuando es deportada su fe se debilita, reza poco y deprisa. Durante los meses que dura el viaje a Siberia y, después, una vez allí, se convence de que Alá, ni los ve ni los escucha (¿cómo podría hacerlo en un lugar tan remoto?). Solo piensa en su hijo y considera que es el destino quien quiere que siga viviendo. Zuleijá, por fin, abre los ojos, se desprende de vergüenzas y miedos, y se convierte en una mujer fuerte y decidida.
Ignatov, por su parte, es un personaje muy atractivo y uno de los elementos que aportan luz a la narración. Es un soldado fiel al régimen, inicialmente convencido de que hay que acabar con los movimientos contrarrevolucionarios, vengan de donde vengan. Sin embargo, durante el viaje, sus ideales como soldado del Ejército Rojo pierden fuerza frente a cuestiones morales. Siente compasión por unas personas a las que debería odiar y, sin embargo, esos sentimientos lo llevan a “manchar” su expediente con sobornos para conseguir alimentos para los deportados y con la protección ofrecida a una sospechosa para evitar que la investiguen. Siente remordimientos. Llega a Siberia y es abandonado junto a los mismos deportados de los que se tiene que encargar con la encomienda de fundar una colonia de trabajadores, y los deseos desesperados de salir de allí terminan convirtiéndose, con los años, en un apego a esa tierra hostil y a esa gente hosca cuyo destino comparte. Y el mayor cambio que experimenta: anteponer el amor de una mujer al Partido.
Hay personajes fugaces, de aquellos que se pierden por el camino. Hay otros que permanecen más tiempo, sobre todo los que figuran entre aquellos primeros colonos, como el pintor Ikonnikov, el doctor Wolf Kárlovich (enloquecido por no poder asumir los cambios tan radicales que sufre el país), el pescador Lukká, la anciana intelectual Isabella. Por supuesto, Yusuf, el hijo de Zuleijá, que nace cuando esta llega a Siberia y se cría allí. Y aquellos personajes que nos muestran otra cara de la moneda, como el criminal Gorelov o el jefe de Ignatov, Kuznets.
Otro elemento más que me ha gustado. La pluma de Guzel Yájina es impresionante, expresiva, poderosa. Por momentos, poética. A pesar de que es un libro denso, su autora te engancha y mantiene bebiendo de su prosa desde las primeras páginas. El lenguaje es rico, los detalles y las descripciones, abundantes, pero no excesivos.
Vamos, que me ha encantado. Zuleijá abre los ojos os la recomiendo a todos aquellos que gustan de una obra intensa, bien escrita, con una fuerte componente histórica. Una obra magnífica llamada a figurar entre los clásicos de la literatura rusa.
Enlace: https://despertaresdestonewa..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
lourdesmateo88
 12 julio 2019
Quiero empezar dando las gracias a Masa Crítica, a Babelio y a la Editorial Acantilado, por darme la oportunidad de conocer y leer esta fantástica novela.
Elegí Zuleijá abre los ojos por varios motivos: uno, es que está basada en las vivencias de la abuela de la autora, y eso me pareció de lo más interesante, aunque sea una ficción será bastante realista. Otro, es que la sinopsis me recordó a la película de El Doctor Zhivago, que me encanta, (el libro no lo he leído). Y a todo esto tengo que añadir que he leído muy pocas novelas que traten de la Unión Soviética, de esa época, de la represión, de los abusos y las purgas del gobierno estalinista. Algo que la autora refleja a la perfección. Me pareció una novela histórica a mi medida y no me equivocaba.
En la primera parte, Yàjina nos cuenta la vida de Zuleijá, en una aldea tártara, con sus costumbres, sus creencias religiosas (es musulmana), la dureza del trabajo y del clima. A todo esto hay que añadir los problemas políticos de la Unión Soviética en el año 1930. Zuleijá es una tímida mujer musulmana de 30 años, casada desde los 15 con un hombre rudo, arisco y bruto, Murtazá, 30 años mayor que ella. Además vive con su suegra, que está ciega, a la que tiene que servir y aguantar sus malos modos. Dio a luz cuatro veces, cuatro hijas y las cuatro se murieron al poco de nacer. Su suegra no le perdona la falta de nietos. Menuda y de apariencia frágil, es menospreciada también por su marido. Está acostumbrada a obedecer y a conformarse con la vida que lleva, trabajar todo el día, aguantar golpes y malos tratos por parte de los dos. Ha sido educada para ser una buena esposa, trabajadora, servicial, sumisa, callada y obediente, así se lo enseñó su madre. Aguanta todo, incluso se repite a sí misma que Murtazá, es un buen marido.
Pero un buen día aparecen por la aldea soldados de la "Horda Roja". Murtazá no está dispuesto a entregarles nada de lo que tanto trabajo le ha costado conseguir. Sabe que le quieren requisar lo poco que tiene, para el gobierno es un campesino rico. Y él, prefiere matar a la vaca, esconder la carne y también el grano que guarda como simiente para la próxima cosecha, antes que entregarlo. Pero las cosas no salen como las había planeado y al encontrarse con los soldados intenta atacar con un hacha al soldado que está al mando, Ignatov, y este dispara matándolo en el acto. al día siguiente se presentarán los soldados en la granja y se llevaran todo lo que encuentran, también a Zuleijá.
En la segunda parte cuenta el accidentado viaje en tren, y después en barca por el río, junto con otros deportados hasta llegar a un lugar en Siberia donde se quedarán y construirán un campo de trabajo. El camarada comandante encargado de llevar a los deportados a un destino incierto, resulta ser Ignatov. Durante el viaje, Zuleijá conocerá a unos compañeros de infortunio, deportados como ella y sospechosos de ser enemigos del régimen. Algunos tan peligrosos como ella. Entre estos se encuentra el doctor Wolf Kárlovich Leiba. Lleva años sin ejercer la medicina y sin dar clases en la universidad, no sale de su despacho y parece que ha perdido la cabeza. Ha sido injustamente denunciado por la criada para quedarse con su piso y todas sus pertenencias. También estarán el matrimonio formado por Isabella y Konstantin Arnoldovich, y al artista Iliá Petróvich Ikónikov. Será muy importante para ella la relación con ellos, la camaradería, la amistad, su ayuda, y serán su nueva familia. Lo que Zuleijá no sabía al empezar el viaje es que estaba embarazada y esta vez con todo en contra su hijo sobrevivirá.
En la tercera parte nos narra la vida en el inhóspito lugar en el que se tienen que instalar en medio de la taiga y las durísimas condiciones en las que tienen que vivir. Ignatov será el responsable de los pocos supervivientes, fundarán en el campo de trabajo un poblado. Poco a poco irán llegando más deportados. Aunque hay mucho trabajo que hacer allí y no para en todo el día, Zuleijá parece adaptarse a su nueva vida, incluso se puede decir que está a gusto.
El que no termina de conformarse con su nueva situación es Ignatov, de alguna manera también está prisionero allí. Es otra víctima de la situación política del país. Aunque duro, en ocasiones hace la vista gorda.
Y en la cuarta y última parte conoceremos como repercute en la vida de los habitantes del campo de trabajo la participación de la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial.
Me ha parecido una lectura estupenda, una historia muy interesante que no me ha resultado nada pesada aunque es bastante densa, incluso no me hubiera importado seguir leyendo para ver que más pasa, (me gustaría si tuviera una segunda parte). Son 544 páginas de letra pequeña. Tiene pocos diálogos, abundan los pensamientos de los protagonistas, sus sentimientos y hay muchas descripciones de paisajes. La historia engancha, y a mi me ha encantado como escribe Guzel Yàjina, y más teniendo en cuenta que se trata de su primera obra. Es una historia dura contada con mucha sensibilidad, sin recrearse en los momentos escabroso. Habla de superación, supervivencia, amistad, compañerismo, camaradería, y por supuesto también hay amor. Creo que es una novela que tiene bien merecidos los premios que ha recibido.
Zuleijá abre los ojos ha sido una lectura muy interesante y amena, que me ha trasladado a la Unión Soviética, y a la Siberia de la década de los 30 y 40. Todo un viaje apasionante de la mano de la protagonista, Zuleijá.
Enlace: https://lasmilyunahistoriasd..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Adivina
 08 julio 2019
Creo que es de sobra conocida mi afición a leer novelas protagonizadas por mujeres, sobre todo de esas supervivientes que han transitado episodios muy duros de la historia. En este caso Guzel Yájina se inspira en las experiencias de su abuela, que fue deportada a los Gulag de Siberia.
Zuleijá abre los ojos es la primera novela de la autora. Se publicó en 2015, supuso un gran éxito en Rusia -la autora es natural de Kazán- y obtuvo los dos premios más importantes del país. Luego ha seguido leyéndose en muchísimos otros idiomas.
La historia arranca en los años 30 en una casa situada en una pequeña aldea de Tartaria. Allí vive Murtazá, un hombre bruto y áspero con su esposa, Zuleijá –a quien saca más de treinta años de edad- y su madre –la Vampira- que está empeñada en amargar la existencia de la joven por no haberle dado ningún nieto.
Así la vida de Zuleijá transcurre entre abortos, hijos muertos, trabajo duro, maltratos, humillaciones, la ausencia de una cama propia y la sumisión a su marido y suegra. Y todo sin atreverse a desear nada mejor para sí misma. Así la habían educado.
Esos quince últimos años de su vida terminan abruptamente cuando el Ejército Rojo irrumpe en la granja y secuestran a la joven. A partir de ese momento Zuleijá vivirá en un mundo diferente aunque incluso más cruel y embrutecido. Ante sus nuevas circunstancias es un personaje que evolucionará interiormente de forma brutal despertando una nueva mujer con emociones y otras capacidades insospechadas par ella misma hasta el momento. Zuleijá se planteará muchísimas cosas interesantes.
Esta es una de esas novelas que no te dejan indiferente ya que en ciertos momentos resulta tremendamente dura. Ya no solo a nivel de trama que es brutal sino la forma en que su autora nos la narra. Pocas veces una tiene en la mano un relato con tanta calidad, tan bien escrito y que refleja tan bien un micro mundo creado.
Eso sí Zuleijá abre los ojos también es una novela que requiere un esfuerzo por parte del lector. El de tener paciencia porque no es una novela liviana. Quizá tenga demasiada enjundia o gravedad para leer en esta época del año que estamos más distraídos o más parcos en concentración. Es un libro donde la narración y las descripciones priman sobre los diálogos y no hay demasiada acción.
El periodo que nos narra la historia me ha parecido sumamente interesante y la autora recalca mucho ese aspecto. Es difícil encontrar novelas que nos hablen de ese contexto socio-político en ese lugar y esa época. La historia transcurre en la década de los años treinta. Justo es el momento en que en la Unión Soviética se produce la deskulaikizacion. Para quien no esté familiarizado con el termino fue la forma en que el gobierno despojaba a los kulaks (campesinos ricos de la Rusia zarista) de sus pertenencias. Fueron declarados por Stalin enemigos del régimen, arrestados, deportados a campos de trabajo e incluso asesinados. En resumen intentaron aniquilar por competo una clase social para evitar la revolución. Ya os podéis imaginar las barbaridades que sucedieron.
Porque hasta ahora os he hablado de la vida familiar de Zuleijá, pero irán apareciendo poco a poco personajes que nos ofrecerán otras perspectivas y tendrán mucho peso en la novela. Los iremos encontrando en campos de trabajo. Un buen ejemplo es el doctor Leibe, un cirujano que ha dejado de ejercer la medicina pero cuya cabeza está convencida de lo contrario. Otro personaje sin duda a resaltar es Ignotov, un soldado rojo.
A pesar de todo, de que es una novela áspera y duro no he percibido que sea una de esas novelas en las que impera el drama o se alimente de él. He notado una cierta distancia entre el narrador y las emociones de los personajes.
En definitiva, no me atrevería a recomendar esta novela a cualquier lector si no a uno que desee experimentar con buena literatura, aunque cadenciosa. Con una historia que haba de que la libertad puede estar en donde menos esperamos, que a veces nuestras convicciones son nuestras mayores ataduras morales. La novela es muchísimo más compleja y amplia de lo que aquí he escrito o lo que pueda llegar a escribir. Por muchas palabras que ponga me quedaré corta al hablar de su magnitud.

Enlace: http://adivinaquienlee.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
MrWonderBook
 06 abril 2019
Tras leer esta novela, entiendo por qué ha conseguido el Premio Gran Libro 2015 en Rusia. Ha sido uno de esos libros que te enganchan y si no fuera por sus abundantes páginas, te leerías de una sola sentada.
La primera impresión al tener el libro en mis manos fue de respeto, tiene abundantes páginas, con un tamaño de letra no muy elevado y pensé que se me haría más largo, pero al comenzar a leer sus primeras páginas ya no pude parar hasta que me leí cerca de cien en una sola sentada.
La novela está basada alrededor de la vida de Zuleijá, una mujer que vive en en una aldea de Tartaria con su marido Murtazá y su suegra a la que llaman Vampira, situada la historia en la Rusia soviética de los años 30.
En sus primeras páginas vemos cómo es la vida de la protagonista, una vida dura y complicada, ya que es maltratada, sobre todo psicológicamente, por su marido y por su suegra. A través de los primeros capítulos leemos cómo ambos la humillan a diario, añadido también el duro trabajo que tiene la obligación de realizar en su día a día.
Se trata de una lectura bastante dura, sobre todo en su comienzo debido al maltrato y las situaciones por las que tiene que pasar Zuleijá. Te adentras en la piel de ella y sientes hasta rabia, ya que la educación que había recibido desde niña es la de aceptar y no poder ni quejarse ante las situaciones que vive. Conocemos además que tuvo cuatro hijas que al poco de nacer fallecieron y su suegra incluso le hace sentir culpable por haberlas perdido.
La historia da un giro de 180 grados cuando los soldados comunistas llegan a su aldea y le quita todos sus bienes. Además, la obligan a ser deportada a Siberia junto con otra gran multitud de campesinos donde muchos de ellos mueren en el viaje que realizan en tren durante varios meses. Allí conocemos a otros personajes que son de gran importancia en el resto de la obra.
Durante esta etapa vuelve a quedarse embarazada y a pesar de la esclavitud que sufre durante este tiempo, poco a poco comienza a ver la vida desde otro punto de vista, y tal como da titulo al libro, al fin Zuleijá abre los ojos.
Para haber sido el primer título con el que debuta Guzel Yájina ha sido todo un descubrimiento. Por momentos me ha recordado a la literatura de Tolstoi. He de decir que me gustó mucho más el comienzo del libro al ser más intenso y frenético que el resto, pero en ningún momento se me hizo pesado, considero que está muy bien escrito donde abundan las descripciones de los lugares y personajes que conocemos. ¡Libro muy recomendable!.
Enlace: http://www.mrwonderbook.com/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20

Las críticas de la prensa (1)
ElPais10 mayo 2019
Guzel Yájina se estrena en la novela y narra con una prosa cinematográfica una tragedia del siglo XX: una historia de abuso y liberación durante la Gran Purga stalinista.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
Citas y frases (9) Ver más Añadir cita
lourdesmateo88lourdesmateo8812 julio 2019
Las lágrimas fluyen en tal abundancia que cabría pensar que no brotan de los ojos, sino del fondo del corazón y que éste las impulsa hasta arriba con su golpear rítmico y pertinaz. Unos minutos, tal vez unas horas más tarde, después de haber llorado todo lo que no lloró en años, Zuleijá recupera la calma. Su respiración todavía es agitada, su pecho sigue inflamándose con un temblor, pero la fatiga que tanto lleva esperando se va apoderando de su cuerpo, aliviándolo.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
lourdesmateo88lourdesmateo8808 julio 2019
La muerte es una presencia constante. Zuleijà ha tenido esa certeza desde que no era más que una niña.Todas las criaturas llevan desde el primer instante de vida la marca de su futura defunción.
La suerte que corrieron sus propias hijas fue una confirmación de esa certeza. Cuatro criaturas que nacieron con el único propósito de acabar muriendo.
Comentar  Me gusta         10
lourdesmateo88lourdesmateo8812 julio 2019
Y no sentía ninguna vergüenza. Todo lo que la habían enseñado e inculcado desde niña había pasado a un segundo plano o, directamente, se había esfumado. Y lo nuevo que vino a sustituirlo barrió todos sus miedos, de la misma manera que las crecidas arrastran las hojas muertas y las ramas arrancadas.
Comentar  Me gusta         10
AnnieMonethAnnieMoneth31 julio 2019
Ignatov no alcanzaba a comprender cómo se puede amar a una mujer. Uno puede amar las grandes causas: la Revolución, el Partido, su país. Pero ¿a una mujer? ¿Cómo se puede utilizar una misma palabra para nombrar la relación que uno mantiene con dos magnitudes tan distintas, como si se pudiera poner en un platillo de la balanza la revolución y en el otro a una mujer cualquiera? Es ridículo.
Comentar  Me gusta         00
lourdesmateo88lourdesmateo8812 julio 2019
Y no hace mucho de repente llegó a la conclusión de que tuvo suerte de que el destino la hubiera arrojado en ese lugar...No se puede decir que sea feliz, eso no. Pero está a gusto.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: literatura rusaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

¿Cuánto sabes de Jorge Luis Borges?

¿Cuál es su nombre completo?

Jorge Fernando Isidro Luis Borges Acevedo
Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo
Jorge Felipe Luis Borges Acevedo

10 preguntas
1 lectores participarón
Thème : Jorge Luis BorgesCrear un test sobre este libro
{* *}