InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Las mejores frases de El sueño de Paloma Sanlúcar (18)

joseluispoetry
joseluispoetry 04 diciembre 2019
Existen quienes nos hacen tocar el cielo, pero también nos llevan al borde del abismo, y un día, atraídos por el vacío, no tenemos más opción que arrojarnos...
Comentar  Me gusta         10
joseluispoetry
joseluispoetry 06 diciembre 2019
Sé que todo beso es siempre el primer beso y aunque unos labios me hayan besado mil veces, cada beso es único y por lo tanto distinto al anterior, por eso no es fácil saber si son los mismos labios los que me besan o son otros. Tengo la sensación de que cada vez que mis labios son tocados por otros labios, el contacto no se repetirá de nuevo o al menos no de la misma forma y los labios de Andrev Vladivostok me han besado durante siglos y un olor a bosque húmedo le sale del cuerpo.
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetry
joseluispoetry 06 diciembre 2019
Respiro al sentir que la vida se puede ir en cualquier instante y no quiero detenerme, intuyo que caminar -como escribir- me salva no solo de la rutina de vivir, sino de la muerte -supongo que mientras camine o escriba no podrá detenerme o al menos no le será fácil-.
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetry
joseluispoetry 06 diciembre 2019
Creo que también los muertos vuelven de sus tumbas, no importa que lo hagan en el mismo o en otro cuerpo: Virginia Woolf escribe de nuevo sentada frente a su mesa de trabajo y pueden pasar siglos, miles de años y nunca termina de escribir. Sylvia Plath lo hace de nuevo, lo repite un año cada diez: , quiere creer -al igual que Lady Lazarus- que en su destino está escrito el regreso. ¡Bah! ¡Qué poca cosa es la muerte! voy a dormirme y asunto concluido, piensa Emma Bovary, antes de que el arsénico comience a devorarle las entrañas, sin intuir que padecerá por siglos sus estertores de moribunda. Anna Karenina se arroja una y otra vez bajo las ruedas del tren; y, entre todas ellas, la suicida más bella, la más glamorosa: mi madre. ¿Cómo olvidarla?
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetry
joseluispoetry 05 diciembre 2019
Concha Urquiza -cansada de la simplicidad terrena- nada mar adentro y se deja llevar por las olas. Sylvia Plath -enferma de celos y de amor- cierra la puerta del cuarto de sus hijos, les deja servido el desayuno y en un afán de reconciliación con la vida -antes de abrir la llave del gas y aspirarlo a través del horno de la estufa- escribe su último poema. Anne Sexton, después de haber experimentado todas la terapias habidas y por haber, se suicida una tarde del mes de octubre, cuando las mariposas ya se han ido de su jardín.
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetry
joseluispoetry 05 diciembre 2019
Pienso en personajes como Virginia Woolf, en el momento exacto en que por primera vez en meses o posiblemente años, con la pluma todavía en las manos, después de llenar con su letra diminuta las hojas en blanco de decenas de cuadernos, sale de su encierro voluntario: camina río arriba, río abajo y el viento frío le paraliza los huesos; siente el vacío en las bolsas de su abrigo, lo llena con piedras y se sumerge en el agua; mientras los aviones de guerra arrojan bombas, hacen piruetas en el aire y ella se pregunta, ¿qué sentido tiene vivir cercenada por la angustia? Y sin esperar respuesta se sumerge en lo más profundo del río y se deja arrastrar por la corriente.
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetry
joseluispoetry 04 diciembre 2019
Después de todo, un muerto, desde el momento en que ha dejado de estremecerse y palpitar en nuestros brazos, no significa demasiado: morir es esfumarse, desaparecer, dejar de ser cuerpo y pasar a ser ausencia; espectro, sombra o como mejor queramos llamarle.
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetry
joseluispoetry 03 diciembre 2019
Desde luego para escribir se requiere no sólo la cabeza y la imaginación sino el cuerpo entero. Todo es necesario en el momento de la escritura y un escritor que no sea capaz de conjuntar el cerebro y los sentidos en su tarea sólo tendrá resultados mediocres en lo que escriba y sus textos estarán destinados al simple entretenimiento del lector.
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetry
joseluispoetry 03 diciembre 2019
Quien diga que los fantasmas pueden verse, está en lo cierto. Cada uno de nosotros es el fantasma de otro fantasma. Habitamos una casa ya habitada y somos el disfraz de nosotros mismos. Narciso se fascina con su imagen y al darse cuenta de que su doble está detrás del espejo de agua, se sumerge cada vez más hondo sin posibilidades de volver a la superficie. Escribo y no soy yo la que escribe. Una voz que se confunde con la mía y me dicta al oído las palabras y todo sucede porque así ha sido previamente escrito.
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetry
joseluispoetry 03 diciembre 2019
Soy una escritora y como tal estoy acostumbrada a dar cuerpo a diferentes personajes que yo nunca seré. Estoy segura de que sólo sobre el papel en blanco y a través de la escritura es posible tocar la eternidad. Todo escritor debe aspirar a morir escribiendo sobre la hoja en blanco o en la pantalla de la computadora.
Comentar  Me gusta         00




    Comprar este libro en papel, epub, pdf en

    Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES

    Lectores (1) Ver más




    Test Ver más

    ¿Quién escribió este libro de poesía?

    Marinero en tierra

    Rafael Alberti
    Pedro Salinas
    Gerardo Diego

    10 preguntas
    38 lectores participarón
    Thèmes : poesía , latinoamericana , españolaCrear un test sobre este libro