InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de AndiCalzia


AndiCalzia
30 abril 2020
Existen libros que te enamoran a primera página, existen libros que te los devoras en una noche, como si fuera un amor de verano y luego existen libros que son como tu hogar; en mi opinión puedo decir que “Las Chicas de Canterbury” pertenece al último tipo. Siento que una partecita de mi corazón se quedó en esta historia.
Adquirí este libro hace un año aproximadamente, en la Feria Internacional del Libro; honestamente lo elegí por su preciosa portada y porque la trama se situaba en Londres, y fue mi primera vez comprando un libro sencillamente por lo que aparentaba ser. Antes de comenzar a leerlo no tenía ninguna idealización sobre él, así que imagínense mi sorpresa cuando me vi cautivada por él en unas pocas páginas, si bien no es esa clase de lectura atrapante que te obliga a leer todo velozmente, si no, más bien, te lleva a leerlo pasivamente, con la música de “Los Beatles” de fondo, o algún cover de piano y violonchelo. En pocas palabras, lo que trato de decirles es que esta obra es una enseñanza de vida, que tiene su propio ritmo y una dulzura agridulce. Y no me refiero para nada a una obra literaria romántica, me refiero a una obra que trata de la vida en todo su esplendor... y sobre todo de la vida de “Che”, nuestra protagonista, y las mujeres que la acompañan en este viaje de descubrimiento hacia “Canterbury”.
Todo comienza con una urna, con las cenizas de la madre de Che y dos cartas. Una de su madre, y otra de su novio, quien irónicamente piensa que es el momento
oportuno para abandonarla por otra mujer, y mediante la correspondencia. ¡Todo un caballero!, ¿no?
Dadas estas circunstancias, decide viajar a Londres sin dar explicación ninguna, para cumplir la promesa que le hizo a su madre: llevar sus cenizas a Canterbury.
Pero este viaje no lo hará sola, decide hacerlo mediante un “Tour Grupal”, el cual se basa en hacer el transcurso a pie desde Londres hasta la Catedral de Canterbury, digamos una “peregrinación” ... la cual realizará junto a ocho mujeres. Un trayecto que tal vez dejará huellas en cada una de ellas, o tal vez más en algunas que otras, pero den por seguro que dejará huellas en nuestra protagonista. Estas peregrinas son lideradas por una guía, quien les marca el paso a paso de la peregrinación, intercalando anécdotas y contándole parte de la historia de este maravilloso lugar. Pero el “toque mágico” de este libro es la historia de Canterbury que hay en él, es justamente donde más se puede notar lo bien que se preparó la autora para escribirlo.
Así es como las nueve mujeres, contarán sus historias; tal vez a alguna la sientan fría o fingida, pero otras simplemente conmovedoras hasta los huesos, y no lo digo porque te vayas a morir de amor, no en todos los casos al menos. Simplemente porque de una u otra manera mueven tu interior. Se sienten tan reales; estas narraciones lo cambiaran todo, solo que ellas no están conscientes de ello.
Día a día vemos como Che va cambiando, reflexionando, sanando y como por primera vez en su vida, piensa realmente en ella.
Che aprenderá a ver con otros ojos y descubrirá que en realidad el destino no es lo que importa, sino, el camino.
Resultó ser una lectura profunda, que habla sobre los lazos, el dolor, la pérdida y el desamor. Una lectura de enseñanza y crecimiento, esperanzadora, cálida y con un mensaje claro: siempre existen nuevas oportunidades. El amor resulta ser un protagonista secundario, y ese detalle me encantó.
Me gustaría decirles tanto sobre este delicado libro, pero los invito a que ustedes lo conozcan y se emocionen con él, analicen las historias y se sumerjan en las vidas de estas diversas mujeres. Pero, sobre todo, los invito a que se pierdan en la mágica ciudad de Canterbury.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES