InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Lucha


Lucha
29 julio 2020
Se trata de la primera novela de este escritor tan peculiar y fundamental para entender la literatura estadounidense del siglo XX y XXI y que llega a los lectores hispanohablantes de la mano de la editorial independientes española, La navaja suiza.

La historia ocurre en Gilean, Ohio, un pueblo del Medio Oeste que se verá afectado por el enfrentamiento entre Brackett Omen­setter, quien llega a vivir allí con su familia (una mujer embarazada, sus dos hijas, acompañados de un caballo y de un perro) y el reverendo del pueblo, Jethro Furber. Los habitantes de Gilean se verán afectados por este enfrentamiento de distintas maneras y estarán a su vez divididos, entre quienes no se resisten a los encantos de Omensetter y están obnubilados con su presencia y aquellos a quienes esos mismos encantos y personalidad magnética provocan rechazo y desconfianza. de esta manera Omensetter podrá ser visto como el profeta que viene de lejos, el ser más bondadoso, todas las respuestas o por el contrario, un hombre despreciable que por venir de lejos es un usurpador, un ser inútil y sin juicio. Este es el argumento pero la novela es mucho más que la historia que cuenta y a estos e debe la grandeza de Gass o por lo menos su particularidad, con un estilo en el que juega constantemente con la linealidad del relato y lo desarrolla en medio de sesudas reflexiones y discusiones sobre lo que está bien y lo que está mal, sobre la vida y la muerte, sobre el lado A y el lado B de las cosas, en una construcción sintáctica llena de conceptos que se van acumulando y desparramando en el texto, un texto que nos arrastra de inicio a fin.

El hecho de que la historia esté contada por tres personajes, testigos de todo lo que acontece en el pueblo hace que te enfrentes a una especie de rompecabezas, Gass invita al lector a participar, a ser parte del juego. Por un lado encontramos la voz del viejo Tott, lenta, a veces torpe, una voz que olvida pero que nos advierte constantemente, con esta inicia y termina la novela. La de Henry Pimber, para quien su contacto con Omensetter le llevará a descubrirse y enfrentarse a sí mismo, uno de los hechos más importantes de la novela fuera del argumento central. Y por supuesto, la voz del reverendo, una voz que delira, un fluir enfermo de la conciencia, vemos en Furber la fustración, la envidia, la trampa, el cinismo y la desconfianza, vemos todo esto y una soledad absalladora, esta es la voz más extensa y compleja de la novela.

Tenemos tres voces, tres personajes en estados mentales distintos, cada uno con su desorden, su particularidad, su propio temblor y es a través de estas mentes que se va construyendo la estructura de la novela, presentándonos una narración fragmentaria, llena de diálogos, monólogos, descripciones y cuestionamientos, con saltos también de tiempo que parecieran estar hechos al azar como si Gass hubiese desordenado las páginas de su propia novela y las hubiera vuelto a acomodar sin mucho esfuerzo y es esto también lo que hace que esta lectura sea tan potente, tan magnética, porque te introduce en el juego y ese aparente caos empieza a ser el orden natural de las cosas, ahí, en esa historia, en ese pueblo ficticio, ahí entre Omensetter y Furber.

Una novela experimental sin duda, un autor del que te quedas queriendo leer y saber más.

Comentar  Me gusta         30



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Apreciaron esta crítica ()(3)ver más