InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8492918888
Editorial: Puck (11/02/2020)

Calificación promedio : 3.38/5 (sobre 12 calificaciones)
Resumen:
LA PRINCESA GINEBRA HA LLEGADO A CAMELOT PARA CASARSE CON UN EXTRAÑO: EL CARISMÁTICO REY ARTURO.

Con la magia que extiende sus garras por las fronteras del reino de Arturo, el emblemático mago Merlín tiene una solución: decide enviar a Ginebra para que se convierta en la esposa de Arturo, para que pueda protegerlos de aquellos que buscan la caída de la ciudad que gobierna el joven rey. ¿Cuál es la trampa? El verdadero nombre de Ginebra… Su identidad v... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (15) Ver más Añadir una crítica
Lawerson
 15 junio 2020
Con la magia que extiende sus garras por las fronteras del reino de Arturo, el emblemático mago Merlín tiene una solución: decide enviar a Ginebra para que se convierta en la esposa de Arturo, para que pueda protegerlo de aquellos que buscan la caída de la ciudad que gobierna el joven rey. ¿Cuál es la trampa? El verdadero nombre de Ginebra… Su identidad verdadera. Nadie la conoce realmente. Ella es una sustituta, una joven que ha sacrificado todo para salvar Camelot. Para mantener a Arturo a salvo, Ginebra debe abrirse camino en una corte donde los antiguos residentes, incluida la misma familia de Arturo, quieren que las cosas continúen siendo como siempre, y los nuevos, aquellos atraídos por el sueño de Camelot, luchan por una vida mejor. Y siempre, en el corazón verde del bosque y las negras profundidades de los lagos, la magia espera al acecho para reconquistar el reino. Justas mortales, falsos caballeros y romances prohibidos no pueden compararse con la amenaza más grande: la joven de largo pelo negro que cabalga a través de la foresta oscura hacia Arturo. Porque cuando toda su existencia es una mentira, no es posible confiar ni siquiera en uno mismo.
Parece ser que la leyenda del rey Arturo está más viva que nunca dentro de la literatura. Muchos son los libros que, ahora, llegan con una historia basada en algún momento o en algún personaje del famoso mito, y cada vez que se anuncia uno nuevo yo salto de alegría. El ciclo artúrico siempre ha sido algo que me ha interesado y gustado, así que ver cómo nuestros autores y autoras le dan un giro o una reinterpretación nueva siempre es algo que agradecer, al menos, por mi parte. El engaño de la princesa viene, justamente, para ello. La historia, que se concentra en pleno corazón de Camelot, llegaba a casa después de la decepción que me llevé con otro libro diferente que trabajaba también bajo la misma ambientación, una cura que iba a tapar ese agujero que, con ilusión, comencé a leer para que se convirtiera, finalmente, en el retelling del rey Arturo que necesito. Sin embargo, esto no ha sido así y, desgraciadamente, aún continúo con la búsqueda de ese libro que me aporte realmente una historia inolvidable. No sé por qué, el mito del rey Arturo no me termina de funcionar en forma de retelling.
Usando en todo momento una narración en tercera persona a través de los ojos de Ginebra, nuestra principal protagonista, comencé a leer el libro con muchas ganas y, en un primer momento, lo que estaba viendo que estaba gustando e interesando bastante. Un Camelot sin magia donde ésta, además, se persigue, acompañaremos a Ginebra hacia su nueva vida donde, allí, tendrá que casarse con el rey Arturo y, con ello convertirse en su reina. Sin embargo, Ginebra guarda sus propios secretos y, pronto, estaremos metidos de lleno en su principal misión: proteger a Arturo cueste lo que cueste de aquellos enemigos que quieren hacerse con el trono. Con una premisa así, no era extraño pensar en una lectura emocionante, absorbente y asombrosa, algo que Kiersten White consigue sin problemas durante la primera mitad del libro. A través de unos capítulos bien desarrollados, con descripciones precisas y una ambientación original y peligrosa, que va creciendo y se va haciendo más palpable por momentos, Ginebra era realmente el pilar de todo, el foco que le daba a la lectura ese toque misterioso que, desde el primer momento, nos va a enganchar sin poder evitarlo a El engaño de la princesa. Junto a ella, la trama se va a volver muy enigmática, teniendo que estar muy alertas por cualquier movimiento sospechoso que se pueda crear, estando dentro de un escenario en el que también hay que medir las acciones realizadas para que nadie pueda descubrir a Ginebra, su magia, señalarla y condenarla al exilio acusada de brujería. Es por ello que, a lo largo de las primeras cien o ciento cincuenta páginas, la historia se va a mover entre intentar descubrir quién está detrás de quitar a Arturo del trono y separarlo de su corona, así como intentar dar con la verdad que se esconde tras Ginebra, mezclándonos de manera muy acertada entre la sociedad de Camelot, conociendo en estas páginas figuras importantes, la manera en la que funciona la nobleza, las relaciones y amistades, el juego palaciego del que, pronto, hasta Ginebra quedará exhausta pero que nos dará un buen elenco de personajes entre los que desconfiar y entre los que sospechar, convirtiéndonos en una especie de detectives para intentar dar con esa persona que ya está moviendo sus hilos en la oscuridad. Además, entre los diferentes capítulos se va a desarrollar un complot más tenebroso, narrado a través de otra voz misteriosa, más relacionado con la magia y que nos cuenta otra parte de la ambientación, el pasado, algo que también se convertirá en un interés más para tenernos completamente enganchados a la historia.
En estos momentos, como os he dicho, estaba muy metida en la lectura. Me gustaba ir descubriendo Camelot, su estilo de vida, conocer qué había pasado con Merlín, la magia y esa guerra con la Reina Oscura que, de alguna manera, todavía está intentando despertar a pesar de la derrota. Poco a poco se va viendo que la trama, en realidad, tiene por debajo algo más grande que, cuando explote, va a dejarnos con la boca abierta. Y, tras el primer giro argumental, algo que me sorprendió porque no esperaba ver a esas alturas, la trama empieza a coger un ritmo diferente. La magia de Ginebra se hace más presente, indagamos en hechizos, rituales, y no solo Camelot cobra vida. También sus bosques y sus mortales criaturas. No obstante, a medida que avanzaba en el libro empezaba a sentir que la historia se iba desinflando, iba perdiendo interés y emoción y acababa en una lectura bastante lineal, estancada y, a veces, aburrida. Todo el interés alrededor de Ginebra se difumina, la autora pone el punto de atención en otro lugar que tampoco consigue hacerle demasiado bien al libro. Y es entonces cuando veo que, en realidad, no está pasando nada de nada. Entramos en una lectura en la que sólo vamos a estar acompañando a Ginebra por las calles de Camelot, hablando con algunas personas, visitando casas, lugares y haciendo tareas de una reina, una vez detrás de otra. No hay acción, el suspense de descubrir esos secretos se evapora completamente cuando Ginebra se empeña en acusar a una persona de estar trabajando contra la corona sin tener demasiadas pruebas, y solo nos quedamos con una gran parte del libro que no va a destacar con nada y que cierra de golpe la parte de la investigación. de vez en cuando hay alguna que otra escena rápida, con algo de batalla, e incluso la autora mete otro de sus giros que me encantó y que me pilló desprevenida, pero todo ello acaba rápido y regresamos al punto de partida. Empecé a desengancharme de la historia, no me concentraba en ella, me perdía en mis pensamientos y, en resumen, no había nada que captara mi interés. No me gustaban los cambios vividos en el ambiente, en Ginebra, su papel, incluso Camelot había perdido su encanto. Con todo ello, Kiersten White intenta alzarse de cara al final, unos capítulos que, con fuerza, llegan para intentar animar al lector, pero lo hace de una manera tan brusca que, personalmente, no me ha convencido.
Creo que el principal problema que tiene el libro es que la autora no ha conseguido desarrollar del todo bien esa subtrama para que, en esos capítulos finales, sorprendiera con la gran revelación de esta primera parte. Cuando se descubre el verdadero artífice, no me pegaba con lo que se había leído hasta ahora. Sentí que la autora había tomado esa drástica decisión, aunque no sonara lógica, para intentar darle un final a la historia cometiendo, bajo mi punto de vista, más fallos que aciertos. El final es apoteósico, todo hay que decirlo. Vuelve a tener escenas con magia de un lado para otro, sangre derramada y una lucha interior que, después de estar un tiempo leyendo sobre la nada, vuelve a dar ese toque interesante. Sin embargo, creo que llega tarde. Lo mismo me ha pasado con los personajes, me han dado la sensación de que no se han mostrado completamente y no se han sabido aprovechar del todo. Tanto Ginebra, como Arturo, como todos los demás que están a su alrededor no me han dicho gran cosa. Ginebra sufre un cambio brutal de personalidad, me ha parecido muy floja. No lucha, se queda estancada en un romance con Arturo que tampoco me ha gustado. Lo he visto precipitado, más de la ilusión que otra cosa. No me ha agradado que trataran a Ginebra de tan mala forma en algunos momentos, impidiendo que haga algo solo porque es mujer y por que ese no es el papel de una reina. Y ella aceptaba eso, sin luchar. Me hubiera gustado ver más rebeldía por su parte, más autoridad y no tanta dependencia.
En definitiva, El engaño de la princesa no es el libro que esperaba ver. Con una idea buena, original y que se mete de lleno en el mundo mágico de Camelot, pienso que la autora no ha sabido llevar de manera correcta todos los elementos que su historia tenía y, aunque al final intenta remontar, no logra reparar el daño provocado por una trama que, en su mayoría, decepciona y me ha llegado a aburrir.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
erick_ascencio
 11 marzo 2020
Se supone que esta reseña debió haber salido el viernes pasado, pues, por si no se enteraron, Kiersten White estuvo en la FIL Minería el domingo y me preparé para su presentación leyendo su más reciente libro publicado en español. Obvio esto no se logró y para el domingo aún me faltaban 40 págs y unas buenas clases de inglés. :C En fin, que la presentación estuvo preciosa, Kiersten es un amor de persona y ahora quiero leer todo lo que publique.
El engaño de la princesa es un retelling de la historia del rey Arturo contado desde la perspectiva de Ginebra, su esposa. Pero lo bueno no está en conocer la perspectiva de Ginebra, aquí ella guarda secretos importantes que nadie puede saber: su verdadero nombre no es Ginebra, no es una princesa ni mucho menos una noble, en realidad es una bruja, hija del mismísimo mago Merlín y fue enviada a proteger a Arturo de una amenaza desconocida... o no. Y con la llegada de Ginebra impostora, poco a poco saldrán a la luz secretos de Camelot que deberían haberse quedado bien ocultos.
Lo primero es exhibirme, debo admitir que no conozco la historia del rey Arturo, mis mejores conocimientos provienen de la película de Disney y no son muy confiables que digamos... y sin mencionar que es de antes de que sea rey. Anyway, básicamente todo era nuevo para mí y sin dudas no me interesa conocer el clásico original, la versión de Kiersten me encanta y no le pide nada a ninguna historia. Y sí, sé que la construcción del mundo ya estaba en parte hecha, pero el cómo juntó la magia, ficción histórica y fantasía épica, en un libro juvenil fue increíble, sin dudas hizo un acierto total.
Pero, ¿por qué me pareció tan increíble El engaño de la princesa? La narrativa es muy, muy fluida, en ningún momento es pesada, cansada, repetitiva ni aburrida, de hecho los capítulos son bastante ágiles y tiene un ritmo en su mayoría constante (obviamente hay partes que se leen mucho más rápido que otras, pero en gral todo fluye muy bien). Lo único malo en este aspecto es que solo tenemos la perspectiva de Ginebra y nos perdemos todo lo que vive Arturo (que se ve epiquísimo), pero sin quejas, entiendo el por qué de esto (aunque duele). También hay unos pequeños fragmentos narrados desde la amenaza que quiere a Camelot y eso hace que la narración se sienta más fluida y en parte te da un plus para seguir leyendo sin detenerte (basado en hechos reales).
Respecto a los personajes hay mucho que decir, son muy variados y cada uno aporta a la trama de una manera especial, y aunque por el momento no se siente que todos son relevantes en la historia, estoy seguro que más de uno cobrará mucha relevancia en siguientes entregas.
Ginebra: nuestra reina impostora y la bruja hija de Merlín. Ah, ¿por dónde empezar? Es una niña de 16 años y no sabe nada del mundo pues fue criada por Merlín y estuvo aislada de toda la humanidad, por eso cuando llega a Camelot todo la asombra y ama la ciudad, digamos, es algo ingenua, pero sabe cuál es su lugar y no olvida que no va a divertirse y que tiene trabajo que hacer, proteger a Arturo. Aunque no sea la mejor protagonista, sí la disfruté y en retrospectiva todas sus acciones son congruentes y fue lo que más agradecí (aunque a veces la odiaba porque boba e inmadura). En fin, me gustó mucho su desarrollo y necesito verla en acción en el próximo libro.
Arturo: el más joven y mejor rey de todos. No lo conocía bien de ninguna historia, peeero aquí lo amé. Es un rey en toda la extensión de la palabra: se preocupa por su pueblo, es justo, amable, atento y es todo un jovencito, apenas tiene 18. Lo mejor de todo es que conforme pasan las páginas, menos aparece y más te encariñes con él, en serio deben conocerlo.
Mordred: sobrino y fiel caballero de Arturo. de él hay tanto, pero tanto que hablar, pero es uno de los personajes que hay que ir descubriendo poco a poco y evolucionar con él. En resumen, terminó gustándome mucho más de lo que esperaba y en más de una ocasión me dejó con la boca abierta.
Brangien: acompañante de Ginebra. Ella es la típica nana de la edad media que hace todo por su doncella y, aunque es un poco mayor que Ginebra (solo tres años), logra entablar una relación muy bonita con ella. Y ni hablar de lo mucho que me gustó, en serio es una joya.
El caballero Parches: un misterioso caballero que lucha por el honor de ser caballero de Arturo. de él no mencionaré nada porque descubrirlo es una joya y les aseguro que se ganará un pedacito de su corazón... al menos en el mío ya se ganó un lugar.
¿Kiersten White es feminista? No lo sé, pero es lo más probable. van dos libros que leo de ella y las mujeres además de ser protagonistas, tienen muchísima fuerza y a lo largo de las páginas tienen un empoderamiento bien padre. Incluso la misma Kiersten menciona que escribe protagonistas femeninos para decirle a las chicas que importan, que merecen ser protagonistas y que sus historias deben ser contadas. FAN.
En resumen, El engaño de la princesa es un increíble inicio de trilogía que te engancha desde los primeros capítulos y sin dudas te deja con ganas de más. El único "pero" que le pongo es que se nota que está reteniendo todo el potencial que la historia tiene para próximos libros. Sinceramente veo que esto da para mucho y espero ansioso la continuación (ojalá no se tarden en traducirlo porque The Camelot betrayal sale hasta noviembre de este año :C). Así que si les gusta la fantasía juvenil y quieren adentrarse en un mundo medio conocido, es un libro que ni de chiste pueden dejar pasar.
Enlace: https://laspaginasdeerick.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
AlhanaRhiverCross
 05 abril 2020
Aunque ya son varios los libros de Kiersten White publicados en España y todos ellos estaban en mi lista de libros pendientes, no ha sido hasta ahora cuando me he animado a conocerla como autora. No sé si ha sido la mejor opción de todas las que hay para elegir, porque tiene retellings de Drácula, de Buffy… y todas captan mi atención, pero como soy súper fan del rey Arturo y todo lo que lo rodea, en realidad me alegro de haber empezado su bibliografía por esta novela. Ni siquiera sabía que era la primera parte de una trilogía cuando la iba leyendo pero, aunque suelo huir de entrada de primeras partes o novelas con continuaciones, en este caso me alegro muchísimo de que vaya a haber otros dos libros para desarrollar a estos personajes que apenas se nos han presentado aquí, para seguir viendo cómo evoluciona una historia muy bien planteada tanto como original propia y como versión de otra.
La novela comienza con la princesa Ginebra viajando hacia Camelot, escoltada por varios de los famosos caballeros de su futuro marido, el legendario rey Arturo que accedió al trono por sacar una espada de una piedra y vencer al tirano Uther Pendragón. A raíz de ese cambio drástico de poder, propiciado también por la ayuda del enigmático Merlín, el joven rey decide que lo mejor es desterrar todo tipo de magia del reino, porque en malas manos podría hacer que los tiempos de Uther volverán y Arturo lo único que quiere es que su gente esté en paz y feliz. El conflicto inicial que sirve de motor para toda la trama es que la Ginebra que está viajando hasta Camelot no es ninguna princesa ni se llama Ginebra, y para mayor giro de tuerca, es la enviada especial de Merlín para que pase desapercibida convirtiéndose en la esposa del rey y así poder protegerlo mediante sus hechizos, que aunque no sea tan poderosos como los de su mentor, sí que se toma muy en serio su misión de averiguar quién quiere atentar contra la vida de Arturo mediante la magia oscura.
Con esta premisa, es fácil averiguar por qué la novela lleva ese título, tanto en el original como en la traducción al castellano, porque lo cierto es que el misterio que envuelve a la protagonista es una constante en todas las páginas, además del peligro real que acecha al rey y que la pobre Ginebra trata de averiguar de qué amigo o aliado no debe fiarse. Toda su personalidad está trabajada de una manera paulatina, de forma que al principio no sabemos nada de ella, ni quién es ni qué pretende, ni siquiera su verdadero nombre. Solo sabemos que no es la verdadera Ginebra y que está en Camelot con otro propósito muy distinto al de casarse con el rey Arturo (aunque esto le venga dado por el bien de la misión secreta y ella tampoco es que queje porque, sorpresa, Arturo es muy guapo). Ginebra resulta ser un personaje complejo, muy crítica consigo misma, observadora y responsable en lo que se refiere a cuál es su deber. Aunque, por otro lado, no deja de ser una chica de 16 años a la que han casado con un rey de 18, querido y admirado por todos sus súbditos, rodeado de hombres leales que le adoran como líder y como amigo, y del que es muy fácil enamorarse.
En realidad, la narración solo sigue su punto de vista y a la única a la que conocemos en profundidad, incluso si apenas sabemos nada de su historia personal. Sin embargo, el resto de personajes con los que va interactuando quedan muy bien perfilados a través de sus ojos, porque además tenemos que seguir sospechando de unos y de otros para localizar a la amenaza. A medida que va avanzando y descubriendo cosas, no tiene tan claro en quién confiar, y cada vez refleja más los sentimientos de inseguridad y miedo a ser descubierta. Intenta ser amiga de su doncella Brangien (aunque ella misma no sepa ser amiga de nadie sin mentir sobre su identidad) y descubre que siente fascinación por Mordred (sobrino de Arturo aunque mayor en edad, hijo de su hermanastra Morgana), e incluso tiene en su punto de mira a un misterioso aspirante a caballero del rey que nunca deja ver su rostro en los combates eliminatorios. En este contexto de desconfianza en un mundo de hombres, hay dos personajes femeninos claves, de los que es mejor no decir nombres, pero que terminan siendo fundamentales para lo que es la esencia de todo el libro. En ese sentido, es una novela llena de sororidad por todas partes, en la que además de la protagonista hay otras chicas con papeles importantes (y no, ninguna de ellas es Morgana, por si la vais buscando) rodeando a los típicos masculinos más conocidos. Siendo justa, ellos tampoco se quedan para nada atrás, ya que los dos mejor retratados, Arturo y Mordred, sientan los precedentes de un extraño triángulo amoroso (?), por lo menos hasta la aparición de Lancelot (el tercero en discordia de la historia “oficial”).
La buena construcción con la que parten todos los personajes hace que queramos saber más de ellos, y de que atesoremos cada interacción que tienen con Ginebra y, sin duda, las relaciones que se establecen entre unos y otros es uno de los mejores alicientes para querer seguir leyendo la continuación. Además, la novela está llena de giros argumentales y, cuando digo giros, me refiero a que cambia tantísimo la leyenda original aunque sea siguiendo la misma esencia que me parece de una maestría increíble por parte de la autora que incluso sin respetarla lo más mínimo, sigamos viendo las líneas generales de lo que ya conocemos por otras versiones y adaptaciones. Si además he quedado encantada con el estilo de Kiersten White, con la que me he llevado una sorpresa enorme, también ayudada en parte por la buena traducción que ha tenido esta novela en nuestro idioma, no le puedo pedir más a una historia a la que de entrada solo le pedía entretenimiento.
Para resumir, me he encontrado con una novela de aventura, de magia y con mucho misterio, que le da un nuevo giro a la historia que ya conocemos y le proporciona un aire de actualidad con mensajes sanos, colocando en primera línea a una protagonista diferente, fascinante y con muchos secretos (y los muchos que quedan todavía por desvelar). Ha sido una sorpresa muy agradable y reconozco que siento muchísimas ganas de poder seguir con esta historia porque se ha quedado en el mejor punto (o el peor, según se mire). Para mí es una recomendación clarísima si os atrae lo mismo que me atrajo a mí a la hora de elegirla como lectura, e incluso estando un poco indecisos me parece una buena lectura entretenida que en cierto modo se basa principalmente en resolver un misterio central y en quedarse con la boca abierta con cada plot twist que ha preparado Kiersten White.
Enlace: http://enmitiempolibro.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Arualgallardo
 12 julio 2020
Hoy os hablaré de mi última lectura “El engaño de la princesa”, publicado por la editorial Puck, esta es la primera parte de una trilogía que hasta ahora solo ha sido publicado el primer libro en nuestro país. Esta trilogía es un retelling del rey Arturo, si soy sincera nunca me ha interesado demasiado su historia, pero como tiene una portada taaan preciosa y su sinopsis me llamaba la atención decidí darle una oportunidad.
Hace años que en Camelot ya no es lo que era antes, tras una guerra con una bruja oscura donde tenían a la ciudad en caos, el Rey Arturo decidió expulsar todo tipo de magia del reino, incluyendo al mago Merlín. Eso conlleva dejar a Arturo desprotegido con el peligro de que alguien lo mate e interfiera en sus planes como rey, por eso mismo Merlín decide mandar a su “hija” Ginebra, que es una gran hechicera, pero ella tiene un gran secreto y Ginebra no es la verdadera Ginebra, la verdadera Ginebra murió, y ella debe de suplantar su identidad como que es una dama de la corte, aunque en realidad su verdadera misión es proteger al rey Arturo a través de ser la prometida del rey, ya que si se dan cuenta de que es una hechicera sería desterrada del reino y dejaría otra vez a Arturo desprotegido de las fuerzas oscuras de Camelot.
En general el libro no me ha gustado demasiado, empezando por el “engaño” de Ginebra, que en realidad no es un engaño, o al menos en mi opinión, ya que el Rey Arturo, que es uno de los personajes principales del libro... él ya sabe que es una hechicera porque Merlín le informo de su gran plan, entonces ese factor sorpresa no lo encontraremos en las páginas, opino que la autora podría haber jugado con ese detalle ya que hay una especie de romance, así podría darle chicha a la historia. Los que no saben que no es la verdadera Ginebra es el pueblo de Camelot, pero esos personajes quedan tan en tercer plano que no es algo que nos sorprendan, la verdad, fue como... “Meh”. Otro detalle que no me gustó es que ciertas escenas que son importantes no salen en el libro, es decir, que se lo salta, por ejemplo, en los primeros capítulos, así como así... vemos que Ginebra y Arturo ya se han casado, y yo me quedé ¿WTF?, ¿cuándo ocurrió esto?, (este detalle no es ningún Spoiler ya que lo pone en la sinopsis), pero no me gustó porque todo se quedó muy en el aire, a penas la autora profundiza, no hay ni preparativos, ni celebración, ni vestido... de la noche a la mañana están casados y ya. Este es un ejemplo, pero hay algunas escenas de este tipo que la autora no lo tiene para nada en cuenta, no podemos ver como se desarrollan ni lo que ocurre... no me gustó para nada.
Y sobre que la verdadera Ginebra está muerta (sale en la primera hoja) tampoco me convenció, ya que al lector le revela demasiada información importante nada más empezar y ese enganche que podría haber tenido el libro pues no lo tienes, no hay “chicha” ni misterio por lo que me fue imposible que me enganchase. El libro se me hizo un poco lento en general, dejaron todos los giros y revelaciones para el final siento que, si no hubieran revelado todo al principio, como que Ginebra es verdaderamente una impostora... me hubiese interesado por la historia, porque todos los otros giros no fueron suficiente como para que me sorprendiese, hubiese sido mejor revelarlo a la mitad con drama y con cosas, porque se me quedó como un libro bastante introductorio.
Él es como el sol. Cuando brilla sobre ti, todo es luminoso y cálido. Todo es posible. Pero el problema de conocer el calor del sol es lo intensamente que se nota su ausencia cuando brilla en otros lugares. Y un rey siempre debe brillar en otros lugares
Sobre la magia, a pesar que en Camelot está prohibida la magia sí que encontraremos una pincelada de este elemento, no le dan mucha importancia, pero vemos como Ginebra se las apaña para utilizarlo en secreto, así puede entrenar y proteger a Arturo, además de que encontraremos algún que otro personaje más que también utiliza la magia en secreto. Con esto he tenido un poco de problema y es que no me ha gustado demasiado como explica la autora sobre como Ginebra utiliza su magia, es decir, siento que por más que intentaba darle profundidad no se expresaba correctamente y me costaba horrores entender como utiliza Ginebra los dichosos hilos para poder proteger a Arturo. Creo que el gran problema ha sido su pluma y su manera de escribir, pues daba mil vueltas a todo, pero en lo que realmente me interesaba no le daba profundidad, y lo peor que me parece una escritura muy aburrida, muy plana y que a veces te hace desconectar lo que estas leyendo y debes de leer la página dos veces.
Sobre los personajes... Por un lado, tenemos Arturo que es el rey de Camelot, es un personaje masculino que me ha gustado pero que no me ha trasmitido mucha cosa, es el típico chico perfecto; caballeroso, educado, simpático, correcto... se me hizo demasiado perfecto como para ser creíble, luego está Ginebra que, aunque ella no es tan perfecta como Arturo me ha faltado un poco más de profundidad en su personaje, saber un poco más de ella, de su pasado y que dejara vernos su personalidad, porque es más de lo mismo, no me ha dejado ninguna sensación, ha sido un poco... “meh”.
El mundo de Camelot está muy poco aprovechado para mi gusto, no me ha gustado porque la autora no le ha sacado todo su juego, se deja muchas cosas en el tintero y no me he sentido dentro de este reino como hacen sentirme otras autoras, definitivamente pienso que este libro y su pluma no ha sido nada para mí y dudo muucho que siga con esta trilogía, la verdad, porque tras acabarlo no me dejó con ganas de más... más bien pensé “bien, ya me lo quité de encima”, así que no voy a continuar con la trilogía.
Es una pena que el primer libro me haya decepcionado tanto, es bastante introductorio y tenía en mi cabeza otra idea bien distinta a lo que me he encontrado, su portada y su edición es PRECIOSA, me da pena donarlo a la biblioteca, pero sé que alguien que le guste más la historia del Rey Arturo podrá disfrutarlo más que yo, porque sintiéndolo mucho no me ha gustado demasiado ni la historia, ni la trama, ni la forma de escribir de la autora.
En resumen, El engaño de la princesa ha sido una decepción, no me ha enganchado ni su trama ni sus personajes acababan de motivarme como para seguir leyendo la historia, se me ha quedado un libro muy sin más...
Enlace: https://obsesionporlalectura..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Ariencilla
 17 febrero 2020
Un retelling sobre la leyenda de Arturo cuya protagonista es Ginebra, una joven reina diferente a la que conocemos. Magia, giros inesperados, el inicio de una saga que promete bastante.
Ginebra llega a Camelot para casarse con el rey Arturo. Pero, lejos de lo que pueda parecer, su alianza se debe a que Ginebra ha llegado para proteger a Arturo de una amenaza inminente. Además, Ginebra no es Ginebra. Es una joven que ha dejado atrás su anterior vida para salvaguardar el sueño de Arturo y Camelot.
La historia la conocemos a través de nuestra Ginebra, un personaje que es un misterio. No sabemos quien es, de hecho parecen que sus recuerdos están tan borrosos que ni ella misma es capaz de recordar quien es en realidad. Pero si tiene claro algo, su misión de proteger a Arturo y que está dispuesta a hacer todo lo que haga falta.
No os contaré nada más de la trama, solo que además de a Ginebra y a Arturo también conoceremos a Lancelot, Mordred y a Merlín, precisamente él es quien manda a la futura reina al encuentro con Arturo. También nos encontramos con otras piezas de la leyenda artúrica como son Excálibur, La dama del lago, Uther, Morgana...
En este retelling también tenemos magia. Una magia antigua y fuerte que emana de la naturaleza, del fuego, del agua, una magia que pide sangre. Y veremos como se intenta controlar esa magia, el ser humano quiere borrarla porque la ve como una amenaza para su supervivencia.
La premisa principal del libro, esa amenaza que se cierne sobre Camelot, me parece bastante interesante, pero sin duda lo que captó mi atención fue Ginebra. Quien es en realidad la joven reina? Que es? Por que se controla tanto a si misma sin darse cuenta? Se nota que tiene mucha fuerza pero de algún modo se corta a si misma, parece que no se acuerda pero sabe que si se deja llevar podría perder el control y desatar el caos.
Una parte muy importante de la historia es Camelot. La ambientación es bastante buena, te traslada al mítico castillo y es fácil imaginarse entre sus pasillos o viendo alguna de sus justas y torneos. También reserva algunos momentos para explicarnos la historia de Arturo, sus orígenes y su plan para con Camelot. Conocemos todo el bien que ha hecho, todo lo que ha luchado para conseguir un reino más justo.
El enigma de Ginebra, los giros inesperados que tiene la trama que incluyen alguna que otra traición y el acercamiento entre los personajes han hecho que la lectura sea rápida y haya devorado el libro en un par de días. He disfrutado mucho de ver como Ginebra se sentía más cercana a cierto personaje, la verdad es que es una posible pareja que me ha hecho gritar de emoción!
La forma de escribir de la autora es bastante elaborada, lo que en cualquier otra ocasión habría hecho que la lectura fuera más lenta, pero en este caso ha contribuido a que el misterio de la joven reina y la confusión que ella siente se transmita a la perfección.
Es una novela a la que no le doy más nota porque se me ha quedado un poco introductoria, pero creo que tiene mucho potencial. Espero que en las siguientes entregas se nos vaya desvelando algún misterio y también se desarrolle más el romance porque esta primera parte ha plantado bien las semillas para ello. Quizá la autora podría haber ahondado más en ciertos temas o encuentros en vez de mencionarlos y dejarlos abiertos para la continuación, pero no es algo que me haya molestado en exceso.
"El engaño de la princesa" es un retelling artúrico con mucho misterio, de esos que da pie a bastantes teorías, con un sistema de magia muy interesante y unos personajes enigmáticos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (3) Añadir cita
AnabelAnabel06 febrero 2020
Él es como el sol. Cuando brilla sobre ti, todo es luminoso y cálido. Todo es posible. Pero el problema de conocer el calor del sol es lo intensamente que se nota su ausencia cuando brilla en otros lugares. Y un rey siempre debe brillar en otros lugares.
Comentar  Me gusta         10
AnabelAnabel06 febrero 2020
Si su miedo era como el agua, que golpeaba, corría, lo cubría todo, la fuerza de Arturo era como las rocas: estable e inamovible. No era de extrañar que fuera la base sobre la que se había construido un reino.
Comentar  Me gusta         00
RachelRachel19 marzo 2020
"Las mujeres son más fuertes cuando comparten el dolor unas con otras. Cada una de nosotras carga un poco.Nadie muere y Todas nos cuidamos juntas"
Comentar  Me gusta         00
Videos de Kiersten White (3) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Kiersten White
No te pierdas a Kiersten White en nuestras #CharlasconCafé donde nos habla de su libro: "Juegos mentales"
otros libros clasificados: fantasía juvenilVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Monstruos en la literatura

Calamar Gigante

H.G. Wells
C.S.Lewis
Julio Verne
Mary Shelley

10 preguntas
140 lectores participarón
Thèmes : monstruos , ficción , fantasíaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..