InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Antoched


Antoched
19 junio 2019
Es sabido que leer libros contextualizados en época de guerra nos depara una historia triste y dolorosa. Pero siguen siendo necesarios, no hay que olvidar estos pedazos de nuestra historia, estos pequeños testimonios de los horrores que han pasado y que han vivido miles de personas.
Y si bien Nombre en clave: Verity es una historia ficticia eso no le quita peso a sus palabras, a sus personajes y la historia que nos cuentan. Esta historia tan bella y trágica de dos mejores amigas que se conocieron gracias a la guerra y parece cosa del destino. Si no nos enamoramos de Queenie y Maddie algo está mal con nosotros.
La novela está contada en dos partes, la primera la narra Verity/Queenie que fue capturada por los nazis en Francia. A cambio de que dejaran de interrogarla torturarla accedió a revelar un montón de datos y a contarles su historia y cómo fue que llegó a parar a Ormaie. Queenie es una narradora genial, nos encariñamos mucho con ella y con su humor, que esta mujer nos cuente con gracia e ironía las cosas horrendas que le hacen los nazis nos hace admirar su valentía, incluso cuando flaquea y se la pasa lloriqueando porque cómo culparla o reprocharle algo? Qué haríamos nosotros en su lugar?
Queenie decide escribir su relato desde la perspectiva de Maddie, así que su historia comienza con Maddie y cómo ésta llegó a ser una piloto del ATA. Y a pesar de que Queenie cada tanto menciona su posición aristocrática y su educación privilegiada tiene una humildad tremenda a lo largo de su relato porque no se pone como protagonista nunca. Ni siquiera cuando se conocen con Maddie en su relato, que si prestamos atención nos daremos cuenta rápidamente que es ella, pero igual se nos puede chispotear hasta que el capitán nazi lo menciona. Así la primera parte del libro será este relato sobre Maddie y cómo llegaron a Francia a la vez que Queenie nos irá contando algunos detalles de lo que le pasa estando prisionera como si fuera una especie de diario personal (lo que es gracioso porque se supone que todo lo que escribe se lo traducen y lo lee el capitán, y más de una vez opina sobre los nazis, los insulta o piensa en voz alta por escrito).
Adoré tanto a Queenie, se robó mi corazón con su desfachatez, con su humor, su practicidad, sus delirios, con lo ocurrente que es y con lo mucho que adora a Maddie. Tal como ella dice son "un equipo sensacional" y nos lo prueban una y otra vez. Por eso no es de extrañar que mi frase favorita de todo el libro prácticamente es esta:

Se parece a enamorarse, saber que acabas de encontrar a tu mejor amiga.


Voy a dejar de hablar de Queenie un rato, porque a pesar de que la amo y ella es el alma de esta novela, la protagonista es Maddie, así que pasemos a la segunda parte que está narrada por ella o Kittyhawk, su nombre en clave.
(view spoiler) Pero Maddie cae a contarnos su parte de la historia y medio respiramos con alivio por un rato. Me pareció curioso leer la historia desde la voz propia de Maddie porque Queenie nos la pintó de otra forma, pero supongo que Maddie es mucho más humilde de lo que parece. En fin, la historia de Maddie nos relata cómo llegó sana y salva y pasa a ser una refugiada de la resistencia. En un principio se la pasa escondiéndose en la granja de una familia y viendo cómo la pueden sacar de Francia en secreto y a salvo. Pero la historia de Maddie nos llena muchos huecos de lo que le pasa a Queenie, es como la otra cara de la historia y es hasta irónico las coincidencias entre ambos relatos. Maddie termina haciendo propia la misión que tenía Queenie en Francia y la lleva a cabo, aunque no con un final tan feliz como esperaríamos.
Me rompió el corazón la historia de estas dos chicas, la historia de Maddie, la piloto inglesa y de Queenie, la espía escocesa. Amé con todo mi ser la amistad tan preciosa que las une, cómo parecen tener una conexión tremenda y las cosas que vivieron juntas. Incluso me sorprendió atisbar cierta profundidad en esos nazis terribles, que hacían cosas horrendas pero a la vez parecían conservar cierta humanidad. No pude odiar al capitán von Linden, porque incluso cuando Queenie le tiene pavor y Maddie lo odia con toda su alma, el tipo era un profesional y demostraba tenerle cierto cariño a Queenie y a otra muchachita ocurrente de la familia que refugia a Maddie. La otra nazi que me sorprendió un montón fue fraulein Engel, la vigilante de Queenie. La señorita Engel me dejó con la boca abierta.
Hay muchísimos personajes en esta historia que nos sorprenden por su personalidad, sus historias, sus actitudes y la profundidad que les dio la autora incluso si aparecieron una sola vez. Mención especial para Dympna, para Jamie, para Miltraillete y la Cadette.
Y como dice la autora en el epílogo, aunque sea una historia ficticia se esmeró por hacerla lo más fiel a la historia posible, con pequeñas licencias poéticas y conservó su idea de contar la historia de una piloto en guerra aunque se le terminara colando la historia de una espía por ahí.
Mi admiración eterna por esta pequeña joyita feminista que nos regaló y porque a pesar de todo lo que sucede fue una oda a la amistad entre dos jovencitas que se conocen por gracia del destino durante la guerra y se convierten en las mejores amigas que he tenido el placer de leer en mucho tiempo.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}