InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8409193167
Editorial: Índigo Editoras (31/12/2019)

Calificación promedio : 2.75/5 (sobre 2 calificaciones)
Resumen:
Memorias de la luz es un viaje por países como Bulgaria, Turquía o Nueva Zelanda, en el que la autora construye un diario atemporal, sin seguir ninguna cronología narrativa, en el que paisaje e interior se diluyen. Con una prosa poética dulcísima, la autora salta de un lugar a otro, de una imagen a otra, en busca de la luz. En este libro, memoria y presente son una misma cosa. "¿Dónde nace mi memoria?", pregunta Vidoz. Y responde: "El pasado es un hilo sin vida".
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (3) Añadir una crítica
soniagpan
 23 octubre 2020

En estos tiempos de pausa, de estancamiento vital, de parada forzada, la lectura de Memorias de la luz de Magalí Vidoz, ha supuesto todo un descubrimiento, una ventana abierta por donde las palabras iluminan una nueva forma de viaje interior. Este pequeño pero intenso libro, inclasificable en su estilo (no es poesía pero está lleno de lírica, no es un libro de viajes, pero está repleto de caminos y topónimos), impulsa al crecimiento personal, al movimiento contante que es vida. Cada página trasmite emociones diferentes, como las vividas en cada etapa por esta viajera incansable, esta aventurera: soledad, asombro, placer… Pero sobre todo, despierta e inspira una forma de afrontar la vida como un continuo ir hacia adelante, avanzando hacia el conocimiento de uno mismo, una auténtica llamada a la vida, cuando todo parece reducirse a las cuatro paredes de la casa y el mundo se antoja tan lejano e inalcanzable.
El viaje que propone Magalí Vidoz parte de un trayecto geográfico real que pronto advertimos, es en realidad un viaje literario. de hecho, destacaría la belleza de las metáforas sobre la escritura, y es que la palabra es la compañera, la forma natural de comunicación surgida de la experiencia del viaje en solitario. Así, Vidoz confiesa que “La escritura es el deseo de contar todas las cosas que suceden en la luz” o “Escribir es ese espacio en blanco en donde una forma es parida a la luz”. Las palabras además son melodía y este libro surge de una canción interior. El viaje es la fuente de inspiración, a veces torrencial, a veces, con temor a que se agote: “Escritos más cortos cada vez, me da temor gastar la fuente de donde surgen las palabras.” En cualquier caso, las palabras siempre son las que guían el viaje: por ejemplo, el aprendizaje de nuevos idiomas (el turco), es su forma de conocer el mundo.
Realmente, la alusión a los meses y estaciones que se suceden repetidamente y sin orden, los sonoros topónimos, los ligeros apuntes sobre personas o estancias que se pincelan aquí y allá, son solo los indicadores de un mapa que no es tanto geográfico como un mapa de palabras. La autora nos hace movernos más a través del lenguaje que de lugares concretos. Las palabras sirven para anclar la memoria de este viaje interior. El paso del tiempo, de las personas, de los lugares…, moldean al viajero: “Pero ya no soy la misma que he sido.” En otro momento, ella misma se pregunta: “¿He viajado?” Y responde: “Me he movido interiormente, eso es todo.”
Por ello, Memorias de la luz no es un libro para leer del tirón, sino un compañero de viaje. de hecho, su pequeño tamaño (que nos recuerda a los cuadernos de viaje donde se anotan impresiones, sensaciones, momentos, olores…) es todo un acierto por parte de la editorial Índigo editoras dentro de la colección Los hilos (mi reconocimiento a este proyecto por dar voz “a todas las mujeres cursiva que estamos escribiendo este siglo XXI”).
Por apuntar algún aspecto que hace compleja la lectura, señalaría los giros arcanos y herméticos en los que a veces cae la autora. Su experiencia es tan personal, que no la hacen trascender a la comunicación de sentimientos universales. Quizá el apoyo visual acompañando a estas impresiones tan personales sumaría a esas palabras.
En cualquier caso, es un libro necesario para descubrir el poder de la palabra que nos conecta con el viaje de la vida. Con un recuerdo al Ítaca de Kavafis, Magalí Vidoz reinventa la esencia del viaje, va “amasando kilómetros” y recordando que es mejor tomar “la ruta más larga que pueda existir”. O, como dice en otro momento, “No sé la fecha de regreso”. Y es que todos los sellos en el pasaporte no dicen nada en comparación con estas palabras.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
sonechka
 11 noviembre 2020
Aunque mis reseñas son siempre más impresiones acerca de mis lecturas que análisis de los libros, esta vez no tengo claro qué decir sobre lo que ha supuesto la lectura de Memorias de la luz.
Se trata de un escrito profundamente personal, tanto que lamento no haber podido conectar o entender mucho de lo que Magalí estaba contando. En ocasiones me sentía tan perdida, que tuve que poner una marca y volver a leer ese fragmento con más atención más adelante.
Antes de empezar a leer no quise saber nada de Memorias de la luz para no ir condicionada, por lo que en realidad solo había leído la pequeña descripción que Índigo editoras hace del libro. Diario y viajes, eso fue suficiente para atraer toda mi atención.
Sin embargo, esperaba encontrar algo más tangible y menos abstracto, un diario de viajes que combinase impresiones con sucesos. Pero no es eso exactamente de lo que Magalí nos hace partícipes, sino algo mucho más íntimo y para mí inescrutable.
Esto no es negativo, pero sí es diferente a lo que imaginaba encontrar. al final su forma de expresarse me recordó un poco a la de Marguerite Duras, con algunas frases contundentes pero cortas. Creo que ella misma nos da una pista en algunas ocasiones cuando dice "¿Qué estoy escribiendo? No lo sé, experimento, me pierdo en el sonido de las palabras. No me importa a qué apuntan ellas, me importan las palabras por sí mismas".
Al acabarlo me quedé pensando en lo que tenía entre manos, en cómo cada una cuenta sus pensamientos y vivencias. Me dieron ganas de seguir leyendo diarios, ver las diferencias entre ellos.
Solo puedo agradecer a la autora por exponerse así, aunque no haya conseguido conectar del modo que esperaba con sus palabras, y a la editorial por estas colecciones de diarios íntimos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Kima
 19 noviembre 2020
Llegué a Memorias de la luz a través de Llueve adentro, de la misma colección. Ambos son libros escritos prácticamente en prosa poética. En Memorias de la luz, Vidoz reordena sus diarios de viaje de manera que parece crear una espiral, empezando por el final y volviendo a él de vez en cuando. Nos muestra las partes más íntimas del viaje. Las que suceden en su interior y la transforman. Me recuerda un poco al final de la adolescencia, cuando ya nos aproximamos a empezar una vida "adulta" en la que se nos presupone cierta madurez a la que no siempre se llega.
El título me parece realmente acertado, pues la autora habla mucho sobre la luz de los diferentes lugares en los que se encuentra. También nos habla de los cambios y de la soledad y las impresiones de viajar sola siendo mujer.
Es un libro pequeño y bastante corto al que volver de vez en cuando buscando esos momentos de luz (y de sombras) de la autora.
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (1) Añadir cita
soniagpansoniagpan23 octubre 2020
Escribir es ese espacio en blanco en donde una forma es parida a la luz.
Prefiero la tristeza a la sequía de la palabra.
Que siga lloviendo sobre mí, entonces.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: Diarios y cartasVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre la literatura de ciencia ficción?

¿En qué libro de Asimov aparecen las Tres leyes de la robótica por primera vez?

Fundación
Hijo del tiempo
Yo, robot

10 preguntas
10 lectores participarón
Thèmes : ciencia ficciónCrear un test sobre este libro