InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Inquilinas_Netherfield


Inquilinas_Netherfield
28 noviembre 2017
Tengo varias pasiones confesables, y una de ellas es Florencia. Viví allí un tiempo, y vamos, la llevo metida en el cuore. Así que libro que sale ambientado allí, o que sale algún rincón de la ciudad en la portada o que medio huela a aquello, lo quiero. Sea de lo que sea. Tengo hasta alguno de un asesino en serie que asoló aquellas tierras hace un tiempo. Así que cuando vi este libro en la librería y reconocí el Baptisterio en la portada, ni me lo pensé: era Florencia (bueno, ya os habréis dado cuenta que yo es que no pienso mucho cuando voy a las librerías y me dejo llevar por las cosas más variopintas... un defecto como otro cualquiera que estoy segura de que a las editoriales les viene de perlas).

Luego comenzaron a salir las reseñas y, sin ser malas, casi todas las que he leído han sido un poco tibias... pero yo no me desanimé. Y la verdad es que he disfrutado de la historia. Es una novela negra con cadencia y sabor mediterráneos de los años 60, una historia policíaca en la que Bordelli y sus circunstancias personales son tan o más importantes que el crimen que se comete y la investigación. Es una presentación de Bordelli en sociedad unida a una prosa tan pausada y calma como una tarde de verano en Florencia sentada en una terraza. Más o menos. Y de verdad que me viene la semejanza a la cabeza.

El género de la novela negra ha llegado un punto que tiene tantas ramificaciones como autores con sus propios estilos lo escriben. Todas tienen la base necesaria para ser consideradas dentro del género, pero las líneas que los diferencian de otros grupos son cada vez más difusas, cada vez están más invadidas por otras categorías literarias, y llega ya un punto que cuesta cada vez más definirlos (y ésto yo creo que se aplica a cualquier género literario, no solo a este, y por eso cada vez surgen más géneros nuevos ante la incapacidad de clasificar muchas novelas en los que ya existen).

En el caso de El comisario Bordelli, sin duda es una novela negra, pero una novela negra sentimental, íntima, sensible, a ratos costumbrista, e incluso enternecedora cuando se tercia. Ambientada en los años 60, es una novela negra muy atípica, diferente y con un regusto muy toscano, que creo que es lo que le da el tempo tan diferente a lo que estamos acostumbrados. Digamos que casi importa más Bordelli que el asesinato que se trae entre manos, y la construcción del personaje es estupenda, pero quizás quien vaya buscando una trama policial pura y dura con este libro no la encuentra. Yo creo que el título de la novela es muy explicativo: en este primer caso el que importa es el comisario, y lo demás es un tanto secundario.

Si nos centramos en la trama policial en sí, Bordelli debe investigar la muerte de la anciana Rebecca Pedretti, fallecida en su cama aparentemente por un ataque agudo de asma. Pero algo no cuadra, no concuerda, el comisario cree que ha sido asesinada. Soltera y sin hijos, su herencia va a parar entera a las monjas de Monte Frassineto. Nadie tenía entonces motivos para matarla... pero al comisario siguen sin cuadrarle las cosas. ¿Sospechosos? de su familia aparecen en escena un extravagante hermano inventor, aparentemente inofensivo, y sus dos sobrinos junto con sus respectivas esposas, que hacen dudar bastante más a Bordelli.

Así pues, entre reiteradas visitas a Villa Pedretti en busca de ese "algo" que no termina de encajar, e interrogatorios a los sobrinos, con o sin sus mujeres, va transcurriendo la novela. ¿Qué ocurre? Que aun así esto es secundario. Por cada detalle que recibimos sobre el caso, Vichi nos ofrece cinco sobre Bordelli: conocemos su condición de veterano de la 2ª Guerra Mundial; que ronda la cincuentena; que nunca se ha casado; que se siente terriblemente solo; que dedica pensamientos reiterativos, constantes, a su deseo de encontrar una mujer con la que pasar el resto de su vida; que su relación con los delincuentes es muy peculiar; que le cuida las plantas a una amiga prostituta; que de algunos de esos delincuentes se hace amigo, y que tiene por costumbre organizar cenas en las que prepara la comida (a la altura de un chef) un conocido criminal; que en esas reuniones comparten mantel desde un ladrón que se ha encontrado varios días antes robando en una casa hasta un forense o el joven compañero policía del comisario, porque ante la mesa todos son iguales y no hay lados buenos ni malos de la ley...

Bordelli es peculiar y su mundo también lo es. Es un hombre con un mundo interior taciturno que sin embargo disfruta de la compañía de otros, le gusta hablar con la gente... pero en ocasiones, cuando está solo en su oficina, o tumbado en la cama intentando conciliar el sueño, su cabeza empieza a rumiar sobre su pasado, sobre lo que esperaba de su futuro, sobre lo que a estas alturas le gustaría tener y no tiene. Quizás en esa descompensación de 1 a 5 que comento arriba entre crimen y personaje está la singularidad de esta primera novela de Bordelli, y que ante algunos lectores puede jugar en su contra. No ha sido mi caso, pero entiendo que otros lectores no se hayan visto atrapados por la historia. La resolución del caso admito que no ha sido lo que más me ha gustado de la trama, me ha parecido un tanto particular, pero tampoco me ha molestado. Tal y como empieza el caso no había muchas más opciones plausibles y por lo menos es coherente con lo que se nos cuenta sobre él a lo largo de las páginas.

Quizás mi apego a la historia tenga mucho que ver con mi apego a la ciudad y a aquellas tierras, pero tengo intención sin duda alguna de leer los otros dos libros que Duomo publicó hace unos años sobre Bordelli. Me devuelven a las calles de Florencia, al carácter muy especial de sus habitantes (no siempre para bien, dicho sea de paso, que son muy suyos)... y la cadencia con la que Bordelli transita por la vida tiene un no sé qué que me gusta mucho. Y además creo que sus posteriores entregas habrán mejorado todo aquello que en esta pueda flojear un poco.
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}