InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Santiago Del Rey (Traductor)
ISBN : 8417092137
Editorial: Roca Editorial (07/06/2018)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 7 calificaciones)
Resumen:
La última novela de John Verdon, autor del best seller internacional Sé lo que estás pensando.La tensión ha ido en aumento en White River. El inminente primer aniversario de la muerte de un motorista negro por el disparo de un policía local inquieta a una población económicamente deprimida y racialmente polarizada.Se han pronunciado discursos incendiarios. Han empezado manifestaciones airadas. Ha habido casos aislados de incendios y saqueos.En medio de toda esta agi... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (6) Ver más Añadir una crítica
CARMINA
 26 octubre 2018
Verdon ha supuesto para mí un gran descubrimiento, un autor inteligente con una prosa sencilla y ágil que atrapa al autor en su trama aunque esta al principio avance más lenta de lo aconsejado, aunque quizás debería haber dicho un doble descubrimiento, porque pocas veces un personaje tan sólido y evolucionado como Dave Gurney ha conseguido atraparme en su red de esa forma tan incondicional.
En Arderás en la Tormenta hay de todo como en botica, pero sobre todo, hay un trabajo inmenso detrás, tanto en la creación de la trama, como en la de los personajes, algunos ya viejos conocidos de los lectores. Sin duda Verdon es un gran escritor, es capaz de denunciar problemas sociales americanos sin meter el dedo en la llaga de ninguna esfera de poder, aunque lo que pone de manifiesto en este libro no deja bien parado a ningún político y si me apuras tampoco a la mayoría de los policías, y medios de comunicación.
Mientras iba leyendo no podía quitarme de la cabeza esa sensación de dejà vu, no es lo que estáis pensando, no me refiero a que la trama me parecía copiada de otra novela, si no a que situaciones muy parecidas las había visto ya en algún telediario, más de una vez hemos visto la violencia de la que hace gala la policía contra la población negra. Incluso recuerdo un joven negro abatido porque supuestamente llevaba una pistola que no apareció junto al cuerpo. Me recuerdo reflexionando como no hay más motines por esa causa que desde fuera se me antoja muy grave.
Y precisamente eso es lo que plantea Arderás en la Tormenta, un motín o altercados provocados por una población negra empobrecida a propósito del primer aniversario de la muerte de un joven negro presuntamente inocente a manos de un policia. Nos encontramos con una ciudad al borde del colapso, con saqueos, incendios, y un rosario de muertes que siembran el desconcierto y el desorden público, y sobre todo el temor en las calles de White River. La profunda brecha entre la población blanca y la negra parece agrandarse por momentos y hacerse cada vez más insalvable. El odio aflora y se adueña de la situación.
Es bien conocido que hay dos sentimientos que mueven el mundo, el amor en sentido positivo, y el odio en el negativo, y en esta novela encontramos ambos, pero uno de ellos se va adueñando de la trama y la va empozoñando, va urdiendo un maquiavelico plan tan perfecto como sospechoso a ojos de un investigador avezado al que medrar políticamente le importa bien poco y no se conforma con las hipótesis de la línea oficial a las que le encuentra muchos cabos sueltos y mucho de conveniencia.
Verdon nos presenta una trama que va de menos a más, con un Dave Gurney que necesita de retos para ejercitar su cerebro, que no puede simplemente disfrutar de la naturaleza en la que se ha recluido, y por eso trabaja en una excavación en su propiedad y busca respuestas para cada hallazgo que hace. La situación que vive White River obliga al fiscal del distrito, Kline Sheridan a solicitar su ayuda, pero Gurney no se fía de sus intenciones, son viejos conocidos y no ve claro al fiscal, la balanza se inclina hacia el lado de la cooperación cuando recibe la visita de la viuda del policía abatido por un francotirador cuando hacía labores de control en una manifestación de la UDN.
Es conocido que detrás de todo gran hombre se esconde una mujer excepcional, en este caso, ella es Madeleine la esposa de Gurney, a la que el trabajo de este no termina de gustarle, la que lo intenta desalentar cada vez que se necesita su cooperación y que en esta ocasión lo impulsa a que acepte por empatía con la viuda del policía abatido. Gurney duda de la versión oficial desde el minuto cero, todo parece demasiado fácil, soplos muy oportunos, piezas que no encajan, y sobre todo una prisa mayúscula por parte de las autoridades en dar por buena una línea de investigación en la que todo parece encajar a la perfección sin tener en cuenta esas pequeñas estridencias que cada vez hacen más ruido, y cada vez molestan mas a Dave incapaz de dar por buena cualquier cosa.
Es ese ruido el que obliga a Gurney a pedir el consejo de un ex compañero de trabajo, tan ácido como agudo y sagaz. Hardwick es sin duda un personaje redondo, un contrapunto perfecto para Gurney, siempre dispuesto a echar una mano, incluso cuando las propuestas le parecen absurdas e incluso peligrosas. Es el pilar en el que se apoya Gurney cuando se encuentra en un callejón sin salida, quien le ayuda a ordenar las ideas, y le ofrece en ocasiones un punto de vista que a él se le ha escapado, sin duda un buen tandem, que a mi me ha hecho disfrutar como una enana.
La situación en White River se hace insostenible cuando los cadáveres se multiplican, cuando parece todo ser fruto de venganzas interraciales, en las que siempre hay algo que no encaja, ¿porque iba la UDN a asesinar a los únicos policías que simpatizaban con su causa e investigaban los abusos policiales contra la población negra? También en el asesinato de los activistas de la UDN parece haber cabos sueltos que nadie quiere ver. Cuando la investigación parece encaminada y hay sospechosos estos aparecen muertos, y Gurney se encuentra en otro callejón sin salida, pero milagrosamente no así el jefe de policía Dell Beckert, siempre parece contar con un informador que le endereza la investigación.
Aunque podría parecer que la novela trata de poner de manifiesto las profundas desigualdades entre la población negra y blanca en la tierra de las oportunidades, ese no es el tema principal, sino uno accesorio del que se vale el autor para denunciar la manipulación de los medios de comunicación en las campañas políticas. El poder de quien los controla para manipular por ende a los espectadores y futuros votantes, de ahí que Sheridan, Beckert, el alcalde y Cloutz todos cargos electos no atendieran tanto a los cabos sueltos de las endebles pruebas de las que disponían en aras a una pronta resolución del caso que les proporcionara votos en las elecciones próximas.
En America los medios de comunicación son privados, en manos de magnates que apoyan a uno u otro candidato político en este caso es claramente visible la manipulación de la que hacen gala la televisión , con preguntas pactadas para un candidato y maliciosas para otro. Con la utilización de un presentador estrella para cantar las bondades del candidato apoyado por el dueño de la cadena y magnificar los defectos del oponente. El amarillismo del que hace gala la televisión americana es puesto en solfa por Verdon, incluso me ha parecido que lo ridiculiza y es que como periodista nunca he entendido porque los profesionales de la información se prestan a ese juego manipulador, a ese sensacionalismo barato que pretende mover los instintos primarios de las personas, sin dejarlas pensar, obligarlas a actuar en caliente.
Verdon va avanzando en la investigación con pasos lentos, seguros y con el único apoyo de Hardwick y Madeleine, se guía por corazonadas, por el instinto del sabueso que a pesar del retiro nunca ha dejado de ser, cada vez que una pieza encaja, se desencajan dos o tres, haciendo que se plantee varias hipótesis, giro tras giro el autor atrapa al lector en su red, hace que las páginas vayan fluyendo cada vez más rápidas hasta un desenlace vertiginoso y redondo, un final que deja al lector con la boca abierta, perplejo por no haber sabido ver todas las pistas que desde el primer momento anidaban en esos flecos que tanto chirriaban a Gurney y que no sabía como interpretar.
Nos encontramos ante un mago de la narración, un autor que cuenta historias verosímiles, que urde tramas atractivas, que te hace avanzar hacia finales de infarto que no se saca de la manga, si no que han sobrevolado la trama durante toda la historia. Verdon hace gala de una contextualización precisa, si se leen los anteriores mucho mejor, de esos estoy más que segura, pero habiendo empezado por el sexto no he tenido la sensación como en otras series de que me perdía información, de que me faltaban herramientas para tener una visión de conjunto completa.
Conclusión:
Si eres amante de la novela negra y criminal no puedes dejar de leer a John Verdon, si como yo no has leído los anteriores, contextualiza tan bien que no tendrás las sensación de que te falta información para acabar de captar el mensaje que te quiere transmitir con la trama.
Esta va de menos a más atrapando al lector en su tela de araña, Gurney consigue que el lector vea a través de sus ojos al resto de personajes y lo hace participe de sus dudas, de sus desazones. Sin duda es una serie a tener en cuenta, por suerte me esperan en la estantería sus cinco novelas anteriores y en cuanto pueda les daré una oportunidad

Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Domiar
 14 agosto 2018
Hola a tod@s!!
¿Qué tal va el verano? Yo os escribo con el rumor de las olas de fondo. Hoy os voy a hablar de Arderás en la tormenta, de John Verdon. Está editado por Roca Editorial en tapa blanda y tiene 501 páginas que os harán morderos las uñas.
Esta novela es la sexta entrega de la serie del detective de policía retirado David Gurney, aunque puede leerse de forma independiente como suele ser habitual en estos casos.
En esta ocasión nuestro "querido" Sheridan Kline, fiscal del distrito se pone en contacto con Gurney para solicitar su ayuda en un caso muy delicado. En White River la situación está a punto de saltar por los aires como un polvorín. Con una población racialmente muy polarizada y con el aniversario del asesinato de un motorista negro por un policia blanco en el horizonte Sheridan quiere pisar sobre terreno seguro, y nadie mejor para eso que Dave Gurney.
Gurney se une a la investigación de la que también forman parte el jefe de policía de White River, el inflexible Dell Beckert. Su segundo al mando, Judd Turlock. El alcalde Dwayne Shucker. El sheriff Goodson y Mark Torres, que es el jefe de investigación del homicido. Muy pronto Gurney se da cuenta de que la investigación parece "algo" sesgada. Dave llama a su colega Hardwick, especialista en obtener información (si además esta información sirve para molestar a los poderosos mejor que mejor) para que le eche una mano.
La situación, tensa de por sí en White River acaba por explotar con el asesinato de un policía por un francotirador y la aparición de los principales sospechosos de esta muerte, torturados y sin vida en un parque infantil. Por si fuera poco, los sospechosos eran los principales líderes, junto con Blaze Lovely Jackson, de la UDN, una organización que lucha activamente por los derechos de la gente de color. Lo que acaba produciendo saqueos, manifestaciones con discursos incendiarios e incluso incidentes con incendios incluidos.
Por si faltaba algo para echarle más leña al fuego, los buitres de la telebasura de RAM TV. A mayor nivel de agresividad y altercados violentos, más anunciantes y mas negocio. Dinero al fin y al cabo.
Para los que no conozcáis a Dave Gurney os diré que fue detective en la policía de Nueva York, y actualmente está retirado en su casa de campo de Walnut Crossing con su esposa Madeleine. Cercano a los cincuenta, muy reflexivo y callado, su forma de trabajar es buscar los detalles que no cuadran, que no tienen sentido, y tirar del hilo desde ahí, y creedme, se le da muy bien. Lo que no se le da tan bien son las relaciones. No con su mujer, con quién a través de los años su entendimiento ha ido in crescendo, ni con sus semejantes, colaboradores o amigos, sino con su padre en su momento y ahora con el hijo que le queda vivo. El trauma por el que no sobrevivió lo lleva aún por dentro.
Madeleine es todo lo opuesto a David, sufre mucho porque su marido no comparte sus aficiones y parece que solo vive para sus casos policiales y no para disfrutar de la vida con ella, cosa que pensaba que pasaría al retirarse, pero no ha sido así. La transición de la vida activa al "retiro" no está siendo sencilla, lo que provoca roces en la pareja. Kyle es su hijo mayor, fruto del primer matrimonio, Gurney no lo comprende, lo ve demasiado superficial y solo preocupado por triunfar en la bolsa o como estudiante derecho.
Hardwick es el contrapunto de Gurney, ni reflexivo, ni educado, ni paciente... le encanta hacer bromas fuera de lugar, las malas maneras y es un hombre de acción y que siempre dice lo que piensa, con ciertos problemas con la bebida, y con el orden establecido, que claro, le encanta saltarse, aunque tenga sus consecuencias. Y por último citaré a Sheridan Kline, político de cabo a rabo, siempre calculando que movimiento puede reportarle más beneficios en su carrera y pasando por encima de quién haga falta, para ponerse los méritos si hay buenos resultados o para culpar a otros si sus decisiones son equivocadas y acarrean consecuencias.
Tengo que decir que leer a Gurney ha sido un auténtico gustazo. Así, con todas las letras. Su carácter tendente a su mundo interior le hace soltar auténticas perlas de conocimiento que te pueden tener pensando durante largo rato. Su forma de dudar de todo y de dudar hasta de las propias dudas da mucho juego. al tener su parte de infierno personal por la tragedia acaecida a su hijo hace que lo veas como una persona normal y no como el súperdetective que parece a priori. La forma de escribir del autor es cercana y fácil de leer, lo que te hace coger una velocidad muy rápida a la hora de leer y finiquitarte un libro de 500 páginas en dos días sin darte cuenta. Aunque este será de los que querrás hacer dudar.
La temática del libro es dura en sí, toda la tensión racial que sabemos que se produce realmente en muchas poblaciones americanas y que provocan saqueos, incendios, y muchos choques entre la policía y los partidarios de uno y otro bando y que no deja indiferente a nadie, polarizando una población hasta extremos insospechables está muy bien descrita. La falta de credibilidad de muchos de estos ciudadanos maltratados durante siglos en las fuerzas vivas de la ciudad y sus instituciones es palpable. El odio extremo que se percibe en el libro, especialmente por parte de las esposas de los policías asesinados es visceral y te llega muy hondo. Además, tengo que decir, que lo he pasado realmente mal en todas las reuniones de trabajo de todo el grupo que investiga los asesinatos. La tensión está tan presente que pasas un mal rato mientras lo lees, a mí se me ponía un nudo en el estómago cada vez que Gurney tenía una reunión con Dell Beckert y todos los demás. A mi modo de ver es un gran logro del autor.
Para terminar tan sólo decir que me he hecho con todas las novelas de la serie y que las estoy disfrutando al máximo durante este verano. Ya me contaréis.
ARDERÁS EN LA TORMENTA, NUEVE.
PD: Ni se os ocurra excarvar nada en vuestro jardín. No sabéis que podéis encontrar...
Enlace: http://readinginmyroom.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
LolaF
 27 julio 2018
Buen libro, con peros (personales).
Las entregas anteriores de la serie del inspector retirado Dave Gurney me habían gustado mucho y tenía ganas de leer este libro, pero el principio del libro -la puesta en escena-, me ha resultado un poco pesada, demasiadas páginas para algo que por desgracia de vez en cuando nos llega a nuestras pantallas de televisión al otro lado del charco: los conflictos interraciales, la violencia y prepotencia policial. Una cadena de televisión sensacionalista, que me rio yo de determinados programas que emiten en alguna cadena española .... No termina de gustarme leer libros sobre este tipo de conflictos.
Dejando a un lado esto, la trama está bien. Ante un caso en el que las piezas empiezan a encajar demasiado bien según el resto de personal implicado, con todos los tintes de ser un caso de conflicto interracial, Gurney empieza a desconfiar y a tirar de la madeja analizando los pequeños detalles y discrepancias. Con ayuda de su viejo amigo Hardwick, consigue demostrar que las cosas no son tal como aparentan y cuando crees que ya está todo resuelto, ... te encuentras otra vez sospechando y analizando la nueva situación. El culpable no ha terminado de sorprenderme -llegado a cierto nivel de lectura, era uno de los que más puntos tenían- pero ha mantenido la tensión y la intriga hasta el final.
Recomendable su lectura.
Valoración: 8,5/10
Lectura: jun/2018
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Loreto
 06 diciembre 2018
Sexto libro protagonizado por el policía David Gurney. Reconozco que no he leído los anteriores, pero no me he podido resistir y no me arrepiento.
Es un libro que mezcla de todo pero sin resultar caótico: racismo, asesinatos, corrupción, sensacionalismo, ambición... Una mezcla explosiva realmente.
En medio de una serie de disturbios raciales con origen en la muerte violenta de un joven negro a manos de un agente de la ley, un policía es asesinado por un francotirador. La situación se vuelve más volátil si cabe con policías y manifestantes enfrentados sin visos de llegar a un acuerdo. Es entonces cuando el fiscal del distrito acude a Gurney para que investigue y esclarezca todos los claroscuros de una situación empeorada por el sensacionalismo de un canal de televisión privado afecto a la más rígida derecha del panorama político.
El libro me ha encantado. Me ha tenido en vilo todo el tiempo, no por el caso en sí sino por todo el trasfondo social y político tan real como la vida misma.
Comentar  Me gusta         10
nefertiti5
 03 septiembre 2018
Es un libro entretenido pero no me ha gustado tanto como los 4 primeros libros, se me ha hecho muy denso en algunas partes y ahonda demasiado en la parte politica y de los conflictos interraciales. Además el ritmo de la novela es bastante irregular y el final tampoco me ha llegado a convencer del todo.
Comentar  Me gusta         20

Las críticas de la prensa (3)
larazon10 septiembre 2018
En «Arderás en la tormenta» nadie juega limpio, excepto Gurney. Es un héroe ejemplar. Sus virtudes las define él mismo: «Odio a los mentirosos y no quiero odiarme a mí mismo».
Leer la crítica en el sitio web: larazon
elmundo22 junio 2018
Arderás en la tormenta' (rocaeditorial) ha vuelto a dar trabajo al detective Dave Gurney en un entramado policial atravesado por el racismo y las noticias falsas.
Leer la crítica en el sitio web: elmundo
ElPais14 junio 2018
El escritor de novela negra vuelve con 'Arderás en la tormenta', un 'thriller' que recorre los bajos fondos del poder y la arraigada segregación que se vive en Estados Unidos.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
otros libros clasificados: ThrillerVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

La novela negra en el cine

¿Cuál de las siguientes adaptaciones cinematográficas basadas en las novelas de James Ellroy, fue dirigida por Brian De Palma?

L.A. Confidential (Los Ángeles al desnudo)
La Dalia Negra (The Black Dahlia)
Dueños de la calle (Street Kings)
Dark Blue (El rostro oscuro de la ley)

10 preguntas
28 lectores participarón
Thèmes : novela negra criminal , novela policiaca negra de accion , novela negra policiaca de intriga adictiva , novela policíaca , cineCrear un test sobre este libro
{* *}