InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Críticas sobre La virgen negra (40)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  



Añadir crítica
nefertiti5
 30 junio 2021
Esperaba con ganas este segundo libro de la comisaria Teresa Battaglia, pero en este caso mis expectativas no han quedado satisfechas.

El libro comienza muy bien, y la trama pintaba interesante, la comisaria Teresa Battaglia investiga un caso bastante particular, aparece un cuadro del reconocido pintor Alessio Andrian, que tras los análisis pertinentes se verifica que fué pintado con sangre humana.

Teresa y su equipo tendrán que averiguar que sucedió el año en que se pintó el cuadro, que tras diversas pistas, los llevan a enfocar sus pesquisas en el Valle de Resia.

Ya con el primer libro de la serie de Teresa Battaglia, me costó adentrarme en la historia aunque luego mejoró y terminó gustándome, en este me ha pasado parecido, comienza con un prólogo que parecía interesante, pero me ha costado meterme en la historia.

No me ha ayudado que no he conseguido empatizar con los protagonistas, y la narrativa de la autora no me termina de gustar, me han sobrado que narre tantos acontecimientos personales de la vida privada de Marini y Teresa, y tantas descripciones sobre la vida y costumbres de los resianos me han parecido excesivos, en mi opinión le restan intriga al libro.

En algunas partes, se me me ha hecho muy lento y aburrido incluso me costaba seguir leyendo.

Y por último, la resolución del caso me ha parecido muy enrevesada y alguna cosa no he terminado de entender, con tantas vueltas que le ha dado, demasiadas vueltas de tuerca para mi gusto.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
AnaGranger21
 27 junio 2021
La virgen negra de la escritora italiana Ilaria Tuti es una novela negra compleja, pero tan bien llevada que deslumbra al lector. Oscura, trémula e incluso en algunos pasajes espectral, resulta difícil de soltar.

Desconocía a esta autora y su anterior novela, de la que ésta es continuación, Flores sobre el infierno. Como podéis notar, me he quedado con muchas ganas de leerla también.

En La virgen negra su protagonista, la comisaria Teresa Battaglia, se enfrenta a la que podría ser su último caso, puesto que una terrible enfermedad la va a incapacitar. Con temor a revelar su estado de salud y contando con la ayuda de su colaborador Massimo Marini, tendrá que afrontar un caso macabro, extraño y que arranca en 1945. Ha sido hallada una pintura pérdida de un artista de renombre, el hallazgo ha revelado un hecho inquietante: la pintura roja del cuadro es sangre humana, tomada de un corazón que aún latía.

La novela bucea en el pasado a través de aquellos que llevan tanto tiempo callados o no quieren recordar. La sucesión de personajes, que cual eslabones de una cadena conectan con tan oscuro pasado, es importante. Si bien, como os comentaba más arriba, Tuti sabe llevar la trama a buen puerto y no desorientar en ningún momento al lector que asiste con gran interés a todo cuanto nos cuenta y revela esta novela.

He quedado encantada con la forma de narrar de esta autora y con sus personajes, aunque el género negro no sea uno de mis predilectos. Hace mucho que los escritores italianos llevan cultivándolo con éxito y, hasta cierto punto, superan el mercado británico dentro de la novela negra.

La virgen negra de Ilaria Tuti es una novela negra y muy oscura, casi gótica, no exenta de misticismo y que atrapa por su inteligente trama, así como por su calidad narrativa. Un gran descubrimiento esta autora y muy recomendable. ¡Mil gracias a Alfaguara y a Babelio por el ejemplar!
Enlace: https://elaventurerodepapel...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
rocio_g
 25 junio 2021
En primer lugar quiero agradecer a Babelio el que me hubiese enviado el libro La virgen negra, tras ser ganadora de la última edición de Masa Crítica Privilegiada hace poco más de un mes.
En esta ocasión acompañamos a Teresa Bataglia y su equipo al Val Resia, en el norte de Italia, para investigar un crimen perpetrado hace más de 70 años. El supuesto crimen fue descubierto mientras se estudiaba el cuadro de la ninfa durmiente y se dieron cuenta de que partes de la cara estaban pintadas con sangre; sangre de un corazón que aún estaba vivo cuando se pintó el cuadro. Con esta sinopsis tan original, para mí, el éxito estaba casi garantizado.
Aparentemente sin premura, ya que después de 70 años el asesino no volvería a matar, Teresa y su equipo, entre ellos su fiel inspector Massimo Marini, comienzan una investigación que nos traerá de cabeza hasta el final.
El libro no es un thriller intenso, de ritmo trepidante, pero tampoco puedes parar de leerlo por distintos motivos:
- En primer lugar los personajes cercanos, humanos, entrañables. La comisaria Teresa Bataglia, una mujer madura con algunos recuerdos traumáticos, secretos, problemas de salud, miedos….pero que no se rinde porque es luchadora al máximo. Massimo Marini más joven, pero también marcado por un acontecimiento pasado y un presente convulso.
- Una trama original que mantuvo intriga hasta el final.
- La mezcla de novela negra con pinceladas de acontecimientos históricos ocurridos hacia el final de la segunda guerra mundial en Val Resia; la lucha entre Partisanos y Resianos.
-La forma tan original que tiene de escribir Ilaria Tuti me ha vuelto a sorprender. En lugar de una novela negra me ha parecido estar leyendo un libro de poesía. Una oda a la naturaleza, a las mujeres, madres aunque no lo sean; a los ritos ancestrales y la transmisión de costumbres y cultura; a saber perdonar y perdonarse….
Sin duda Ilaria Tuti me ha vuelto a sorprender con este libro.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Adela
 18 junio 2021
Gracias a Babelio he tenido la oportunidad de leer "La virgen negra", la segunda parte de "Flores sobre el infierno", de Ilaria Tuti.
Tenía muchas ganas de leer esta novela, sobre todo viendo todos los cabos sueltos que quedaban en el caso de la primera historia. Sin embargo, mi primera decepción fue descubrir que en esta ocasión no se seguía con el caso, sino que la autora nos planteaba uno nuevo.
He de decir que la nueva investigación me pareció muy interesante al principio: el hecho de descubrir que un cuadro fue pintado con sangre humana me llamó muchísimo la atención. Sin embargo, el desarrollo del caso y el avance de la investigación no me gustó tanto.
En algunas ocasiones se hacía un tanto lento y aburrido, y la falta de pistas hacía que te desengancharas del libro. Coincido con muchas personas en que va de peor a mejor, sin embargo, para cuando quiso empezar a mejorar yo ya estaba completamente fuera de la historia y la autora no consiguió reengancharme. Seguí leyendo por un lado por mi manía de no dejar ningún libro a medias, y por otro lado por simple curiosidad de descubrir quién era el asesino.
En esta ocasión también siguen los clichés de la primera parte y hay una cosa que, personalmente, no me ha cuadrado. La inspectora Battaglia es diabética. Todo bien si no fuera porque yo también lo soy y conozco a la perfección la enfermedad. Si bien he de agradecer que la autora haya usado correctamente los términos, algo que no siempre ocurre en estos casos, no ha sabido plasmar la realidad de la enfermedad. Cuando alguien tiene diabetes está constantemente ahí: al despertar, al comer, al hacer ejercicio, al ir a trabajar, al estudiar. No se va y aparece cuando conviene a la trama. El problema de que la inspectora tenga algún mareo en algún punto del primer y segundo libro podría haberlo solucionado bien con bajadas de tensión o bien con bajadas de azúcar por no haber comido nada en mucho tiempo (como le ocurre a todas las personas).
Esta historia ha sido un sí, pero no. Tendré que leer más libros de la autora para terminar de formar mi opinión sobre Ilaria Tuti.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Kaeri
 14 junio 2021
Realmente es una novela adictiva que, sobre todo, nos habla de identidad y el poder de la influencia.

Si soy sincera, no entendí absolutamente nada de quién era el asesino, creo que en ese punto la autora desplegó más que nunca sus dotes narrativos, enrollándose más que una persiana.

Por todo lo demás me pareció una historia muy buena, con personajes muy bien desarrollados y humanizados, con un fuerte sentido de justicia y dedicación por lo que hacen.
Me encanta cuando leo a autores de este género que le dan prioridad a los demonios internos de los personajes principales y no solo se dedican a describir escenas explícitas de muertes "porque si" con un desarrollo pobre de la historia.

Me gustó su forma en particular de narrar la historia. de cómo pasaba de un narrador a otro con esa elegancia y sencillez que muy poco se ve en la literatura policiaca.

Para alguien como yo que consume mucha literatura policial La Virgen Negra viene siendo el soplo de aire fresco que llevaba tiempo buscando.

Definitivamente todo lo que escriba esta señora se viene para mi estentería.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Beatriz_Villarino
 13 junio 2021
Puede que sea por deformación profesional, puede que sea por mi obsesión de tener todo controlado, ordenado y categorizado lo que llevo entre manos, el caso es que me ha costado encuadrar la última novela que he leído (y que nuevamente agradezco a Babelio).

Al principio, que es el final de la historia, tenemos la impresión de encontrarnos ante una novela de terror. Después parece que todo empieza como una novela romántica. Más tarde aparecen los crímenes, víctimas por encontrar, personajes inhumanos… así que la novela negra y las Leyendas de Bécquer acuden a nuestra mente. Leyendas cargadas de seres mágicos, demoníacos que protegen y atacan. La virgen negra tiene todos estos componentes, «—Tikô Wariö, Tiko Bronô. Te K skriwa kej —canturreó la voz. Manos impacientes empezaron a excavar, a cubrir otras manos de oscuridad y silencio», aunque no cabe duda de que el realismo se ocupa del presente con intención crítica, mientras reivindica la tradición del pasado sin que nos dejemos llevar por posibles mitificaciones.

Lo que queda claro en La virgen negra es que el presente es inestable y efímero, inacabado, por lo que requiere de un futuro para completarse, y de un pasado que le dé sentido «Él también tiene sus propios tormentos —murmuró—. Aquellos fueron días malditos». El narrador omnisciente consigue introducirse de lleno en la mente de los personajes, de manera que los conecta a todos para que aporten al argumento cierta armonía. Las historias del pasado se mezclan con el ahora para exponer de forma simbólica el tema: «Aquí están, pensó Teresa, los dos lados de esta historia: tiniebla y luz, muerte y amor».

En la novela confluyen varias historias; un niño se pierde en el bosque y encuentra algo que lo aterroriza, un hombre es incapaz de amar a una mujer, la rechaza una y otra vez, incluso cuando ella le confiesa que van a ser padres, un pintor nonagenario lleva décadas sin hablar, ignorando a su sobrino que se preocupa continuamente por él, otro octogenario se ha sentido apartado de su familia a pesar de haber mantenido a salvo un secreto que no ha dejado de torturarlo, un joven vive obsesionado por seguir las enseñanzas de su padre para evitar que el mal lo atrape aun a costa de hacerse daño a sí mismo y a los que quiere. Una mujer atormentada ha sido capaz de desempeñar una carrera policial exitosa a pesar de los malos tratos recibidos de su pareja, hasta que se da cuenta de que puede estar ante su último caso, porque algo ajeno a la voluntad se ha instalado en su mente para destruirla.

Cuando todos estos casos se juntan en un valle, en las montañas fronterizas entre Italia y Eslovenia, la naturaleza se muestra despiadada para interferir en unos y otros hasta dejarlos sin voluntad. Ilaria Tuti impone a la realidad un carácter onírico y algo fantasmal para ralentizar la temporalización con reflexiones. El lector se ve obligado a detenerse sin llevar a cabo juicios rápidos

Era la ausencia de movimiento que acompaña el peligro.
Una presencia había violado los límites invisibles […] No aulló […] Se manifestó con un olor humano y una melodía que era tormento y éxtasis.

La autora se vale de la pintura, la música, la medicina, para reforzar la historia con un metalenguaje capaz de captar una naturaleza alternativa, es real pero mágica, bella aunque peligrosa. Una naturaleza que cuestiona la realidad en una novela que cuestiona la ficción. Hasta que no lleguemos al final de la lectura nada cobrará pleno sentido.

Teresa Battaglia es la comisaria al mando de un equipo policial reflejo de la familia de la que han carecido todos los personajes que recorren las páginas; Massimo Marini es el joven inspector que la quiere y respeta como a una madre, de Carli y Parisi, siempre alertas para saber lo que necesita en cada momento, el forense Antonio Parri, mucho más que un amigo «—Porque he perdido la cuenta de todas las veces que me quitaste el vaso de la mano…».

El trabajo supone para Teresa un respiro, que le concede ignorar por momentos su dependencia de la insulina, que le permite olvidar a veces su pasado de sufrimiento, un pasado que amenaza con reflejar el tormento en la exclusión que la marcará en el futuro. Por eso su diario es fundamental, el reducto que le ofrece datos olvidados cuando el Alzhéimer comienza a torturarla.

La comisaria debe enfrentarse a diferentes demonios, crímenes antiguos, desapariciones actuales, enfermedades, rencor, dolor. Para resolver los casos, Ilaria Tuti pone delante de Teresa dos ángeles, Blanca y Smoky, dos seres que desafían constantemente su condición para encauzar su vida hacia algo inusual, encontrar restos de huesos. Pero también hay demonios, a mitad de camino entre lo religioso y lo pagano. Seres incomprendidos que quieren mantenerse a lo largo de generaciones.

Entre ángeles y demonios protagonizan una historia de leyenda tradicional en la que la magia está oculta en el monte, tras una naturaleza de apariencia amigable que desata su furia para avisar del peligro. La historia de la virgen negra podría estar entre las leyendas del Romanticismo, ávidas de tradiciones ancestrales, revestidas de carácter sobrenatural, incluso místico. Pero la autora aporta el cientifismo actual para que esa magia pueda pertenecer a la normalidad. A veces el poder de la sugestión es más fuerte que lo evidente. Los fenómenos que vienen sucediendo en el Val Resia no encuentran explicación en la mitología, ni en costumbres prehistóricas preservadas por mujeres que se saben el puntal de la sociedad; no vamos a encontrar exorcismos para sacar el mal del valle. El lector une, según le interesa a Tuti, datos y hechos protagonizados por personas crueles, por otras asustadas o dependientes de quienes impusieron sus creencias con chantajes emocionales.

El horror tiene una explicación médica o técnica, aunque La virgen negra permanece envuelta en cierto misterio sagrado aun después de leerla, después de haber podido transformar o adoptar esta deificación «Las llamas ardían en los nichos, sombras y luces temblaron en los rostros de las divinidades femeninas, en los vientres prominentes y en las espirales».

Las diferentes historias suceden en distintos tiempos de un mismo lugar. Un espacio alejado de la actualidad. Cuando el equipo de Teresa llega para investigar una muerte sucedida 70 años atrás, queda hipnotizado por una tradición mantenida miles de años y totalmente natural para los resianos. Ni Teresa, ni Massimo, sumidos en sus propios demonios, serán capaces de racionalizar los elementos que se presentan como fantásticos. La comisaria deberá descubrir la posibilidad real de esos sucesos para que todo quede resuelto. Pero los lectores sufrimos hasta la última página, hasta que reconocemos, al final, que los culpables son fruto de una cadena de obsesiones supersticiosas depositadas en ellos para hacerlos sufrir y que consiguen atormentar a quienes están a su alrededor. La tensión constante, consecuencia de que el conflicto se va complicando con las historias, es la causante de que podamos cambiar la percepción de lo presumiblemente real, y demos sentido a la máxima de la novela «Tempus valet, volat, velat».

No quiero terminar el análisis sin mencionar el ritmo dual de la narración, normalmente es rápido pues mezcla el lenguaje técnico, poético y tensional con expresiones que reflejan cierto humor y familiaridad en los diálogos. Pero en las descripciones del narrador, con su vocabulario culto y, a veces, técnico en demasía, el lector debe parar para reflexionar nuevamente, ahora en la palabra, cuyo significado deberá descubrir por el sentido del texto o gracias al diccionario: «genoma, reluctancia, gorguera, efracción, livor…».

También las metáforas poéticas aportan cierto valor dual a la muerte «Teresa descendió a ese hipogeo de los nichos metálicos con espíritu inquieto». Asimismo los adjetivos relacionales son perfectos para describir las cualidades inherentes del sustantivo o especificar su ámbito, algo que ayuda en la comprensión de la mágica realidad que envuelve a la novela: «zona reptiliana, símbolos especulares, meses sinódicos, lámpara cefálica, mundo ayuno de episodios, dolor púdico, agua esmeraldina».

Merece la pena leer hasta los agradecimientos, en la página 500. También ahí encontraremos respuestas.

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
encarnipm
 06 junio 2021
Recién acabado debo dar, lo primero, las gracias a Babelio por mandarme esta magnífica novela. Lo segundo que os quiero comentar es que “Flores sobre el infierno “ no me gustó demasiado y, con esta novela, me he reconciliado con la autora. En esta historia encontrareis de todo, pasado, presente, unos cuantos sospechosos y unos detectives que son, sobre todo, humanos. Me encanta la fortaleza de la comisaría Teresa, la fidelidad de sus hombres y el co-protagonista, el inspector Massimo Marini. La narración es muy buena, con párrafos casi poéticos para mostrar algunas descripciones. Y la historia me ha parecido muy original, no os voy a desvelar nada, nunca me ha gustado destripar las novelas. Solo os diré que después de mil teorías no acerté con el “malo”. Este es el segundo libro de la serie, imagino que seguirá, y cuando lo haga, seré de las primeras en leerlo, me ha parecido de las mejores historias que he leído últimamente.
Comentar  Me gusta         40
LeyendoBajoElArcoiris
 23 junio 2021
QUIERO MÁS TERESA BATTAGLIA. Tras "Flores sobre el infierno", esta segunda entrega de la serie me ha dejado con ganas de más. Llamamiento a lxs señorxs de @alfaguara : sigan traduciendo y publicando a Ilaria Tuti en España, se lo ruego! 😇🙏
.
Puedo confirmar que, de todas las series de novela policiaca que he leído en los últimos tiempos (y no son pocas📚), ésta es la que más me ha cautivado. No quería que se terminara 😟
.
Si en la reseña de la primera novela os dije que la inspectora Battaglia se llevaba toda mi admiración, en ésta el agente Marini, Blanca y Smoky me han robado un trocito del corazón (sin mutilaciones, eso se lo dejamos al asesino de esta historia)
.
Seguimos con el esquema de dos líneas temporales, desarrollando el pasado de los personajes y las relaciones entre ellos... En fin, que estoy deseando leer el tercero. Sus 500 páginas se pasan volando, quizá algunas partes descriptivas se hacen bola porque quieres avanzar en la historia, pero creo que son necesarias para ambientar correctamente al lector en la trama y el escenario
.
Recomiendo leer el primero antes, aunque podrían leerse independientemente
.
Mi puntuación: 5/5🌈
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Leolalluviacaer
 14 junio 2021
En este libro se mezcla realidad con ficción, la autora se ha tomado ciertas licencias de coger una historia de una virgen negra en Val Resio una zona pegada a Eslovenia

y a partir de ahí ha creado una trama de ficción partiendo del arte.

No me había dado cuenta que era un segundo caso de la Comisaria Teresa y creo que

me han faltado datos de los protagonistas, porque a veces la autora daba por hecho cosas que desconocía. Lo he podido leer de forma independiente sin problemas, pero sí que echaré mano del primero en cuanto pueda.

Todo parte del hallazgo de un cuadro de un pintor del que poco se sabe pero que es muy conocido y cotizado en el mundo del arte.

Cuando se descubre que el cuadro está realizado con sangre y vísceras de un corazón humano la Comisaria junto a su equipo se desplazarán a los orígenes del pintor donde descubrirán que otro de sus cuadros está ambientado en un hecho que aconteció en 1945 en plena guerra.

Me ha gustado descubrir esta parte de la historia italiana, que, aunque se cuenta poco me ha gustado conocer un poco más sobre los partisanos, si de esos que se habla tan mal, pero bueno según la novela sus motivos tendrían. No he podido evitar recordar la canción de la casa de papel, imaginaos cantando la canción cada vez que nos íbamos a esa parte de la historia.

En cuanto a documentación es que hay un pedazo trabajo tanto a nivel policial como a nivel cultural. Es una de las cosas que más me ha gustado de la novela. Cuando lees una novela policíaca bien documentada es una delicia.

A parte de los protocolos de cuando aparece un cuerpo, porque si, van a aparecer cuerpos, hay sangre, asesinatos, investigación y sobre todo mucho thriller.

A parte de todo lo que la trama conlleva más que una novela policíaca quizás podríamos encasillarla en negra, porque los protagonistas tienen una historia detrás que aparece continuamente durante la novela.

Se ponen de manifiestos miedos del pasado, el miedo a ser un buen padre, la enfermedad del alzhéimer que me ha llegado al corazoncito porque lo he vivido con mis abuelos y sé lo que es ir degenerándose poco a poco y que ellos se dieran cuenta.

Si de la narrativa destacaría algo es la cantidad de capítulos que tiene la novela, son cortitos pero intensos. Bastantes descripciones que haces que te imagines en cada momento dentro de la historia y te haga vivirla de forma más intensa.

Recomendada para todos aquellos que les guste la novela negra o quieran iniciarse en el género, no os defraudará.


Enlace: http://www.leolalluviacaer.c..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
PaquiBell
 13 junio 2021
Puedo describir este libro en una sola palabra: maravilloso.
No he leído la primera parte (es más, no sabía siquiera de su existencia) y no ha importado en absoluto. Está siendo una lectura tremendamente enriquecedora por varios motivos; el más importante: la pluma de la autora. Es impresionante la facilidad con la que Ilaria Tuti se desenvuelve dentro del lenguaje literario. Frases como "el bosque lloraba lágrimas heladas" se suceden en diferentes capítulos, te envuelven como si estuvieras en un sueño profundo del que no quieres despertar.
Me ha parecido muy curioso un detalle que apenas he visto en un par de escritores en mis veintitantos años como lectora, y es la capacidad de crear en el lector la sensación de estar leyendo tres libros en uno. Por un lado, tenemos el libro de Teresa, la protagonista; por otro, el de Massimo, su inspector, y, finalmente, el de ese personaje que no se descubre hasta más adelante, pero que te persigue durante todo el libro agazapado en el bosque, esperando impaciente su descubrimiento. ¿Es posible que en un mismo libro una escritora sea capaz de demostrar su destreza con las teclas a tal nivel que parezcan capítulos de libros completamente distintos? La respuesta la tenemos en esta novela.
Sin embargo, el libro no es solo bueno por este dato. Es una maravilla por la historia, la intriga, la manera en la que te engancha y no te suelta hasta el final.
Hablando un poco de la edición, no podía tener una portada más perfecta para el tema que aquí se trata. La trama te sorprende a cada paso y, lo que comienza como un simple caso curioso que comenzó hace setenta años, termina siendo un revoltijo que te estremece hasta las trancas.
No conocía a la autora y ha sido un total acierto y descubrimiento que yo tampoco voy a soltar por el momento. Estoy deseando leer más obras suyas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         31


Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

Encuentra la pareja

Empezamos con una fácil: Sherlock Holmes

El inspector Lestrade
El doctor Watson

10 preguntas
105 lectores participarón
Thèmes : novela negra , novela policíacaCrear un test sobre este libro