InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 1090564538
Editorial: Independently published (18/05/2019)

Calificación promedio : 3.93/5 (sobre 7 calificaciones)
Resumen:
La Ecuménica y el Hotel Vista Roja unen a Manuela y Ela sin saberlo. La guerra que cambió el mundo entra en sus vidas a pesar de los años que las separan.

Manuela ha decidido que el pueblo se le queda pequeño. En el año 40 tiene que enfrentarse a sus miedos y dejar atrás a su familia.

Ela está obsesionada con la Guerra a pesar de que en el año 80 nadie quiere hablar de ella. El Memorial se acerca y una excursión con su colegio hará que ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (8) Ver más Añadir una crítica
MeridiyBooks
 21 abril 2022
«- Una cosa señorita Úrsula. ¿Usted sabe por qué empezó esta guerra?
– Por orgullo, Manuela. Por el orgullo herido de un partido político»
Encontré este libro curioseando posibles lecturas por Amazon y lo primero que me llamó la atención fue su portada. La ilustración es preciosa (No sabéis lo que adoro las ilustraciones en las portadas) y tras leer el libro puedo decir que le va como anillo al dedo ya que refleja demasiado bien la esencia de la historia.
Después de ver la portada, la sinopsis me cautivó. Últimamente siento predilección por los libros en los que se intercalan diferentes épocas debido en parte a la serie Outlander y la trilogía EBLUS de Care Santos. Así que sabía que tenía que darle una oportunidad tanto al libro como a la autora a la que hasta ese momento no conocía.
Cuando comencé a leer me di cuenta de varias cosillas que llamaron mi atención:
- La historia iba a ser más profunda de lo que pensaba en un inicio.
- Teníamos dos protagonistas con nombre casi idénticos y me moría por saber cual sería su relación.
- Los capítulos se enumeraban de forma curiosa. No consecutivamente sino como dos historias separadas. Tenemos capítulos nombrados de forma numérica cuando leemos a Manuela (1) y capítulos nombrados con la palabra que hace referencia al número cuando leemos a Ela (UNO). Como dando a entender que estamos leyendo la vida de dos personas diferentes que en principio no tienen nada que ver aunque más adelante averiguaremos que sí.
Como nos informa la sinopsis, el libro gira en torno a dos chicas que viven en décadas diferentes y cuyas existencias se ven marcadas por una guerra llamada «Ecuménica». Ela vive en el año ochenta mientras que Manuela vivió en el cuarenta. Ela desea que la gente recuerde para siempre las atrocidades cometidas durante el conflicto en el que los Nantes persiguieron a todo aquel que consideraban artista. Sin embargo el olvido es fácil y recordar momentos oscuros de la historia en ocasiones avergüenza y se mira para otro lado.
«Duele saber que ya nos hemos acostumbrado a ver heridas tan visibles como las que ella luce en su rostro. Todavía le quedan unos años para jubilarse, pero la sombra de lo ocurrido hace tanto tiempo parece que aún le persigue.»
«¿Cómo vamos a evitar que vuelva a suceder si cerramos los ojos?»
Manuela lucha por lograr un futuro mejor dejando atrás a sus hermanas y un padre alcohólico trabajando en el majestuoso hotel Vista Roja. Allí poco a poco irá creando lazos de amistad con los demás trabajadores del hotel.
Las dos protagonistas están muy bien construidas y junto a la impecable pluma de la autora podemos sumergirnos en sus sentimientos perfectamente. Por otro lado no he conseguido conectar con gran parte de los personajes secundarios sobre todo con los «amigos» de Ela. Me ha parecido que no tenían un gran papel en la historia y han hecho que sintiera que la protagonista estaba bastante sola. La abuela de Ela me ha caído mal simple y llanamente. No soportaba el hecho de que no contestara a las preguntas que tenía su nieta. de la parte de Manuela tengo que destacar el personaje de Genoveva, una chica con dotes para la pintura que se abstraía demasiado del mundo cada vez que se ponía a dibujar. Que le vamos a hacer.. Los artistas o los que aspiramos a serlo somos así. Pero en esta historia ser artista se considera una enfermedad y es por ello que son perseguidos durante la Ecuménica.
«Toda una obra de ingeniería genética creada para enseñarle a la población lo que tenía que hacer. Para demostrar lo impuro que era un artista, que su ADN estaba manchado, que estaban sucios, que no podían formar parte de una sociedad que pretendía llevar a Bauer hasta la perfección.»
Leyendo cosas así te das cuenta de lo peligrosas que pueden ser las falsas creencias y pensamientos supremacistas. de hecho, no he podido evitar hacer paralelismos de vez en cuando entre esta historia y Hitler y su Alemania Nazi.
Pero el olvido y el supremacismo no son los únicos temas que aborda la autora. También nos habla de la dificultad que las mujeres hemos tenido siempre de sobresalir en determinados campos para los que no se nos consideraba cualificadas. Dando un mensaje de animo. Tanto hombres como mujeres debemos ser quien queramos ser sin que nadie nos diga lo que podemos o no podemos hacer. Que nadie nos ponga etiquetas ni barreras.
Es una lectura rápida. El libro tan solo tiene unas 300 páginas y enseguida te metes en la historia. Además la envuelve un cierto halo de misterio que te engancha fácilmente. Es cierto que puede parecer previsible pero es algo que no importa demasiado porque la calidad de la redacción junto a la invitación a reflexionar sobre ciertos temas hacen el trabajo necesario para que sea interesante.
El libro está cargado de emoción y es impactante como de vez en cando se llega a erizar la piel al leer los momentos más críticos de la Ecuménica. Muestra perfectamente la crueldad y el miedo que se vive en una guerra y yo solo puedo pensar en que ojalá con libros como este se acabaran las guerras. Aunque soy consciente de que es una meta imposible.
No quiero hacer una reseña muy extensa porque tengo miedo de meter la pata y hacer algún spoiler así que terminaré diciendo que me ha encantado el final del libro. ¿Por que? Pues por el mensaje de optimismo que deja a pesar de lo duro del relato. Así que os animo a darle una oportunidad.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
TheKaiserin95
 02 junio 2019
¡Hola Criaturas! ^^
¿Cómo estáis? :O
Espero que muy bien. :) Yo tengo la cabeza en las nubes y la verdad es que llevo unos días que me cuesta centrarme, así que los he dedicado a leer y a documentarme.
Y precisamente uno de esos libros, en este caso, una relectura, es lo que os traigo hoy. :)
El libro en cuestión del que vengo a hablaros es... ¡Entre Vidas! de la autora alcoyana Laura Tárraga. :D ^^
Como ya sabéis por entradas anteriores y por los tweets tanto en mis redes como en las de la propia autora, estamos aún realizando la campaña de crowdfunding que empezó el 4 de este mes y que concluirá el 12 de abril, para conseguir recaudar los fondos que esta historia, el esfuerzo y el trabajo de esta autora principalmente y de las personas que la han ayudado, se vea recompensado y materializado en un libro físico.
Yo recibí esta historia hace un tiempo, y os traigo la entrada hoy por dos motivos:
1. Tras terminar la lectura del libro por primera vez, necesité tomarme unos días para asimilar todo lo que encierra (y nunca mejor dicho) esta historia. En Entre Vidas la autora hace un guiño a grandes sucesos que ocurrieron en el pasado, como es el paso de perder la libertad, unas persecuciones masivas hacia un colectivo en particular, las grandes guerras que se cobran vidas de inocentes... Cómo sigue la vida después de estos grandes sucesos, no debe de ser nada fácil.
Y muchas veces, los desencadenantes de estos acontecimientos, son malos entendidos, el desconocimiento, la ignorancia, sueños o anhelos frustrados... incluso la envidia.
2. Tuve que releerme el libro para poder tomar apuntes y ser consciente de toda la información que se nos revelaba en el libro, los temas que se tratan... Quería recopilar toda la información para reflejaros de la mejor manera posible, todo aquéllo que guardan esas páginas en las que yo he tenido el privilegio de sumergirme.
Y por supuesto, quiero ofrecerle la mejor entrada posible a Laura, para devolverle la confianza que ha depositado en mí al darme esta oportunidad.
Peeero... Ya ha llegado el día. ;)
Como he dicho, Entre Vidas es un guiño a la IIª Guerra Mundial. Creo que la temática escogida para esta obra, ha sido muy acertada, ya que, solamente tenemos que dar un vistazo a nuestro alrededor, abrir bien los ojos y ver todo lo que está ocurriendo, ya no sólo en nuestro país, sino en el mundo entero...
Si prestamos atención, podremos ver que, sin darnos cuenta o no queriéndo darnos cuenta de ello, nos estamos encaminando hacia algo similar. En el libro, se persigue a un determinado grupo de gente (que no voy a decir para no hacer spoiler), hay una lucha constante entre las personas que mantienen vivo el recuerdo del pasado, esa memoria que muchos se empeñan en olvidar, en hacer una damnatio memoriae porque no les interesa, no quieren reconocer ni ver, cuándo las cosas se han hecho mal.
Nunca debemos olvidar el pasado, tampoco martirizarnos en él. Debemos tenerlo presente y recordar que los errores, se pagan muy caros, debemos aprender a no volver a repetirlos, a evitar desgracias o situaciones así, incluso en nuestra vida diaria.
Esta obra me ha encantado por que es uno de esos libros que te dejan huella, que te hacen reflexionar, que tienes que reposarlos para asimilar todo lo que enseñan. Laura, en una sociedad y un mundo idealizado, fictício, ha reproducido situaciones cotidianas como los períodos menstruales de una mujer, usados aquí, para contabilizar en la manera de lo posible, el paso del tiempo cuando "vives" encerrado, recluído y ajeno a lo ocurre a tu alrededor y en el exterior de donde te encuentras.
Se trata también el amor libre, la homosexualidad que se aprecia en varios personajes y que era visto como algo normal y natural, pues todo amor, es libro de vivirse y compartirlo según cada persona lo siente.
Se habla también de dominaciones de poder, de quién ejerce ese poder, tanto en una guerra, como en la jerarquía doméstica. ¿Cuántas veces habremos escuchado a nuestros padres, madres, abuelos, jefes, decirnos cosas como "lo harás porque te lo digo yo" o "si no te gusta lo que hay en esta casa, ya sabes dónde está la puerta"?... Son cosas de las que pienso que deberíamos analizar también y tratar de hacer ver. Estoy segura de que estos nos ha ocurrido a muchos de nosotros. No debemos hacer la vista gorda aquí tampoco, criaturas.
El tema que más me ha gustado de todos los que ha tratado Laura, (yo sólo os estoy señalando los que me parecen más importantes a mí y los que quiero hacer un mayor inciso) es el trato que se le da a las minorías. Ya sea por su profesión, por su ideología, su condición sexual e incluso por su género. TODOS tenemos los mismos derechos y oportunidades, y no debemos culpabilizar, tratar de acallar ni ensuciar sus nombres. Todos sabesmos que hay muchas prefiones que están estigamatizadas y difamadas por su "escasa dificultad" según el criterio de unos, como magisterio, que mucha gente piensa que se dedican a pintar, jugar y recortar, cuando su labor es más árdua que esa, ya que se dedican a formar personas. O sino, pensad en cualquier profesión vinculada a las artes o las letras. Seguro que a muchos de vosotros os habrán dicho alguna vez "eso es una tontería" o "eso no sirve para nada, no tiene futuro" o "no desperdicies tu tiempo en eso e inviértelo en algo de provecho" porque, Criaturas, me hace "gracia", porque la gente no se toma en serio que queramos ser algo de los sectores que os he señalado y... ¿Sabéis por qué? en mi opinión pienso que porque las personas que nos dicen eso, como profesores, familia, amigos... han tenido miedo de perseguir sus propios sueños y aspiraciones o se han visto frustradas. Por eso, tratan de imponernos SU miedo, porque no lo olvidemos, es SU miedo. Quieren hacernos ver que nunca lo vamos a conseguir.
Pero yo os digo que, al menos en mi caso, eso me hace más fuerte. A cada persona que me ha dicho "¿Escritora? jajaja hay niña, pon los pies en el suelo y baja de las nubes, eso no te va a dar de comer" o "¿Educadora Infantil? vas a pasarte la vida quitando mocos y limpiando culos"... Son palabras muy duras que en ocasiones, han venido de gente que apreciaba. Usan esas palabras como armas, porque ellos mismos no saben como defenderse de sí mismos. Por eso yo sigo adelante, esforzándome cada día por conseguir lo que deseo, aquéllo que me hace feliz y aquéllo para lo que he nacido. Estoy destinada a ello, como cada uno de vosotros.
Como podéis apreciar, Entre Vidas es un libro que invita a la reflexión, al análisis del mundo que nos rodea y a hacer introsprección en nosotros mismos, nos invita a conocernos y a reafirmarnos en aquéllo en lo que creemos, que deseamos y que con esfuerzo, trabajo, tiempo y paciencia, conseguiremos, fijáos en la propia Laura, apostábdo y arriesgándo por su libro. Por eso, la admiro tanto a ella y a su trabajo, por eso estoy poniendo toda la carne en el asador y me he volcado tanto con su nuevo proyecto. Primero para agradecerle la confianza depositada en mí, y segundo, para valorar y tratar con el respeto que se merece el trabajo, el esfuerzo y las horas dedicadas a este sueño. Porque debemos apoyarnos entre nosotros, no boicotearnos, sabotearnos, hacernos la competencia o difamar el trabajo de otros.
Porque por mucho que queramos diferenciarnos de otras personas o alejarnos de determinadas cosas con malas artes, a la hora de la verdad, todos nacemos y morimos de la misma manera.
De nuevo, agradecerle a Laura el haberme brindado esta oportunidad y haber depositado su confianza en mí. Ha sido muy importante y especial. Espero que te guste. :D
¡Tened Felices Lecturas, Criaturas! ^^
Enlace: http://elpanteondellibro.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
AlhanaRhiverCross
 29 mayo 2019
No es la primera vez que leo a Laura Tárraga ni será la última porque esta autora no hace más que sorprenderme con su increíble imaginación y su capacidad para distorsionar historias que tenemos preconcebidas en nuestra mente y darle una forma tan original que nos cuesta reconocerlas. En este caso, Entre vidas ni siquiera tiene una fácil clasificación en cuanto a género porque mezcla elementos históricos, de fantasía o paranormales (con algunos detalles extrasensoriales, más bien) y a la vez, es una de las historias más realistas que he podido leer en los últimos años.
La historia está narrada a dos tiempos intercalando los capítulos desde los puntos de vista de ambas protagonistas. Por una parte tenemos a Manuela, una joven de familia numerosa que entra a trabajar como camarera de habitaciones en el Hotel Vista Roja, en el que tiene que vivir apartada del pueblo y de sus seres queridos durante ese tiempo pero donde pronto conoce al resto de trabajadores y hace nuevas amistades. Para situar a Manuela en una línea temporal, su parte de la trama se desarrolla en una especie de años 40, con costumbres muy recatadas y un sentido de la responsabilidad muy acentuado, sobre todo en el tema de tener que ganar dinero en condiciones muy adversas y por los orígenes tan humildes que tienen todos los personajes secundarios que conocemos en su época. Por otro lado, unos años más tarde, como si estuviéramos en unos años 80 alternativos, Ela es una chica muy moderna, que asiste a sus clases y se interesa muchísimo por la Ecuménica, una conmemoración que trata de hacer que no se olviden los errores del pasado y las tragedias que destruyeron miles de vidas a cuenta de la guerra que asoló varios países unas décadas antes.
¿Os suena? Sí, es normal, porque Laura Tárraga se empeña en retratarnos la Historia real a través de su imaginación, versionando y eligiendo elementos reconocibles de nuestra realidad para insertarlos en sus historias alternativas, puesto que ninguno de los lugares ni personajes existieron pero como si hubieran existido porque la sensación de estar leyendo nuestro propio pasado, aunque el país de Ordeos sea ficticio, es continua desde la primera página. Ahora imaginad que en ese país inventado, dentro de un conjunto de estados también inventados, comienza a extenderse una ideología fascista en la que los artistas y el arte, en general, de cualquier tipo (dibujar, escribir, tocar un instrumento, pintar, componer…) son vistos como el germen de todos los males que deterioran a la sociedad y que son el motivo de por qué la economía y el progreso van mal porque, claro, los artistas son unos vagos que se pasan los días en busca de inspiración y cuando la encuentran no aportan nada productivo. ¿Veis por dónde van los tiros?
La premisa es aterradora y se sirve sola para que no queramos soltar el libro ya que los paralelismos con nuestra realidad histórica son el combustible que nos impulsa a acercarnos más y más al desastre cuando aparecen en escena los Nantes, pertenecientes al partido en el poder y que poco a poco van extendiendo su régimen totalitario sin que nadie haga nada ante las atrocidades que están a punto de cometer para imponer su ideología. Y por si fuera poco, hay otro gancho con el que la autora se asegura de que no nos vayamos a hacer otras cosas en nuestro tiempo libre que no sea leer su libro: Ela comienza a experimentar "visiones" sobre la vida de Manuela, que no solo se limitan al subconsciente sino que produce cambios reales en su propia vida hasta llegar al punto de no saber qué recuerdos y hechos son reales y cuáles pertenecen a esa otra chica que vivió décadas antes que ella en un misterioso hotel alejado en un monte perdido al que, por supuesto, Ela no duda en ir a investigar apuntándose a las labores de voluntariado para restaurarlo, también coincidiendo con la Ecuménica, el evento que la tiene obsesionada.
Por otra parte, en esta novela hay cabida para todo tipo de sentimientos, ya que las relaciones son la base fundamental de Entre vidas y no solo las conexiones que se establecen entre unos y otros personajes, que tanto por la parte de Manuela como por la de Ela, son bastantes los secundarios que llegamos a conocer y reconozco que muy bien incluso si solo aparecen de pasada. La idea de la familia y la importancia del respeto hacia los parientes más cercanos está presente de forma constante en todo libro (por ejemplo, el respeto casi reverencial que siente Ela hacia su abuela, y que empieza a perder por el hermetismo con el que la anciana trata todo lo relacionado con la obsesión de su nieta: el pasado; o el deber que siente Manuela hacia el resto de sus hermanas y que la lleva a intentar mantener un trabajo aun cuando la situación en el país se está volviendo insostenible). Incluso tenemos también algunas pinceladas si no de romance, sí de sentimentalismo a flor de piel en varios de los capítulos con una evidente química entre dos personajes aparentemente imposibles de reunir.
Por lo demás, si habéis tenido ocasión de leer anteriormente a Laura Tárraga sabréis que tiene un estilo pulcro en cuanto a la forma y lleno de sentimientos en cuanto al fondo. Su manera de escribir te atrapa sin que pueda explicar muy bien cómo, ya que no destaca por tener muchos diálogos ni tampoco largos párrafos descriptivos, así que supongo que su secreto está en un equilibrio muy bien conseguido entre interacciones de personajes, descripciones de lugares o escenarios, y pensamientos y emociones internos de cada narradora, de forma que el ritmo de lectura no decae en ningún momento. Además, también hay que prestar atención a los varios guiños que, como viene siendo habitual en esta autora, hay como referencias a otras novelas de Laura Tárraga. Por supuesto, el final se encarga de tocar la fibra sensible aunque te propongas permanecer como un témpano y la sensación de haber leído una pequeña joya literaria dura varias semanas después de terminar el libro.
Para resumir, una historia muy original cuyo parecido con la realidad es pura coincidencia y sin embargo, sabemos que lo que pretende Laura Tárraga es hacernos reflexionar sobre el pasado y la importancia de no olvidar los errores. No dejo de asombrarme por la capacidad de esta autora para meterme dentro de sus creaciones, para emocionarme con sus personajes y para hacer de una trama en apariencia sencilla, una historia tan compleja en trasfondo y reflexiones como sutil a la hora de ejecutarla sin que nos demos cuenta. Así que aún no ha llegado el momento en que deje de recomendar leer esta o cualquiera de sus historias, pero si Entre vidas os llama la atención por la temática y las protagonistas os parecen interesantes, es una buena opción para comenzar a leer a esta prometedora autora.
Enlace: https://enmitiempolibro.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Ohanareader
 11 junio 2019
4 ⭐
La Ecuménica y el hotel Vista Roja unen a Manuela y a Ela sin que ellas se den cuenta. Manuela está harta de vivir bajo las cuatro paredes de su casa conviviendo con un padre borracho y decide buscarse la vida fuera del pueblo trabajando en el hotel Vista Roja. Por otro lado Manuela está obsesionada con la guerra de los años 40 en plenos años 80, se acerca el Memorial de la Ecuménica y su colegio decide hacer una excursión al hotel y ella se apunta de cabeza. Lo que no sabe es todo lo que se va a encontrar allí y todas las sensaciones que le va a provocar.
Esta historia es totalmente una maravilla de leer, la historia mejora por momentos y vemos el avance de los Nantes en la guerra y cómo los artistas están totalmente condenados por serlo. Me ha gustado mucho el desarrollo de la obra y el tema a tratar, me parece super novedoso y muy interesante, es algo que me ha enganchado totalmente a la historia.
En cuanto a los personajes tengo que decir que son todos una delicia, aunque sin duda los personajes que más me han gustado has sido Manuela, que no Ela, y Edu, un comandante Nante. Algo a destacar sobre los personajes es que no hay personajes buenos ni malos, blancos o negros, si no que son más bien grises, que no sabes lo que esconden detrás, ni los Nantes son tan malos... ni los del hotel Vista Roja tan buenos... Nos vamos dando cuenta que no todo el mundo es lo que parece.
Otro punto a destacar es sin duda el hecho del tema de los artistas. Los Nantes, Partido Democrático Dominante, los condenaban porque creen firmemente en el gen del artista, algo hereditario, y ellos odian a cualquier artista, ya sea músico, escritor, pintor... y por ellos todos deben ser condenados. Es algo que me ha llamado la atención y que a lo largo de la historia Laura lo describe muy bien y quizás... solo quizás los Nantes tuvieran razón y ese gen existía ¿o no?
Al final de la historia hay un relato extra que está narrado por Úrsula y por Piedad, desde su punto de vista y después de todo el Asedio y he de admitir que me ha gustado mucho ver esos puntos de vista, es otra forma de ver como han vivido esa historia bajo los ojos de otros personajes.
En conclusión, es una historia magnífica, narrada de una forma extraordinaria y totalmente novedosa. Viviremos la Ecuménica, la duda de Ela, nos posicionaremos del lado de los Nantes o de los Confederados... Una historia que te hace sentir y analizar punto por punto dicha trama
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
miriamfh_
 21 enero 2021
Tenía mil ganas de leer algo de Laura Tárraga, porque la sigo en redes sociales y porque sus libros tienen sinopsis que me llaman muchísimo. Y, desde luego, he descubierto a una autora de la quiero leer mucho más. Este libro era el único suyo que no conocía pero lo vi en Unlimited y fui directa a él. Y me he encontrado con una forma tan diferente de contar una guerra que todos conocemos que me ha gustado mucho.
Las dos protagonistas, Ela y Manuela, nos hablan de sus vidas marcadas por la guerra: una la vive en sus propios huesos (año 40), la otra vive obsesionada con ello a pesar de que muchos quieren olvidar (año 80). Separadas por muchos años de diferencias por marcadas por algo que cambiará sus vidas para siempre.
El libro contado en primera persona, con las dos voces protagonistas, siempre me parece un acierto, pues te incita a querer leer más para continuar con alguna de las historias. En mi caso, quería saber de ambas. Y es que necesitaba más información siempre, ya que me atrapó y quería saber siempre más y más, encontrar el punto de unión. Como narradoras, me gustaron muchísimo ambas, las cogí un cariño especial. Y como a ellas, al resto de personajes, que por uno u otro motivo siempre me interesaban y quería saber todas sus historias.
La historia que se nos cuenta, con un mundo más antiguo y otro más actual, que a veces te hace creer que sabes de qué habla y otras veces no, me pareció un acierto. No caer tal cual en los tópicos y hablarnos de la guerra de otra forma, sin hablarnos de ello tal cual, y haciéndonos imaginar. Cómo se desarrolla y tiene lugar todo en el Hotel Vista Roja durante la Ecuménica; cómo descubrimos las pequeñas secuelas de esto en la actual Berodia, Ordeos.
Además, sin comentar mucho más de la historia, la resolución que se da a todo me pareció realmente curiosa. Un toque distinto, fantástico incluso, que a mí me gustó bastante.
Y, sobre todo, fan del final, pues como decía me interesaba la historia detrás de todos los personajes y ese "Relato extra: Supervivientes" me dio la vida, dando a algunos secundarios la importancia que muchos merecen.
No quiero hablaros mucho más de la novela porque creo que deberíais adentraros en ella sin saber nada más pero, sin duda, muy recomendada para comenzar con la autora y descubrir su pluma.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (3) Añadir cita
miriamfh_miriamfh_22 enero 2021
Odio la falta de respuestas cuando tengo tantas preguntas.
Comentar  Me gusta         10
miriamfh_miriamfh_22 enero 2021
Odio el silencio cuando lo único que quiero es que todo estalle a mi alrededor.
Comentar  Me gusta         00
miriamfh_miriamfh_22 enero 2021
El paso de las páginas es la banda sonora de la biblioteca.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: olvidoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
201 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro