InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Noni


Noni
30 julio 2021
Escrito tras la crisis financiera de 2008, inmersos en la inseguridad total (económica, física, política), el autor hace una reflexión sobre esa sociedad (en realidad esta misma pues las cosas no han ido precisamente a mejor) tratando de encontrar respuestas a las preguntas que seguramente medio mundo se hace, y si no lo hace debería hacerlo: ¿Por qué resulta tan difícil imaginar otro tipo de sociedad? ¿Qué impedimento existe para concebir una forma de organización que beneficie a la mayoría? ¿Estamos condenados a pendular entre un mercado libre disfuncional y los consabidos horrores del socialismo?
Aparecerán grandes figuras del siglo XX como Keynes al que cita en innumerables ocasiones, Marx o Hayek, Reagan o Thatcher, y acontecimientos como las dos guerras mundiales precedentes, o el colapso financiero del 29, cualquier dato del pasado es relevante para tratar de entender el presente, y mucho más aún el futuro. Ya se sabe que el ser humano es el único animal que tropieza (no dos) varias veces en la misma piedra, en este caso, entiéndase, política.
Es indiscutible que cuanto más igualitaria sea una sociedad menos problemas tendrá. ¿Tan complicado es de entender? ¿Qué clase de políticos gobiernan el mundo en estos momentos? Según el, "una época de pigmeos". La historia de Occidente en el siglo pasado podría decirse que es la historia de los esfuerzos por resolver las dudas que llevarían a hacer de éste un mundo mejor, una sociedad mejor.
Judt rememora nuestro pasado, glorioso pasado, mencionando nuestro origen griego, en realidad los europeos somos hijos de los griegos, de su democracia, sistema con muchas carencias, si, mejorable, por supuesto, pero un pilar indiscutible de convivencia. Todos queremos una sociedad justa y buena...pero hay que ponerse de acuerdo en lo que significan esos dos términos.
No es cierto que lo más importante para una sociedad sea la libertad, es una quimera (el ejemplo más claro es China) lo que la sociedad quiere mayoritariamente es seguridad. Un régimen autoritario estable es más deseable que una democracia fallida (a la vista está tras la pandemia) ¿Esto es peligroso? Seguramente lo sea, pero hay que saber apreciar lo que se tiene antes de perderlo, no vale con apreciarlo cinco minutos antes de que se desmorone, hay que conservarlo. Nos hemos acostumbrado a vivir en democracia, pero éstas costaron mucho sufrimiento, mucha sangre, mucho tiempo...perderlas puede ser relativamente sencillo.
Vivir en función de los mercados no parece muy humano, y sin embargo miles de millones de seres humanos nos hemos acostumbrado, y otros muchos miles de millones quieren hacerlo. Pero calidad de vida no puede medirse solo económicamente, no lo es todo, aunque parezca que siempre ha sido así. Las páginas salmón (economía) de los periódicos, hace veinte años, apenas llegaban a dos o tres. Hoy tienen hasta un suplemento, son la parte central, y desde luego son mucho más de dos o tres. Si, hubo un tiempo en que la economía no era la pieza central de nuestra vida.
Si queremos un futuro mejor, debemos ser conscientes de que lo que tenemos, lo que tanto sacrificio costó, podemos perderlo.
Para Judt la respuesta está en la socialdemocracia, porque aunque no es ideal, es la mejor de las opciones que tenemos, y por último apela a los filósofos para que pasen de interpretar el mundo a transformarlo.
Buen análisis, libro escueto pero muy interesante.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES