InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 843398053X
Editorial: Editorial Anagrama (23/10/2019)

Calificación promedio : 3.58/5 (sobre 6 calificaciones)
Resumen:
Una novela única, ligera y honda a la vez, que indaga en las posibilidades del género para hablar sobre el cuerpo, el mundo y las estrategias siempre insuficientes con que intentamos cartografiarlos.

Al principio de Los errantes, la narradora esboza un autorretrato que es también una poética: «A todas luces yo carecía de ese gen que hace que en cuanto se detiene uno en un lugar por un tiempo más o menos largo, enseguida eche raíces. (…) Mi energía es... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG
Críticas, Reseñas y Opiniones (5) Añadir una crítica
Beatriz_Villarino
 06 febrero 2020
Los errantes es un libro completo, redondo, escrito con diferentes tipos de narrativa que, unidos a dibujos y mapas pretende ser el retrato más íntimo del ser humano.
Uno de los mayores temores del hombre es enfrentarse a la pérdida, de ahí que Olga Tokarczuk proponga una vida nómada, la vida más difícil porque, aunque supone no sentir un apego desmedido por algo o alguien, evita afrontar la amargura del deterioro desde el momento en que «la pérdida y el duelo se convierten el algo cotidiano». Otro temor que nos amenaza es no controlar lo que nos rodea. En una sociedad avanzada como la del siglo XXI tenemos la impresión de que todo lo dominamos; vivimos en la era de la comunicación… pero es solo impresión, de ahí que la autora nos anime a abandonar nuestra posición para mirar el mundo desde otro punto de vista, para conocerlo realmente, «el París al que llegan no se parece en nada a la ciudad que han conocido a través de las guías, las películas y la televisión».
En Los errantes subyace la necesidad de escuchar otras voces para que, al conjugarlas todas, podamos entender al ser humano. A través de lo cotidiano explora el interior del hombre, probablemente porque la autora es consciente de que no hay tantas diferencias entre nosotros «El postulado “una personalidad = una persona” siempre me ha parecido excesivamente reduccionista».
El viaje interior alude al exterior experimentado desde el tiempo interior, subjetivo, por eso Tokarczuk se prepara para enfrentarse a lo posible con la utilización gramatical del futuro. «Encontraremos allí de todo». El momento que más sorpresa causa en el lector es cuando toma conciencia de que no existe un espacio determinado ni un tiempo posible «Porque si el futuro y el pasado son infinitos, en realidad no existe ningún “tiempo ha” y, por supuesto, cuando afronta con lucidez el hecho de que el lugar no debemos tratarlo como algo donde tenemos que llegar con un fin determinado, «da igual dónde. Aquí. Aquí estoy». Este podría ser el objetivo principal del ser humano, estar para los otros, o para sí mismo, el cuándo y el dónde son lo de menos. Algo de contenido tan filosófico contiene sin embargo una pragmática usual, por eso durante la lectura, y en bastantes ocasiones, experimentamos cierto desconcierto, porque somos conscientes de que la idea de estar de manera continua en un mismo lugar nos sobrepasa; queremos conocer otros entornos aunque lleve aparejado cierto temor al intentarlo. Nos da miedo abandonar las comodidades a las que estamos acostumbrados, así que nos trasladamos con aquellas que nos aportarán la seguridad de lo conocido, «reproducción a menor escala de la vida sedentaria, como una miniatura de la misma, divertida y un tanto infantiloide». Nos da miedo encontrar nuestros orígenes, perder la certeza de lo que somos, en lo que creemos, «Apenas comenzaba su viaje, y se le veía bastante agobiado por todo ello».
Y a pesar de este desasosiego ¿por qué somos errantes? Creo que el desencanto con la sociedad en la que vivimos hace que busquemos otros modos de vida; en el fondo anhelamos una existencia sin prejuicios, sin pobreza, sin inconsciencia, sin opresión, sin crueldad. de ahí el movimiento constante que, persistentemente, desemboca asimismo en la miseria, en la mentira, dejando en el hombre la desesperanza del que añora, «Era necesario resignarse al hecho de que no volvería a haber ecosistemas cerrados. El mundo se había fundido en un solo lodazal».
Cualquier lector queda satisfecho al leer Los errantes; no solo podemos enlazar unos relatos con otros hasta concluir que nuestra vida es la que elegimos, que siempre podemos cambiarla sin huir de la que tenemos sino acercándonos a otra con ilusión, porque lo cierto es que nuestra actividad persiste y provoca sentimientos que van desde la confusión hasta la incomprensión o la pertenencia «Las playas de arena le pertenecían no en menor grado que sus propios pies y manos».
También podemos leer por separado alguno de los microrrelatos que lo forman, aspectos autobiográficos de la autora, biografías de personajes que, como Chopin, dejaron parte de ellos en varios lugares hasta ser ciudadanos del mundo, relatos de personas que, aun viviendo en un sitio determinado trasladaban su pasión a donde fuesen, cuentos imaginados, y tan reales, que retratan con ternura la vida cotidiana, tal como la vivimos, sin énfasis, porque no encontraremos en ella grandes situaciones, todo forma parte de lo ordinario, de lo sencillo. El efecto producido es lo que confiere la personalidad a cada protagonista y aporta, a su vez, la profundidad al escrito «Pagará facturas, hará la compra, irá a buscar recetas para Petia, al cementerio, y finalmente viajará al otro extremo de esa ciudad inmensa e inhumana para sentarse en la penumbra a llorar».
Hay relatos que se prestan a la exposición de cartas; es lo que ocurre al leer Viajes del doctor Blau, donde, no sin humor, expone la técnica de la plastinación algo con lo que, dado el amor que sentimos por nuestro cuerpo, cualquiera de nosotros debería estar de acuerdo, incluso los católicos más intransigentes pues «Jesús mostrando su carnoso corazón sangrante podría ser el patrón de la plastinación». Una vez asumido que existe un museo científico, leemos con estupor y angustia las tres cartas de Joséphine Soliman a Francisco I, emperador de Austria en las que expresa el dolor por la brutalidad absurda de aquellos que se consideran superiores a los demás «¿Basta con que una persona sea diferente, […] para que no le sean aplicables las leyes y costumbres socialmente aceptadas por todo el mundo?»
Casi todos los viajes que realizamos, y por ende los que aparecen en Los errantes, marcan la vida, de hecho la propia vida es un viaje metafórico. El viaje es el eje donde la autora ensarta temas como la búsqueda de la verdad, la felicidad, la espiritualidad o el empeño por corporeizar lo espiritual, la tristeza por la situación inferior de la mujer, la impotencia ante la violencia hacia menores, la crítica a la prensa amarilla, el maltrato animal…
La angustia de la duda, el deseo de no afianzarse en el presente tintado de oscuro pasado, la necesidad de cambio, son síntomas de fracaso personal que lleva implacablemente a la inadaptación social. de manera inquietante asistimos al permanente conflicto con la realidad, lo que lleva a soñar climas sombríos donde residimos mediatizados por el miedo y la crisis de identidad. Con el viaje soñado buscamos, como Kunichi, nuevas vías para afrontar el desmoronamiento personal «Espera poder llegar a Zagreb al anochecer y al día siguiente a Split. O sea, mañana verá el mar».
Debemos leer a Tokarczuk y asistir junto a esta reciente Premio Nobel a la exaltación de lo imperfecto, a la mirada escéptica de un mundo que no cambia tanto como nos gustaría.

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         54
queridobartleby
 05 febrero 2020

En el libro de Tokarczuk encontramos notas de viaje como una especie de diario, relatos diversos y algunos textos breves a modo de ensayos.
En los primeros textos Olga nos muestra apuntes biográficos, en relación a sus padres y autobiográficos, sus estudios de Psicología y su cambio de rumbo al decantarse por la escritura. Define también la directriz que rige su vida, en torno al movimiento, al nomadismo, al viaje; directriz que determina el cuerpo del libro:
"A todas luces yo carecía de ese gen que hace que en cuanto se detiene uno en un lugar por un tiempo más o menos largo, enseguida eche raíces. Lo he intentado muchas veces, pero mis raíces nunca fueron lo suficientemente profundas, y me tumbaba la primera racha de viento. Tampoco he sabido germinar, desprovista de esa capacidad vegetal. No me nutro de la savia de la tierra, soy lo contrario de Anteo. Mi energía es generada por el movimiento: el vaivén de los autobuses, el traqueteo de los trenes, el rugido de los motores de avión, el balanceo de los ferrys."
No es de extrañar que los peregrinos sean parte central de sus textos, el peregrinaje solitario, como el contenido en "Características de un peregrino":
"Un viejo conocido me ha dicho que no le gusta viajar solo. Aduce que cuando ve algo extraordinario, nuevo, bello, desea tanto compartirlo con alguien que se siente infeliz si no tiene con quién hacerlo.
En mi opinión, no tiene madera de peregrino."
Tiene fascinación por las malformaciones, especie de padecimiento diagnosticado como Síndrome de desintoxicación perseverante, "la conciencia insiste en regresar una y otra vez a ciertas ideas o, incluso, en buscarlas compulsivamente". Continúa explicando "En el Síndrome":
"Mi sintomatología se resume en que me atrae todo lo defectuoso, imperfecto, roto. Me interesan las formas amorfas, los errores en la obra de la Creación, los callejones sin salida. Aquello que por una u otra razón se ha quedado a medio camino en su desarrollo, o que, por el contrario, ha excedido los límites de lo previsto. Todo lo que se aparta de la norma, lo que es demasiado pequeño o demasiado grande, exuberante o incompleto, monstruoso y repulsivo. Formas que descuidan la simetría, que se multiplican, crecen a lo ancho, se reproducen por gemación o, por el contrario, las que reducen lo múltiple a la unidad."
Dicho interés por la Anatomía y la deformidad llevan a Olga a peregrinajes por exposiciones y Museos de Historia Natural, como apunta en "Kunskammer":
"Mi peregrinación es siempre en pos de otro peregrino. En esta ocasión reconocí inmediatamente la tierna mano de Charlotte. En un tarro alargado, con tapa, que recordaba a una escultura, flotaba un pequeño feto con los ojos cerrados, suspendido de dos crines de caballo. Sus minúsculos pies tocaban lo que quedaba de la placenta, coloreada en rojo. Cubría el tarro una diminuta naturaleza muerta de los fondos marinos: todo se asociaba al mar, incluido el principal protagonista de esa representación: el feto. Provenimos todos del agua. Por eso Charlotte debió de adornar la tapa de pizarra con conchas, estrellas de mar, corales y esponjas, y el centro, para el disfrute del ojo, con un caballito de mar seco, un hippocampus.
También me impresionó otro espécimen: gemelos siameses conservados en agua estigia y a su lado su esqueleto disecado. Qué demostración de economía de materiales: dos piezas de museo obtenidas de un mismo cuerpo duplicado."
Presenta ciertas semejanzas la escritura de Tokarczuk con la de Sebald, ambos incluyen imágenes y mapas en los libros y narran de forma similar, pero se diferencian en los contenidos; Sebald fijaba su atención en la Arquitectura, en los objetos y la Historia y el tema del Holocausto.
Algunos relatos se remontan en la Historia, como el dedicado al anatomista flamenco del siglo XVII, Philip Verheyen, que dio nombre al talón de Aquiles. Sufrió la amputación de una pierna y a raíz de los dolores experimentados en la falta del miembro, el desconocido por aquel tiempo, síndrome del dolor fantasma; dedicó su vida a analizar y diseccionar el miembro amputado.
Al siglo XVIII pertenece el referido a Angelo Soliman, esclavo africano que con sus preceptores llegó a adquirir gran erudición en la corte vienesa. Para su desgracia éstos fallecieron y cuando murió él, el emperador Francisco I lo disecó y expuso en el Gabinete de Curiosidades.
Recoge Olga unas supuestas cartas de súplica de la hija de Soliman al emperador Francisco I, para poder dar sepultura a su padre: "Tanto yo como numerosos amigos de mi padre, que en paz descanse, que ya han escrito a Vuestra Majestad respecto a este asunto, os rogamos nos devolváis el cuerpo de mi padre y permitáis que le demos cristiana sepultura."
Sobresalen algunos relatos largos secuenciales, como el referido a "Kunicki", relato perturbador donde en unas vacaciones en una isla desaparecen su mujer y su hijo y reaparecen al cabo de varios días sin explicaciones, desestabilizando a Kunicki; como también el que da título al libro, donde Ánnushka madre de un hijo enfermo y un marido traumatizado y medio alcoholizado, aprovechando la ayuda de su suegra, descubrirá placer en el vaivén del metro y junto a una mujer indigente vagará por las calles demorando el regreso a casa. La mujer dirige a Ánnushka estas palabras: "Muévete, no pares de moverte. Bienaventurado es quien camina.".
Con una prosa intimista y lírica, Tokarczuk entrega un libro pleno de digresiones filosóficas donde la errancia sin destino ni regreso, el permanente movimiento, las notas de hotel, de aeropuertos, de estaciones y embarques, junto a la cartografía del mundo y del cuerpo humano; encuentran su razón de ser.
En el relato, "El Corazón de Chopin", Olga narra los últimos momentos de Chopin y su deseo de ser enterrado en Varsovia. Su cuerpo fue enterrado en París, pero su hermana pudo depositar el corazón en la iglesia de Santa Cruz de Varsovia:
"Fryderyk siempre había repetido que quería ser enterrado en su tierra, y como sabía que no tardaría en morir, planeó cuidadosamente su muerte. Y su entierro."
Editorial: Anagrama, Edición 2019
Colección: Panorama de Narrativas
Crítica y música de Chopin en el blog:
Enlace: https://www.offthehook.es/20..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         42
Ferrer
 12 abril 2020
La activista y escritora polaca Olga Tokarczuk (n. 1962), Premio Nobel 2018, era una desconocida para la mayoría de los lectores antes de ganar el celebérrimo premio sueco, a pesar de estar traducida a treinta idiomas y haber recibido el Man Booker International por la novela "Los errantes" (Anagrama). Su prestigio no traspasó la frontera polaca hasta el citado galardón. Feminista, militante en la izquierda ecologista y psicoterapeuta retirada que dio sus primeros pasos en la literatura con "El viaje de la gente-libro" (inédita en castellano), no probó las mieles del éxito en Polonia hasta su tercer libro "Un lugar llamado antaño" (Anagrama, 2020), que conforma junto a Los huesos de los muertos (Siruela, 2016) la tríada de libros disponibles en castellano.
Mediante una estructura fragmentaria, la autora polaca nos habla, entre otros, de los avatares de Kunicki que perdió a su esposa e hijo en una isla croata, de una mujer que quiere reencontrarse con su primer amor, del doctor Blau y su encuentro con la viuda del profesor Mole con el fin de aprender sus innovadoras y envidiadas técnicas, anatomista este enlazado con la historia del grabador Philip Verheyen (descubridor del telón de Aquiles) y su pierna amputada. Son más de un centenar de textos breves, como el espléndido “Harén (relato de Menchu)”, muchos de ellos vinculados y entretejidos por lo que no podemos hablar de mera acumulación. Si en “Irkutsk-Moscú” y en “Drama y acción” el lector se queda con ganas de más, “Vendedores de nombres” muestra una jocosidad aquietada, “Movilidad es realidad” resulta preciso en su reducida extensión y “Los errantes” con Ánnushka de protagonista evidencia una destreza narrativa para felicidad del lector; si “Pureza de sangre” posee un final rotundo, el de “La mano di Constantino” inquieta y perturba y el de “Ballenas. Ahogarse en el aire” contiene una ácida crítica sin tapujos. Algunos de los inicios de los textos son: “Mi peregrinación es siempre en pos de otro peregrino”, “la historia de mis viajes es solo la de mis dolencias”, “borro de mis mapas todo lo que me hiere”, “hice mi primer viaje a través de los campos, a pie”, “cuando salgo de viaje desaparezco del mapa”, “un viejo conocido me ha dicho que no le gusta viajar solo” y “tiene la maleta hecha desde hace unos días”, frases que bien podrían ser microrrelatos y que de igual modo definen el palpitar del volumen.
Este es un libro conformado por una prosa híbrida entre el mosaico y el puzle o, como la propia autora ha definido su obra, una “novela de constelaciones” con dosis de certera reflexión, de exhortación contra el abuso de poder (entre otros) y sin tentaciones manieristas. Entre la sugestión y el entusiasmo, la novelista polaca recrea la vida y la presenta como una verdad creíble, rica en estímulos emotivos y esterilizada por una capacidad creativa sensible y valiosa. La autora se aleja de la narrativa que se enroca en el yo, tan frecuente últimamente, y apuesta claramente por el poder de la fantasía, la evocadora fuerza de la imaginación. Para el francés Émile Zola, el novelista está formado por un observador y un experimentador y Tokarczuk lo es, porque ella arriesga y se aleja de lo convencional con acierto al mezclar la lucidez de la prosa elaborada y brillante con el deslumbramiento pirotécnico sin que el segundo llegue a cegar a la primera.
La vida como un viaje para lograr una experiencia más o menos indemne con la que llenar un vacío y saborear el siempre peculiar trago de la existencia, porque este viaje no es solo a diversos lugares más o menos variopintos, sino al interior de unos peculiares personajes convertidos en nómadas. Una buena lectura que hay que paladear.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Charocregocastano
 23 julio 2020
Este es un libro difícil de definir: ¿es una novela? ¿es una recopilación de relatos? ¿es lo que ahora se llama una autoficción acompañada de algunos relatos o, por el contrario, unos relatos acompañados de unos paratextos en los que la autora es la narradora y protagonista? No lo sé, sinceramente. Los ocho o nueve relatos son estupendos, bien escritos, con personajes convincentes y tramas interesantes. Los paratextos, centrados en dos temas fundamentales: el viaje y el cuerpo humano, carecen, para mi gusto, de interés. Además, en esos paratextos, el yo de la autora está demasiado presente: lamentablemente el narcisismo es una de las plagas más persistente de la creación literaria actual.
Comentar  Me gusta         10
Olaya
 17 septiembre 2020
Mi manía de no leer de qué van los libros y fiarme de otras cuestiones, hizo que me encontrase con algo que no era del todo una novela. ‘Los Errantes' recopila diferentes notas, pensamientos y relatos que la autora ha ido escribiendo en los últimos años en diferentes lugares. Los aviones son un escenario repetido y, con ellos, los viajes.
Para mí no ha sido un libro fácil en muchas ocasiones. Lo he ido dejando y volviendo a lo largo de las últimas semanas, mientras lo intercalaba con otros libros. Muchas veces no conectaba con los relatos o simplemente me perturbaban. Finalmente, conseguí engancharme y entender el libro en todo su conjunto.
Comentar  Me gusta         10

Las críticas de la prensa (3)
Telam22 febrero 2020
De forma inquietante y sorprendente, la escritora polaca Olga Tokarczuk, galardonada con el Premio Nobel de literatura en 2018, aborda desde el ensayo y la ficción relatos acerca de viajes y otros, donde el cuerpo humano se transforma en un territorio de exploración.
Leer la crítica en el sitio web: Telam
confabulario06 enero 2020
Los errantes de Olga Tokarczuk es una recopilación de historias, cuentos, poemas y pensamientos acerca de la idea del movimiento continuo del ser humano.
Leer la crítica en el sitio web: confabulario
elperiodico11 noviembre 2019
En 2018 se tradujo al inglés 'Los errantes', cuya edición polaca es de 2007, y ganó el premio Booker, lo que agilizó su difusión internacional. El título original, 'Bieguni', alude a los fieles de una antigua secta que sostenía que solo el viaje constante permitía escapar a la maldad del diablo.
Leer la crítica en el sitio web: elperiodico
Citas y frases (7) Ver más Añadir cita
queridobartlebyqueridobartleby28 enero 2020
A todas luces yo carecía de ese gen que hace que en cuanto se detiene uno en un lugar por un tiempo más o menos largo, enseguida eche raíces. Lo he intentado muchas veces, pero mis raíces nunca fueron lo suficientemente profundas, y me tumbaba la primera racha de viento. Tampoco he sabido germinar, desprovista de esa capacidad vegetal. No me nutro de la savia de la tierra, soy lo contrario de Anteo. Mi energía es generada por el movimiento: el vaivén de los autobuses, el traqueteo de los trenes, el rugido de los motores de avión, el balanceo de los ferrys.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
queridobartlebyqueridobartleby30 enero 2020
Un viejo conocido me ha dicho que no le gusta viajar solo. Aduce que cuando ve algo extraordinario, nuevo, bello, desea tanto compartirlo con alguien que se siente infeliz si no tiene con quién hacerlo.
En mi opinión, no tiene madera de peregrino.
Comentar  Me gusta         40
queridobartlebyqueridobartleby01 febrero 2020
Mi sintomatología se resume en que me atrae todo lo defectuoso, imperfecto, roto. Me interesan las formas amorfas, los errores en la obra de la Creación, los callejones sin salida. Aquello que por una u otra razón se ha quedado a medio camino en su desarrollo, o que, por el contrario, ha excedido los límites de lo previsto. Todo lo que se aparta de la norma, lo que es demasiado pequeño o demasiado grande, exuberante o incompleto, monstruoso y repulsivo. Formas que descuidan la simetría, que se multiplican, crecen a lo ancho, se reproducen por gemación o, por el contrario, las que reducen lo múltiple a la unidad.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
FerrerFerrer12 abril 2020
Abril en la autopista, haces de sol rojo sobre el asfalto, el mundo aparece primorosamente cubierto por el glaseado de la lluvia recién caída: un pastel de Pascua. Es Viernes Santo, anochece, voy conduciendo por algún lugar entre Bélgica y Holanda, no sé exactamente en qué país estoy, pues la frontera se ha difuminado, por falta de uso, se ha borrado por completo. En la radio suena un réquiem. Al llegar al Benedictus, se enciende el alumbrado a lo largo de la autopista, como queriendo validar la involuntaria bendición que me transmite la radio.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
Beatriz_VillarinoBeatriz_Villarino07 febrero 2020
Con el paso de los años, el tiempo se ha ido convirtiendo en mi aliado, como lo es para todas las mujeres: me he vuelto invisible, transparente.
Comentar  Me gusta         30
Videos de Olga Tokarczuk (5) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Olga Tokarczuk
«De los pocos escritores- europeos verdaderamente notables del último cuarto de siglo» (The Economist).
"Los errantes" de la escritora y ensayista polaca Olga Tokarczuk, es una obra compuesta por relatos, novelas, ensayos y poemas, tan inquietos como perturbadores, y en esta ocasión, el periodista Mael Vallejo nos habla de este libro galardonado con el Premio Man Booker Internacional.
Y este es uno de los LIBROS DE LOS QUE TODO EL MUNDO HABLA.
otros libros clasificados: nobelVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG





Test Ver más

El juego de los títulos

Lleva un nombre femenino que se ha convertido en símbolo de la adolescencia y la picardía

Enma (Falubert)
Lolita (Nabokov)
Eva (Pérez Reverte)

12 preguntas
197 lectores participarón
Crear un test sobre este libro