InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Antonio-Prometeo Moya Valle (Traductor)
ISBN : 8418128437
Editorial: Duomo ediciones (19/10/2020)

Calificación promedio : 4.39/5 (sobre 22 calificaciones)
Resumen:
DE LOS LUGARES MÁS OSCUROS, NACE UN VIAJE HACIA LA ESPERANZA



Inspirada en la labor humanitaria de Nicholas Winton, que salvó a cientos de niños del Holocausto


En la Praga de 1939, la joven Eva sabe que la única manera de salvar a su pequeña Miriam de los nazis es enviándola lejos, muy lejos, incluso si eso significa no volver a verla jamás. La niña, sola, sube a uno de los trenes que la alejará, como a muchos otr... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (22) Ver más Añadir una crítica
lourdesmateo88
 24 noviembre 2020
La niña del andén es una novela de ficción histórica, inspirada en unos hechos reales del que tuvo conocimiento la autora por casualidad. Gill Thompson empezó interesándose por la historia de Nicholas Winton que rescató a centenares de niños checos ante las narices de los nazis:
–Hay un británico que ayuda a traer niños de Checoslovaquia –dijo cuando él reapareció y tomó asiento.
–Ah, sí. Me han hablado de él. Winton. Un buen tipo. Es de aquí.
–Desde luego. Creo que es agente de bolsa. –Aquello impresionaría a Hugh–. Pero aparcó el trabajo para ir a Praga y rescatar a esos niños.

Por otra parte también conoció la existencia de un campo de concentración, el de Terezín en Checoslovaquia, en el que se permitía a los presos judíos realizar distintas actividades artísticas y culturales, como por ejemplo organizar conciertos. Con esto y con otro suceso real, (que por supuesto no voy a desvelar), es con lo que la autora se inspiró para escribir esta emotiva y extraordinaria historia protagonizada por mujeres. Mujeres muy diferentes, de distintas religiones y orígenes. Por un lado Eva, de Praga, Checoslovaquia y judía. Por el otro Pamela, de Londres, Inglaterra, cuáquera y casada con un funcionado del Ministerio de Exteriores Inglés. Se alternarán las dos historias y sus vidas se cruzarán en un momento crucial para ambas. Pero vamos al principio. La novela empieza con lo que le ocurrió en Praga en 1930 a Eva, una joven judía de tan solo 16 años, estudiante de piano, ganadora de todos los certámenes infantiles en los que había participado y con un futuro prometedor como pianista. Por no llegar tarde a casa después de las clases de piano, decide tomar un atajo y pasar por el cementerio. Allí se encontrará con un grupo de las Juventudes Hitlerianas y sucederá algo que marcará su vida.
Después de este prólogo, la novela se divide en tres partes: la primera va de 1933 a 1939, con una Praga ocupada por los nazis y unos intentos por parte de los países europeos de evitar la guerra con Alemania. La segunda parte abarca los años de la guerra, del 1939 al 1944, los últimos momentos del nazismo y la tercera cuenta el final y los primeros años de la posguerra, de 1944 a 1950.
Conoceremos a las dos familias que protagonizan la novela, la checoslovaca y la inglesa. Han pasado los años y Eva se ha casado con Josef Kolischer, un hombre viudo, químico y 20 años mayor que ella. Tienen una hija, Miriam, que es todo para ella. Ya no toca el piano y aunque intenta que su hija siga sus pasos, la niña tiene una hermosa voz y prefiere cantar. La situación de su país, ocupado por los alemanes, se complica cada día más para los judíos. Aunque Josef confía en que su trabajo y la importancia de sus investigaciones les salve, Eva no se fía, y decide por su cuenta sin contar con su marido, salvar a su hija de los nazis. En cuanto se entera de que un caballero británico llamado Nicholas Winton, organiza la salida del país de niños judíos, a los que les busca una familia de acogida en Inglaterra, Eva no duda en acudir a él. Decisión dura y difícil de tomar para una madre, que marcará sus vidas pero sobre todo la de Miriam, que en ese momento contará con tan solo 5 o 6 años. Pero por mucho que le cueste separarse de ella, sabe que es lo mejor para su hija.
Encontraba insoportable incluso pensar en lo difícil que tenía que ser para ellas entregar a sus hijos.
No era lo único a lo que iba a tener que acostumbrarse. Por ejemplo, a no tener a su madre para arroparlo en la cama, a no rezar con sus padres, a estar lejos de casa, de su pueblo, de sus amigos. ¿Y quién sabía durante cuanto tiempo?
Al mismo tiempo conoceremos a la familia Denison compuesta por Pamela, Hugh y su hijo Will de 11 años. Son cuáqueros y tienen una buena posición social. Él trabaja en el Ministerio de Exteriores y conoce bastante bien la situación política de Europa. Tiene que viajar por asuntos de trabajo a Checoslovaquia y Pamela propone acompañarle y aprovechar el viaje para ir los tres juntos a esquiar unos días. Una vez allí Pamela se rompe la pierna en un accidente esquiando y tiene que permanecer ingresada en el hospital unas semanas. Tendrá que quedarse sola, ya que ellos tienen que volver a casa y así es como tomará contacto con las gentes y el idioma. En cuanto regresa a casa hará todo lo posible por ayudar y aportar su granito de arena con labores humanitarias, formando parte del Comité de amigos de los refugiados. Conocerá el trabajo de Nicholas Winton y su labor salvando a niños judíos del horror nazi. Formará parte de uno de los viajes en tren a Praga, vivirá la angustia de las madres que como Eva tendrán que separarse de sus hijos sin saber si alguna vez volverán a encontrarse. Allí en la estación se encontrará con Eva y Miriam. Pamela se encargará de acompañar a la niña en el tren y al no aparecer ya en Inglaterra la familia que la iba a acoger, ella se encargará de su cuidado.
Esperaba sinceramente que cuanta más influencia consiguiera Hugh, más ayuda pudieran prestar a aquellas pobres familias perseguidas.
Comprendió que volvía a sentirse cuáquera. Por fin empezaba a desvanecerse la culpabilidad de las soluciones de compromiso, incluso de la hipocresía, por decirlo claramente. Hugh ponía su grano de arena en el Ministerio de Asuntos Exteriores; ella rescataba refugiados. Por fin trabajaban como un equipo.

Durante los años de la guerra esos niños vivieron con familias inglesas del interior, en granjas o colegios, lejos del peligro, pero muchos de ellos no volvieron a ver a sus familiares después de la guerra.
En la segunda parte conoceremos la distinta manera en que viven la guerra de las dos familias, por un lado los Deninson y Miriam en Inglaterra, y por el otro veremos el destino de los Kolischer, en Praga primero y después en el campo de concentración de Terezín, en el que Eva volverá a tocar el piano. También conocerá a Hanna, una joven que se convertirá en su alumna y en alguien muy importante en su vida.
–Tráeme los abrigos –dijo–. Las estrellas son insignias de honor. Las llevaremos con orgullo.
¿Qué era la música para ella ahora? Ya no le quedaba ni rastro de vanidad. Ya no tocaba para que los demás admiraran su habilidad. Tocaba para que olvidaran sus angustias, para transportarlos a un mundo de paz y belleza, para conducirlos a un lugar donde todo era posible, aunque solo fuese durante una hora, por muy abatidos y agotados que estuvieran a causa del trabajo cotidiano.

En La niña del andén podemos encontrar tanto lo bueno como lo malo, personas capaces de lo mejor y de lo peor. La solidaridad frente a la injusticia nazi y la crueldad de los campos de concentración. El amor de una madre que renuncia a su hija para salvarla de un destino incierto. Y cuando piense que ya no le queda nada por lo que vivir se reencontrará con su gran pasión: la música. En el campo de concentración de Terezín se permitía a los presos (después del trabajo) tener una relativa vida cultural, con biblioteca, clases para los niños y hasta se impartieron conferencias, ya que se encontraban allí un nutrido grupo de científicos y de artistas. Se formó una orquesta y un coro y llegaron a celebrar conciertos y representaron óperas, como la que narra la novela. También rodaron películas de propaganda nazi sobre la vida de los judíos en el campo.
La niña del andén es una novela que aun siendo ficción cuenta con un base real, la autora se ha documentado y recreado esos hechos con una gran sensibilidad. No puedes evitar sentir la angustia de esa madre, de sentir empatía con ella. Debe ser muy duro tener que tomar una decisión tan importante como esa. También me ha gustado el trabajo que realiza Pamela y su buen corazón, pero para mí la vida de Eva es la que más me ha conmovido y emocionado.
La niña del andén es una novela conmovedora y emotiva historia que te atrapa desde el principio, basada en hechos reales, donde el amor y la solidaridad se enfrentan a la maldad.

Enlace: https://lasmilyunahistoriasd..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
LuciaNN
 27 abril 2021
La niña del andén, novela de ficción histórica que tal y como nos cuenta la autora al final del libro es la nota, esta inspirada en hechos reales, y además unos hechos que descubrió investigando la historia de Nicholas Winton que se dedicaba a rescatar a niños checos de los nazis.
Investigando, también descubrió que en el campo de concentración conocido como Terezin, que se encuentra en Checoslovaquia, se les permitía a los presos, realizar actividades artísticas, como escuchar y tocar música, incluso dar conferencias sobre temas científicos…
Asique la autora se inspiro para escribir esta novela, en estos hechos y alguno más, una novela entrañable y sobretodo donde destacan las mujeres, algo que me encanta que cada vez más haya en las novelas. Mujeres muy diferentes, de distintos sitios y religiones.
Por un lado tendremos a Eva, en Praga y judía, madre de Miriam, y por el otro tendremos a Pamela, en Londres y cuáquera. Los capítulos van alternando las historias, hasta que llega un momento en que ambas se unen y todo se relaciona.
La novela comienza con un prologo que la verdad, promete mucho para la historia, Eva con tan solo 16 años, regresa a su casa después de su clase de piano, decide tomar un atajo y allí tendré un encontronazo con un grupo de chicos que pertenecen a las Juventudes Hitlerianas, un encontronazo que marcara su vida para siempre.
A partir de ahí iremos conociendo a las dos protagonistas y sus familias, sus historias, como por un lado Eva y su familia lucharan por evitar a los nazis y como tiene que pensar fríamente y poner a salvo a su hija, de la peor forma para una madre… y por otro lado, tendremos la lucha de Pamela, una lucha diferente, ayudando a niños y a familias que llegan a Londres…
Una novela donde se ve la crueldad de los campos de concentración, el amor de una madre por sus hijos tras tener que renunciar a ellos para salvarlos, la pasión por algo que habías dejado apartado. Como ya he dicho aunque es ficción, se basa en hechos reales, la autora esta documentada y ha creado esta historia de una forma muy sensible.
Recomiendo esta novela a todos los que nos apasiona este tema, y para aquellos que quieran leer algo sobre esta temática que tanta variedad tiene, una historia muy sensible y conmovedora.
Por poner alguna pega, hay algunas cosas que me han podido fallar en el final, y algo que echaba de menos era saber más sobre el tiempo, no sabia el tiempo que pasaba o e nque año estábamos exactamente cuando se contaba la historia.
Muy recomendable y otra historia sobre esta época que se quedara en mi memoria como un gran libro.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
stanislava_velinova
 26 marzo 2021
Hay lecturas que por X o por Y marcan la diferencia. Muchas veces lo que más influye no es solo cómo está escrito dicho libro, sino cómo consigue llegar al lector tocando aquellas fibras escondidas tan profundamente haciéndole sufrir a la par con los personajes que relatan su historia. Hoy, mi reseña va sobre una historia dura, triste pero aún así llena de esperanza y muy conmovedora. Es una narrativa basada en una historia real que a posteriori nos da una perspectiva sobre la cual reflexionar.
La niña del andén” de Gill Thompson es de esos libros que nos enganchan desde la primera página, desde la primera línea escrita y no nos suelta hasta que lleguemos al final buscando y necesitando saber “qué es lo que ha pasado”, “dónde y cómo ha terminado todo”. Es de ese tipo de lecturas que consiguen transportarnos al lugar sobre el que cuentan y experimentar cada uno de los sentimientos y emociones que se describen por parte de los distintos personajes.
He leído muchos libros sobre la Segunda Guerra Mundial y, más concretamente, sobre Auschwitz-Birkenau. Todas han sido por lo general o historias autobiográficas, o relatos basados en hechos reales - mismamente “La bailarina de Auschwitz” de Edith Eger o “Una canción de cuna” de Mario Escobar. Como no quiero desviarme simplemente os diré que os recomiendo al 100% estas dos lecturas, porque son muy bonitas. El primer libro abarca toda la historia de la mismísima autora desde antes de ser llevada al campo de exterminio hasta después de haberse salvado. Cuando leo este tipo de historias me ayudan mucho a ver que incluso el trauma más oscuro y profundo puede ser sanado con el tiempo si uno lucha por ello. Son historias inspiradoras y llenas de mucha emoción que al final nos enseñan la realidad cruda y a lo que es capaz el ser humano conducido por el odio e ideologías extremas que se intentan imponer en las sociedades.
En este caso la historia no se sitúa en el campo de exterminio tan conocido por todos nosotros sino en otro que, de hecho, era la primera vez que oía hablar sobre él – el campo de concentración de Terezín. La historia se desarrolla en tercera persona, por lo que la escritora nos permite poder dar cuerpo a todo el entorno y los personajes ya que no se centra solamente en las emociones de las protagonistas. Es un punto de vista que nos permite englobar varias perspectivas y no solo de quien cuenta la historia. El libro está dividido en tres partes y nos traslada a dos entornos e historias paralelas – la de Eva y Pamela. Esa forma de trazar la línea nos da conocimientos y una visión mas completa sobre cada acción y reacción. La historia pasa por tres momentos clave – el antes, el mientras y después de la guerra.
Eva es una judía que vive con su familia en la Praga de 1939. Ella piensa y se apoya en el trabajo de su marido quien desarrolla una labor a favor de los alemanes, sintiéndose relativamente segura y a salvo. Su hija Miriam es pequeña, pero la guerra va dando paso rápido y ante la incertidumbre y el miedo Eva decide enviarla lejos para salvarla. Existen los llamados “Kindertransport” que son trenes que trasladaban a muchísimos niños enviándoles a familias de acogida fuera de los lugares directamente afectados por la guerra. Pamela es una mujer inglesa que decide ofrecerse como voluntaria para poder ayudar a salvaguardar a los pequeños e intentar ahorrarles al máximo el terror sobre el cual se cuenta en susurros llenos de miedo y temor. A lo largo del libro observamos qué es lo que pasa con cada una de las protagonistas a dónde les lleva su camino y si consiguen salvar sus vidas.
Es una narrativa que, aunque sea dura y triste de leer, en el fondo está llena de mucha esperanza. Somos espectadores de la lucha y la fuerza de voluntad de aquellas personas que entraron en la boca del lobo y sabían que la probabilidad de salir ilesas era casi nula. Pero eso no les frenó para intentar ayudar y proteger a los más débiles y quienes más lo necesitaban. Gill Thompson nos “regala” esa pequeña parte de un mundo cubierto de terror y atrocidades, donde también puede existir la esperanza por peligrosa que sea. Es una historia que nos hace reflexionar sobre a lo que somos capaces de hacer y el daño que podemos infligir consciente o inconscientemente. Se basa en las actividades voluntaria por parte de Nicholas Winton quien salvó a más de 650 niños durante la guerra. Os recomiendo este libro porque la escritora consigue trazar las palabras de tal manera que nos encadenan hasta la última palabra sin poder soltarlas. Es una lectura emotiva y repleta de amor de madre a hija y de una lucha constante en la cual uno no puede darse por vencido si lo que busca es una mejor vida, pero también crear un mejor mundo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
LEMB
 19 noviembre 2020
Todos a los que nos gusta mucho leer ficción coincidiremos en que muchas de las novelas en las que nos adentramos cuentan una historia ambientada en la II Guerra Mundial. Es inevitable. Fue un momento tan convulso, desgarrador, desesperanzador y malvado, en el que millones de vidas anónimas se aniquilaron por lo que eran o, más bien, por lo que representaban, que es lógico, y necesario, que se escriban historias inspiradas en esos días, en esas personas, y que pudieran ser reales. Ya sabes lo que dicen, la realidad supera la ficción, y, sin duda, hay una historia detrás de cada muerte, desaparición, pérdida u olvido.
La niña del andén es otra de estas historias. La autora, en un epílogo final, nos dice lo qué le inspiró a escribir esta historia de mujeres que toman decisiones y aceptan sus pérdidas; tres hechos reales que actuaron como vértices de un triángulo formando el escenario por el que van a deambular los personajes de esta novela. El primero de ellos fue la labor de Nicholas Winton, que aparece como un simple cameo en la misma novela, para sacar a cientos de niños judíos de Praga y refugiarles en casa de acogida en Inglaterra. Los otros dos hechos reales forman parte del camino que toma esta novela, y no querría adelantároslos, así que los dejo en el aire.
La novela se divide en tres partes: antes de la guerra (1933 - 1939), durante la guerra (1939 - 1945) y después de la guerra, estructurando perfectamente lo que ocurre en esta historia con sus personajes, primero en Praga, con Eva como protagonista, y lo que le lleva a ser una tranquila y callada mujer casada, dejando atrás su amor por el piano y por la música, y también en Londres, donde otra ama de casa, casada con un miembro del gobierno, intenta buscar su lugar en la sociedad ayudando a refugiados, sin dejar de lado sus ideales cuáqueros, a la vez que tiene muy presente las consecuencias de la I Guerra Mundial.
Sin utilizar vocabulario excesivamente intenso ni dramatizar los momentos que narra, quizá el dolor viene más por la propia empatía del lector. Es fácil sentirse cerca de ellas, como madre, como hija, como familia y como mujer.
Motivada por el título, yo pensaba que iba a acompañar a esta niña en ese camino desde el peligro hasta lo que se supone libertad, pero cuando llevaba avanzado un tercio del libro, me di cuenta de que no era así. Esta novela va de esas personas que ven su vida truncada por la ocupación nazi de su ciudad o por la guerra en sí. Comienza, más o menos, con esa decisión de separación de una madre para que, a pesar de lo que le dicta el corazón, poner a su hija a salvo. A partir de ahí, recorreremos la Guerra para una familia judía checoslovaca, para una familia británica y para los hijos de ambos. Leeremos, como ya os he dicho, sobre la separación y la dificultad de esas decisiones, humanizando así el conflicto.
A pesar de ciertas carencias dramáticas, al final sí se consigue la emoción por lo que significa la pérdida para algunos y el encuentro para otros. Es verdad que se apoya en las casualidades pero lo he visto totalmente aceptable. La historia está bien si te gusta este género. Carece de algo que la encumbre pero es una lectura muy agradecida, y curiosamente tranquila. Me he sentido muy bien por leerla. Creo que lo más maravilloso que he sacado en claro de este libro es ver cómo el arte, centrado en la música, puede elevar el espíritu y puede proteger los recuerdos y engrandecerlos. Ese amor por la música, para usarlo de diferentes maneras, refleja lo que de verdad sintieron muchas de las víctimas de la Guerra.
No sé si existe un recurso literario como tal que explique el hecho de que el centro de una trama se vaya trasladando de un personaje a otro, como cerrando puertas, como saltando de un círculo a otro. Algo así he percibido yo en La niña del andén, de tal manera que los círculos vitales avanzan, convergen, se transforman y no sé si la expresión correcta es decir que se cierran, pero algo parecido.
Esta historia habla de personas y nos lleva al drama social que supone algo así. Por un lado, la parte denigrante que implicó la II Guerra Mundial para con los judíos en la antigua Checoslovaquia, con el ruido de la Guerra de fondo, y por el otro, el carácter dadivoso de personas que necesitaron hacer algo para ayudar a los demás. Habla de pequeños dramas personales, cuela pequeñas historias que aportan veracidad. Hubiese agradecido que me apretujara más el corazón, aunque los ojos llegaban a humedecerse pensando en la separación, en el exterminio, en el miedo, en el dolor. Imposible no hacerlo.

Enlace: https://millibrosenmibibliot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
mariacriado
 18 diciembre 2020
En 1939, justo antes de que diera comienzo el asedio a los judíos en Praga por parte del ejército nazi, Eva, de familia judía, envía a su única hija a Inglaterra con el objetivo de ponerla a salvo.
En Inglaterra, Pamela, se ofrece voluntaria buscando familias de acogida para los niños judíos que vienen huyendo desde el continente.
"La niña del andén" está inspirada en la labor de Nicholas Winton, que salvó a cientos de niños del holocausto en los llamados Kindertransports.
Siempre ha habido y habrá novelas sobre el holocausto nazi. Esta ambientación da pie para relatar miles de historias duras y dramáticas en las que sale a la palestra lo peor del ser humano, pero también suelen resaltar lo mejor, la familia, la unión y la solidaridad.
Con solo leer el prólogo, el lector ya va a quedar cautivado tanto por la belleza de su prosa como por la dureza de lo que nos está relatando Gill Thompson.
A diferencia de otras novelas ambientadas en el holocausto, "La niña del andén" está inspirada justo antes de que comience todo. Los nazis ya han ocupado Praga y los judíos cada vez tienen menos derechos, pero aún no han sido detenidos ni trasladados a otros lugares. Aún había cierta normalidad, pero Eva tenía miedo sobre todo por su hija. Había escuchado que muchas familias estaban enviando a sus hijos a otros países, previo pago de una cantidad, junto a familias de acogida hasta que todo el conflicto se solucionase.
Este episodio ocurrió en la vida real. Nicholas Winton, filántropo inglés con orígenes judíos, organizó el llamado Kindertransport. En menos de un año logró salvar a cientos de niños judíos. Organizaba el viaje, y ponía en contacto a las familias con la esperanza de que los niños volvieran a su país una vez acabado el conflicto. Pero como todos sabemos, todo acabó mal y millones de judíos fueron asesinados en campos de concentración dejando huérfanos a miles de niños.
"La niña del andén" no es novela de un solo protagonista. No es solo la historia de esa niña del andén, es la historia de dos familias unidas en un principio por esa niña. Curiosamente, Gill Thompson ha creado un puñado de protagonistas femeninas fuertes y valientes, sobre todo madres. Lógicamente también hay protagonistas masculinos, pero la autora no le ha dado tanto valor como a la mujer.
La historia está dividida en tres partes, abarcando desde el año 1933, cuando los judíos en Praga aún tenían ciertas libertades, hasta el año 1950. Casi veinte años en los que veremos evolucionar toda la historia y sobre todo a sus personajes.
Gill Thompson nos ofrece dos puntos de vista muy distintos del holocausto. Con Eva y su familia viviremos todo desde el principio, desde que los judíos empiezan a ver su libertad cada vez más oprimida, hasta que son llevados a campos de exterminio. En el otro punto de vista, podremos vivir también todo esto desde fuera, concretamente desde Londres, cuando aún no había entrado en guerra. Y veremos cómo las gentes de allí se volcaron con los judíos, acogiendo a cientos de niños llegados desde el continente.
La música está muy presente en casi todas las historias sobre campos de concentración. de todos es conocida la afición de los soldados nazis por la música, así es que permitían a los prisioneros tocar algún instrumento, incluso si tenían la voz bonita, cantar. Aquí, la artista es Eva, quien de pequeña tocaba magistralmente el piano. Gracias a él, en un futuro tendrá una gran alegría dentro de toda la desgracia que es la guerra y el exterminio.
Por otra parte, ha habido partes de la historia en que me he desorientado un poco. al tratarse de una novela en la que transcurren desde el principio hasta el fin casi veinte años y la autora en cada capítulo no nos dice en qué fecha estamos exactamente, a veces me he perdido en el tiempo. En algunas páginas, hay párrafos que de uno a otro ha pasado quizás meses y la autora no lo explica. También he detectado alguna que otra incongruencia en la parte en la que nos explican cómo llegaban los niños desde Praga hasta Londres. Gill Thompson ha creado una historia en la que abusa de las casualidades, pero aun así el lector va a quedar satisfecho con su lectura.
En resumen, "La niña del andén" es una historia dura y emotiva, en la que veremos madres valientes que arriesgan todo por sus hijos. Si te gustan las novelas con el fondo histórico del holocausto nazi, con unas protagonistas fuertes, "La niña del andén" te va a emocionar.

Enlace: https://www.anikaentrelibros..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Citas y frases (20) Ver más Añadir cita
lourdesmateo88lourdesmateo8824 noviembre 2020
¿Qué era la música para ella ahora? Ya no le quedaba ni rastro de vanidad. Ya no tocaba para que los demás admiraran su habilidad. Tocaba para que olvidaran sus angustias, para transportarlos a un mundo de paz y belleza, para conducirlos a un lugar donde todo era posible, aunque solo fuese durante una hora, por muy abatidos y agotados que estuvieran a causa del trabajo cotidiano.
Comentar  Me gusta         20
LEMBLEMB12 noviembre 2020
—Muchos tenemos familia en el continente. Ese Hitler está loco. No hace más que dictar leyes contra los judíos. Los míos ya no se sienten seguros en ninguna parte. Praga es una ciudad preciosa. —La modista sorbió por la nariz—. Mucho más elegante que Londres. Pero me alegro de haber venido. Los judíos se están marchando en masa de Checoslovaquia y Alemania.
Comentar  Me gusta         20
LEMBLEMB13 noviembre 2020
Eva tragó saliva. llevaba tanto tiempo considerando enemigos a todos los alemanes que le costaba recordar que también eran seres humanos.
Comentar  Me gusta         50
oscarseronoscarseron09 noviembre 2020
Ha sido divertido. Gracias.
Entonces, la vanidad no te ha impedido volver a ser niña.
Tampoco a ti.
Las cosas eran mucho más sencillas cuando éramos pequeños. Puede que necesitemos volver a serlo.
Comentar  Me gusta         30
LEMBLEMB12 noviembre 2020
En cambio, debía de haber sido terrible para aquellos pobres padres alemanes que habían enviado a sus hijos a Inglaterra con la esperanza de protegerlos de una patria crecientemente hostil en la que se preguntaban se volverían a verlos alguna vez.
Comentar  Me gusta         20
otros libros clasificados: Segunda Guerra MundialVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

¿Jane Austen o Brontë Sisters?

¿Quién escribió «Agnes Grey»?

Jane Austen
Anne Brontë
Charlotte Brontë
Emily Brontë

15 preguntas
67 lectores participarón
Thèmes : jane austen , literatura inglesa , históricaCrear un test sobre este libro