InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Antonio-Prometeo Moya Valle (Traductor)
ISBN : 8418128437
Editorial: Duomo ediciones (19/10/2020)

Calificación promedio : 4.31/5 (sobre 8 calificaciones)
Resumen:
DE LOS LUGARES MÁS OSCUROS, NACE UN VIAJE HACIA LA ESPERANZA



Inspirada en la labor humanitaria de Nicholas Winton, que salvó a cientos de niños del Holocausto


En la Praga de 1939, la joven Eva sabe que la única manera de salvar a su pequeña Miriam de los nazis es enviándola lejos, muy lejos, incluso si eso significa no volver a verla jamás. La niña, sola, sube a uno de los trenes que la alejará, como a muchos otr... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (7) Ver más Añadir una crítica
lourdesmateo88
 24 noviembre 2020
La niña del andén es una novela de ficción histórica, inspirada en unos hechos reales del que tuvo conocimiento la autora por casualidad. Gill Thompson empezó interesándose por la historia de Nicholas Winton que rescató a centenares de niños checos ante las narices de los nazis:
–Hay un británico que ayuda a traer niños de Checoslovaquia –dijo cuando él reapareció y tomó asiento.
–Ah, sí. Me han hablado de él. Winton. Un buen tipo. Es de aquí.
–Desde luego. Creo que es agente de bolsa. –Aquello impresionaría a Hugh–. Pero aparcó el trabajo para ir a Praga y rescatar a esos niños.

Por otra parte también conoció la existencia de un campo de concentración, el de Terezín en Checoslovaquia, en el que se permitía a los presos judíos realizar distintas actividades artísticas y culturales, como por ejemplo organizar conciertos. Con esto y con otro suceso real, (que por supuesto no voy a desvelar), es con lo que la autora se inspiró para escribir esta emotiva y extraordinaria historia protagonizada por mujeres. Mujeres muy diferentes, de distintas religiones y orígenes. Por un lado Eva, de Praga, Checoslovaquia y judía. Por el otro Pamela, de Londres, Inglaterra, cuáquera y casada con un funcionado del Ministerio de Exteriores Inglés. Se alternarán las dos historias y sus vidas se cruzarán en un momento crucial para ambas. Pero vamos al principio. La novela empieza con lo que le ocurrió en Praga en 1930 a Eva, una joven judía de tan solo 16 años, estudiante de piano, ganadora de todos los certámenes infantiles en los que había participado y con un futuro prometedor como pianista. Por no llegar tarde a casa después de las clases de piano, decide tomar un atajo y pasar por el cementerio. Allí se encontrará con un grupo de las Juventudes Hitlerianas y sucederá algo que marcará su vida.
Después de este prólogo, la novela se divide en tres partes: la primera va de 1933 a 1939, con una Praga ocupada por los nazis y unos intentos por parte de los países europeos de evitar la guerra con Alemania. La segunda parte abarca los años de la guerra, del 1939 al 1944, los últimos momentos del nazismo y la tercera cuenta el final y los primeros años de la posguerra, de 1944 a 1950.
Conoceremos a las dos familias que protagonizan la novela, la checoslovaca y la inglesa. Han pasado los años y Eva se ha casado con Josef Kolischer, un hombre viudo, químico y 20 años mayor que ella. Tienen una hija, Miriam, que es todo para ella. Ya no toca el piano y aunque intenta que su hija siga sus pasos, la niña tiene una hermosa voz y prefiere cantar. La situación de su país, ocupado por los alemanes, se complica cada día más para los judíos. Aunque Josef confía en que su trabajo y la importancia de sus investigaciones les salve, Eva no se fía, y decide por su cuenta sin contar con su marido, salvar a su hija de los nazis. En cuanto se entera de que un caballero británico llamado Nicholas Winton, organiza la salida del país de niños judíos, a los que les busca una familia de acogida en Inglaterra, Eva no duda en acudir a él. Decisión dura y difícil de tomar para una madre, que marcará sus vidas pero sobre todo la de Miriam, que en ese momento contará con tan solo 5 o 6 años. Pero por mucho que le cueste separarse de ella, sabe que es lo mejor para su hija.
Encontraba insoportable incluso pensar en lo difícil que tenía que ser para ellas entregar a sus hijos.
No era lo único a lo que iba a tener que acostumbrarse. Por ejemplo, a no tener a su madre para arroparlo en la cama, a no rezar con sus padres, a estar lejos de casa, de su pueblo, de sus amigos. ¿Y quién sabía durante cuanto tiempo?
Al mismo tiempo conoceremos a la familia Denison compuesta por Pamela, Hugh y su hijo Will de 11 años. Son cuáqueros y tienen una buena posición social. Él trabaja en el Ministerio de Exteriores y conoce bastante bien la situación política de Europa. Tiene que viajar por asuntos de trabajo a Checoslovaquia y Pamela propone acompañarle y aprovechar el viaje para ir los tres juntos a esquiar unos días. Una vez allí Pamela se rompe la pierna en un accidente esquiando y tiene que permanecer ingresada en el hospital unas semanas. Tendrá que quedarse sola, ya que ellos tienen que volver a casa y así es como tomará contacto con las gentes y el idioma. En cuanto regresa a casa hará todo lo posible por ayudar y aportar su granito de arena con labores humanitarias, formando parte del Comité de amigos de los refugiados. Conocerá el trabajo de Nicholas Winton y su labor salvando a niños judíos del horror nazi. Formará parte de uno de los viajes en tren a Praga, vivirá la angustia de las madres que como Eva tendrán que separarse de sus hijos sin saber si alguna vez volverán a encontrarse. Allí en la estación se encontrará con Eva y Miriam. Pamela se encargará de acompañar a la niña en el tren y al no aparecer ya en Inglaterra la familia que la iba a acoger, ella se encargará de su cuidado.
Esperaba sinceramente que cuanta más influencia consiguiera Hugh, más ayuda pudieran prestar a aquellas pobres familias perseguidas.
Comprendió que volvía a sentirse cuáquera. Por fin empezaba a desvanecerse la culpabilidad de las soluciones de compromiso, incluso de la hipocresía, por decirlo claramente. Hugh ponía su grano de arena en el Ministerio de Asuntos Exteriores; ella rescataba refugiados. Por fin trabajaban como un equipo.

Durante los años de la guerra esos niños vivieron con familias inglesas del interior, en granjas o colegios, lejos del peligro, pero muchos de ellos no volvieron a ver a sus familiares después de la guerra.
En la segunda parte conoceremos la distinta manera en que viven la guerra de las dos familias, por un lado los Deninson y Miriam en Inglaterra, y por el otro veremos el destino de los Kolischer, en Praga primero y después en el campo de concentración de Terezín, en el que Eva volverá a tocar el piano. También conocerá a Hanna, una joven que se convertirá en su alumna y en alguien muy importante en su vida.
–Tráeme los abrigos –dijo–. Las estrellas son insignias de honor. Las llevaremos con orgullo.
¿Qué era la música para ella ahora? Ya no le quedaba ni rastro de vanidad. Ya no tocaba para que los demás admiraran su habilidad. Tocaba para que olvidaran sus angustias, para transportarlos a un mundo de paz y belleza, para conducirlos a un lugar donde todo era posible, aunque solo fuese durante una hora, por muy abatidos y agotados que estuvieran a causa del trabajo cotidiano.

En La niña del andén podemos encontrar tanto lo bueno como lo malo, personas capaces de lo mejor y de lo peor. La solidaridad frente a la injusticia nazi y la crueldad de los campos de concentración. El amor de una madre que renuncia a su hija para salvarla de un destino incierto. Y cuando piense que ya no le queda nada por lo que vivir se reencontrará con su gran pasión: la música. En el campo de concentración de Terezín se permitía a los presos (después del trabajo) tener una relativa vida cultural, con biblioteca, clases para los niños y hasta se impartieron conferencias, ya que se encontraban allí un nutrido grupo de científicos y de artistas. Se formó una orquesta y un coro y llegaron a celebrar conciertos y representaron óperas, como la que narra la novela. También rodaron películas de propaganda nazi sobre la vida de los judíos en el campo.
La niña del andén es una novela que aun siendo ficción cuenta con un base real, la autora se ha documentado y recreado esos hechos con una gran sensibilidad. No puedes evitar sentir la angustia de esa madre, de sentir empatía con ella. Debe ser muy duro tener que tomar una decisión tan importante como esa. También me ha gustado el trabajo que realiza Pamela y su buen corazón, pero para mí la vida de Eva es la que más me ha conmovido y emocionado.
La niña del andén es una novela conmovedora y emotiva historia que te atrapa desde el principio, basada en hechos reales, donde el amor y la solidaridad se enfrentan a la maldad.

Enlace: https://lasmilyunahistoriasd..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
S_In_Wonderland
 23 noviembre 2020
La niña del andén es otra novela sobre la Segunda Guerra Mundial, una historia que, aunque es ficticia, está basada en hechos reales, unos hechos que, de nuevo, eran totalmente desconocidos para mí.
Sé que a muchos no os gusta leer este tipo de libros ya que no suelen ser lecturas fáciles, pero yo tengo que recomendarlos encarecidamente ya que, no sólo nos da la oportunidad de conocer mucho más de una parte de la Historia que no debería repetirse jamás, si no que da voz a todas esas personas que murieron o que arriesgaron su vida para salvar a sus seres queridos o a completos desconocidos.
Y por todos ellos, estos libros merecen ser escritos, editados y leídos y que sus historias no caigan nunca en el olvido.
En la Praga de 1939 muchos padres mandaron a sus hijos solos a Inglaterra en un desesperado intento de salvarlos de una ocupación nazi que estaba cada vez más cerca.
Una de esas madres es Eva, que manda a su única hija Miriam en uno de esos trenes, aunque sabe que quizá no vuelva a verla más.
En Londres, la guerra está cada vez más cerca y son muchas las familias que acogen a esos niños que llegan solos y asustados.
Pamela es una de las voluntarias que se dedican a buscarles un hogar provisional cuando se encuentra con la pequeña Miriam y sus caminos quedan entrelazados.
Es un libro que se divide en tres partes y cada una de ellas agrupa varios años empezando justo en 1930, unos años antes del estallido de la guerra, con un hecho que será decisivo en la trama y que marcará la vida de una de las protagonistas, Eva.
Gracias a que se va desarrollando a lo largo de varios años, iremos viendo cómo la situación va cambiando poco a poco, tanto en Checoslovaquia, lugar que fue ocupado por los nazis, como en Inglaterra, un país que se mantuvo al margen hasta que se vio obligado a participar en ella.
Ha sido muy interesante ver cómo se vivió la guerra en dos situaciones y países totalmente diferentes.
Primero en Inglaterra con los bombardeos, la escasez de alimentos, los jóvenes que dejaban sus estudios y familia para alistarse, las organizaciones y voluntarios que ayudaban en cualquier tarea, ya fuera mandando ropa o comida o acogiendo a los refugiados.
Y es justamente esto lo que inspiró a la autora para su historia, más concretamente en los trenes de niños que escaparon del Holocausto gracias a Nicholas Winton, un inglés que gestionó esta labor desde Praga y que gracias a ello salvó a cientos de niños.
Por otro lado, en Praga seremos testigos de una ocupación que se fue produciendo gradualmente hasta llegar a las prohibiciones a los judíos, los guetos, las redadas, las deportaciones y, finalmente, los campos de concentración.
Otro dato que destaco es que en esta historia la autora habla del campo de Terezín, que fue un campo de paso para muchos judíos antes de su último viaje a Auschwitz.
Ha sido la primera vez que oía hablar de él y me ha dado la oportunidad de conocer cómo eran las condiciones aquí, mucho menos extremas que en los campos de exterminio y en el que tenían la posibilidad de hacer funciones de teatro, conferencias, pintar o tocar instrumentos.
Son dos tramas las que se van desarrollando paralelamente y en cada una de ellas tendremos una protagonista: Eva y Pamela.
Pero también hay varios personajes secundarios, los cuales tendrán, progresivamente, sus propias subtramas, que no serán tan destacadas como las principales, pero sí muy importantes y necesarias para el desenlace de la historia.
Es también uno de los pocos libros de esta temática que está narrada en tercera persona, con lo que es fácil el salto de una trama a otra, pero sin perder el hilo jamás.
Además todos estos elementos ayuda a que tenga un ritmo que no decae y muy ágil ya que siempre están pasando cosas.
Lo bueno también es que no hay una parte más interesante que otras, ambas tienen los elementos necesarios para captar nuestro interés en todo momento.
A pesar de los temas que trata, la autora no ha se ha recreado en el melodrama ni en escenas morbosas ni difíciles de leer. Creo que es uno de esos libros que tiene el equilibrio perfecto en las dosis de drama.
Consigue dejarte con el corazón encogido en más de una escena, hay muchos momentos duros, pero también hay sitio para la esperanza, para mostrar el amor tan puro e incodicional de una madre a sus hijos, del poder de la música como vía de escape, de la fuerza y la importancia de unirnos y darnos apoyo en los momentos más duros.
La niña del andén es un libro que rinde homenaje a todos aquellas personas que ayudaron a salvar a tantos niños del Holocausto.
Una historia emotiva, con un gran mensaje entre sus páginas, dura, real, bien construida y ambientada que sin duda se va a convertir de mis favoritos del género.
Enlace: https://beingsaray.blogspot...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
LEMB
 19 noviembre 2020
Todos a los que nos gusta mucho leer ficción coincidiremos en que muchas de las novelas en las que nos adentramos cuentan una historia ambientada en la II Guerra Mundial. Es inevitable. Fue un momento tan convulso, desgarrador, desesperanzador y malvado, en el que millones de vidas anónimas se aniquilaron por lo que eran o, más bien, por lo que representaban, que es lógico, y necesario, que se escriban historias inspiradas en esos días, en esas personas, y que pudieran ser reales. Ya sabes lo que dicen, la realidad supera la ficción, y, sin duda, hay una historia detrás de cada muerte, desaparición, pérdida u olvido.
La niña del andén es otra de estas historias. La autora, en un epílogo final, nos dice lo qué le inspiró a escribir esta historia de mujeres que toman decisiones y aceptan sus pérdidas; tres hechos reales que actuaron como vértices de un triángulo formando el escenario por el que van a deambular los personajes de esta novela. El primero de ellos fue la labor de Nicholas Winton, que aparece como un simple cameo en la misma novela, para sacar a cientos de niños judíos de Praga y refugiarles en casa de acogida en Inglaterra. Los otros dos hechos reales forman parte del camino que toma esta novela, y no querría adelantároslos, así que los dejo en el aire.
La novela se divide en tres partes: antes de la guerra (1933 - 1939), durante la guerra (1939 - 1945) y después de la guerra, estructurando perfectamente lo que ocurre en esta historia con sus personajes, primero en Praga, con Eva como protagonista, y lo que le lleva a ser una tranquila y callada mujer casada, dejando atrás su amor por el piano y por la música, y también en Londres, donde otra ama de casa, casada con un miembro del gobierno, intenta buscar su lugar en la sociedad ayudando a refugiados, sin dejar de lado sus ideales cuáqueros, a la vez que tiene muy presente las consecuencias de la I Guerra Mundial.
Sin utilizar vocabulario excesivamente intenso ni dramatizar los momentos que narra, quizá el dolor viene más por la propia empatía del lector. Es fácil sentirse cerca de ellas, como madre, como hija, como familia y como mujer.
Motivada por el título, yo pensaba que iba a acompañar a esta niña en ese camino desde el peligro hasta lo que se supone libertad, pero cuando llevaba avanzado un tercio del libro, me di cuenta de que no era así. Esta novela va de esas personas que ven su vida truncada por la ocupación nazi de su ciudad o por la guerra en sí. Comienza, más o menos, con esa decisión de separación de una madre para que, a pesar de lo que le dicta el corazón, poner a su hija a salvo. A partir de ahí, recorreremos la Guerra para una familia judía checoslovaca, para una familia británica y para los hijos de ambos. Leeremos, como ya os he dicho, sobre la separación y la dificultad de esas decisiones, humanizando así el conflicto.
A pesar de ciertas carencias dramáticas, al final sí se consigue la emoción por lo que significa la pérdida para algunos y el encuentro para otros. Es verdad que se apoya en las casualidades pero lo he visto totalmente aceptable. La historia está bien si te gusta este género. Carece de algo que la encumbre pero es una lectura muy agradecida, y curiosamente tranquila. Me he sentido muy bien por leerla. Creo que lo más maravilloso que he sacado en claro de este libro es ver cómo el arte, centrado en la música, puede elevar el espíritu y puede proteger los recuerdos y engrandecerlos. Ese amor por la música, para usarlo de diferentes maneras, refleja lo que de verdad sintieron muchas de las víctimas de la Guerra.
No sé si existe un recurso literario como tal que explique el hecho de que el centro de una trama se vaya trasladando de un personaje a otro, como cerrando puertas, como saltando de un círculo a otro. Algo así he percibido yo en La niña del andén, de tal manera que los círculos vitales avanzan, convergen, se transforman y no sé si la expresión correcta es decir que se cierran, pero algo parecido.
Esta historia habla de personas y nos lleva al drama social que supone algo así. Por un lado, la parte denigrante que implicó la II Guerra Mundial para con los judíos en la antigua Checoslovaquia, con el ruido de la Guerra de fondo, y por el otro, el carácter dadivoso de personas que necesitaron hacer algo para ayudar a los demás. Habla de pequeños dramas personales, cuela pequeñas historias que aportan veracidad. Hubiese agradecido que me apretujara más el corazón, aunque los ojos llegaban a humedecerse pensando en la separación, en el exterminio, en el miedo, en el dolor. Imposible no hacerlo.

Enlace: https://millibrosenmibibliot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Inquilinas_Netherfield
 19 noviembre 2020
Eva en Praga y Pamela en Londres Dos mujeres separadas tanto en la distancia como socialmente, que no hubieran sabido una de la otra si sus vidas hubieran transcurrido de acuerdo a lo que se esperaba de ellas. En La niña del andén descubrimos la fuerza y la determinación de estas dos mujeres. Llegó la Segunda Guerra Mundial a Europa para poner a sus gentes en las más trágicas circunstancias y sinsabores. El continente se desintegró para convertirse en una realidad terrible y deshumanizada.
Eva era y es una virtuosa de la música. Desde muy pequeña las notas musicales interpretaban su vida, a ellas les dedicaba su energía, constancia y existencia, hasta que una tarde de 1930, cuando contaba con dieciséis años, se atrevió a cruzar el cementerio judío de Praga para tropezarse con su desgracia, materializada en un grupo de muchachos pertenecientes a las Juventudes Hitlerianas.
Nuestra segunda protagonista, Pamela, es inglesa y está casada con un importante funcionario del Gobierno. Comprometida con su familia, su país y su religión, no es de esas personas indiferentes que se quedan quietas y miran hacia otro lado; es una mujer que se moviliza sin importarle el estatus o la condición de cada cual, empatiza y, lo más importante, se compromete a cambiar una realidad que ha llegado para barrer y anular a las personas a través de los métodos más crueles y opresivos.

Volviendo a Eva, después del episodio del cementerio su vida da un giro que acepta con férrea determinación. Sus grandes renuncias irán acompañadas de otros regalos que la vida pondrá en sus manos; entre ellos, el más importante será Miriam, su hija, fruto de su matrimonio con el maduro científico Josep.
La decisión de poner a salvo a su hija del peligro que les sobreviene cuando atisba la situación por la que atraviesa su país es unilateral y unívoca. Su marido, al igual que otros compatriotas, no quiere verlo venir ni aceptarlo. Pero ella, segura de sí misma porque ya lo ha sufrido, es consciente del peligro para su religión y, al igual que no hubo compasión para ella, no lo habrá para el pueblo hebreo.
Sin el conocimiento de su marido, después de una durísima despedida, Eva envía a su hija a Londres para que sea acogida por una familia mientras el inminente conflicto se resuelve. La señora Denison, Pamela, será la que al final se haga cargo por descarte de Miriam, acogiéndola en su casa con el beneplácito de su hijo Will y con ciertas reservas por parte de su marido Hugh, aunque les hace saber en todo momento que será algo temporal.
El tiempo pasa, la guerra va avanzando y las premoniciones y temores de Eva se van convirtiendo en terribles realidades, acabando finalmente en el campo de concentración de Terenzin junto a su marido, su madre (Mutti) y su padre (Abba).
En ese terrible lugar se reencuentra de manera extraordinaria con su talento y su música, además de con el pasado y sus efectos. En Terenzin vive otra vida, en la que la música será la fuerza y la reivindicación tanto de su conciencia como de la de todos los que por ser judíos se encuentran ahí. Como mujer que mira de frente, reconoce la realidad, las circunstancias y las personas que la vida pone en su camino, entre quienes se encuentran Otto y Hana. Para no desvelar más y que el lector lo descubra por sí mismo, solo comentaré que la protagonista reunirá todas sus fuerzas para hacer algo que ya hizo en otra ocasión.
Pamela, por su parte, también vive la tragedia de esta guerra. Londres es bombardeado, su hijo se alista en la RAF y su marido (como funcionario del Ministerio de Exteriores que es) le reconoce la atroz y horrible realidad que atraviesa el viejo continente. Pero ella, al igual que Eva, también se arremanga tomando una poderosa decisión: cuidar y proteger a Miriam.
Gill Thompson relata en La niña del andén una extraordinaria, enternecedora, emocionante y muy recomendable historia, que toca la parte sensible y sutil que llevamos dentro. El lector no puede quedar indiferente ante las circunstancias y la manera en la que estas dos extraordinarias protagonistas las afrontan. Sin conocerse, sienten los lazos que les unen, los aceptan y actúan en consecuencia.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
LAKY
 18 noviembre 2020
Eva es una pianista que vive en Praga. Cuando los nazis ocupan el país, al principio su familia se siente protegida por la profesión de su marido, útil a los alemanes. Pero Eva no las tiene todas consigo y decide enviar a su pequeña hija Miriam a Londres con una familia de acogida. Sabe que hay una serie de personas que organizan el traslado a Inglaterra en tren de niños judíos y el acogimiento temporal por parte de familias inglesas y, con gran dolor de corazón, decide enviar allí a su hija.
Por otro lado, tenemos a la inglesa Pamela, una cuáquera muy preocupada por ayudar al prójimo. En un viaje a Checoslovaquia, tuvo ocasión de conocer el país y algo del idioma y le ha quedado una cierta afinidad por el país y sus habitantes. Cuando estalla la guerra e Inglaterra entra en guerra, decide ayudar en lo que pueda. Sabiendo que hay una organización que ayuda a rescatar niños judíos checos, se ofrece como voluntaria.
La novela se organiza en dos tramas que discurren de forma paralela. Comienza unos años antes del estallido de la guerra con dos capítulos (impactante el de Eva) que nos permiten conocer bien a quienes van a ser las protagonistas de la novela: Eva y Pamela. Luego la historia adelanta unos cuantos años y de ahí hacia delante nos contará qué pasó los años previos a la guerra, los años de la guerra y los cinco años posteriores. Siempre centrándose en Eva y Pamela y sus respectivas familias y países.
La parte más emotiva, resulta obvio, es la de Eva. Son judíos en una ciudad ocupada por los nazis así que ya os podéis imaginar. de su parte conoceremos el campo de Terezín. No creo recordar haber leído ninguna otra novela situada en Terezín por lo que ha supuesto una novedad para mí. Terezín fue campo de concentración, no de exterminio. Lo cual no significa que las condiciones de vida de los judíos fuesen buenas pero está claro que no tiene nada que ver con otros campos como Auschwitz o Dachau.
De parte de Pamela conoceremos la situación en Inglaterra aunque de una forma bastante liviana. Como país en guerra, es evidente que también sufrió mucho: bombardeos, escasez de comida, etc…, pero Gill Thompson no se va a fijar en eso sino en la labor humanitaria que realizaron ciertas personas, ciertas organizaciones, para intentar salvar a los judíos del continente. Así, la novela se inspira en la obra de Nicholas Winton que se considera salvó a más de 650 niños. No es la primera novela que leo sobre un tema similar. de hecho, este mismo año leí “El último tren a la libertad” sobre una holandesa que realizó algo similar. Me encanta que se recuerde a estos héroes que, poniendo su propia vida en peligro, lograron salvar tantas vidas. Es un bonito homenaje el que nos ofrecen autores como Gil Thompson.
Las dos tramas avanzan de forma paralela mostrando las dos caras de la misma moneda y llegando a confluir. No es difícil adivinar cómo lo hacen, la verdad. Es un narrador omnisciente quien nos va contando las respectivas historias y lo hace con un estilo cuidado pero de fácil lectura. Sin cargar demasiado las tintas en el horror y siempre con un punto de esperanza y de amor hacia la vida. Ello lo consigue, en parte, a través de la música, presente en toda la novela. Eva es una gran pianista y en Terezín se reencuentra con un antiguo profesor que está organizando conciertos (permitidos por los nazis). La música se convierte en la única esperanza para seres casi vencidos pero, también, en una forma de rebeldía y de protesta.
Siempre que reseño un libro de este estilo hay gente que me dice que le da miedo, que son historias muy duras. Es cierto, lo son; sobre todo porque son reales y porque, por muy horribles que sean, no llegan a reflejar todo el horror que se vivió. Pero dentro de esa dureza, ésta es bastante asequible y, por ello, la considero especialmente adecuada para quien se inicia en este tipo de lectura. Terezín no es Auschiwtz y los personajes sufren, por supuesto, pero la autora no carga las tintas en el horror, más bien al contrario. No voy a decir que no sea una novela conmovedora, porque lo es, ni que no ponga un nudo en el estómago en ciertas ocasiones, pero es asequible para todo el mundo y cuando yo acabé soltando un par de lagrimillas, lo hice más por emoción que por pena.
Conclusión final
La niña del andén” es una preciosa novela que apena y conmueve pero que también nos trae un rayo de esperanza a través de la música. No dudo en recomendárosla.
Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (10) Ver más Añadir cita
lourdesmateo88lourdesmateo8824 noviembre 2020
¿Qué era la música para ella ahora? Ya no le quedaba ni rastro de vanidad. Ya no tocaba para que los demás admiraran su habilidad. Tocaba para que olvidaran sus angustias, para transportarlos a un mundo de paz y belleza, para conducirlos a un lugar donde todo era posible, aunque solo fuese durante una hora, por muy abatidos y agotados que estuvieran a causa del trabajo cotidiano.
Comentar  Me gusta         10
lourdesmateo88lourdesmateo8824 noviembre 2020
–Sigo siendo cuáquero. Sigo creyendo en la paz. Más que nunca, después de esta horrible guerra. Pero el pacifismo no es la solución. Monstruos como Hitler lo consideran una debilidad.
Comentar  Me gusta         30
lourdesmateo88lourdesmateo8824 noviembre 2020
–Tráeme los abrigos –dijo–. Las estrellas son insignias de honor. Las llevaremos con orgullo.
Comentar  Me gusta         10
lourdesmateo88lourdesmateo8824 noviembre 2020
Era como un animal herido que tenía que volver a la vida.
Comentar  Me gusta         10
Inquilinas_NetherfieldInquilinas_Netherfield19 noviembre 2020
Le encantaba tocar; la música era una forma de canalizar sus emociones, un medio para expresarse. La llevaba en el alma. La recompensa que obtenía era inenarrable.
Comentar  Me gusta         20
otros libros clasificados: ChecoslovaquiaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

¿Jane Austen o Brontë Sisters?

¿Quién escribió «Agnes Grey»?

Jane Austen
Anne Brontë
Charlotte Brontë
Emily Brontë

15 preguntas
58 lectores participarón
Thèmes : jane austen , literatura inglesa , históricaCrear un test sobre este libro
{* *}