InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest

Efrén del Valle (Traductor)
ISBN : 8416537631
208 páginas
Editorial: Hoja de Lata Editorial (28/09/2020)

Calificación promedio : 4.02/5 (sobre 23 calificaciones)
Resumen:
Postrado en una cama de hospital, el inspector Alan Grant, de Scotland Yard, se aburre mortalmente. Ni las anémonas de la señora Tinker, su ama de llaves, ni el ruibarbo estofado de la enfermera Darroll logran levantarle el ánimo. Pero un día llega su amiga, la actriz Marta Hallard, con una vieja postal de Ricardo III de Inglaterra en el bolso, y Grant queda fascinado por su enigmático rostro. Ese no es el rostro de un monstruo jorobado, ni de un supuesto asesino de... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (12) Ver más Añadir una crítica
Ros
 30 January 2023
Una interesante y original novela detectivesca, ¿Una novela de misterio? Sí, y es una gran investigación, sí, pero lo atractivo del caso es que se realizará a través de un retrato del pasado. Espectacular.

Un libro que indaga cómo se construye la historia y cómo sin dudalo y sin cuestionar nada, y aún sin evidencias fiables ni pruebas, aceptamos como verdadero, lo que nos dice la historia. Pues he aquí una obra en la que nos refleja que esto no siempre es fiable.

Parece que el tiempo, aunque no siempre, puede demostrar aspectos que nunca nos habíamos planteado y por lo tanto ponernos muchas cosas en su sitio para encontrar otra verdad.

Un policía moderno de Scotland Yard realiza su investigación sobre los crímenes que, supuestamente, fueron llevados a cabo por el rey Ricardo III de Inglaterra, y a través de su retrato, llega a conclusiones muy diferentes de las que la historia daba como válidas. Es una novela que no puedes dejar de leer.

Y no es extraño que fuese elegida en 1990 como la mejor novela de misterio por la asociación de escritores del crimen en Inglaterra, Crime Writers Association.

El título de la obra también es llamativo y lo es porque está tomado de un proverbio antiguo, La verdad es hija del tiempo. La autora lo cita como epígrafe de la novela.

Sorprendente novela, una investigación policial insólita que nos traslada al pasado. Y de una manera inteligente y muy original.

La originalidad de esta novela de misterio, donde también nos muestra el género histórico, es la definición de una exquisita novela que la autora escocesa de Inverness, Elizabeth Mackintosh, dio a conocer con el seudónimo de Josephine Tey, nombre utilizado en las cinco novelas cuyo protagonista es su carismático detective de Scotland Yard, el inspector Alan Grant.

¿Cuáles son sus hipótesis? ¿Qué esperamos de su investigación? ¿Qué conclusiones nos demostrará? Pues todo esto es lo que nos encontraremos y leeremos con interés en esta excelente novela.

Una obra de calidad donde el inspector lleva a cabo una sorprendente investigación, postrado en la cama de un hospital a causa de un accidente y aburrido de su inactividad, decide investigar el crimen ocurrido cinco siglos atrás, a través del impresionante estudio del retrato del rey Ricardo III de Inglaterra, a raíz de una vieja postal, que su amiga, la actriz Marta Hallard, en una de sus visitas, le ha mostrado.

El estudio del rostro humano es una de las grandes pasiones del inspector, cuyas dotes de observación ya ha utilizado en la resolución de otros casos en su carrera profesional.

Y es así como va a desarrollar sus métodos deductivos y el análisis del rostro humano, para investigar al rey Ricardo III, conocido por ser el monarca más cruel y sanguinario de la historia de Reino Unido, por haber sido el asesino de sus dos sobrinos, encerrados en la Torre de Londres, convirtiéndose en uno de los infanticidas más odiados.

A partir del retrato y explorando su enigmático rostro, además de haber preguntado la opinión a todos los que pasan por su habitación, sin que nadie de los interrogados vea el rostro de un asesino y con la ayuda de un joven investigador del Museo Británico, Brent Carradine, se embarca con mucho entusiasmo, hacia la Inglaterra de las Dos Rosas, en pleno siglo XV.

Nos sumergimos con él en los archivos, las biografías, crónicas y libros de historia, hasta llegar a descubrir revelaciones inesperadas que ponen en duda las afirmaciones de la historia sobre Ricardo III.

Con la ayuda del joven historiador y una asombrosa investigación, utilizando los métodos policiales acostumbrados, el inspector que recela cada vez más de las conclusiones a las que llega la historia, nos lleva al encuentro del verdadero autor de los crímenes.

Una gran autora que consigue con total habilidad intelectual y su gran estilo, desmontar la historia que nos ha llegado y hacernos dudar de la veracidad de la misma, poniendo en tela de juicio los intereses personales de los enemigos de Ricardo III y restaurando su figura como personaje histórico y además como ser humano.

Un interesante viaje al pasado de la Guerra de las Dos Rosas, que pondría fin a la etapa medieval en Inglaterra, con la desaparición de los Plantagenet, y comenzar el Renacimiento con una nueva familia, los vencedores, y la dinastía de los Tudor.

Las series de TV sobre esta etapa pueden ser el mejor estímulo para conocer la parte histórica tan abundante en la novela. Podemos empezar con la serie The White Queen y continuamos por The White Princess dos miniseries producidas por STARZ.

En definitiva, una gran novela para entretener y además apasionar a los que se acerquen a ella. No lo dudéis, es sorprendente.

Y ademas, un viaje al pasado, intelectual, divertido y muy original .
+ Leer más
Comentar  Me gusta         2627
Inquilinas_Netherfield
 28 November 2017
Hoy toca una detectives del siglo XX investigando un crimen del siglo XV desde la cama de un hospital sin pisar la calle. ¿Resultado? Una maravilla.

Hace poco os hablaba de mi pasión por la estirpe inglesa de los Tudor, pero os decía que en general, me apasionaba la historia de Inglaterra. Los Tudor, dentro de lo interesante que fue su reinado, es una parte sencilla de la historia. Salvo las idas y venidas de católicos y protestantes en el trono (¿para cuándo un libro dedicado a mi adorada e injustamente olvidada Jane Grey?), y la aparición en escena de María Estuardo y su rivalidad con su prima Isabel, digamos que esta parte de la historia inglesa es bastante lineal.

Pero no se puede decir lo mismo de la situación en Inglaterra antes de que Enrique VII, el primer Tudor, llegase al trono. A finales del siglo XIV la Casa de Plantagenet llegó a su fin, comenzó la guerra de las Dos Rosas que enfrentaba a dos de sus ramas, los York y los Lancaster... y fue entonces cuando vino al mundo Ricardo III, ese personaje histórico lleno de enigmas, de preguntas sin resolver, que ha pasado a la historia como un asesino de niños, que es defenestrado por los propios ingleses hasta el día de hoy, que fue vapuleado por Shakespeare en su obra del mismo nombre... pero que, aun así, sigue siendo un desconocido, porque muchas cosas no cuadran en sus dos escasos años de reinado.

¿Quién fue Ricardo III? ¿Por qué hizo lo que hizo, o lo que dicen que hizo? ¿Por qué pasó de ser una persona adorada por su familia y los ingleses, a ser odiado por sus supuestos crímenes? ¿Realmente se convirtió en el monstruo que dicen llegó a ser? ¿Mató a sus dos sobrinos, dos niños, los hijos de su hermano, para quitarse posibles contrincantes al trono?

Vosotros diréis que a qué viene este rollo histórico. Pues viene a que esta novela, la cuarta protagonizada por el inspector Alan Grant, es una historia de detectives muy, muy especial. Tan especial, que está considerada la mejor de su género. Sí, tenemos trama policial y buscamos a un asesino. Y sí, tenemos asesinatos, crímenes, complots, traiciones, pistas falsas, grandes personajes, mentiras, verdades, misterios, rencores, falsos testimonios... pero ocurridos hace más de 500 años. Cómo me gusta irme p'atrás en el tiempo... los ojos me hacen chiribitas de la emoción :)

El inspector Grant es un detective convaleciente en la cama de un hospital, aburrido hasta el infinito y más allá, y que se considera un experto en el estudio de los rostros. Una amiga suya, Marta, le lleva retratos y fotografías de personajes históricos, hombres, mujeres, niños, para que se entretenga estudiándolos e intentando adivinar su carácter. Pero uno, solamente uno de esos retratos, llama verdaderamente su atención, y decide resolver un enigma que hace cinco siglos que espera a ser resuelto: el de Ricardo III, rey de Inglaterra y señor de Irlanda, aquel que amaba a su hermano, Eduardo IV, y al que fue fiel hasta su muerte, pero que después se obsesionó con acceder al trono y comenzó a cometer barbaridades... supuestamente. Si para ello tenía que decapitar consejeros, tirar el nombre de su madre por los suelos, encerrar a sus dos sobrinos en la Torre de Londres y luego matarlos, lo hizo... una vez más, supuestamente.

En una sola palabra, fascinante. Grant, pidiendo favores a las enfermeras (geniales los apodos que les pone), a sus amigos, a un becario que le agencian del British Museum (y que será determinante en la investigación, porque acudirá a todos los sitios donde él no puede acudir al estar postrado en la cama además de servirle de contrapunto en todas las teorías), empieza a recopilar, amontonar, leer sin parar, libro de Historia tras libro de Historia, intentando desenredar la madeja de lo que era verdad y lo que era mentira, de lo que se omitía y lo que se exageraba, dónde estaban implicadas animadversiones personales por parte del historiador de turno y dónde el historiador de turno lo que hacía era simplemente no mojarse, hablar de oídas o repetir rumores de portería (Tomás Moro queda a la altura del betún).

Y así, apartando la morralla, desenmascarando las mentiras, tirando de hilos imperceptibles, poco a poco va apareciendo ante nuestros ojos un Ricardo III desconocido, un Ricardo III que, como pasa con muchos personajes históricos, solo conocemos por lo que nos han querido contar. Y la Historia muchas veces está escrita por los vencedores, por los que tenian intereses ocultos, por los que decidían lo que debía pasar a la posteridad. Esto ha sido así desde que el mundo es mundo y desde que el devenir de la historia se plasma por escrito.

¿Mató realmente a sus sobrinos y los emparedó entre los muros de piedra? ¿Por qué? ¿De verdad le tenía tanto miedo la familia de su hermano? ¿De verdad estaba tan desesperado por acceder al trono? La verdad es la hija del tiempo. de este proverbio antiguo procede el título de la novela, y me parece maravilloso. Solo el tiempo, y no siempre, suele poner las cosas en su sitio, y desde la misma portada ya sabes lo que la autora quiere contarte: la verdad.

Y esto me lleva a explicaros una de las razones fundamentales por las que me ha fascinado este libro: porque me ha hecho admirar profundamente, más todavía, a su autora, Josephine Tey. Esta investigación no es una investigación ficticia. No ha cogido a su detective, ha inventado un caso para él, y lo ha resulto conforme a ella le ha parecido conveniente. No, es una pesquisa real sobre un personaje real, desglosada a base de libros reales de Historia, de investigación de campo, de desenmascarar a aquellos personajes involucrados, sus intereses, lo que hacía cada miembro de la familia en aquel momento, cómo eso cuadraba con lo que luego se contaba en los libros... Es un trabajo de investigación por parte de la autora de esos que te dejan con la boca abierta, un libro de ensayo histórico camuflado, de manera brillante, en una novela policíaca admirable y muy, muy entretenida. Ella, solo ella, es la detective de esta historia. Ella, y solo ella, desenmascara la gran mentira de Ricardo III, y solo le da la palabra a Alan Grant para contárselo al lector... ¿o no? ¿O es todo mentira y nos retrata solo el cuadro que ella quiere?

Sobre esto último, supongo que quienes pueden hablar con conocimiento de causa son los historiadores. Yo, apasionada entusiasta de la materia (pero profana), teniendo en cuenta que desglosa con todo lujo de detalles la bibliografía utilizada (bibliografía que tira por los suelos en su mayor parte, dicho sea de paso), creo que es muy plausible todo lo que cuenta. Y vale, lo admito, soy del bando pro-Ricardo, y nunca he creído que matase a sus sobrinos, así que conmigo lo ha tenido fácil. Siempre he estado de parte de los historiadores que apuntan hacia otro culpable, el mismo hacia el que se apunta en este libro... porque sí, como en toda novela de detectives, se llega al descubrimiento del asesino (y que no os digo cuál es porque esto sigue siendo, al fin y al cabo, una investigación policial aunque nuestro detective no abandone la cama, y tendréis que leer el libro para enteraros). Quizás por eso me ha fascinado tanto la historia, porque algo que yo veía muy difícil demostrar, se demuestra que sí sería verificable y posible históricamente hablando.

Una cosa que me ha sorprendido mucho. al menos en aquella época (la novela fue escrita a principios de los años 50), según nos quiere dar a entender la autora, los ingleses de a pie no solo estudiaban Historia... la aprendían, formaba parte de sus conocimientos. La almacenaban. Todo el mundo a quien el inspector Grant le muestra la foto o le habla sobre el tema, sabía quién era Ricardo III, lo recordaba de sus libros del colegio, y sabía que se le acusaba de matar a sus sobrinos, sabía cómo supuestamente habían muerto los niños, sabía incluso a quién se le había enconmendado el asesinato. Y todos, todos tenía su opinión sobre este rey: malvado, vil, asesino. Algo así me resulta impensable por estos lares. Llamadme descreída.

En fin, que nunca es tarde si la dicha es buena, y esta ha sido buenísima no, lo siguiente. He tardado mucho, muchísimo, en leer este libro porque soy un desastre en general y tengo demasiado pendiente esperando. Pero es una joyita para quien le interese una novela de detectives especial y diferente, además de una buena investigación histórica en general. de verdad, una joya. Y encima con la pluma de una escritora como Josephine Tey, que hace fácil lo difícil, y que da gusto leer. La sencillez con la que describe la guerra de las Dos Rosas, la simplicidad con la que nos sitúa en un abrir y cerrar de ojos en la Inglaterra del siglo XV... En escasas páginas resume un conflicto, unas familias, una época de una manera diáfana y sin artificios. Muy fan.

Termino (oigo los suspiros de alivio). Para quien le interese toda esta temática, en cuestión de series y películas hay donde escoger (la mayor o menor verosimilitud histórica de cada producción ya es otra cosa). Por poner solo unos ejemplos, desde la adaptación de la obra de Shakespeare al cine de la mano de sir Laurence Olivier, hasta un documental maravilloso que guardo como oro en paño desde que salió en el que al Pacino deconstruye la obra del propio bardo, llamado Looking for Richard. En cuestión de miniseries tenemos The White Queen, adaptación de la novela de Philippa Gregory, nos lleva a la época de la guerra de las Dos Rosas, con Ricardo todavía como hermano del rey, Eduardo IV. Incluso hay una película británica de 2005 muy desconocida por estos lares pero que también atesoro hace años, titulada Princes in the Tower y basada en hechos reales, en la que se cuenta cómo apareció un hombre que decía ser uno de los dos niños que Ricardo III encerró en la Torre, dieciséis años después de su supuesta muerte.

Ale, os dejo material para investigar, ver y disfrutar. Haced el favor de leer el libro quiénes no lo hayáis hecho. Y como hoy estoy que lo tiro, os informo que la editorial Hoja de Lata sacó a principios de verano otra novela de la serie de Alan Grant, El caso de Betty Kane. Yo lo recibí como regalito de cumple, así que espera a buen recaudo en la estantería. A ver si cae este mismo año :)
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
Calaveritalee
 07 January 2021
Para empezar, nada más coger el libro, te sorprende la calidad de la edición.
En su solapa principal y trasera, tiene un magnifico y cómodo árbol genealógico que ayuda mucho a la hora de seguir las vicisitudes de la investigación.
Josephine Tey, la autora, era hasta esta obra una desconocida para mí, las maravillosas críticas sobre este libro me llevaron a el, y para mi se han superado todas las expectativas.
El protagonista, el inspector Alan Grant, es un personaje con el que me he reído mucho, está muy bien construido, no le falta la típica ironía inglesa, el humor socarrón, ni esa curiosidad propia de su profesión, pero hay que dejar claro que no es el típico inspector de las novelas al uso, la autora sabe darle un toque especial para hacerlo único. Me ha alegrado saber que lo hace protagonista de más novelas que estoy deseando leer.
Si a todo esto le añadimos unos personajes secundarios que le dan coba en sus ideas, pues imaginaros lo que puede salir, una novela de misterio con una trama bastante original, teniendo en cuenta que el misterio no es contemporáneo.
Al principio del libro me asusté un poco por las referencias literarias que se hacían, las cuales para mi que eran ficticias por que no hayé ninguna referencia en Google, pero nada más pasar esas páginas iniciales la trama empezó a ser adictiva.
El darle un enfoque de investigación policial a un hecho histórico oscuro me ha encantado. La autora ha querido dar la puntilla a un dilema histórico y moral, la implicación de Ricardo III en la muerte de sus dos sobrinos (uno de ellos era el heredero a la corona).
A medida que vamos avanzando en la novela, las distintas pruebas, crónicas y libros, van desvelando que el que se tenía por monstruo quizás no lo fuera, y que los libros de historia al final los escriben los vencedores según su conveniencia, y en épocas distintas a la del desarrollo de los acontecimientos, restando así credibilidad a lo que dabamos por válido.
Una serie de contradicciones y crónicas hayadas por su nuevo amigo y ayudante Brent Carradine (que le presta apoyo, ya que nuestro prota está convaleciente en el hospital) les llevará al verdadero culpable de la desaparición y probable asesinato de los sobrinos de Ricardo III.
Os dejo un muy breve resumen histórico: Ricardo III llegó al trono tras la muerte de su hermano Eduardo IV, el heredero Eduardo V no subió al trono por que durante el tiempo que transcurrió desde la muerte de su padre y su coronación, un obispo, Stillington, declaró que había casado en secreto a Eduardo IV con una novia anterior a la actual reina, por lo que el matrimonio actual quedaba invalidado y sus descendientes perdían el derecho al trono.
A raíz de esto el parlamento británico aprobó el Titulus Regius, por el que se pasaba la corona a Ricardo III, el cuál nombró como heredero a otro sobrino suyo, y no a su propio hijo, lo que demuestra que respetaba la línea de sucesión establecida.
A partir de este hecho, la historia tradicional le acusa de haber encerrado al que iba a ser rey, Eduardo V y a su hermano Ricardo en la Torre de Londres, y de haber promovido el asesinato de estos niños, sus sobrinos.
Pero una serie de contradicciones y crónicas llevan el foco de atención a otro personaje histórico que no quiero desvelar, para eso os leéis la novela.
Si os voy a dar una pista para picaros: que estos hechos transcurrieron durante el largo e intermitente período que abarcó la Guerra de las 2 rosas, entre la casa de York, a la que pertenecía la dinastía reinante, y los Lancaster, bando Tudor, ahí lo dejo.
Pd: me ha costado sintetizar por que en tema historia me explayo sin filtro alguno. También me gustaría decir que hubo momentos que me vinieron a la mente Juego de Tronos, alguna vez leí por ahí que la famosa serie se inspiró en la Guerra de las 2 rosas, tendré que investigar yo también sobre este apasionante e intrigante conflicto que enfrentó a dos familias durante tanto tiempo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         62
Beababe30
 01 November 2023
Este libro NO es una novela policíaca. Se ubica como tal porque el protagonista trabaja para Scotland Yard y tiene más novelas de ese género. Aquí nos muestra una investigación histórica desde sus difusos inicios hasta sus interesantes conclusiones.
No es un libro rápido de leer requiere algo de reflexión y yo he seguido mis propias búsquedas con "San Google".
Alan Grant sufre un accidente que lo deja en el hospital, muerto de aburrimiento. Todo el día mira el techo y se deprime.
Una amiga lo convence para hacer uso de su cerebro ya que no puede moverse. le lleva unos retratos. Qué ocurre con la Verdad? Puede verse reflejada en un rostro? Un retrato muestra más que la imagen exterior de una persona? El dolor, el pasado, los recuerdos, la culpa dejan una huella tan profunda como para ser percibida por el ojo humano en un retrato? Desde la cama comienza a investigar un famoso crimen ocurrido hace siglos con dos niños como víctimas.
La Historia llega a nosotros a través de retazos escritos por personas falibles que pudieron ser mezquinas (o no), sensatas o que nos cuentan lo que otros les dijeron sin haberlo confirmado. No todo lo escrito en un libro, diario, documento, carta... es sagrado o verídico. Es cierto que la Historia la escriben los vencedores o al menos, las fuentes que sobreviven lo suficiente como para llegar hasta nosotros.
De todo eso trata este libro.
Me parece una obra espléndida, sorprendente y muy bien escrita.
A quien le guste la Historia le encantará.
Ya tengo más libros de su autora, debió ser una mujer muy moderna para su época y siento curiosidad por el resto de su obra.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         126
booksandfus
 24 February 2021
La hija del tiempo
Josephine Tey
Traducción : Efrén del Valle
Editorial Hoja de Lata
260 páginas.

🍁 Aquí os traigo una novela curiosa y original donde las haya. Fue considerada la Mejor Novela de Misterio de todos los tiempos en el año 1990 por la Asociación de escritores de novela negra de Reino Unido.
Su originalidad radica en cómo con gran maestría Josephine Tey ubica al protagonista, el inspector Grant, en una habitación de hospital donde resolverá uno de los misterios más oscuros de la monarquía británica . ¿Mató Ricardo III a sus sobrinos, los Príncipes de la Torre para conseguir el trono?

🍁Tey pone en tela de juicio a los historiadores, cómo a lo largo del tiempo un hecho infundado trasciende y se asienta. Los personajes tanto los dos protagonistas como los secundarios que van desfilando por la habitación me han cautivado por la mordacidad de sus comentarios en algunos casos. Tey en estado puro.

🍁Menos mal que trae un árbol genealógico y aún así me he hecho lío. al final del libro vienen unas pequeñas aclaraciones que me hubiera venido muy bien consultar durante la lectura, pero no me di cuenta.
No me ha resultado una lectura fácil pero puedo decir que lo que me ha gustado más ha sido su planteamiento y que aprendes historia inglesa sí o sí. 😉

🍁Muchísimas gracias a @hojadelata_editorial
, por estas ediciones tan preciosas y por darnos a conocer a la autora. Poco a poco voy haciéndome la colección. En julio leí "La señorita Pym dispone", la tengo pendiente de reseña todavía, pero puedo adelantar que ahí se produjo el flechazo con la autora.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
Citas y frases (8) Ver más Añadir cita
Sara_BookishCabaretSara_BookishCabaret14 October 2020
- [ ] “La verdad es la hija del tiempo” , Proverbio antiguo. Esta es una verdad como un piano de grande, aunque en los tiempos que corren, como a nadie le importa un huevo la verdad y si no la olvidan por otra mentira nueva al día siguiente, pues tanto da.

Lo que vengo a contar aquí es que esta novela de género detective y misterio es buena, burbujeante y deliciosa. No como ese libro flojucho de Trent y sus pistolitas que leí hace poco. Según unos ingleses muy expertos es la mejor novela de misterio de todos los tiempos, no lo sé , no las he leído todas, así que no puedo confirmarlo. Pero os aseguro que seguiré leyendo a Josephine Tey pues lo único que lamento en relación a ella es no haberla descubierto antes.

Alan Grant es el detective, que resuelve el misterio desde la cama del hospital. ¿Y cual es el misterio? Uno de los más famosos de la historia, el asesinato de los Príncipes de la Torre, en época de Ricardo III. Alan no está de acuerdo con que el rostro del hombre del grabado que le regala su amiga Marta sea el de un asesino, aquí empieza el tema entre Ricardo III y Grant.

A los fans de la historia, y de la historia de Inglaterra, este libro les parecerá una gozada, árbol genealógico incluido (y necesario). Josephine Tey es ágil, aguda y la trama funciona a la perfección, ni te pierdes ni te aburres. La creación de personajes, a veces muy light en estas novelas de misterio, es realmente buena, la enfermera Canija y la enfermera Darroll, la encantadora y enguantada actriz de teatro Marta Hallard, el ama de llaves y el becario americano Brent Carradine. Todos sin desperdicio, todos bien traídos al argumento. En la trama no entro que en este género cualquier cosa es spoiler.

Una gozada, sí , sí, adentrarse en la guerra de las Dos Rosas y el chunguerío monárquico sucesorio. Y mira que he acabado queriendo a Ricardo, y aunque no me diera el reino porque no tengo un caballo, yo me lo echaba a cuestas, sin silla ni nada, a pelo.

Leedlo.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
RosRos30 January 2023
La verdad no está en los libros de historia, sino en los libros de cuentas.
Comentar  Me gusta         192
Beababe30Beababe3024 October 2023
Cuando no se puede recabar información sobre un hombre, la mejor manera de hacerse una idea sobre él es investigando acerca de si madre.
Comentar  Me gusta         100
Beababe30Beababe3001 November 2023
No se puede aseverar que un hombre sea incapaz de matar —como bien sabía Grant tras largos años en la policía—, pero sí decir, casi con total certeza, cuándo una persona es incapaz de cometer estupideces.
Comentar  Me gusta         60
Beababe30Beababe3023 October 2023
En los hospitales, la simetría está un escalafón por debajo de la limpieza y dos por encima de la devoción a Dios.
Comentar  Me gusta         100
otros libros clasificados: misterioVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

Autoras de novela negra y policíaca

10 negritos

Agatha Christie
Phillys Dorothy James
Susan Hill

10 preguntas
93 lectores participarón
Thèmes : novela negra , LITERATURA POLICÍACACrear un test sobre este libro