InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8417553371
Editorial: Impedimenta (18/11/2019)

Calificación promedio : 4.5/5 (sobre 6 calificaciones)
Resumen:
Mujeres letales de la historia

Una sugerente compilación de damas letales, dotada de un vitriólico humor negro, que rescata del olvido a catorce maestras del crimen que hicieron de lo sangriento un arte: horneando deliciosos pasteles con sorpresa, manejando el cuchillo con habilidad mortal o administrando sibilinos venenos a prueba de autopsia.

Al hablar sobre los criminales más letales de la historia, siempre pensamos en Jack el Destri... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (7) Ver más Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 17 julio 2020
No sé si he tenido la oportunidad de comentarlo aquí en alguna ocasión, pero uno de los subgéneros literarios que más me gustan y que menos puedo leer porque apenas nos llegan traducciones en castellano (muy, muy, muy pocas), es el de no ficción basado en true crime del siglo XIX y primera mitad del XX. En inglés los hay para atestar una librería, pero lo dicho, aquí llegan con cuentagotas, así que cuando uno asoma la patita entre las novedades editoriales, no lloro de la emoción porque me da vergüenza... pero casi. Damas asesinas amplía todavía más el abanico temporal porque en algunos de los casos que cuenta se remonta a varios siglos atrás, pero cumple con lo más importante: true crime de época.
Tori Telfer asienta las bases de la existencia misma de este libro con claridad. Nuestra época no es la época de los asesinos en serie, es la época de los asesinatos en masa. Aun así, especialmente desde la mitad del siglo XX hacia atrás, en una sociedad distinta en la que sí que eran más habituales este tipo de sucesos, se repetía una constante: la dificultad de aceptar la existencia de las asesinas en serie. Se daba por hecho que una mujer era incapaz de asesinar metódica y reiteradamente porque eso implicaba un acto voluntario y proactivo de matar y quitar la vida sin ninguna excitación emocional que lo justificase o requiriese esa acción como respuesta ante una amenaza. En pocas palabras, lo de asesinar a sangre fría era cosa de hombres, las mujeres siempre lo hacían de manera justificada y con atenuantes. Por esta razón apenas hay estudios sobre este hecho, y lo poco que se ha estudiado ha sido de manera limitada en el tiempo, nada exhaustiva en localizaciones y como si no se las tomara demasiado en serio. Tori Telfer pone de manifiesto en el libro que aunque resulta obvio que el porcentaje de asesinos en serie es muy superior, negar la existencia de mujeres que han sembrado regueros de muerte a lo largo de la historia es, además de simplista, falso, y que la mujer también puede ser violenta y asesinar de un modo retorcido por motivos de lo más variopintos y banales que nada tienen que ver con la autodefensa o respuesta emocional. Solo hay que echar la vista atrás para desenterrar la vida y obra de unas cuantas mujeres que en su día levantaron mucha polvareda aunque hoy en día, salvo contadas excepciones, han quedado en el olvido.
La autora recurre a catorce casos muy distintos entre ellos, ya sea por la época en que tuvieron lugar como por el país o el tipo de víctimas elegidas, e incluso por la posición social de las asesinas en cuestión, que también es muy variada. Sin ningún orden cronológico, saltando hacia delante y hacia atrás en el tiempo, lo mismo nos vamos al siglo XIII en Irlanda (probablemente el primer caso documentado de una asesina en serie) que a los años 50 del siglo XX en Estados Unidos, abarcando siete siglos de historia que nos llevan de un lado a otro del planeta en busca de historias bastante truculentas y asesinas que jamás mostraron ni un ápice de remordimiento. ¿Las víctimas? Desde niños a maridos pasando por amantes, sin olvidarnos de vecinos, criados, clientes o empleados. O quien se pusiera en su camino e hiciera peligrar sus propósitos, sin más. ¿Los métodos? El veneno es el más recurrente, pero el cuchillo o el arma de fuego no faltan, y las que se decantaban por las torturas tenían un amplio abanico donde elegir. de todo un poco, que no se diga.
La más conocida de todas ellas es sin duda Erzsébet Báthory, una mujer cuya memoria ha sido preservada, sexualizada y vampirizada desde que, en la década de 1720, se descubrieron los registros de su juicio. Con la condesa sangrienta comienza este libro, como si quisiera darle el hueco que le corresponde a esta asesina demente y sádica convertida casi en un símbolo de culto para quitársela de encima y adentrarse en otros muchos nombres e historias que sí resultarán un descubrimiento inesperado para el lector. Todos los casos sobre los que se habla en el libro me han parecido no solamente muy interesantes, sino que la labor de documentación es en apariencia muy notable y específica en detalles (y cuando le ha sido imposible corroborar algo o puede ofrecer menos información por diversos motivos o dificultades en el proceso de investigación, lo dice). Aun así, al no poder (ni deber, que el libro está para leerlo y descubrirlo) adentrarme en las catorce entradas, voy a limitarme a resaltar las dos que a mí más me han impactado, sorprendido o llamado la atención.
En primer lugar, me ha impresionado mucho lo que se cuenta sobre Darya Nikolayevna Saltykova. "La torturadora" es el sobrenombre que le adjudica la autora, y eso no alcanza ni remotamente a trazar una imagen de lo que esta señora perpetró en tiempos de Catalina la Grande en el siglo XVIII ruso. Esta mujer, que fue hallada culpable de treinta y ocho asesinatos y sospechosa de otros veintiséis (más los que no se pudieron contabilizar ni en un grupo ni en el otro, todos ellos de criados, en su mayor parte mujeres) pertenecía a la nobleza rusa, y tenía tan interiorizado que la servidumbre era infrahumana, indigna, la nada más absoluta y que podía hacer con ella lo que quisiera, que no solo no confesó un solo asesinato, sino que además se consideraba un alma virtuosa que hacía lo que tenía que hacer. Por su condición de noble torturó y asesinó con impunidad a pesar de las reiteradas denuncias hasta que Catalina decidió que en la Rusia que ella quería que admirase el mundo no cabía un ser monstruoso como ese. Ese fue el fin de Darya, que finalmente no fue ejecutada y permaneció treinta y tres años en prisión hasta su muerte. Las torturas que infligía no os las describo, eran variadas y de todo tipo, que imaginación no le faltaba.
Por otro lado os destaco a "Los Ángeles de la Muerte" de Nagyrév. ¿Qué tiene de singular este caso en concreto? Pues que estamos hablando de muchas mujeres en un pequeño pueblo húngaro compinchadas durante dos décadas para asesinar a sus vecinos y familiares a finales de los años 20. La vida era muy dura en aquella época: a la pobreza causada por la Gran Depresión se sumaba el aislamiento de la localidad, la violencia a la que eran sometidas las mujeres por unos maridos alcoholizados y con secuelas psicológicas tras regresar del frente en la Primera Guerra Mundial, la imposibilidad de criar a unos hijos que no eran más que una carga... Así que empezó a morir gente. Niños, hermanos, maridos... sobre todo maridos. La partera del pueblo, Zsuzsanna, era la encargada de recetar las muertes y el veneno para ejecutarlas, y a ella acudían las vecinas cuando les hacía falta. El asesinato se convirtió en el hobby compartido del pueblo, las amigas se reunían para comentar y planificar la jugada, y se cree que cometieron unos cuarenta y dos asesinatos antes de que las pillaran gracias a una carta anónima de un vecino de un pueblo cercano que se barruntaba que lo que pasaba en Nagyrév no era muy normal. Llamadme morbosa, pero a mí lo que me extraña es que todavía no se haya llevado esta historia al cine o a la televisión. Tengo que investigarlo.

Me duele no hablaros de las demás ni un poquito, pero es que ya sabéis lo que me puedo enrollar a poco que me pongo cuando algo me interesa mucho. Aun así hago dos menciones especiales; una el caso de Kate Bender, "La bella rebanadora de pescuezos", porque historias de ficción tipo La matanza de Texas, etc... me parecen claramente inspiradas en lo que hacía la familia Bender a finales del siglo XIX en Kansas (ojo, en el concepto en sí mismo, no en el método de asesinato) y encima desaparecieron sin dejar rastro, jamás los pillaron ni fueron juzgados; la otra es para Mary Ann Cotton, "La mujer maldita", que era el caso que más conocía junto al de la Báthory y que, entre tanto horror, destaca todavía más porque sus víctimas fueron niños en su mayor parte (tanto sus propios hijos como los de los viudos con los que se iba casando). Los niños le resultaban un estorbo, y repartía arsénico entre ellos sin remordimiento alguno.
Entre tanta muerte, una de las singularidades que enseguida llaman la atención del lector es el propio estilo narrativo de la autora. Sabe que lo que está contando no es plato de gusto y que si le da un tono crudo puede hacerse cuesta arriba, así que hace gala de una prosa sencilla y aguda que se lee sin problemas combinada con ciertas dosis de humor negro que intentan aligerar un poco el tono y que rozan el sarcasmo en algunas ocasiones, sobre todo cuando hace alusión al sexismo con el que se trataba en la prensa y en los propios juicios a estas mujeres (si eran guapas y jóvenes tendían a irse de rositas; si eran feas o viejas no las salvaba ni el tato).
Sé que hay gente a la que le disgusta leer sobre estos temas y adentrarse en el lado despiadado y cruel del ser humano. Yo basculo hacia el lado opuesto: creo que es necesario saber de qué es capaz el ser humano, porque no por alejarnos del mal, el mal va a dejar de existir. Os contaría por qué me interesan sobre todo los del siglo XIX por encima de otras épocas, pero esta reseña no va de eso. Y sí, por si os lo preguntábais: la criminología es una disciplina que me apasiona.
La edición hubiese sido redonda si hubiese incluido en cada capítulo el retrato de la mujer de la que se estaba hablando (en la edición original sí que aparecen los retratos en forma de ilustraciones a cargo de Dame Darcy), pero bueno, estoy acostumbrada a leer con el móvil a mano cuando de hechos reales se trata así que tampoco me ha supuesto mayor problema ponerle cara a cada una de estas damas asesinas.

Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
YoleoNovela
 14 mayo 2020
En diciembre del año pasado regalé este libro a una buena amiga. Como excelente lectora que es siempre que llegan fechas señaladas, como pueden ser el cumpleaños o la Navidad, busco entre la novedades del momento para hacerle un pequeño regalo. Involuntariamente o con conocimiento de ello, suelo escoger los libros que a mí también me pudieran encajar, y así llegado el momento, y si ella me da su visto bueno, yo también me tiro de cabeza a su lectura. Y he aquí uno de esos libros, 'Damas asesinas' de Tori Telfer publicado por la editorial Impedimenta, una de mis editoriales favoritas. Si aún no conocéis esta editorial os puedo decir que es de esas editoriales que tienen el buen gusto eligiendo a sus autores con ediciones muy cuidadas y mejor diseñadas.
Comenzaré diciendo que este libro no se clasifica como novela propiamente dicho. Se trata más bien de una crónica magníficamente bien documentada y de ardua labor investigara.
Después de una pequeña introducción el libro se desarrolla en capítulos individuales sobre las mejores damas asesinas de tiempos pasados. Sí, son damas vintage y según la autora así ha sido más que nada porque, y cito textualmente: "cuando tratas con víctimas y perpetradores que llevan muertos mucho tiempo, resulta más sencillo que las historias pequen de espeluznantes y cautivadoras que simplemente... deprimentes". al final del libro la autora describe el trabajo de investigación que realizó para escribir este libro.
Bajo la pluma de Tori Telfer las asesinas cobran vida. Es cierto que los hombres, por norma general, son los que más matan, las estadísticas así lo demuestran y puede que siempre que hablamos de asesinos en serie nos viene a la mente al famoso 'Jack el Destripador', Ted Bundy o 'El carnicero de Milwaukee', osea hombres. Incluso el FBI aseguró que las asesinas en serie no existían. Pero este libro determina la diferencia entre asesinos en serie y asesinas y las causas que llevaron a esas mujeres a tomar el asesinato como forma de vida.
Quizá la empatía, y no simpatía, por alguna de estas mujeres sí he podido experimentar. Necesité leer todos los casos para finalmente admitir que, bueno, que de alguna de ellas sí sentí verdadera pena. No quiero que me malinterpretéis pensando que exculpo y defiendo la postura de estas asesinas, solo quiero decir que melló en mí un efecto peculiar su lectura y creo que quizá las circunstancias no ayudaban demasiado y el ambiente en el que vivían favorecía a tomar la justicia por su mano. Lo que sí os puedo decir que todas estas mujeres poseían un curioso encanto. Entre ellas encontramos a Mary Ann Cotton y sus envenenamientos con arsénico a diestro y siniestro para cobrar seguros de vida, a Erzsébet Báthory apodada 'La condesa sangrienta', una condesa húngara considerada la gran dama de los asesinatos en serie, Nannie Doss conocida como 'La abuelita risueña', una señora mayor alegre, simpática a la que le gustaba hornear pasteles, o Darya Nikolayevna Saltykova ' La torturadora', mujer que pertenecía a la nobleza rusa y vivía en un mundo de privilegios.
Es un libro que está escrito concienzudamente. Las historias que nos cuenta la autora está revestido de un humor socarrón y describe alguna que otra truculenta escena de manera maravillosa. No olvidéis que son casos reales e históricos y las damas son antagonistas de todas las historias y como buenas antagonistas protagonizaron una de las crónicas más negras, sangrientas y escalofriantes de la historia.
En definitiva, este libro es una crónica sobresaliente de las mujeres y su lado oscuro y oculto. Mujeres que siembran el horror por allí donde pasan. Con este libro la autora nos ha regalado varias historias que nos harán perder la noción del tiempo y la realidad, y nada de lo que cuenta es mentira. Una lectura que me ha venido como anillo al dedo.
Enlace: https://www.yoleonovela.com/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
LaPetitaLlibreria
 21 enero 2020
Después de éxitos como “Damas en bicicleta” y “Damas oscuras”, un nuevo homenaje a las mujeres literarias llega a nuestras manos bajo el título de Damas asesinas.
En esta obra que nos acerca Impedimenta se rinde tributo a catorce damas de las letras que conmocionaron al mundo con sus obras enmarcadas en el género negro.
¿Quién dijo que las obras más negras eran pertenecientes a mentes masculinas?
Esta obra es todo un tributo a las asesinas literarias que compaginan su vida diaria con naturalidad con una parte de ellas mismas muy oscura que las lleva a cometer asesinatos y fechorías de lo más sangrientas.
De la mano de Tori Telfer en su debut literario podemos investigar y documentarnos sobre la condesa Erzsébet Báthory, de la torturadora rusa o de la abuelita risueña entre otras.
Autoras como Mary Ann Cotton, Nannie Doss o Alice Kyteler se dan cita en esta obra extensa, bien documentada y contextualizada desde el amor por las letras.
Todas ellas tratadas desde el respeto tanto las autoras como sus protagonistas sangrientas.
Desmitificando los clichés antiguos en que se figuraba que ellas eran brujas, raras, que eran hormonales o que lo hacían por un hombre se trata de comprender el contexto de las obras desde un prisma más amplio para ver las motivaciones y todo su mundo.
Parece que las mujeres en la literatura están contextualizadas en novelas rosas o en obras de grandes aventuras históricas pero cabe destacar su tarea tanto a la hora de escribir novela negra como a su gran capacidad para crear a sus hijas literarias.
Gracias a la tarea de traducción de Alicia Frieyro podemos disfrutar de esta obra que a la vez esconde muchas propuestas para seguir leyendo y aprendiendo de estas catorce sanguinarias mujeres.
¿Os atrevéis a conocerlas?
Gracias a esta completa y detallada obra podréis analizar mucho más allá de lo que hasta hoy en día se ha tratado sobre el tema.
Estas dulces y duras mujeres os esperan en las librerías.
¡No las dejéis pasar!
¡Caed en su encanto!

Enlace: http://lapetitallibreria.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
anademendoza
 09 junio 2020
Me ha gustado mucho este libro, empezando ya por el propio inicio, donde nos hace una reflexión sobre cómo se ha tratado la figura de la mujer criminal a lo largo de la Historia desde un punto de vista crítico y objetivo.
Viaja por diversos países para traernos a las mujeres más letales, pasando por Bathory y dejando una línea marcada que diferencia entre la realidad y la leyenda; también hablará de otros casos como el de Mary Ann Cotton, Alice Kyteler o Tillie Klimek, entre otros tantos casos más.
Os lo recomiendo para acercarnos un poco más a estos casos de crónica negra y de mujeres asesinas
Comentar  Me gusta         00
Quinta
 08 marzo 2020
Qué gran labor hace la autora del libro con esa redacción desapasionada. de una manera amena y sin aspavientos nos adentra en el mundo de unas mujeres que de una manera u otra acabaron matando a sus semejantes..
Muy buena labor de documentación . Un tema complejo de tratar...es difícil escribir estas cosas sin caer en la compasión o el linchamiento.
Comentar  Me gusta         10

Las críticas de la prensa (2)
larazon10 enero 2020
La periodista Tori Telfer recopila varios de los crímenes más sangrientos del siglo perpetrados por damas letales que convirtieron el acto de matar en «un arte».
Leer la crítica en el sitio web: larazon
BurgosConecta30 diciembre 2019
Tori Telfer repasa los crímenes más sangrientos, terribles y sofisticados cometidos por asesinas en serie / Son las 'obras maestras' de las damas que hicieron del asesinato una de las bellas artes.
Leer la crítica en el sitio web: BurgosConecta
Citas y frases (2) Añadir cita
Inquilinas_NetherfieldInquilinas_Netherfield17 julio 2020
Si fuera usted una mujer que quisiera asesinar a su marido, nada mejor que hallarse en Chicago en la década de 1920. Lo único que tendría que hacer sería pegarle un tiro a ese puto cabrón en el cogote y luego presentarse ante el tribunal, bien perfumada y mordiéndose el labio en señal de arrepentimiento. Sus abogados quizá le pidieran que se ondulara el pelo, al más puro estilo de las preciosas asesinas que habían salido libres antes que usted, como Belva Gaertner, la Elegante, y Beulah Annan, la Guapa: las mujeres que inspiraron la obra de teatro Chicago. El jurado, compuesto por hombres en su totalidad, contemplaría con miradas aprobadoras sus tobillos enfundados en medias de seda cuando cruzara las piernas, temblando visiblemente. Venga, vamos, deje correr una lagrimita por esa naricita suya tan perfecta. Saldrá libre, pero solo si es usted muy pero que muy guapa.

Tillie Klimek no lo era.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
JimenaAlmenaJimenaAlmena19 mayo 2020
"A las mujeres únicamente se las considera capaces de cometer homicidios de tipo expresivo impulsivo - el asesinato como resultado de una acción en defensa propia, un arrebato de furia, un trastorno hormonal, un ataque de histeria -, no de llevar a cabo homicidios de tipo instrumental-cognitivo, que son premeditados, planificados y se ejecutan a sangre fría."
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: Ensayo históricoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro

Otros libros de Tori Telfer (1)Ver más




Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre la literatura de Estados Unidos?

La leyenda de Sleepy Hollow es un relato corto de terror y romanticismo, se desarrolla en los alrededores de...

Nueva York
Londres
Chicago

10 preguntas
32 lectores participarón
Thèmes : literatura norteamericanaCrear un test sobre este libro
{* *}