InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Carmen Francí (Traductor)
ISBN : 8494426354
Editorial: Gatopardo Ediciones (25/01/2016)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 2 calificaciones)
Resumen:
Aún no tenemos la descripción del editor en nuestra base de datos (contraportada)
Añadir la descripción del editor

También puedes contribuir a la descripción colectiva redactada por los miembros de Babelio.
Contribuir a la descripción colectiva
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (1) Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 28 noviembre 2017
La consecuencia natural, después de descubrir a Barbara Pym, era hacer lo propio con la autora que casi siempre es nombrada junto a ella, Elizabeth Taylor. Están consideradas como dos de las mejores escritoras inglesas de la segunda mitad del siglo XX, y yo, como es natural, algo así no me lo pierdo por nada del mundo.
La trama se desarrolla en la parte vieja de un pueblo pesquero recién finalizada la Segunda Guerra Mundial. Como vieja que es, ha quedado obsoleta, un tanto abandonada a su suerte y sin vida, porque todo lo bueno se ha trasladado a la parte nueva. Así, en este entorno decadente, con tufillo a rancio, ambienta Taylor una historia muy alejada de grandilocuencias y giros enrevesados. La vida de a pie, la de las personas normales, es la que es. Cada una tiene sus propias aristas, sus particulares detalles, esconde risas, disimula desamores, compone apariencias y arrincona secretos... pero son eso, vidas normales de personas normales con sus sentimientos de puertas para adentro. Y ya sabemos que eso, bien contado, puede llegar a ser muy seductor y fascinante. A mí estas novelas, repito, bien narradas, me atraen como la miel a las moscas.
Aunque el desarrollo de la novela debe quedar a merced de quienes se aventuren a leerla (¡que espero que seais muchos!), creo que debo presentaros a los actores que se pasean por las páginas, porque son la esencia de esta historia. Estamos ante una novela coral, en la que algunos personajes tienen más peso que otros, pero todos inciden en las vidas de los demás y son imprescindibles para el desarrollo de la trama. Taylor reduce la vida de este pueblo a una calle: entre el pub, la tienda de ropa de segunda mano, la exposición de figuras de cera, y las casas de Tory y Beth, se desarrolla el 95% de la historia, con ocasionales visitas a la estación, el cementerio y el malecón.
Así, conocemos a la señora Bracey y sus hijas, Maisie e Iris. Ellas son las propietarias de la tienda de ropa de segunda mano, aunque Iris trabaja fuera, en el pub. de la tienda se hace cargo Maisie, pues la matriarca de la familia está inválida de piernas para abajo y su vida se limita a una cama en la trastienda. La señora Bracey es amante de las bromas soeces, cotilla en grado sumo, controladora con sus hijas, criticona con todo el que se le ponga por delante y tiene muy mala idea. Su postramiento no ayuda mucho a suavizar su carácter, y trae tanto a sus hijas como a los vecinos que la visitan por la calle de la amargura. Y no puedo perdonarle, no lo haré jamás, que considere vulgar a Dickens... ¡nada menos que a Dickens! ¡Lo que hay que leer por no estar ciega! Desde ese momento le hice un tachón más grande que la catedral de Burgos xD.
Proseguimos. Lily Wilson está a cargo de la exposición de figuras de cera, y vive en un pisito justo arriba. Viuda tras la guerra, su único nexo de unión con ese pueblo era su marido. Ahora no sabe qué hacer con su vida, viéndose atada a un negocio que le pone los pelos de punta y un lugar que aborrece. En lo más profundo de su corazón, culpa a su marido por dejarla sola. Por su parte, Bertram Hemingway es un antiguo marino, soltero ya maduro, que ha decidido que quiere ser pintor, y a poder ser de éxito. Ha recalado en el pueblo para pintar paisajes, y menos eso, hace de todo. Es la versión inglesa del viejo del visillo: entrometido, preguntando siempre a todo el mundo por su vida, por lo que hacen y dejan de hacer, queriéndose enterar siempre de todo, criticando por dentro lo que le dicen, creyéndose imprescindible y oteando lo que pasa en cada uno de los edificios y casas que tiene a la vista.
Y llegamos a los dos hogares donde se cuece la trama principal. Tory está divorciada y vive sola. Durante la guerra su marido la abandonó mientras estaba en el ejército por una mujer de uniforme. Tiene un hijo que está en un internado y del que recibe cartas un tanto curiosas. Es la mujer distinguida del pueblo, la que destaca, y todos los hombres caen rendidos a sus pies; es de esas mujeres que levantan pasiones sin que ella haga nada por propiciarlo, porque además tiene otras cosas en la cabeza. Justo en la casa de al lado vive su amiga del alma desde la infancia. Beth lleva más de dos décadas casada con Robert. Tienen dos hijas, Prudence, de veinte años, especial aunque no tiene un pelo de tonta, y Stevie, de cinco. Beth es escritora, y eso es lo único que es y le importa. Está desconectada del mundo, no pisa jamás la calle, es madre porque es lo que tocaba, pero escribe, escribe, escribe... Robert, médico, vive atrapado en la rutina y monotonía de una existencia que le asfixia. Cumple con todas y cada una de las obligaciones de ella: es buen marido, es buen padre, es muy trabajador... pero está perdidamente enamorado de Tory.
Todos estos personajes conforman la vida de un pueblo en el que de puertas para afuera parece que no pasa nada y todo resulta la mar de anodino, pero que de puertas para adentro, de manera inevitable y como ocurre en toda casa de vecino, las pequeñas cosas levantan marejadas. La prosa de Taylor es detallada, muy descriptiva, pero nada pesada. En algunos capítulos se detiene en una sola de las casas o escenarios, y en otros están pasando varias cosas a la vez en varios sitios distintos y va simultaneando los acontecimientos, lo que hace que conozcamos los puntos de vista de unos y otros constantemente. Una novela costumbrista en la que parece que solo se nos narran las relaciones a nivel vecinal y familiar de un grupo de personas, pero que esconde una mordacidad que va directa a la yugular, y una agudeza que traspasa las páginas. Taylor no es nada condescendiente con sus personajes, los presenta como son, con sus fallos y sus defectos, y espera que tú los aceptes en su imperfecta humanidad. Y eso mismo haces.
Se dice de esta autora que es la Jane Austen del siglo XX, y me cuesta estar completamente de acuerdo. Quizás sí en el sentido de que ambas, Austen y Taylor, narraban la realidad social que les rodeaba de una manera aguda y realista, pero Taylor es mucho más cruda a la hora de plasmar las relaciones afectivas y familiares, y aunque es el primer libro que leo de la autora, me da que lo de los finales felices (o lo que entendemos por ellos) no va con ella. Quizás ahí radique precisamente lo que les une y, al tiempo, las diferencia: que realmente las dos son hijas de su tiempo, pero los tiempos de ambas escritoras son como la noche y el día en muchos aspectos sociales y literarios. Aun así, si me preguntasen a mí quién está más próxima a Austen, creo que diría que Barbara Pym, porque demuestra más cariño por sus personajes... es quizás más amable con ellos, les da más margen. Pero vamos, que esto es solo una apreciación mía que seguramente no viene mucho a cuento y que a saber si cambia con otras lecturas de esta autora... pero ya sabéis que si callo, reviento :)
No me voy más por las ramas. Leído mi primer libro de Elizabeth Taylor, solo puedo decir que es de esas autoras que si te gustan cuando la descubres, si conectas con su forma de contar las cosas y ver la vida, con ese cinismo realista e inflexible, con ese talento para plasmar la vida tal cual es sobre el papel, con ese humor solapado, implementado como quien no quiere la cosa por aquí y por allá... ya no la abandonas y te mueres por repetir. Es mi caso, que aunque creo que ha quedado claro a lo largo de la reseña, nunca está de más incidir sobre lo evidente: Volveré a ella más pronto que tarde. He disfrutado muchísimo de Una vista del puerto; me encanta descubrir pequeñas joyitas cuando menos lo espero... o, reformulando, me encanta que lo que yo espero que sea joyita lo sea realmente y esté a la altura de mis expectativas, que creo que se ajusta más al caso :)
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: Literatura clásicaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Jane Austen o Brontë Sisters?

¿Quién escribió «Agnes Grey»?

Jane Austen
Anne Brontë
Charlotte Brontë
Emily Brontë

15 preguntas
41 lectores participarón
Thèmes : jane austen , literatura inglesa , históricaCrear un test sobre este libro
{* *}