InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8412137345
Editorial: Onyx Editorial (09/03/2020)

Calificación promedio : 2.93/5 (sobre 14 calificaciones)
Resumen:
Cuando el príncipe K Leb secuestra a una humana llamada Cora frente a toda una multitud y se la lleva a rastras a su reino, lo último que la muchacha espera es verse encerrada en la mayor leyenda marítima de la historia: la Atlántida. Por si esto fuera poco, el príncipe de la isla está convencido de que están hechos el uno para el otro, unidos por los lazos del destino, y se niega a devolverla con su familia.
Cora luchará con todas sus fuerzas para escapar y ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (13) Ver más Añadir una crítica
AlhanaRhiverCross
 23 diciembre 2020
He aquí una de las novedades de este año que más ganas tenía de leer dentro del catálogo de Onyx Editorial, tanto por ser la editorial que es, que pocas veces me falla con sus apuestas, como por mi curiosidad por conocer a Nira Strauss como autora. Antes de bucear a más en profundidad, voy a quedarme un momento en la superficie porque tengo que empezar comentando la espectacular portada con la que sentí un flechazo absoluto cuando se anunció su publicación. Como me ocurre a menudo, muchas de mis lecturas las ficho cuando la portada me parece tan increíble que siento la necesidad de conocer la historia que hay detrás y en este caso solo hay que mirarla para entenderme. Sabía que la trama estaría relacionada con la Atlántida pero poco más, porque no quise conocer la sinopsis y quizás por ello antes de comenzar a leer llevaba unas expectativas bastante distintas a lo que finalmente ha sido la novela. Para aclararlo desde el principio y que no os hagáis una idea equivocada al mirarla, Ragvala no es una historia de fantasía épica o juvenil como parece indicar ese diseño chulísimo sino que más bien es una novela romántica, new adult si queréis que especifique más por las edades de los protagonistas. Tampoco es muy exacto porque se acerca más a una historia de romántica paranormal con toques de mitología que a la fantasía pura. Una vez encuadrada más o menos en el género, paso a comentar algunos de los aspectos que más juego dan en este libro.
El argumento parte de una escena muy simple: Cora está invitada a una boda que se celebra en la playa y mientras se lo está pasando estupendamente ligando con otros invitados, aparece un grupo de tíos muy bronceados en taparrabos y hablando raro. K Leb, que encabeza el grupo de esculturas griegas personificadas y que en realidad es el príncipe heredero de la Atlántida, siente una conexión instantánea con Cora (que tiene un crush con la chica, vaya) y con eso sobreentiende que es su futura reina destinada, su amor verdadero profetizado por los dioses, su media naranjita cósmica, etc. Como a su alteza no le gustan los preliminares y lo quiere todo para ya, pasa de la fase intermedia de ligársela y conquistarla con sus ojitos azules, a los que Cora parece inmune (no como el resto de hembras humanas) y directamente se la lleva sin más a la Atlántida con él. Con las prisas, en el proceso también acaba raptada Rocío, la mejor amiga de Cora, a manos de Bra i An, el primo de K Leb, que también está muy bronceado. Total: un secuestro express, tíos cachas playeros y dos chicas muy perdidas en una ciudad mítica sumergida. Un inicio de trama llamativo, cuanto menos.
Por eso, cuando digo que no se han cumplido las expectativas que llevaba con respecto a lo que me iba a encontrar no quiero decir que me haya decepcionado en ningún sentido. Lo digo en serio, en ningún momento me he sentido decepcionada por no ser lo que yo me esperaba porque no soy ese tipo de lectora rígida que coge un libro pensando que es thriller aunque luego resulte ser terror y que se me rompan tanto los esquemas que me impidan disfrutar de la lectura. al contrario, soy tan versátil en cuanto a géneros literarios que, mira, sorpresa que me llevo desde el principio, si nos movemos dentro de unos márgenes razonables. Este ha sido uno de esos casos en que nada más empezar a leer he podido apreciar que el tono de la novela iba a oscilar entre la comedia romántica y la fantasía mitológica libre. A pesar de ese cambio inesperado, algo con lo que sí contaba era sumergirme en una buena ambientación fantástica y así ha sido. de hecho, el worldbuilding que despliega la autora es magnífico. En todo momento he podido visualizar cada escena como si se tratara de un concept art perpetuo en mi mente con las descripciones tan detalladas (que no quiero decir que saturen) que han hecho que se formaran imágenes muy intensas en mi retina. Nada que objetar en este aspecto porque la autora ha sabido llevarme a la Atlántida con más sutileza que la de K Leb y yo sí que me he enamorado al instante de todo lo que me ha ido mostrando visualmente.
En medio de esa ambientación tan lograda, aun con las múltiples licencias creativas que se pueden observar, los protagonistas van narrando en primera persona en capítulos alternos, de forma que van desarrollando toda su personalidad desde las páginas iniciales. Es más, desde el principio se les puede calar muy bien porque parten de dos construcciones personales muy marcadas. Cora es una chica de carácter potente, con las ideas muy claras sobre lo que quiere y lo que no, verbalmente combativa y con un desparpajo espontáneo que hace que rápidamente nos pueda caer muy bien. Por el contrario, no es algo que nos pueda suceder con K Leb, el heredero atlante, guerrero y secuestrador de señoritas que ordena y manda y los demás obedecen, sobre todo si son la hembra humana destinada a que sea su esposa en aras de su soberana felicidad. En otras palabras, la chica es de armas tomar en sentido figurado y el chico en sentido literal. Aunque aquí quien lleva las riendas de la evolución de ambos como dúo protagonista va a ser ella, porque tiene la importante misión de quitarle el machismo al príncipe de una bofetada metafórica en la cara con una buena dosis de mujer feminista actual de la superficie. Las situaciones que se generan con los tiras y aflojas entre los dos son tremendamente divertidas y el choque cultural se palpa en el aire porque además la autora exagera a propósito ese estancamiento en la cultura clásica en la que se ha quedado la Atlántida, chapada a la antigua. En su inmensa mayoría, los enfrentamientos dialécticos entre atlante y humana están pensados para que soltemos la carcajada fácil porque hay veces que K Leb es tan frustrante que la alternativa sería llorar de impotencia ante su cabezonería de machote, y no es plan.
Este rollito cómico imperante viene a ser lo mejor de toda la novela, con cada situación divertida que se crea entre los dos protagonistas cuando chocan sus polarizadas personalidades o cuando discuten sus versiones acerca de lo que está sucediendo entre ellos: destino sin libre albedrío, atracción sexual de polos opuestos o amor y respeto sinceros. A lo largo del libro, la evolución de cada uno y de ambos como pareja es patente e indiscutible en mi opinión, aunque quizás la de Cora quede más suavizada en comparación porque la de K Leb es brutal, como imaginaréis, teniendo en cuenta cómo empieza siendo este muchacho. También considero más destacable la evolución de K Leb como personaje arquetípico (guerrero, arrogante, muy masculino, muy príncipe él), aunque solo sea para quitaros la preocupación por si se trata de una relación tóxica con tanto machismo adquirido supurando por sus cincelados pectorales de atlante. En su caso está más que justificada su personalidad inicial porque además sirve para que podamos ver progresivamente el contrapunto que le da Cora de lo que es una relación sana, que es en definitiva el mensaje que quiere dejar bien clarito la autora cuando acabamos de leer.
Sin embargo, y por comentar un par de puntos menos positivos, voy a resaltar dos cuestiones referidas a mera trama. A pesar de que la novela es puro entretenimiento, llegue a ser adictiva o no dependiendo de gustos y momento de lectura, sí que he notado que me he salido un poco de la historia en un tramo en concreto: las pruebas. En esta subtrama, o minitrama dentro del libro, he sentido que se ha desdibujado por completo el punto hacia el que nos dirigíamos y también es cuando la novela parece ser más bien paranormal, mezclando seres sobrenaturales clásicos o fantásticos puros que me han parecido fuera de lugar en un mundo de dioses (sean de la mitología que sean). Estos capítulos consistentes en las pruebas se me han hecho bastante cuesta arriba porque, en este caso sí, la trama no iba por donde yo hubiera preferido (cuestión de gustos y expectativas, ya sabéis, porque ante todo respeto la creatividad de la autora que ha escrito la novela como le ha dado la gana). Ni siquiera las continuas interacciones de tensión y química entre Cora y K Leb lograban volverme a meter en la senda argumental porque lo que estaba pasando carecía de relevancia para mí, si tenemos en cuenta que el gran astro alrededor del que debería haber girado todo lo demás tendría que haber sido el Ragvala.
Con sinceridad, creo que esta historia pedía un “viaje de heroína” en toda regla con la búsqueda del objeto místico que da título a la novela, el que parece ser el motivo por el que se mueven en un principio los personajes y el que desencadena su encuentro -según K Leb- predestinado. Pero no ha sido así para nada, ya que al terminar nos damos cuenta de que realmente no tiene la relevancia suficiente como para merecer semejante honor de ir en portada. Es decir, el Ragvala es un elemento más de la trama, algo que funciona como motor con el que dirigirse hacia la conclusión de la historia, pero al fin y al cabo aparece poco o nada y solo de manera instrumental. Pese a esto, y aunque parezca que me contradigo a mí misma, creo que tampoco tocaría el título porque me parece súper original y atrayente y fue también uno de los motivos por las que quise leer la novela sin saber de qué iba: quería descubrir qué se escondía detrás de esa palabra misteriosa. Dicho de otro modo, hubiera preferido un cambio de trama (hacia esa búsqueda épica, un viaje de ambos personajes para encontrar el Ragvala mientras se van conociendo) antes que tocar el título, mientras que la parte central del libro con tanto elemento discordante de seres sobrenaturales y pruebas a muerte un poco metidas con calzador, me ha ralentizado bastante la lectura porque no he visto una finalidad clara a esa subtrama.
Para terminar comentando un poco de todo, es fundamental resaltar que gran parte de culpa de que esta novela me haya gustado tanto la tiene la propia autora con su gracia para narrar. No hay nada que me haga disfrutar más que un buen atracón de sarcasmos e ironías plagando cada conversación y aderezando de humor cada pensamiento de los protagonistas, y a Nira Strauss parece que esta habilidad le sale de forma natural. Ni que decir tiene que se ha convertido en una de mis autoras de referencia para seguirla a partir de ahora con todo lo que escriba porque el estilo personal se podrá modificar en base al género pero la esencia seguro que no va a poder esconderla, así que desde ya quedo a la espera de ver qué será lo siguiente con lo que me sorprenda.
Todo lo anterior se podría resumir en tres ideas básicas: estamos ante una comedia romántica ambientada en un mundo de fantasía bien conocido como es la Atlántida pero reinterpretado de un modo muy libre, mezclando varias mitologías y seres sobrenaturales. En este caso, la fantasía es algo secundario aunque forme parte del entretenimiento general pero lo que realmente centra el interés lector es el romance slow burn que se va forjando entre los dos protagonistas, ambos con voces y personalidades fuertes, carismáticos y con interacciones explosivas. No tengo ninguna duda de que esta solo ha sido la primera vez de muchas en las que volveré a leer a Nira Strauss y espero haberos convencido para que también os deis la oportunidad de descubrirla.
Enlace: https://enmitiempolibro.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
manusbooks
 16 agosto 2020
Hoy os traigo la reseña de Ragvala de Nira Strauss. Un libro que leí en una lectura conjunta organizada por @elrincondemarlau (cuenta en Instagram)
La reseña de hoy es una de esas que me cuesta horrores escribir porque, desgraciadamente, a pesar de tener potencialmente todos los ingredientes para ser una aventura genial, finalmente ha sido una lectura de la que no he podido disfrutar.
Parte de la culpa admito que es mía ya que no leí la sinopsis del libro, cegado por “una historia que se desarrolla en la Atlántida” y esa maravillosa portada. Si hubiese leído la sinopsis, de primeras, no lo hubiese adquirido por parecerme una premisa tan poco apetecible como la de la película 365 de Netflix.
Y es que este libro centra su desarrollo en la relación de sus dos protagonistas, K Leb y Cora. Una relación que es desde el principio tóxica con un claro tono machista. No solo K Leb se lleva a la fuerza a Cora a su mundo si no que, a lo largo del libro, son múltiples las ocasiones en la que abunda los comentarios y/o actitudes machistas. Lejos ella de ser el azote feminista necesario, salvo en las primeras páginas, Cora no solo llega a asimilar estos comportamientos como normales si no que, además, los toma como propios regalándonos en algunas ocasiones escenas lamentables.
Después tenemos frases como:
"Le doy la razón rodeándola con ambos brazos y atrayéndola hacia mi pecho. El gesto me resulta natural y, aunque ella no parece del todo cómoda, no me importa. Tocarla es mi privilegio"
"Bueno…, ¿qué tal si vienes aquí y te olvidas de tus obligaciones durante un ratito para ejercer tus derechos sobre tu… hembra?"
que adornan este despropósito fuera de lugar en una sociedad actual que sigue sufriendo el machismo y la objetivización de la mujer a diario.
Por si esto fuera poco, continuando con la relación central, destacar el nivel de calentón que padecen los personajes de este libro, y la pareja en particular, a lo largo de toda la historia. Escenas subidas de tono gratuitas, K Leb en taparrablos con el miembro erecto en múltiples ocasiones, y alguna escena de sexo sin ningún tipo de protección ni mención siquiera de métodos anticonceptivos.
Y ya dejando de lado el principal motivo de desagrado por mi parte con respecto al libro comentaré otros motivos que no han conseguido salvarlo tampoco.
La Atlántida que se nos presenta es una Atlántida clásica de Platón (no esperéis ver la que vimos en Aquaman). Pero para ser una historia que presuntamente tiene a la Atlántida como protagonista ésta tiene muy poco protagonismo. Lejos de mostrarnos el funcionamiento de este mundo, su sistema político, cómo viven sus habitantes, a qué se dedican, cómo obtienen las cosas que necesitan… vemos un par de aposentos, la sala del consejo y una sala donde se celebra un banquete. Bueno, además de campos de tulipanes, un caballo y una manada de elefantes. Eso es todo. Creo que tiene mucho desarrollo posible y no se ha aprovechado nada.
Los personajes son planos. No solo no evolucionan si no que alguno, incluso, involuciona (como Cora). Personajes que aparecen y desaparecen porque sí. Y cambios en propiedades de personajes fantásticos, como “los famosos” elfos dorados cachondos, como casi todos los personajes, cuyo único deseo es el fornicio, independientemente de la raza y el sexo de su acompañante.
También me gustaría comentar brevemente, la mezcla de mitologías distintas, cambios en los orígenes de la Atlántida, cosa que no tendría ninguna importancia en una presunta novela de fantasía si la autora al menos desarrollara y justificara las cosas, y chascarrillos que no tienen gracia ni lugar en la historia, que me desconectan totalmente de la historia. Menciones a programas actuales de Telecinco, ninfas que juegan a videojuegos de Play 4, retransmisiones de eventos por Facebook y Twitter con posibilidad de mandar mensajes SMS para votar… de verdad, más que gracioso me ha parecido fuera de lugar.
Por último me gustaría comentar que he visitado el canal YouTube de Nira Strauss y he visto alguno de sus videos, entre ellos dos que hay de preguntas y respuestas sobre Ragvala. En el segundo de ellos, alguien le pregunta sobre el machismo en Ragvala. La autora responde que lo que ella pretendía era ironizar sobre el machismo, reírse de él, enfrentando a alguien arcaico como K Leb, con alguien actual y aguerrido como Cora que le diera zascas. El problema, desde mi punto de vista, es que hay temas que si se quiere “ironizar” sobre ellos debería hacerse con un claro espíritu crítico y no como si fuera una sátira, más cuando la protagonista termina como termina. ¿A alguien se le ocurriría ironizar sobre el bullying? ¿sobre el maltrato? Creo que son temas muy serios como para hacer bromas con ellos.
También quiero resaltar lo sorprendente que me resulta que este libro obtuviera en 2019 el premio Onyx Murcia Romántica. Me sorprende que esta fuera la novela “más romántica” que se presentase al certamen. Yo el romanticismo no lo veo por ninguna parte. Veo machismo, sumisión y aceptación. Mal futuro para la romántica si esto merece un premio.
Y después de todo lo negativo, quiero resaltar cosas positivas que sí tiene.
La forma de escribir de la autora es una escritura ágil y la narración fluida. El hecho de haberlo escrito en doble perspectiva, con capítulos intercalados de Cora y K Leb, todos en primera persona, me ha parecido muy interesante.
La parte de las Olimpiadas, aunque mejorable, me ha resultado entretenida.
En definitiva, Ragvala se ha convertido en mi decepción del 2020. Esperaba mucho cuando lo compré y no me ha dado nada de lo que prometía. Un libro que desde luego no debería leer cualquiera, especialmente personas vulnerables, niños y adolescentes, ya que podemos contribuir a perpetuar patrones de conducta sexistas.
Creo que la autora, desde mi humilde punto de vista, ha errado la forma de enfocar la trama romántica del libro y ha hecho que no haya podido disfrutar de él ya que, la parte fantástica deja también muchísimo que desear. Espero, sin embargo, poder disfrutar de otro tipo de novelas de la autora más adelante.
Gracias Laura por organizar la lectura conjunta porque, por suerte, el grupo ha sido genial y ha hecho soportable la lectura. de no ser por él seguramente hubiese abandonado la lectura.
Enlace: https://www.manusbooks.com/2..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Ardolobo
 11 mayo 2021
La verdad es que nunca pensé que no iba a disfrutar de un libro que tratase de la Atlántida. Lo cierto es que, si no hubiese sido una lectura conjunta, lo habría dejado tras leer las primeras 50 páginas.
La autora, Nira Strauss, defiende que su intención era ironizar y reírse del machismo que incluye en su obra. Desde mi punto de vista, la única manera de lograr este objetivo es hacerlo desde una perspectiva crítica y de reprobación, algo que no ocurre entre las páginas de Ragvala.
La obra presenta personajes planos que no evolucionan y que no se justifican. Sus comportamientos y perspectivas muestran una clara romantización de actitudes machistas y misóginas que no tienen cabida en una sociedad que lucha y se esfuerza por alejarse de la lacra que supone la hegemonía del patriarcado.
La figura de K Leb, orgulloso, egocéntrico y falócrata, nos regala comentarios como este a lo largo del libro: «Le doy la razón rodeándola con ambos brazos y atrayéndola hacia mi pecho. El gesto me resulta natural y, aunque ella no parece del todo cómoda, no me importa. Tocarla es mi privilegio—. Puedes sentirte orgullosa. No hay muchas personas que logren hacerme reír de esta manera».
Cora se nos presenta en los primeros capítulos como una mujer independiente, fuerte y libre, pero conforme avanza la lectura vemos como objetiviza a K Leb y se centra en lo que esconde bajo el taparrabos en lugar de en la manera en la que la trata. Y lo que es aún peor: la actitud posesiva y machista de K Leb termina gustándole:
«No ha llegado a hacerme daño, pero no me gusta nada esa actitud posesiva. Creo. Es decir, que me haya excitado un poco no quiere decir que deba fomentarlo».
«—Bueno…, ¿qué tal si vienes aquí y te olvidas de tus obligaciones durante un ratito para ejercer tus derechos sobre tu… hembra ? —Uf, casi me atraganto con la palabra».
Los personajes se empeñan en perpetuar roles de género que no necesitamos con conversaciones y perspectivas sexistas, el machismo tiñe las páginas de la obra al ser una parte intrínseca de la personalidad de K Leb y se produce una involución de Cora, que en lugar de plantarle cara a esa actitud arcaica e irrespetuosa del príncipe, le acaba cogiendo gustillo, permitiéndola y, en ocasiones, llegando a adoptarla.
Por otra parte, considero que la Atlántida tiene muy poco protagonismo en el libro y se emplean referencias que chocan con una atmósfera que se supone fantástica. Se presenta un universo poco trabajado, del que no se nos hace partícipes, y una cultura que no se desarrolla. Hay una carencia de descripciones del entorno y no se contextualiza lo suficiente las escenas de la obra. Descubrimos partes de la trama que resultan incoherentes e inverosímiles, y la Atlántida y su cultura quedan reducidas a un segundo plano en favor de una historia de amor que, a mi parecer, no tiene fundamento y es dañina.
Me parece importante mencionar las referencias de la autora a los textos clásicos de Platón sobre la Atlántida, así como las principales características de su estilo. Nira escribe de una forma muy ligera, con un estilo liviano que permite que la lectura avance rápido y sin complicaciones. Los diálogos entre los personajes resultan creíbles en la manera en la que se presentan y logra aplicar un corte diferente para cada narrador.
A pesar de todo, el contenido de la obra y la falta de descripciones del universo, así como la actitud de los personajes, han hecho que la lectura, para mí, fuese lenta y pesada. Siendo sincera, Ragvala es un libro que no recomiendo por todo lo descrito anteriormente.
Para terminar, diré que este libro ha recibido el primer premio en un certamen romántico de la Editorial Onyx, lo que me parece muy sorprendente. No porque la autora no tenga talento o no se lo merezca, yo no soy nadie para juzgar eso, sino porque este libro permite, muestra y perpetúa una ideología y una serie de comportamientos que son tóxicos, peligrosos y que se alejan de lo que yo considero romanticismo.
Creo que todos tenemos una responsabilidad con respecto a lo que ocurre a nuestro alrededor, en especial los medios de comunicación de masas, y hay ciertas cosas que no podemos tolerar, justificar ni promover.
Por supuesto, esto solo es mi opinión, y si a ti sí que te ha gustado, siéntete libre de enviarme un mensaje o dejarme un comentario con el que abrir un espacio para el diálogo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
CompartiendoNeuronas
 10 marzo 2021
Buenas tardes, hoy vamos a hablar de un libro que prometía tanto, con una portada tan preciosa que te hipnotiza. Y cuidado por ello, porque no todo lo que reluce es oro.
Este libro parecía una especie de retelling de la película Atlantis o esa fue nuestra impresión y nada más lejos de la realidad. En él pudimos encontrar una personaje que al principio parecía fuerte, luchadora y todo un huracán y nada más lejos de lo que termino siendo.
Cora, que era esta chica independiente que no se dejaba manipular, acabó enamorándose del otro personaje de este libro K leb un atlante que sinceramente a parte de estar empalmado medio libro, poco más tenemos que decir. Juntos dieron lugar a una de la relaciones más tóxicas que he podido leer a lo largo de mis años como lectora.
Con momentos lapidarios como este: «Le doy la razón rodeándola con ambos brazos y atrayéndola hacia mi pecho. El gesto me resulta natural y, aunque ella no parece del todo cómoda, no me importa. Tocarla es mi privilegio—. Puedes sentirte orgullosa. No hay muchas personas que logren hacerme reír de esta manera».
Sinceramente la involución de Cora es alarmante.
Por no hablar, de que la Atlántida desaparece en la página 100 del libro y nunca más volvimos a saber de ella. A esto podemos sumarle el mejunje de mitologías que hace la autora que lo convierte todo en algo aún más confuso, si es posible.
Pero lo que me ha alarmado es que este libro ganó un premio sobre romántica... ¿De verdad este comportamiento hacia tu pareja es romántico o es posesivo y abusivo?
Sintiéndolo mucho, ha sido mi peor lectura del año y le doy media estrella por la portada y porque en el fondo Nira Strauss no escribe mal, pero el tema que ha elegido y como lo ha desarrollado me deja bastante preocupada sobre como en 2020 podemos seguir considerando esto un libro de romántica.
Lu de CompartiendoNeuronas
PD: Que se me olvidaba! Debería de haber una advertencia de cara a los menores que este libro contiene momento eróticos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
RulaBooks
 06 octubre 2020
2,5/5.
Sinopsis: K Leb, futuro heredero al trono de la Atlántida ha subido a la superficie en busca del objeto con mayor valor del reino, el cual ha sido robado. Allí se encontrará con Cora, la humana que cree que será su futura mujer y reina. Cora luchará por escapar y regresar a su mundo, pero un enorme peligro la llevará a una gran aventura.
Sólo con leer la palabra Atlántida estaba convencida de que este libro me iba a gustar, ya que una historia con una premisa tan interesante en un entorno como este tenía los elementos necesarios para gustarme. Sin embargo, en este libro ha habido tanto partes que considero muy buenas como partes que a mi parecer dejan que desear...
La ambientación del libro y el universo que crea la autora me ha fascinado por completo. He agradecido las descripciones que hace y la cantidad de mitología de diferentes culturas y seres fantásticos que se encuentran a lo largo de la historia. La trama principal y el misterio de la desaparición del Ragvala me ha mantenido intrigada, pese a que el ritmo del libro es bastante lento y no termina de pasar nada emocionante, pero creo que la resolución del mismo no ha sido lo suficientemente impactante que podría haber sido. Se resuelve todo de forma muy abrupta, con apenas detalle de forma que no te lo terminas de creer. Creo que se podría haber desarrollado de otra manera que culminase de forma más interesante y que ha habido cosas en la historia que no terminan de aportar nada a la trama, más allá de ser un salvocondunto para el final (como las olimpiadas, por ejemplo). Me ha parecido que el misterio global del libro (buscar el ragvala robado) se ha ido difuminando hasta casi el final y que hasta los propios personajes olvidaban dicho aspecto...
Los personajes principales tampoco me han gustado. Creo que K Leb es tremendamente odioso, con unos pensamientos muy arcaicos y machistas que, aun que se tratan de justificar debido a la diferencia de evolución entre Atlantes y Humanos no he disfrutado para nada. Cada capítulo se narraba por parte de K Leb y Cora de forma alterna y ha llegado un punto en que su forma de pensar sobre Cora me causaba incomodidad y desagrado. Cora, por otro lado, empezó siendo un personaje con un carácter fuerte, independiente y empoderado que ha ido perdiendo fuerza a lo largo de todo el libro. Ha empezado a justificar ciertos actos de K Leb y a cambiar sus sentimientos hacia él demasiado rápido, haciendo que fuese muy difícil creer esta historia de amor y empatizar con ambos. Si bien los protagonistas no me han gustado tengo que destacar el personaje de Porta, una ninfa con momentos muy graciosos, con una personalidad fantástica dentro de su poca cordura y excentricidad.
Quiero resaltar que la edición de esta novela en papel es una preciosidad, con inicios de capítulo a color y una ilustración final de los protagonistas muy bonita.
En definitiva, me ha parecido una historia que prometía mucho y se ha quedado en una novela entretenida con una ambientación maravillosa que no termina de enganchar. Si os gusta el mito de la Atlántida y la mitología, y no os importa el ritmo lento en las historias creo que os podría gustar.
Enlace: https://www.instagram.com/ru..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Citas y frases (1) Añadir cita
booksforourmindsbooksforourminds20 agosto 2020
Te sorprendería la cantidad de gente que está obsesionada con la Atlántida; la gran mayoría cree que sois una leyenda, pero todo el mundo quiere indagar siempre sobre lo imposible. Cuantas menos probabilidades haya de que exista, más atención atrae.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: novela románticaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES

Otros libros de Nira Strauss (1)Ver más




Test Ver más

Los monstruos de la saga Harry Potter

¿Qué criaturas mágicas podemos encontrar en Gringotts, el banco de magos?

Duendes
Thestrals
Mantícora
Nagini

15 preguntas
225 lectores participarón
Thèmes : monstruos , criaturas , fantasía , magiaCrear un test sobre este libro