InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
Las mejores frases de The Raven Boys: La profecía del cuervo (13)

LectoraSavant
LectoraSavant 27 diciembre 2018
"Ronan dice que los recuerdos son como los sueños: sabes que te plantaste desnudo en mitad de la clase, pero has olvidado por qué."
Comentar  Me gusta         20
Aribookstoshine
Aribookstoshine 28 mayo 2020
La gente siempre lo abandonaba. Pero él, sin embargo, no parecía capaz de abandonar a nadie.
Comentar  Me gusta         00
LectoraSavant
LectoraSavant 10 enero 2019
Las palabras se habían vuelto un arma de doble filo, y Gansey no confiaba en su capacidad para utilizarlas sin hacer daño.
Comentar  Me gusta         00
LectoraSavant
LectoraSavant 10 enero 2019
La gente se pone a gritar porque no tiene el vocabulario suficiente para susurrar.
Comentar  Me gusta         00
luzvalls
luzvalls 23 febrero 2018
Ronan dice que los recuerdos son como los sueños: sabes que te plantaste desnudo en mitad de la clase, pero te has olvidado por qué.
Comentar  Me gusta         00
Galena
Galena 24 diciembre 2017
Lo cierto era que Adam llevaba mucho tiempo haciendo sacrificios, y tenía muy claro cuál era el más difícil.
O a su manera, o nada.
No tenía miedo.
Ser Adam Parrish era complicado. Ser aquella maravilla de músculos y órganos, conexiones sinápticas y terminaciones nerviosas: un milagro de resortes y engranajes. Ser Adam Parrish era sobrevivir. Sin embargo, lo que él consideraba más importante se resumía en una idea: la libertad para decidir, para ser dueño y señor de sí mismo.
En el fondo, eso era lo que contaba.
Lo que había contado desde el principio.
Lo que significaba ser Adam.
Comentar  Me gusta         00
Galena
Galena 24 diciembre 2017
—Que te den, Gansey. Vete a la mierda.
Gansey cerró los ojos.
Adam le dio un empujón a la puerta y, al ver que no se había quedado cerrada, volvió a empujarla. Gansey prefirió no abrir los ojos. No quería ver a Adam. No quería ver si había gente observando a un chaval montándole un número a un petimetre con jersey de Aglionby y Camaro de color naranja chillón. Sintió odio: por el uniforme del cuervo, por el coche llamativo, por todas las palabras rimbombantes que sus padres empleaban, por el abominable padre de Adam, por la permisiva madre de Adam y, sobre todo, por el sonido de las últimas palabras de Adam, que se le repetían en la cabeza sin cesar.
No podía soportarlo. No podía.
Al final, resultaba que no era nadie para Adam, que no era nadie para Ronan. Adam le había recriminado su modo de comportarse y Ronan desperdiciaba las segundas oportunidades que le daba. Al final, no era más que un niñato con muchos juguetes y un agujero en el pecho que, año tras año, iba deshaciéndole el corazón.
La gente siempre lo abandonaba. Pero él, sin embargo, no parecía capaz de abandonar a nadie.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Galena
Galena 24 diciembre 2017
—Gracias —contestó Adam. No era la respuesta más apropiada, pero tampoco estaba de más. A Blue le gustó su modo de ser educado. Era distinto del de Gansey. Cuando Gansey era educado, se volvía poderoso. Cuando Adam era educado, cedía poder.
Parecía prudente dejar a Gansey el último, de modo que Blue pasó a Ronan pese al temor que este le inspiraba. Aunque todavía no hubiese abierto la boca, se notaba que tenía una personalidad tóxica. En opinión de Blue, lo pero era que, de algún modo, su actitud antagónica empujaba a desear su complicidad, a ganarse su aprobación. Le atraía el desafío de hacerse con el apoyo de alguien a quien, a todas luces, no le importaba nada ni nadie.
Comentar  Me gusta         00
Galena
Galena 24 diciembre 2017
A excepción del zarrapastroso, la compañía de Gansey era la misma que había visitado el Nino. La presencia de los tres resultaba arrolladora de tan ruidosa y masculina, y la confianza con que se trataban construía a su alrededor una muralla insalvable. Sus relojes, zapatos y uniformes destilaban exclusividad y sofisticación, y parecían, más bien, armas o escudos. Incluso el tatuaje que le reptaba por el cuello al soldadito lograba que Blue se sintiese amenazada.
Comentar  Me gusta         00
Galena
Galena 24 diciembre 2017
Ante ella estaba el chico multitarea de Aglionby, pulcro y presidencia. Llevaba un reloj que podía costar más que el cohce de Maura, y allí donde la piel quedaba al descubierto, lucía un moreno perfecto. Blue no entendía cómo hacían los chicos de Aglionby para broncearse antes que la gente de Henrietta. Imaginaba que tendría que ver con cosas como las vacaciones de primavera y lugares como Costa Rica o las playas españolas. Aquel tía estaba más cerca del estatus de pigmeo tirano de lo que ella lo estaría nunca.
—Espero que puedas ayudarme —dijo él, con un aplomo que sugería más certeza que esperanza. Debía hablar alto para hacerse oír, e inclinaba la cabeza hacia abajo para mirarla a los ojos. Había en él algo que impresionaba, que daba sensación de mucha estatura a pesar de que no fuese más alto que la mayoría de la gente—. Mi amigo Adam, bastante pudoroso para las ocasiones sociales, cree que eres guapa, pero no se atreve a acercarse. Está allí. Entre el zarrapastroso y el malhumorado.
Con bastante reticencia, Blue dirigió la mirada hacia donde se le pedía. Lam esa estaba ocupada por tres chicos: el zarrapastroso tenía un aire arrugado y desvaído, como si hubiera dejado de lavarse demasiadas veces. El que se había golpeado con la lámpara era atractivo y llevaba la cabeza rapada: un soldado en guerra con el mundo. Y el tercero era... elegante. O tal vez no, pero estaba cerca de serlo. De complexión delgada y ojos azules, transmitía fragilidad y era lo bastante guapo para gustarle a cualquier chica.
Pese a sus instintos, que la empujaban a lo contrario, Blue cedió un poco.
—¿Y...? —preguntó.
—¿Y me harías el favor de venir y hablar con él?
(...)
—¿Y de qué piensas que voy a hablar con él?
—Ya se nos ocurrirá algo —replicó el chico, despreocupado—. Somos gente interesante.
(...)
—¿Te das cuenta de que llevo un delantal? —le espetó al chico—. Eso significa que estoy trabajando. Ganándome la vida y esas cosas.
Él continuó sin inmutarse.
—Ya me ocuparé yo de eso —dijo.
—¿Qué te ocuparás de eso?
—Claro. ¿Cuánto ganas por hora? Ya me encargo yo. Y además, hablaré con el encargado.
Blue tardó unos segundos en encontrar respuesta. Nunca había creído que en la gente que decía quedarse sin palabras, pero ella, en aquel momento, no las tenía. Abrió la boca y, en un principio, tan solo le salió aire; luego, lo que parecía ser el inicio de una carcajada. Finalmente, consiguió decir.
—No soy una prostituta.
El chico de Aglionby se quedó boquiabierto, pero después comprendió.
—Ah, no me refería a eso. NO es eso que he dicho.
—Sí, ¡sí que es lo que has dicho! ¿Crees que puedes pagarme para que hable con tu amigo? Me imagino que estarás acostumbrado a pagar por horas la compañía femenina y que no tendrás ni idea sobre cómo son ls cosas en el mundo real, pero... pero... —Blue se detuvo a pensar qué prentedía decir algo con todo aquello, pero no logró concretar el qué. La indignación había enterrado sus funciones mentales, y lo único que le quedaba era el impulso de darle un sopapo a aquel impertinente. El chico quiso protestar pero Blue fue más rápida—. Mira, las chicas, cuando nos interesa alguien, nos acercamos a él gratis.
El chico de Aglionby no contestó de inmediato. Se tomó un momento y entonces, sin alterarse, dijo:
—Has dicho que estabas trabajando. Me pareció inapropiado no tenerlo en cuenta. Siento que te hayas sentido insultada. Te entiendo, pero me parece un poco injusto que no hagas tú lo mismo por mí.
—Lo que a mí me parece es que te sobra superioridad —replicó Blue.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00




    Comprar este libro en papel, epub, pdf en

    Amazon ESCasa del libro





    Test Ver más

    El amor en la literatura

    El relato se extiende entre el romance trágico de dos jóvenes pertenecientes a sobresalientes familias enemigas de Verona, Italia.

    La excelente y lamentable tragedia de Romeo y Julieta
    La tragedia de Macbeth
    La tragedia de Hamlet, príncipe de Dinamarca

    10 preguntas
    71 lectores participarón
    Thèmes : romances , amorCrear un test sobre este libro
    {* *}