InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Homolectus


Homolectus
28 febrero 2020
Mucho se ha hablado sobre el tema de la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto y todo lo que sucedió en los campos de exterminio nazi. A veces se cree que volver al tema es redundante y no contribuye con nada; pero la verdad yo soy de los que cree que estas cosas deben permanecer vivas en la memoria colectiva de todo el mundo para que las futuras generaciones conozcan la historia y algo del tipo no se repita nunca más. Esto más que una reseña sobre el trabajo de Spiegelman es una catarsis.

'Maus' es la historia de como dos judíos polacos —Vladek y Anja Spiegelman— sobrevivieron al exterminio Nazi. Es una historia familiar contada en forma de metáfora en la cual intervienen ratones, gatos, perros, cerdos, sapos y más animales como protagonistas de la historia. A lo largo del desarrollo de la misma se van intercalando los sucesos ocurridos entre 1939 y 1945 con los 'actuales', confluyen la historia del narrador y la construcción de la misma a lo largo de varios años mientras padre e hijo se sentaban largas tardes a recapitular la historia.

Entre sus páginas poco a poco se van mostrando como se fueron desintegrando las familias judías de la época, como los que sobrevivieron no lo hicieron por ser los mejores, sino simplemente por el azar; porque nunca les tocó, porque aguantaron lo suficiente o porque nunca estuvieron en el lugar preciso para morir. Poco a poco los personajes van desapareciendo en la mayoría de las veces sin mucha explicación, porque así fue, porque simplemente se vieron la última vez en algún lugar y al final de la guerra nunca los encontraron; otros salieron de allí por donde salían la mayoría: por la chimenea.

Si bien el autor solo cuenta la historia familiar de como sus bisabuelos, abuelos, tíos, primos fueron diezmados no es una historia muy diferente a la de las demás familias de la época. Tiene momento desgarradores que muestran la crudeza de la guerra, tiene otros momentos que muestran como el espíritu humano es lo único que queda cuando todo nos ha abandonado, cuando hasta el mismísimo dios ha abandonado el lugar y nos hemos quedado solos.

Vladek y su mujer fueron realmente unos afortunados en sobrevivir a semejante atrocidad hecha en nombre del levantamiento de una nación. Vivir para contar algo del tipo debe ser lo más cercano a haber muerto y volver de entre los muertos para contar como es el infierno, es algo que ningún ser humano merece vivir ni de cerca. Cuantas voces han quedado mudas en los fríos campos, cuanta sangre ha llegado hasta lo más hondo del río, cuantos pintores hemos perdido, cuantos ingenieros y científicos han quedado por siempre en el olvido porque nunca recuperaron su vida luego de entrar a Auschwitz. Son cosas que nunca lo sabremos y de las que quizás solo la culpa histórica nos atormente de vez en cuando para nunca olvidar esto.

Una vez en la universidad tuve un profesor que nos contó alguna vez que durante su doctorado en Nueva York tuvo un profesor que había sobrevivido a Auschwitz, que era un tipo parco para hablar y a veces un poco duro —no creo que alguien que haya vivido en medio de la muerte y la pena pueda ser de otra forma— y que siempre que se encontraban en una prueba se iba del salón. Un día le preguntaron por ese hecho tan particular y mientras corría la manga de su camisa les dijo a los estudiantes que el ya había tenido durante suficiente tiempo alguien que lo vigilara siempre y que era algo terrible. Fue una historia que de solo escucharla me desgarró aunque solo la haya sabido por boca de alguien más.

Creería uno que por el hecho de la historia estar contada por medio de animales y ser una novela gráfica las cosas podrían ser más sencillas y no transmitiría todo lo que sucedió en verdad; pero personalmente me ha sucedido todo lo contrario, y rápidamente he dejado de ver los animales que tomaban el papel de Art, de Vladek o de Anja para ver la esencia de las cosas, de las dificultades enfrentadas en tan largos y duros años .

Una historia que hay que tener presente siempre para entender la mierda que somos, hasta entre nosotros mismos.
Comentar  Me gusta         30



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(3)ver más