InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de LEMB


LEMB
05 marzo 2021
Un libro diferente a lo que me imaginaba. Creo que sería lo primero que diría si me preguntasen. No porque no tenga los tres elementos temporales que citan en la sinopsis: siglo XVII, con Sara de Vos; finales de los 50 en Nueva York, con Marty y una joven estudiante de arte; año 2000, Sidney, y esos más de cuarenta años transcurridos en la vida de Ellie, y en la vida del cuadro; pero si nombras la novela La joven de la perla, pues mi mente se va a otro lugar, y no es allí donde debe ir. Voy a intentar explicaros qué tal esta historia, que os adelanto que no ha estado nada mal, pero tampoco se queda entre mis mejores lecturas.

Una historia de narrativa, a camino entre la ambientación histórica, cuando nos llevan al Siglo de Oro de la pintura holandesa y nos colocan frente a una mujer, pintora, sola y triste, entre la poca intriga que gira en torno al «último cuadro de Sara de Vos», que tiene su hueco en la trama pero no llega a centrar mi atención, y entre lo que para mí es más interesante, la historia de Ellie, con todos sus errores y aciertos, y la de Marty. La interacción entre ellos, el camino que recorren, es la muestra de que las relaciones humanas no son fáciles y de que todos comenten errores motivados por necesidades no tan equívocas. Esa parte de verdad detrás de la vida de ambos, y de Sara de Vos, es lo que ha convertido esta lectura en un libro que no ha estado nada mal.

¿Qué le lleva a Sara de Vos a pintar su último cuadro? ¿Cuál es ese último cuadro? ¿Qué peso podemos soportar sobre nuestros hombros en relación a las herencias familiares? ¿Cuál es el ideal en la vida? ¿Qué significa la familia? ¿Somos capaces de querer? ¿Somos capaces de aceptar nuestros errores? ¿Somos capaces de perdonar? Muchas preguntas a las que el autor no da respuesta, sino que deja al lector la libertad de encontrarlas, si es que las hay, tratándole como un lector inteligente y aventajado.

He encontrado cierto aire de decadencia en los personajes: la tristeza que arrastra Sara de Vos, volviendo gris sus días; la vida falsa que vive la Ellie de cara a sus padres, llena de soledad y aislamiento en su estudio de Nueva York, y cuarenta años después en su casa aislada; Marty y su conformismo vital, anhelando una salida o aceptando el paso del tiempo. A esto le unes ese devenir de los años patente en el hilo argumental, para que el autor construya la historia.

Una de las partes más sólidas de esta historia ha sido la ambientación, tanto en el siglo XVII, nada recargada y muy acertada, como en ese aire bohemio y culturalmente atractivo de la Nueva York de finales de los cincuenta.

En cierta manera es como si el relato me hubiese mostrado que nuestras decisiones muchas veces llenan de arrepentimiento nuestra vida, y existe un momento en el que nos podemos sentir ajenos, incluso, a ella, por no saber la motivación que nos empuja a hacer algo, o a dejar de hacerlo, y eso afecta a nuestro entorno; en este caso, desde la creación de un cuadro, con su proceso y con la motivación que lleva a ello, pasando por la desaparición de una pintura que, para Marty, es más una losa recibida en herencia que le impide escoger otro camino, y por la obsesión de una joven llena de futuro pero cuyo presente está demasiado vacío. Nada es aislado.

Bueno, creo que no he aclarado mucho sobre esta historia que, si bien he leído muy a gusto y de forma pausada, saboreando las pinceladas de humor inteligente y velado que descubría en el texto, y sufriendo junto con Ellie las decepciones y alegrías que te da la vida, no ha llegado a conquistar mi atención como para recomendarla sin reservas. La novela, y por ende la historia, está bien. Es una buena lectura, aunque no forma parte de mis inolvidables.

Enlace: https://millibrosenmibibliot..
Comentar  Me gusta         70



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG
Apreciaron esta crítica ()(7)ver más