InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de UnaiGoiko74


UnaiGoiko74
13 noviembre 2020
El sargento de la guardia civil Bevilacqua y su ayudante Chamorro investigan la misteriosa muerte de Trinidad Soler, empleado de la central nuclear que apareció muerto de una forma grotesca en la habitación de un motel en la provincia de Guadalajara.
En un principio, la labor del sargento consistirá en determinar si la muerte de Trinidad fue accidental o, por el contrario, un asesinato.
Silva ambienta la investigación en ese contraste tan evidente que existe entre una gran ciudad como Madrid y una provincia rural como Guadalajara. Las pesquisas de Bevilacqua se desarrollarán entre ambas aguas, desde el dubitativo inicio hasta el resolutivo desenlace del caso.
Esta novela fue merecedora del premio Nadal en 2000. Acaparó críticas favorables y elogios; sin embargo, hay cosas en ella que no me han gustado nada.
Para empezar, creo que Lorenzo Silva no ha acertado en el proceso de creación de los personajes principales: Bevilacqua y Chamorro. El sargento Bevilacqua es un licenciado en psicología que, en un momento dado de su vida, optó por ingresar en la guardia civil. Hasta aquí bien. ¿Qué sucede con su voz? Que no es creible. Su forma de comunicarse, de razonar, de reflexionar, no están ajustadas al contexto, a la situación; suena impostada, poco real. Con sus discursos moralistas pretende convertirse en una suerte de Philip Marlowe con tricornio, solo que en Marlowe la moralidad es auténtica, mientras que en Bevilacqua tan natural como el botox. Y, por qué no decirlo, Lorenzo Silva tampoco es Raymond Chandler.
Pero si el caso del sargento Bevilacqua es llamativo, el de la agente Chamorro es sangrante. La agente Chamorro aparece como una mujer florero, cuyo único cometido es seguir como un perrito faldero a su sargento. Sin ceiterio independiente, luchando aparentemente contra la atracción que le produce su jefe, con numerosas alusiones a su físico y cuya máxima aportación en la investigación consiste en ligarse a uno de los sospechosos para sacarle información. Un personaje demasiado estereotipado y al que, de haber dejado a un lado ese tic machista, se le podría haber sacado mucho más jugo.
Por lo demás la novela está muy bien escrita, con un léxico superior, en algunos casos, como he dicho antes, incoherente con el contexto, pero de un gran nivel. Aunque de vez en cuando Silva nos cuele descripciones tan extensas como vácuas como esta:
"Por primera vez pensé en Patricia como mujer. No era ni demasiado alta ni demasiado baja, ni demasiado guapa ni demasiado fea. Tenía el atractivo de su insolencia, de su cuerpo trabajado lo justo con pesas y con cirugía en la medida en que hubiera podido necesitarlo. En cuanto al aspecto ornamental, parecía evidente que no iba a una peluquería de barrio, ni usaba cosméticos de rebajas, y su vestuario estaba a la altura de la ingente disponibilidad económica de que gozaba para surtirlo".
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES