InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Yani


Yani
02 septiembre 2018
Hermia ama a Lisandro. Lisandro ama a Hermia. Demetrio ama a Hermia. Helena ama a Demetrio. Como si los triángulos no fuesen ya complicados, ¿no? Sueño de una noche de verano es una comedia de Shakespeare que me gustó mucho por el eclecticismo de sus elementos, pero creo que se desinfla un poco en el final.

La noche de verano a la cual hace referencia es la de San Juan, celebrada en junio y en la cual se realizan ciertos rituales (por eso algunas traducciones, en el título, reemplazan “de verano” por “San Juan”). Aquí se mezclan personajes de procedencia grecolatina con leyendas folclóricas para formar una obra que podría encajar en la definición de “delirante” sin ningún problema. La cuestión es que Teseo, rey de Atenas, le da a Hermia un ultimátum sobre quién debe ser su futuro esposo después de que el padre de la joven protesta porque ella no quiere casarse con su candidato, Demetrio (esto es el marco de una conversación muy molesta acerca de la mujer como propiedad del padre y luego, del marido). Lisandro y Hermia deciden huir al bosque, lugar en donde la ley de Teseo no puede alcanzarlos, y así vivir su amor. Pero por las noches el bosque no es de los humanos, sino de aquellas entidades sobrenaturales que lo habitan. Allí, el conflicto entre Oberón y Titania, reyes de duendes y hadas, producirá una serie de equívocos en los humanos.

Shakespeare juega con las palabras y con el propio hecho de la representación teatral. Así como sucede en Hamlet, hay una compañía de teatro que aporta mucho humor y desafía al lector a buscar referencias que, a simple vista, pasan por alto. Sin embargo, Píramo y Tisbe (la obra que ensayan) pierde la gracia, al tratarse de un texto que fue compuesto para actuar. Es el riesgo que se corre con el teatro. Sueño... está muy pegada a su época y al contexto político de Gran Bretaña, hecho que la vuelve más interesante aún. Si no tengo mala memoria, creo que esta es la obra más “erótica” de Shakespeare que leí, porque no recuerdo otra en donde el meollo del asunto estuviera tan ligado a las pasiones desatadas por la llegada de una estación vívida y voluptuosa como el verano. Se le suma, por supuesto, la presencia de seres mágicos que implican el despertar y el disfrute de los placeres, como Titania.

Sueño… me pareció una obra colorida y divertida (hasta cierto punto) pero no la recomendaría para empezar a leer al dramaturgo.
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más