InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de GuadalupeVazquez


GuadalupeVazquez
10 enero 2019
Empecé a leer Rey Lear sin siquiera saber de qué se trataba la historia, y me encontré con una sorpresa. Lear es el Rey de Bretaña, pero está decidido a dividir el territorio entre sus tres hijas. Para eso, les pregunta cuánto lo quieren y en base a eso decide qué parte les dará. Dos de ellas, quienes nunca estuvieron con él, lo llenaron de palabras hermosas y exageraron su amor. La tercera, Cordelia, no lo hizo. Según ella, no tenía palabras para describir lo que ya había demostrado con sus actos. Por desobedecerlo, Lear divide Bretaña entre sus otras dos hijas y deshereda a la tercera. Todo esto con la condición de hospedarse un mes con cada una, hasta su muerte.
Esto me llevó a hacerme el primer planteamiento, junto con lo que Cordelia le responde a su padre: “Tú me engendraste, me criaste, me amaste y yo te recompenso esos deberes de la forma adecuada. Te obedezco, te amo y trato de honrarte.” Está instaurado en la sociedad, desde hace mucho tiempo, que a los padres debe amárselos y respetárselos por el simple hecho de ser eso: nuestros padres. Cordelia presenta algo con lo que concuerdo: Lear es su padre, y lo ama en medida en que es su padre. No se siente obligada a amarlo más por el simple hecho de ser su padre. Yo creo, personalmente, que ese más deben ganárselo dependiendo de cómo son como persona y como padres con respecto a sus hijos. Como sucedería con un amigo, o un conocido. Los queremos y los tratamos con respecto a cómo nos quieren y nos tratan ellos. Por ejemplo, si un padre maltrata a su hijo, su hijo no tiene ninguna obligación para con él –ni de amarlo, ni de ayudarlo, o cuidarlo- más que la misma que el padre tuvo para con su hijo.
Volviendo a la historia, desde este momento vemos cómo las hermanas comienzan a aborrecer a su padre enfermo y viejo, lo tratan como si fuera un niño estúpido e intentan liberarse de su presencia. Lear argumenta que les dio todo, su propio reino, y que deberían al menos tratarlo de una manera más decente, pero ellas siguen sin darse por aludidas.
En esta historia, escrita hace siglos, vemos algo que sigue pasando incluso en la actualidad. Cuando nos hacemos mayores, construimos nuestras vidas y formamos nuestra familia nos desentendemos y nos alejamos de nuestros padres. Ellos se vuelven viejos, llegando a la madurez de edad, y a veces, lamentablemente, llegan a momentos donde no pueden mantenerse solos. Algunos terminan en asilos, otros con enfermeros que los cuidan en su propia casa. Pocos son los que tienen a sus hijos haciéndose cargo de ellos. Sentimos que estos adultos, como los niños pequeños, son cargas de las cuales no queremos o no tenemos ganas de hacernos cargo.
A raíz de esto, se me presentó otro dilema mientras iba leyendo. Lear le dio todo a sus hijas y, a cambio, pretendía que ellas lo tratasen bien y cuidaran. Más allá de la bondad y el amor de un hijo o un padre para con su padre o su hijo, me llevó a preguntarme: ¿damos las cosas para obtener algo a cambio, o por simple bondad? Muchas veces uno ayuda al otro, o le entrega algo por simple bondad y humildad. Pero muchas otras veces, otorgamos algo no para beneficiar al otro sino porque pensamos que luego esa persona deberá recompensarnos de la misma manera o, tal vez, debernos un favor. O, por ejemplo, si es un regalo de cumpleaños, luego deberá darnos uno también. Y así en diversas situaciones.
El personaje que más me gustó fue el Bufón. Siempre encuentro cierta afinidad por estos personajes, principalmente porque son los más locos y los que hablan con más verdad. Cada una de las frases que el Bufón decía, a pesar de estar enredadas en locuras y metáforas, era alguna reflexión excelente sobre la vida, sobre las personas, sobre el interior. Sobre algo. Lo mismo le ocurre a Lear. A medida que más se va adentrando en la locura, más lo hace en la sabiduría y en entendimiento del ser y del hombre.
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}