InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de lavidademisilencio


lavidademisilencio
24 septiembre 2019
(Puede contener spoilers de las anteriores entregas)

La novela está narrada en dos tiempos distintos: por una parte tenemos a Unai narrando desde el año 2019 y por otra está el conde Diago Vela hablando desde el año 1192.

UNAI (2019)

Ya hace dos años que Unai resolvió los crímenes de Los ritos del agua y ahora vive apaciblemente junto a Alba y su hija Deba. Todo parece ir sobre ruedas hasta que, de nuevo, una serie de crímenes vuelven a hacerle sombra a su felicidad.

Comenzando por la desaparición de dos hermanas —Oihane y Estefanía— en extrañas circunstancias y seguido por el asesinato de un empresario en plena presentación del libro del que todo el mundo habla: Los señores del tiempo.

Pronto se descubre que el modus operandi del asesino supone la reproducción de las muertes del libro en el mundo actual. A partir de ese momento el equipo de Investigación Criminal tendrá que ir resolviendo el misterio partiendo del misterio de la identidad del autor anónimo de Los señores del tiempo.

DIAGO VELA (SIGLO XII)

El conde Vela marchó tiempo atrás en una misión encomendada por el rey; de vuelta a su villa tras 2 años se dará cuenta de que nada está tal y como lo dejó.

Para empezar, todos lo creen muerto debido a una carta con el sello real que así lo afirmaba. Pero, ¿por qué querría el rey hacer creer que Diago murió durante su viaje cuando claramente no fue así?

Por otra parte, cuando se fue estaba felizmente prometido con Onneca de Maetsu. Cual es su sorpresa cuando justo el día de su vuelta ella se está desposando con su hermano Nagorno.

Pero el momento en el que todo empieza a empeorar considerablemente es cuando en la villa se suceden una serie de asesinatos. ¿Quién los está llevando a cabo y por qué?


La novela no ha terminado de convencerme. ¿Y por qué? En un principio estructuralmente tiene un elemento que debería fascinarme: un libro dentro de otro libro. de hecho, durante los primeros capítulos fue así como lo percibí: una muy buena idea. Sin embargo conforme avanzaba en la lectura el hecho de que cada capítulo fuera saltando de una época a otra me desconectaba de la historia. Con esto no quiero decir que no disfrute de las novelas estructuradas así —sin ir más lejos en Los ritos del agua la autora combinó el pasado con el presente y fue uno de los puntos que más riqueza le daba a la novela—, pero esta vez no ha funcionado para mí. Para intentar dar una razón a mi descontento diré que probablemente sea porque ambas historias no tenían conexión aparente, más allá de los asesinatos. Además, esperaba que se sucedieran de forma análoga de forma que mientras ocurría en el relato de 1192 también lo hiciera en el 2019, o por lo menos en momentos cercanos. No fue así: cada historia tenía su propia cronología y nada tenía que ver una con la otra, por lo que pasar de un capítulo a otro era literalmente irte a una novela distinta.

En mi caso diré que la parte que más me interesaba era la del 2019, siguiendo los pasos de la investigación. Por eso otro punto negativo a destacar, personalmente, es el peso que se le da a la narración de Diago Vela. Muchas veces me encontraba intrigada con los avances de Unai en una parte y, al llegar al final del capítulo la tensión se desvanecía al ver "DIAGO" en el título del siguiente. Me daba la sensación constantemente de que la narración de Los señores del tiempo estaba metida con calzador pues, como ya he avanzado, quitando del modus operandi de los asesinatos, no arroja nada de luz sobre los casos a los que se enfrenta nuestro protagonista. SPOILER Es sólo al final cuando la autora nos hace entender la importancia de la historia de Diago, pues es en realidad la historia de los antepasados de Unai. Sin embargo, para entonces la narrativa de 1192 se me ha hecho tan pesada que ya no tengo el más mínimo interés FIN DEL SPOILER Cuando leí la sinopsis de la novela esperaba que usaran a Los señores del tiempo como "guía" para ir indagando en la mente del asesino, pero la historia no tomó ese rumbo en absoluto.

Aunque no todo es negativo. Me ha encantado el reencuentro con los personajes de las anteriores obras. al fin y al cabo una ventaja de las trilogías y sagas es que llegamos a conocer en profundidad a los personajes e incluso a cogerles cariño. Éste ha sido mi caso con La Ciudad Blanca.

Sin embargo, volvemos a caer en un punto negativo: necesitaba seguir viendo evolución en los personajes que ya me eran tan cercanos. Me da la sensación de que, aprovechando que ellos ya habían sido descritos y desarrollados ampliamente en las otras dos obras esta vez la autora ha decidido darle más protagonismo a los personajes de Los señores del tiempo; sin duda alguna este ha sido a mi parecer un gran error, pues los personajes que conocíamos han quedado desdibujados. Había momentos en los que no los reconocía y, seguramente si no hubiese leído sobre ellos en las anteriores novelas, en esta sencillamente no hubiera podido conectar con ninguno de ellos. La autora pasa por sus vidas «de puntillas». He echado de menos las largas conversaciones de Unai con su hermano Germán y también las valiosísimas lecciones de vida con el abuelo, por poner un par de ejemplos. También han faltado muchos momentos con su hija y con Alba, aunque este último punto sirve de pretexto para mi parte favorita del libro: el dilema de Unai. Por primera vez nuestro protagonista empieza a plantearse hasta qué punto su trabajo le merece todas las pérdidas que le acarrea.

De hecho, empieza a sentirse desvinculado del mote Kraken, pues él se siente más "Unai" que héroe del pueblo. A diferencia de su postura en las otras dos entregas, donde llevaba el mote con orgullo, esta vez el protagonista dejará de sentirse identificado con esa persona que está dedicada en cuerpo y alma a salvar la ciudad.

Esa pérdida de la mentalidad de justiciero es la mayor evolución del personaje en esta novela. La siguiente cita es de la narración de Diago Vela pero creo que recoge perfectamente la idea de lo que estoy intentando transmitir.

Por último me queda destacar que me ha parecido un buen cierre para la trilogía. Desde el destino de los personajes hasta la resolución del caso, están muy conseguidos y trabajados. Por ello, y a pesar de todos los puntos negativos que le he ido sacando a la novela, me ha dejado un buen sabor de boca y creo que es un digno final para la trilogía.
Enlace: http://lavidademisilencio.bl..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}