InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Dreammewords


Dreammewords
23 abril 2019
Este fue mi primer libro de Victoria Schwab y me he estado preguntando ahora que ya leí Una canción salvaje, si fue una buena idea haber empezado con lo que muchos denominan “su mejor libro”. Con esta entrega puso la vara alta y tengo miedo por lo que puedo esperar de sus otros trabajos.

Para empezar a hablar de esta entrega en si, tengo que decir que esperaba algo diferente. Por alguna razón tenía la sensación de que estaba ambientado en la época victoriana –realmente no tengo idea de porqué pensé esto-. de todas formas, después de hacerme la cabeza respecto al desarrollo de la trama empecé a engancharme y disfrutar la lectura.

En este momento ya todos deben saber de qué trata esta historia: básicamente, dos “amigos” preparando su tesis universitaria deciden pasar de la teoría a la práctica con el estudio de los EO, que es gente con experiencias cercanas a la muerte que al volver lo hacen con poderes sobrenaturales. Luego de hacer sus experimentos, las cosas salen terriblemente mal y uno de ellos es enviado a la cárcel. Años después y ya en libertad, su único deseo es la venganza.

Se nota mucho el paso de la autora del YA a la literatura adulta. Es una lectura más cautivadora, con el foco puesto en otras cosas. No solo se enfoca mucho en darnos una versión mas compleja de los personajes sino que también la historia es violenta. Con solo saber que va a haber momentos de pura crudeza a mi ya me compran.
No podría decir que fue lo que más me gustó de la obra, si el muy buen desarrollo que tienen los personajes o la creación de los EO, pero ya vamos a llegar a eso. Por ahora, hablemos de la prosa en sí.

Es un libro rápido de leer. al principio parecía que las cosas no avanzaban pero una vez que pasan las primeras 100 páginas el ritmo empieza a mejorar, es un juego del gato y el ratón, y todo se pone mucho más vertiginoso.
Lo que me gustó particularmente de la forma de escribir, es que Victoria no subestima a sus lectores en esta entrega y deja que atemos los cabos sueltos por nuestra cuenta. Por “cabos sueltos” no me refiero a plot holes, sino a situaciones que no son especificadas en la historia, pero de las que uno puede darse cuenta a medida que va leyendo. Esto ahorra páginas de información y de alguna manera hace sentir al lector que no es tomado por tonto.

Fuera de la capacidad de escribir de forma concisa, ágil y en la medida correcta de momentos de calma y de acción, la verdad es que no noté nada especial en su prosa. No sentí que tuviera un estilo característico que podría reconocer en una antología o un libro escrito por dos autores, por ejemplo. En ese sentido, creo que es bastante genérica.

Por otro lado, la trama.
Desde el vamos ya podemos empezar diciendo que es original, y eso es algo que en la literatura de hoy se aprecia bastante.
Me gustó muchísimo como juega con la típica historia del héroe y el villano pero la transforma completamente en una historia de antihéroes, que en mi opinión, son los mejores personajes y los que mejor se pueden crear de forma realista.
Si se la ve por encima, me recordó mucho a la estética clásica de las películas de superhéroes. ¿Recuerdan la primera escena de Los Increíbles, cuando se presentan todos en la década de los 50? Bueno, esa esencia.

Para hablar del “sistema de magia” de este libro, tengo que decir que me encantó la forma en la que los personajes adquieren sus poderes, y creo que la aprecié mucho más por el hecho de que hayan “bases científicas” por atrás (ya sean creíbles o no, después de todo, es ficción). No se la presenta de la nada, hay investigación por atrás de parte de los personajes.
No solo funciona por ese lado, sino que la tirada de información está bien hecha y mientras aprenden ellos, nosotros nos vamos enterando de cómo está desarrollado el universo que nos presenta Victoria.

Cada persona, si es apta para ser EO, recibe su poder en base a su personalidad y últimos deseos antes de morir. Así es como tenemos personajes con la capacidad de regenerarse, manejar la potencia del dolor, persuadir a cualquier persona, etc. Me encanta que estos poderes no salieran de la nada, sino que tengan una explicación “realista”. Esto me daba constante curiosidad por saber qué poder tendría cada EO con los que los protagonistas se cruzaban, y hacía de la lectura algo todavía más interesante.

Y ahora vamos con la frutillita del postre, los personajes.
Se juega mucho con la doble moralidad, el sentido de grandeza y qué tan lejos estamos dispuestos a llegar por nuestras ambiciones.
Eli y Victor son los dos personajes que más gusto tuve de encontrarme en un libro de Victoria (y ¿por qué no? de la literatura en general). Realmente están muy bien creados, no hay blancos y negros en su desarrollo y son dos personajes que por encima se ven muy parecidos pero una vez que los empezás a conocer, las cosas cambian mucho.

La historia va alternando entre pasado y presente, desde la época universitaria, el paso por la prisión, etc. y de esa forma llegamos a tener una idea clara de los motivos de cada uno, por qué son como son, cuáles son sus intenciones y porqué se muestran al mundo de la forma en que lo hacen.
Victor fue el personaje que más me gustó. Es tanto el héroe como el villano, y si bien durante las primeras páginas era completamente odioso en su deseo de ser mejor que Eli, con toda la envidia que acarreaba, a medida que la lectura avanza, se le llega a tener más “empatía”.

Eli, por otro lado, es un tipo con un enorme delirio de grandeza y complejo de dios. Cree que todos los EO son una amenaza para la sociedad (excepto él mismo, claro), y deben ser exterminados por el bien de la humanidad, todo esto bajo su mano. Esto lo hace completamente detestable pero incluso así, fue el personaje que me pareció más interesante y el que da más que hablar.

La diferencia entre estos dos es qué tanto le importan los demás a cada uno. Mientras que ambos comienzan viendo a sus compañeros como meras herramientas, el punto de inflexión se da cuando Victor decide convertir a esta gente en su familia, realmente interesándose por ellos (a su manera), mientras que Eli continúa con su visión de usar a los demás.

Los personajes secundarios también están muy bien caracterizados. Me gustó que no queden rezagados a la condición de sidekicks, sino que cada uno tenga su propia historia, personalidad y desarrollo apropiado. le da un sentido de realismo y logra que de a poco te vayas encariñando con personajes de moralidad dudosa, no al romantizar sino al entender.

Mi problema fue el final, y la razón por la que no tuviera un puntaje más alto. Tenía muchísimo potencial para ser algo más, no tan genérico (esta fue otra de las razones por las que la obra me dio una vibra a las historias de superhéroes antiguas). Tiene un final muy clásico, pero no voy a entrar en detalles por los spoilers.

En fin, fue una obra que disfruté muchísimo y tengo ganas de releer la historia en su idioma original, tal vez el problema de la prosa de Victoria no fue ella como escritora sino el hecho de que su trabajo haya estado traducido.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}