InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
ISBN : 8490628734
304 páginas
Editorial: Debolsillo (24/09/2015)

Calificación promedio : 4.18/5 (sobre 36 calificaciones)
Resumen:
La historia de amor más intensa de la literatura portuguesa ahora la podemos encontrar dentro de la Biblioteca José Saramago, colección dedicada al Premio Nobel de 1998. En el ambiente opresivo, cerrado y polvoriento de la Conservaduría General del Registro Civil trabaja como escribiente don José, un soltero solitario que un buen día decide crear su particular registro de personas famosas. No contento con los datos que le proporcionan periódicos y revistas, re... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (7) Ver más Añadir una crítica
marenpergamino
 17 August 2022
Hacia más de 15 años que no leía a Saramago!! Me había olvidado lo bien que escribe!!!😍😍😍
Es uno de esos autores tan deslumbrantes que al leerlos te hacen sonreír por todos esos destellos de genialidad que te llevan inexorablemente a decir : " como es que no lo leí antes?!"
Lo que más me gusta es que sus libros siempre pero siempre están escritos desde el ingenio, tanto en su forma como es tu contenido, y que además siempre tienen un algo diferente y único que los hace destacarse del resto.
En este caso, Don José, un empleado del registro civil ( " la conservaduría"), un pobre tipo explotado, aplastado y perdido dentro de un laberinto gris y monótono de la rutina, un día se cruza con el nombre de una mujer, solo el nombre ( recuerden que el tipo trabaja en un lugar que guarda todos los nombres), y en ese momento, su vida cambia. Porque don José, hombre cauto, previsible, correcto y aburrido, no puede dejar de pensar en ese nombre. Hasta que de pronto entiende que debe encontrarla.

Lo que es llamativo Es que en este libro donde los nombres son tan importantes...NO HAY NOMBRES!!! Solo de don José!! El resto de los personajes no lo tienen. Y por eso saramago es un genio😍: porque así como nos los quito en "ensayo sobre la ceguera" (en esa oportunidad para mí la intención era entre otras cosas dejar ciego al lector. Leer un libro sin saber cómo se llaman ninguno de sus personajes es una forma de experimentar la ceguera), aquí lo vuelve a hacer. Aunque en esta ocasión, Saramago busca recordarnos que en la vida moderna estamos rodeados de gente, pero no conocemos realmente a nadie. Vivimos hacinados en ciudades superpobladas, pero nos ahogamos en océanos de anonimato y soledades perpetuas.
Tal vez solo haga falta un nombre para sacarnos del laberinto😁.
Y pues yo pronunciaré el suyo lentamente, paladeándolo con sumo placer, sabiendo que detrás de cada letra se esconde la gracia y la originalidad de un escritor inolvidable. S-A-R-A-M-A-G-O.💕

P.D: Leído con José Luis💕
+ Leer más
Comentar  Me gusta         4424
Guille63
 08 March 2023
“… lo que da verdadero sentido al encuentro es la búsqueda”

Tuve una novia a la que se le metió en la cabeza que a mí me gustaba Saramago. Así, durante un tiempo, cada vez que tenía que hacerme un regalo me caía una novela del autor portugués. Era tal su ilusión al regalármelos que me sentía incapaz de decepcionarla, y, aburrido, me los iba leyendo uno tras otro, pero no había caso, no supe sacarle provecho a ninguno. No obstante, esa novia acabó siendo mi mujer y en algún momento tuve que atreverme a pedirle que sacase a Saramago de nuestra relación porque no volvió a entrometerse en mis lecturas. Pero ahí han estado sus novelas todo este tiempo, en mi estantería. Dado que eran sus regalos no me decidí nunca a darlas o a llevarlas a alguna biblioteca como he hecho con tantas otras, y ahora que he decidido releer más, quise ver lo equivocado o acertado que estuve al dejar de leer al autor.

Pues bien, ni lo uno ni lo otro, al menos en el caso de esta novela. Entiendo que mi yo joven no lo disfrutara mucho, el estilo burocrático del narrador, pese a la ironía y al humor que se gasta en ocasiones y que tanto me recordó al utilizado por Heinrich Böll en “Retrato de grupo con señora”, es algo cansino, aunque uno termina por acostumbrarse. También peca de prolijo en demasiadas ocasiones, por mucho que estos informes burocráticos deban ser exhaustivos, tanto detalle agota y aburre.

“… la piel es todo cuanto queremos que los otros vean, debajo de ella ni nosotros mismos conseguimos saber quiénes somos.”

No obstante, algo ha mejorado mis sensaciones con esta relectura, lo suficiente como para darle una estrellita más y abrirme el apetito para alguna otra obra del autor. Posiblemente aprecié más ahora la forma en la que critica a las rígidas estructura burocráticas, tan paródicas y exageradas como kafkianas; o el acertado tono gris del protagonista, uno de esos que “quiere y no quiere, desea y teme lo que desea”, siempre escrupuloso y respetuoso con las normas y las jerarquías, aunque cansado de la soledad a la que su cobardía le ha llevado y para la que su presente rebeldía quizás llegue demasiado tarde; o la declarada inutilidad de la separación que establecemos entre la vida y la muerte sin asumir lo intrincada que es su relación; o las numerosas referencias al azar como factor decisivo de nuestras vidas, y la humana tendencia a considerar los hechos azarosos como la prueba definitiva del destino inexorable para el que fuimos elegidos y, por tanto, de la negación del sinsentido de la vida; o sus reflexiones sobre la toma de decisiones y el control de nuestros actos que creemos tener, con las consiguientes sorpresas que a nosotros mismos nos damos a veces con nuestra forma de proceder (“En rigor, no tomamos decisiones, son las decisiones las que nos toman a nosotros); o la necesidad que todos tenemos de ocupar nuestras vidas, de huir del aburrimiento, de dotarla de algún objetivo, por muy absurdas que sean las ocupaciones que elegimos para ello.

“Personas así, como este don José, se encuentran en todas partes, ocupan el tiempo que creen que les sobra de vida juntando sellos, monedas, medallas, jarrones, postales, cajas de cerillas, libros, relojes, camisetas deportivas, autógrafos, piedras, muñecos de barro, latas vacías de refrescos, angelitos, cactos, programas de ópera, encendedores, plumas, búhos, cajas de música, botellas, bonsáis, pinturas, jarras, pipas, obeliscos de cristal, patos de porcelana, muñecos antiguos, máscaras de carnaval, lo hacen por algo que podríamos llamar angustia metafísica, tal vez porque no consiguen soportar la idea del caos como regidor único del universo…”

Yo junto libros.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Lavidamurmura
 07 June 2022
Queda ya muy atrás mi primera lectura de Saramago, Ensayo sobre la ceguera, y desde entonces no he vuelto a tener ni en mis manos ni en mi mente ningún otro texto del autor.

Con esta lectura se entremezclan diversas sensaciones que en sí no son excluyentes, llegando a pasar de la curiosidad al aburrimiento, del ansia a la tranquilidad.

En gran parte esto ocurre por el uso pausado y paladeado del lenguaje, un lenguaje que no busca en su explosión de significado crear una experiencia completamente diferente, sino todo lo contrario. Es más bien una revalorización, un homenaje a la palabra que contrasta sobremanera con la tendencia actual que podemos observar en la literatura. Para algunos puede resultar desactualizado si tenemos en cuenta que es un texto de 1997, para otros un remanso de nostalgia desde el que lamentarse de lo tiránico del cambio.

Estoy de acuerdo con quienes dicen que tiene un cierto aire al protagonista de Sostiene Pereira de Tabucchi. José, el hombre sin identidad, el funcionario obsesivo, maniático y entrañable que se embarca en la búsqueda de una mujer de la que apenas sabe lo poco que puede encontrar en los archivos de la Conservaduría General del Registro Civil, donde no solo trabaja, sino donde también vive, como una larva que ya es demasiado mayor y está demasiado perdida para ser otra cosa que lo que ya conoce.

La de José es una existencia anodina salpicada de pequeñas turbulencias de dolor, rebeldía y miedo ante lo desconocido.

No estoy de acuerdo con la crítica que aparece en la contraportada y que asegura que es la historia de amor más intensa de la literatura portuguesa. En todo caso, es una historia de minuciosidad, de tierna extravagancia, de cómo las obsesiones no solo fracturan la existencia sino que ayudan a fijar las grietas y hacer de ellas el camino visible a transitar.

Es un libro que recordaré con cariño, porque pese a no ser un texto que quizá relea en poco tiempo, sí guardo la esperanza de que palpite en el recuerdo la imagen de este personaje sentimental y delicado, que fue capaz de romper con las normas por el simple y maravilloso acto de querer saber.
Enlace: https://www.instagram.com/p/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         104
Edd62
 20 September 2018

Una magnifica historia, muy entretenida, con aventuras mas infantiles que adultas, en un excelente estilo, con gran humor, y lo mas importante y curioso,de lo unico que carece es precisamente de eso... de nombres, como casi siempre Saramago divierte y hace pensar.
Comentar  Me gusta         10
Sandragama
 08 February 2021
Más allá de lo que le va pasando al protagonista, el funcionario Don José; más allá de su hobbie y sus rutinas, vuelvo a escucharme al leer a Saramago: escucho su soledad, mi soledad, nuestra soledad y como la vida se nos escapa.
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (15) Ver más Añadir cita
marenpergaminomarenpergamino09 July 2022
Hay quien dice que Dios antes de amasar el barro con que después fabricó al hombre y a la mujer, comenzó dibujándolos con una tiza en la superficie de la primera noche, de ahí nos vino la única certeza que tenemos la, de que fuimos somos y seremos polvo y que en una noche tan profunda como aquella nos perderemos.
Comentar  Me gusta         210
LavidamurmuraLavidamurmura02 May 2022
Personas así, como este don José, se encuentran en todas partes, ocupan el tiempo que creen que les sobra de la vida juntando sellos, monedas, medallas, jarrones, postales, cajas de cerillas, libros, relojes, camisetas deportivas, autógrafos, piedras, muñecos de barro, latas vacías de refrescos, angelitos, cactos, programas de ópera, encendedores, plumas, búhos, cajas de música, botellas, bonsáis, pinturas, jarras, pipas, obeliscos de cristal, patos de porcelana, muñecos antiguos, máscaras de carnaval, lo hacen probablemente por algo que podríamos llamar angustia metafísica, tal vez porque no consiguen soportar la idea del caos como regidor único del universo, por eso, con sus débiles fuerzas y sin ayuda divina, van intentando poner algún orden en el mundo, durante un tiempo lo consiguen, pero solo mientras pueden defender su colección, porque cuando llega el día en que se dispersa, y siempre llega ese día, o por muerte o por fatiga del coleccionista, todo vuelve al principio, todo vuelve a confundirse.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
LavidamurmuraLavidamurmura03 May 2022
Si tuviese aquí un mapa de la ciudad, ya podría señalar los cinco primeros puntos de paso averiguados, dos en la calle donde la niña del retrato nació, otro en el colegio, ahora estos, el principio de un diseño como el de todas las vidas, hecho de líneas quebradas, de cruces, de intersecciones, pero nunca de bifurcaciones, porque el espíritu no va a ningún lado sin las piernas del cuerpo, y el cuerpo no sería capaz de moverse si le faltasen las alas del espíritu.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
LavidamurmuraLavidamurmura13 May 2022
Es sabido cómo nuestros pensamientos, tanto los de inquietud como los de satisfacción, y otros que no son ni de esto ni de aquello, acaban, más tarde o más pronto, por cansarse y aburrirse de sí mismos, es solo cuestión de dar tiempo al tiempo, es solo dejarlos entregados al perezoso devaneo que les viene de naturaleza, no lanzar a la hoguera ninguna reflexión nueva, irritante o polémica, tener, sobre todo, el supremo cuidado de no intervenir cada vez que ante un pensamiento ya de por sí dispuesto a distraerse se presente una bifurcación atractiva, un ramal, una línea de desvío. O intervenir, sí, aunque solo sea para impelirle con delicadeza por la espalda, principalmente si es de aquellos que incomodan, como si le aconsejáramos, Vete por ahí, que vas bien.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
LavidamurmuraLavidamurmura03 May 2022
[...], Vivimos tan absortos que no reparamos en que lo que nos va aconteciendo deja intacto, en cada momento, lo que nos puede acontecer, Quiere eso decir que lo que puede acontecer se va regenerando constantemente, No solo se regenera como se multiplica, basta con que comparemos dos días seguidos, Nunca pensé que fuese así, Son cosas que solo los angustiados conocen bien.
Comentar  Me gusta         10
Videos de José Saramago (27) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de José Saramago
Cuentos del escritor portugués José Saramago y del escritor alemán Hermann Hesse.
otros libros clasificados: literatura portuguesaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

¿Autor o autora?

La edad de la inocencia

autor
autora

14 preguntas
63 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
.._..