InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Antoched


Antoched
04 noviembre 2020
Ya debería haber aprendido que estos libritos chicos terminan siendo más grandes que muchos otros. Por lo general los empiezo sin muchas expectativas, incluso cuando a este lo he visto nombrar infinidad de veces como un libro triste y sumamente importante, y la verdad es que las historias que voy leyendo de sellos como Gran Angular y ahora Zona Libre son definitivamente sorprendentes y sumamente necesarias.
Los ojos del perro siberiano nos lleva con una narración sencilla y cargada de enseñanzas por los recuerdos del protagonista acerca de la relación con su hermano mayor. Nos cuenta que tiene recuerdos difusos y ajenos sobre su hermano ya que este se fue de la casa familiar a los 18 años cuando él tenía solo 5. Pero durante su pre adolescencia vino un día de visita y dejó a sus padres devastados, al no obtener explicaciones de sus padres decide ir a visitar a su hermano para exigirle que le cuente qué está pasando. Así se entera que su hermano está enfermo y poco a poco empiezan a forjar una relación fraternal compartiendo intereses, consejos y enseñanzas.
Que esta novela toque una enfermedad tan repudiada desde la perspectiva de un niño que solo quiere disfrutar del tiempo que le queda con su hermano es maravillosa. Ni hablar que esta novela se la hagan leer a muchos chicos en la escuela porque sirve para concientizar sobre el tema y enseñarles a no discriminar a la gente por sus errores o por padecer una enfermedad como esta. de paso nos muestra que las personas son más que su enfermedad o lo que hicieron para contagiarse, que aunque sus vidas tengan los minutos contados siguen luchando, amando la vida y buscan afecto y comprensión como cualquiera. Y por supuesto el mejor mensaje que nos deja esta historia es aquella vinculada al título:

"-Uno de los motivos por los que quiero tanto a este perro es por sus ojos. Desde que estoy enfermo la gente me mira de distintas maneras. En los ojos de algunos veo temor; en los de otros, intolerancia. En los de la abuela veo lástima. En los de papá, enojo y vergüenza. En los de mamá, miedo y reproche. En tus ojos, curiosidad y misterio, a menos que creas que mi enfermedad no tiene nada que ver con que estemos juntos en este momento. Los únicos ojos que me miran igual, en los únicos ojos que me veo como soy, no importa si estoy sano o enfermo, es en los ojos de mi perro."
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES