InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : B0877529N5
Editorial: Blatt & Ríos (16/04/2020)

Calificación promedio : 4.17/5 (sobre 6 calificaciones)
Resumen:
Las historias de Somos luces abismales componen un todo brillante y conmovedor por los temas que encaran, por sus problemas, por las bellísimas simetrías que proponen. Carolina Sanín escribe en un idioma singular que es el suyo y el de Colombia, y lo vuelve familiar para nosotros. Porque "Escribir en español americano", dice, "es estar perdido y pedir redobladamente un lugar donde se pueda hablar".
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (5) Añadir una crítica
lecturalateral
 20 mayo 2021
Carolina Sanín es una escritora prolífica que ha publicado novelas, cuentos, libros infantiles, ensayos. Casi podría afirmar que la escritura forma parte indisociable de su ser en el mundo. “Somos luces abismales” es un libro de ensayos que de algún modo desnudan la intimidad de la autora. Exponen el hilado de sus pensamientos fugaces y se vuelve su forma de expresar lo que va pensando en asociaciones, metáforas, imágenes, sensaciones. Las búsquedas de sentido se hacen presentes y se desenvuelven en infinitas preguntas sin respuesta.
Este libro me llevó fuera de mi zona de confort. Los ensayos son idas y vueltas que nacen en hechos aleatorios, anécdotas, historias del cotidiano, y bordean el tema de la vida y la muerte. La lectura requiere atención y tiempo para ahondar en el abismo de las preguntas existenciales.
La poética escritura de Carolina Sanín abre puertas a una diversidad de lecturas posibles de este texto que es puro movimiento. Como la vida misma. Las convenciones son abandonadas para generar nuevos significantes, nuevas definiciones. La autora juega con los sentidos, con las palabras, con las imágenes y con el lenguaje. Los textos atraviesan la soledad, el abandono, el amor, la muerte, la ética, la eterna búsqueda del lugar propio en el mundo. La escritura se promete como espacio de pertenencia. La lectura de estos ensayos me disparaban asociaciones, nuevas preguntas, consideraciones diferentes; una polifonía de sentidos contrapuestos y ambivalentes. Escribir es muchas cosas: es buscar un lugar en el mundo, buscar una respuesta, y, al mismo tiempo, movimiento, movilización, entrega a la incertidumbre. La amplitud de la vida es inabarcable. El texto me dispara todo esto y más. Escribir es creación. Es expresión de un mundo interno. La imaginación teje hilos, interconecta. La autora profundiza en la dualidad de la oscuridad y la luz que llevamos dentro. Nuestras vidas son luces abismales en este mundo, incomprensibles, insondables, profundas. Cada nueva lectura ilumina capas distintas, abre nuevas reflexiones, pensamientos inéditos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
santynieto
 22 abril 2021
Explotan jardines en el cielo.
Este libro sigue todavía trabajando en mi cabeza, plantándome imágenes detrás de los párpados y recordándome el sonido de los párrafos que, sin darme cuenta, se fueron buscando un lugar adentro de mi cuerpo para habitarlo por un tiempo. Son intermitentes las resonancias que, como caricias y epifanías, me devuelven a la experiencia de leer los textos recopilados en este tomo.
¿Cómo fue esa experiencia? Inédita. Novedosa. Sensorial.
Sanín escribe de una forma tan... "sabrosa", que simplemente da mucho gusto leerla. En sus letras hay un magnetismo intenso y potente, que me jaló hacia adentro —hacia sus ideas, sus pensamientos y sus decisiones— y luego me botó hacia fuera —a la realidad, a la confrontación de mi visión de mundo con la recién leída, al diálogo—, a veces a un ritmo vertiginoso, otras veces con mucha seducción prosaica de por medio. Siempre, hasta en los textos que menos me empaparon, sentí la alegría del hallazgo: de encontrar, a la vuelta de la página, una línea, un párrafo o una página con ideas más grandes que yo, que lo que soy capaz de contemplar. Tuve que volver atrás algunos renglones varias veces, para coger impulso y preparar de nuevo la escalada, pero la cima nunca perdió su sabor a gloria, a descubrimiento, a que el mundo a mi alrededor se expandía —en su luz, en sus colores, en miradas posibles— mientras yo leía los pequeños tesoros escondidos en este libro. No quiero terminar sin decir, o avisar, que Somos luces abismales es también—entre tantas cosas— un manifiesto sobre la escritura, sobre el oficio de escritor y sobre el arte de contar algo escribiéndolo (¡maravilloso!). Dicha faceta del libro lo hacen tantísimo más apreciable y cercano al corazón para mí.
Qué bueno que leer sea un disfrute, qué bueno gozar leyendo algo así.
Dejo algunos tesoros, para volver a encontrarlos aquí, después, y volver a descubrirlos —disfrutarlos— cada vez.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Lavidamurmura
 16 marzo 2021
Allá por octubre del año pasado, disfruté de unas charlas online en el Festival de Literatura Latinoamericana de Lata Peinada. En una de esas mesas, oí hablar por primera vez a una escritora colombiana llamada Carolina Sanín. Recuerdo que me sorprendió su temple, incluso el tono de su voz. Lo que no sabía es que meses después y gracias una vez más a #masacríticababelio, tendría la oportunidad de leer uno de sus libros.
No ha sido fácil esta lectura. Últimamente me abruman las narraciones en primera persona, el recuerdo de hechos supuestamente reales, convertidos en literatura gracias al mestizaje de ideas profundas y hechos cotidianos.
Lo que nos propone la autora son ocho (¿relatos, anécdotas, ensayos?) cimas de paredes lisas y apenas hendiduras en las que apoyarse. No creo que se vaya a ningún lugar concreto en esta obra, pero este también es un camino interesante que descubrir.
El lenguaje de Sanín es preciso aunque fragmentado, un párrafo te lleva a otro que comenzaste hace veinte páginas y otro te aporta una nueva narración que aparentemente poco tiene que ver con la que estabas descifrando. Pero no por ello deja de ser un lenguaje bello, hasta cierto punto extremadamente maduro y seguro de sí mismo. Como lector tienes poca potestad en tanto que la autora te va llevando hacia donde ella quiere y cuando te vienes a dar cuenta puedes llegar a pensar que no sabes bien dónde estás.
Es un libro que habla sobre lenguaje, una escritura transoceánica, pero también sobre la muerte. Esto hace que haya párrafos sublimes, pequeñas muestras de un trazo firme, aquello que llaman "una voz propia" y que ya nos suena a lugar común, pero que no deja de ser determinante en esta autora.
Partiendo de hilos temáticos como su perro, los virus, el río, las montañas, las pulgas o la parálisis del sueño, compone una suerte de ensayo de su propio pensamiento.
Este podría ser, en principio, mi tipo ideal de literatura, pero quizá, ahora mismo, me gustaría que al asomarme a ese abismo, no sea mi reflejo el que me devuelva la mirada, sino el reflejo de otras historias en las que, por momentos, no tenga que recordar mi nombre.
Enlace: https://www.instagram.com/p/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Antarai
 23 marzo 2021
Ocho relatos (¿divagaciones?¿reflexiones?) de Carolina Sanín ha sido un auténtico reto. Por un lado tenemos una serie de textos sin trama, que tratan diferentes temas, desde lo más prosaico a lo más elevado, y por otro lado, tenemos una prosa exquisita que te hace pensar más en narrativa poética. A través de viajes, de experiencias y de encuentros, la autora nos habla de diferentes maneras de enfrentarse al mundo que te rodea.
Me ha parecido especialmente emotivo el relato llamado "El pesebre", que habla de la muerte como pocas veces había escuchado antes.
Si bien no es una lectura ligera, sí es de las que perduran en el tiempo y que te hace volver a ella por la belleza narrativa.
Comentar  Me gusta         20
thebooksandyou
 14 abril 2021
He de decir que me esperaba un libro de relatos, pero me encontré con mucho más.
Carolina tiene una manera exquisita de escribir, que te hace pensar, reflexionar y te llega al corazón con lo que dice.
El primer relato fue el que más me costó, porque como digo, tiene una manera particular de escribir, sus divagaciones se nota que vienen de lo más profundo de su ser. Quizás por eso me ha costado cogerle el tranquillo a su narrativa, porque es una forma de contar las cosas muy suya, pero que no tiene nada de malo porque te sumerge en su mundo.
Fue un gustazo leer este libro, a pesar de que me haya costado al principio.
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (18) Ver más Añadir cita
AntaraiAntarai23 marzo 2021
He pensado también que lo que se pierde para siempre, tras cada generación que pasa y muere, es la manera como hablamos. Solo podemos saber cómo habla quien nos habla, a quién oímos vivo. Nadie del futuro sabrá cómo hablábamos los muertos, sino apenas cómo decidimos escribir: cómo me gustó imaginar que sonaríamos leídos por los próximos [...] La conversación, lo que nos oímos unos a otros, es la intimidad definitiva, tan mortal como el aliento.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
LavidamurmuraLavidamurmura14 marzo 2021
¿Variará la hora de mi muerte si en ella puedo recordar que a esa hora ya le di tiempo en otra hora de mi vida? Si la muerte que voy a recibir se parece en algo a las que ahora creo que puedo imaginar, y si acaso al recibirla llego a tener aliento para detectar la semejanza, ¿sentiré que he hecho una operación, una preparación, un trabajo que cuente para algo? ¿O la imaginación de la muerte me dejará aún más sola ante la muerte que venga, más adversa a ella, más infiel y menos acompañada por mi muerte, pues se suponía que ella fuera una sorpresa y jamás un cumplimiento?
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
LavidamurmuraLavidamurmura08 marzo 2021
Los animales nos hacemos visibles en el desamparo: somos luces abismales.
(Luces abismales: hay una caída larga que es una herida en la tierra, y abajo, entre la bruma, en el fondo -quién sabe si sea el fondo-, brilla una luz pequeña y firme, que concentra. Entonces la bajada es un camino y uno cae para remontarla haciéndose, bajo la luz, visible).
Comentar  Me gusta         10
LavidamurmuraLavidamurmura15 marzo 2021
No se dice que un río nació en su fuente, sino que nace en ella. El río siempre está naciendo. En cambio, uno dice su nacimiento en pasado. Vive toda la vida con su nacimiento terminado. Nazco: es difícil, incluso, reconocer la conjugación en el presente.
Nadie puede recordar su nacimiento. Haber nacido es algo en lo que tenemos que creer. De la experiencia del nacimiento, en lugar del recuerdo, tenemos nuestro nombre. A lo mejor al final, en la hora de la muerte, nos sea dado recordar, y entonces digamos: Ah, ya conozco esto. Así mismo fue nacer (y a cambio perdamos para siempre nuestro nombre).
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
LavidamurmuraLavidamurmura14 marzo 2021
Imagino que las labores del tiempo se dividen en dos filas, una a la izquierda y otra a la derecha, como nosotros cuando entramos en la Iglesia. Por un lado está lo que nos pasa y, por el otro, lo que hacemos. Quizás lo que podemos darles a quienes nos sobrevivirán son los acontecimientos, no las obras; no lo que hemos hecho, sino lo que nos ha sucedido y podemos relatar. Cada cosa que nos pasa da testimonio de nuestra entrega al mundo y afirma que el mundo supo que existíamos, mientras que lo que hacemos es solo la huella de nuestro entretenimiento, de nuestra espera solitaria de la muerte.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Videos de Carolina Sanin (3) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Carolina Sanin
Carolina Sanín (escritora) y Luz Mary Giraldo (escritora)
otros libros clasificados: relatosVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES

Otros libros de Carolina Sanin (1)Ver más




Test Ver más

Cuanto sabes de la saga Crepúsculo?

Como se llama la protagonista humana?

Bella
Sandra
Pilar
Lucia

11 preguntas
221 lectores participarón
Crear un test sobre este libro