InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Laia


Laia
13 mayo 2020
Reseña en Youtube en el Link

El Imperio Final trata esencialmente sobre un grupo de outcast que se unen para derrocar al poder superior. Y en eso podría quedarme, pero hay bastantes factores añadidos a la historia.
Esto es una alta fantasía, por lo tanto nos encontramos en un nuevo mundo gobernado por el Lord Legislador, que es religión y ley. Los aliados a su mandato (los nobles) fueron recompensados con el poder de la alomancia, el poder quemar metales y obtener poderes de ellos. Y los contrarios a él fueron degradados a esclavos y mano de obra, los nombrados skaa. Nuestra historia empieza con estos skaa, siguiéndolos a través de un mundo cada vez más complejo.

Primero de todo quiero hablaros de la pluma de Brandon Sanderson que esencialmente es lo que yo llamo una forma de escribir sencilla pero llena. No es una lectura llena de pasajes floridos y grandes palabras, si no que tenemos unas palabras relativamente sencillas arregladas de una manera que nos dejan pasajes reflexivos que trasmiten más de lo que puede parecer a simple vista.
¡Ay! Lord Legislador ¡Si hasta los nombres de las partes son inspiradores!

La narración de la historia se hace a través de diferentes perspectivas. Las POV son esencialmente nuestros protagonistas con algún que otro personaje. Esto nos deja con dos escenas muy distintas sobre un mismo terreno y una perspectiva más amplia de la concepción del mundo.
También tenemos algo más para conferirle densidad a este nuevo mundo que Brandon Sanderson nos presenta, y son los cabezales de los capítulos. Nos narran una historia completamente distinta a la que vivimos en la propia página dándonos retazos de otro momento (esto sin duda ayuda mucho al world building).
También (recayendo en la pluma esencialmente) tenemos descripciones que traspasan la página. Hay una que especialmente se ha quedado en mi memoria de la angustia y desazón que transmite el párrafo.
Pero pasemos a temas más alegres. La info-duping es un tema muy recurrente a la hora de explicar sistemas de magia, mundos, o esencialmente cualquier explicación algo más técnica sobre un elemento en un libro (los que vendría siendo un libro de texto escolar dentro de una novela) pero Sanderson ha conseguido lo mejor de los dos mundos: explicarnos el sistema de magia a través de unas cuantas batallas muy detalladas en cuanto a uso de metales y estratagemas.

Y hablemos de este world building tan esencial en los libros de fantasía.
Como ya os he dicho el sistema mágico se basa en la quema de metales, puedes ser capaz de quemar uno de ellos y eres denominado como burmoso, o puedes ser capaz de utilizar los diez y se te denomina como nacido de la Burma –Mistborn (de ahí el nombre de la trilogía)–. Este sistema mágico es más que una serie de reglas aleatorias, si no que tiene una base muy afianzada y casi científica. Por lo tanto no siempre es recomendable dar rienda suelta a la alomancia para salvarte el cuello.
Tenemos otro tipo de magia, llamada ferruquímia de la que no os voy hablar simplemente por no daros pistas de por dónde van los tiros. Sorry, pero vais a tener que leerlo.
Pero quiero hablaros de algo más que del sistema mágico, los personajes (acostumbrados como llevan toda la vida conviviendo con estos poderes) actúan en consecuencia a ellos. Por ejemplo, hay un metal que confiere la capacidad para modificar emociones y en una escena podemos ver como uno de ellos se marcha deliberadamente de la sala a reflexionar su respuesta para no ver su opinión sometida a este tipo de alomancia. Lo cual me parece una escena de lo más pensada y especial.
También tenemos bastante world building en lo que es el tema religioso. Durante toda la novela saltan millones de religiones a la página (cada cual más original y inspiradora que la anterior). Pero quiero hacer un inciso en la primordial, la que se basa en este Lord Legislador.
El Lord Legislador es nombrado muchas veces durante toda la historia, pero siempre que se hace es, una de dos: como un elemento al que no saben derrocar (por que si alguien que lleva mil años en el poder es por algo) o para nombrarlo como una plegaría. A toda esta aura se le suma que no obtenemos una escena en la que él sea partícipe hasta muy entrado el final (lo cual solo le confiere un aire más místico). Lord Legislador: leyenda, religión, dios y gobernador

El inicio del libro es algo lento y tardamos un poco en entrar en el gran meollo del asunto (y por lento me refiero a las primeras 100 páginas de 700, que no es tanto). Pero las páginas iniciales se nos llenan escenas entretenidas que nos exponen los fundamentos de este nuevo mundo.
A partir de ahí la trama solo hace que avanzar, escena de acción tras escena y una gran serie de giros argumentales que te dejan sin idea de por dónde va a seguir la historia. Estos giros argumentales consiguen esencialmente dos cosas: hacerte creer que eres inteligente y dejarte como un completo idiota frente a ti mismo.
Si que tenemos pasajes algo más lentos en el libro. Escenas cotidianas o simplemente más relajadas. Pero os puedo asegurar que en este libro no hay paja. Creo que Sanderson no conoce el concepto "capítulos de relleno" por que no he sido capaz de encontrar ninguno. Toda escena tiene su relevancia para la historia en mayor o menor medida, os lo prometo. Y puede parecerte que sabes por dónde irá el camino (con toda esa inteligencia que crees poseer) pero todas esas pequeñas escenas que no parecen relevantes inicialmente se unen para desvelar esa ruta alternativa que nunca habías contemplado.
Esto sin duda muestra una gran planificación y premeditación.

Pero vamos hablar un poco de estos personajes. Vin sin duda es nuestro foco central. Desconfiada, ladrona y curiosa. Atormentada por el abandono y una voz interior muy parecida a la de su hermano mayor. Con solo diecisiete años se presenta frente a retos que cualquiera a esa edad se encuentra, sobre todo en el tema amoroso. Y con otros algo más acordes con la trama que se le desarrolla, en conceptos morales. Y con esto concluyo diciendo que Brandon Sanderson sabe escribir buenos personajes femeninos y hilos amorosos (aun que esto último no es lo que juzgo como primordial en esta historia).
Pasemos a personas más alegres, si por alegres digo teatrales y alocadas. Hablo de Kelsier, quien sin duda tiene un aura a lo Howl (El castillo ambulante) con su sonrisa llena y más secretos que cicatrices. Es nuestro héroe literario, eso sin duda.
Y en tema personajes concluyo diciendo que todos son especiales a su manera y que el autor a conseguido desenvolverlos en escenas muy casuales pero con una gran profundidad en cuanto a sus arcos personales.

En general, es un libro para esos (que como yo) les gustan los finales redondos. Nos deja un par de incógnitas, eso sí (para todos aquellos que quieran seguir con la trilogía que no es esencialmente necesario aun que sí muy recomendable).
Un par de apuntes que sobre cosas que me han gustado (aparte de toda la panegírico de aquí arriba).
La opción más fácil y obvia nunca funciona y Sanderson a sabido jugar con ese concepto inocente. Y la suerte y casualidad no viven para pasarse siempre a salvarte el culo.
Y reitero la gran planificación y relevancia de todas las escenas para el desenlace final. ¡Eso sin duda ha dejado detrás de si unos cuantos borradores!

¿Sera el pasado de Vin relevante en lo venidero?
Enlace: https://youtu.be/MQ19afyHiiY
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más