InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 849104941X
Editorial: Alianza (01/02/2018)

Calificación promedio : 3.64/5 (sobre 109 calificaciones)
Resumen:
Por expreso deseo del autor, no está permitido que la editorial aporte en su material promocional ningún tipo de texto adicional, información biográfica, cita o reseña relacionados con esta obra. El lector interesado podrá, no obstante, encontrar abundante información al respecto en internet.
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (41) Ver más Añadir una crítica
patriciamiranda782
 04 mayo 2020
Leer implica el goce de sustraerse al mundo que el autor nos propone y ésa es la mirada que nunca debemos perder ante un libro pero leer, es también asimilar técnicas, comprender la temática en toda su amplitud.
El Guardián entre el centeno, nos cuenta, desde el punto de vista social, el consumismo de una época (años '50 en EE.UU.), la rebelión de los jóvenes contra un sistema de mercado demandante, el inconformismo de una sociedad ante grandes cambios (económicos y políticos en el caso de los años '50 en EE.UU.), la impersonalidad en los sistemas de educación, literatura y cine con fines propagandísticos donde los verdaderos valores culturales se desdibujan, adicciones, etc.
Pero en un gran libro este, el autor nos dice algo concreto pero entre líneas nos sugiere mucho más. El guardián entre el centeno es una de esas novelas en las cuales el autor usa una excusa anecdótica para decir mucho más.
Salinger ha usado como excusa la adolescencia como etapa conflictiva para contarnos mucho más.
La novela nos cuenta la vida de Holden Caulfield que es expulsado de un colegio por segunda vez. En la novela asistimos a los instantes posteriores a esa expulsión en que Holden decide huir. En esa huída vive un sinfín de situaciones que unidas a sus experiencias pasadas le va brindando el lector esa mirada especial de este adolescente. Por momentos rebelde e irracional, por momentos de una lucidez extrema que nos muestra crudamente la vida tal cual es y o como los adultos intentan mostrarla.
Holden no solo representa al adolescente que quiere retener el idealismo de la vida y se le escurre entre las manos, sino que muestra a cualquier ser humana tratando de rescatar lo espiritual por sobre lo material en una sociedad que cada vez prioriza más lo último sobre lo primero. Es el típico antihéroe de la literatura contemporánea que lo único que busca es proteger ese mundo infantil donde la felicidad es plena y absoluta, protegerlo de encontrarse con un mundo hipócrita, malvado y feo.
O sea que desde el punto de vista existencial nos ha contado: cómo vive el adolescente ese paso de dejar la niñez y asumir una incipiente adultez, el materialismo que implica el mundo adulto y la pureza que el adolescente debe rescindir para entrar en ese mundo que inevitablemente lo espera, y finalmente la impotencia de Holden por no poder cambiar esas reglas dadas dentro del crecimiento de una persona. Eso nos introduce en el planeamiento de que quizás, si nos lo proponemos, además de ser adultos responsables y funcionar dentro de una sociedad condicionante, además de asumir compromisos netamente adultos, además podemos no olvidarnos lo hermoso, lo simple, lo espiritual que conlleva la niñez y entonces, tal vez podamos matizar la realidad que nos circunda con ese halo de pureza elemental con que nacemos sin usarlo como sistema de canje para dejar de ser niños y convertirnos en adultos.
Algún día la humanidad entenderá que ser un humano significa el sabio equilibrio entre niño y adulto ese que solo el adolescente tiene por un tiempo limitado y entonces ese día seremos muchos más los que engrosemos las filas de Holden para convertirnos en un guardián más entre el centeno.
Tomo las palabras de Holden cuando nos dice: Los libros que de verdad me gustan son aquellos que al acabar de leerlos piensas que ojalá el autor fuera muy amigo tuyo para poder llamarlo por teléfono. Ojalá Salinger viviera, ojalá pudiera llamarlo por teléfono para contarle que su libro es un clásico que superará los límites de cualquier época, porque mientras lo material pugne por sobrepasar lo espiritual seguiremos embanderando a Holden en las primeras filas para luchar contra ello.
El Guardián en el centeno es esas joyitas que llamamos clásicos ya que no habla solo de Holden (su protagonista) sino de todos nosotros convertidos en Holden luchando por un mundo más real.
Un clásico que superará los límites de cualquier época, porque mientras lo material pugne por sobrepasar lo espiritual seguiremos embanderándonos tras Holden en las primeras filas para luchar contra ello.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
Roseta
 03 abril 2020
Inquieta. Así me he sentido leyendo esta novela. Llevaba tiempo sin notar esa angustia, esa sensación invadiendo mi cuerpo. Ha sido como una espiral en la que me iba envolviendo yo sola mientras leía. Nada hacía predecir eso que mi cabeza creía y mi corazón negaba; pero ahí estaban, una y otra peleando. Lo cierto es que esa sensación me invadió a mitad de novela. En la primera mitad, simplemente estaba convencida de que me gustaría poder hablar como lo hace el personaje, de no callarme ni una sola de todas las frases que dice. Él es esa personaje que lo cuestiona todo sin pensar demasiado en las consecuencias. O tal vez sí, pero las asume. Acepta que no va a permitirse asumir lo que los demás le marquen si no es lo que él quiere. El problema, casi en esa mitad, es que no siempre es posible y que, a veces, las consecuencias de esas decisiones no te arrastran solo a ti. Creo que el personaje lo descubre, tarde; solo cuando ve que hay alguien que lo ama con locura y que es capaz de seguirle en esa vorágine que solo él entiende.
Por eso, tal vez, decide que es mejor dar un paso atrás. ¿Es mejor? La solución final, la de los adultos, es no aceptar que Holden es sincero, con lo que siente, con lo que quiere. Ojalá los adultos recordáramos más a menudo lo que dijimos, sentimos, pensamos cuando éramos niños, adolescentes rebeldes. Quizá, así, habría otro final, otro lugar en el que nuestro protagonista se sintiera tranquilo.
Leí esta novela hace treinta años. Recordaba que ese libro lo tenía en la estantería como uno de esos que me marcó. ¿Qué recordaba? Nada. Que me había gustado mucho en su momento. Una sensación de que es una de esas novelas que hay que leer. No quise dejar pasar este tiempo de calma para volver a él, para revivir sentimientos. Creo que esta lectura no se parece en nada a la que hice cuando, casi adolescente, me obligaron a leerla en el instituto. Me da que por aquel entonces me sentía identificada con ese chico, poco más. Ahora, con el paso de los años, no es que me sienta identificada, es que siento envidia de las cosas que somos capaces de decir cuando la edad nos lo permite; y me siento traicionada (por mí misma) al ver que hacerse mayor implica callar quién sabe qué sentimientos.
Cada frase me ha impregnado el cuerpo de literatura; una escritura, quizá extraña, pero valiente. Escrita en segunda persona te increpa desde el primer renglón. El tú te obliga a estar, o no, con el personaje. A seguirle, a desear que alguien le entienda, que comprendan que él es así y que mentir, asumir que “lo normal” no es lo que hay que aceptar, que tal vez no es tan aconsejable. Esta novela increpa a una sociedad, a los jóvenes, a los adultos, a los profesores, a los alumnos. Una novela de crítica social que te deja, dicho coloquialmente, muy tocada.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         41
Megl
 22 abril 2019
Compre la edición de edhasa traducción de Carmen Criado.
En cuanto comencé a leer la primera página la tradición me resultó chocante. Cuando salimos del lenguaje neutro y se traduce una obra más contemporánea o que incluye lenguaje más vulgar las diferencias entre el español y el “castellano” que hablamos en Buenos Aires, se hacen mucho más tangibles.
Lo mismo supongo le ocurrirá a lectores de otras nacionalidades, sobre todos aquellos acostumbrados a contar con traducciones propias como es el caso de los mexicanos, con una excelente tradición literaria y editorial.
Ya en la primeras páginas nos encontramos con las palabra puñetas, chavalas, gilipollas, rollo, follón, expresiones como: “es una lata”, “ahora está forrado”; “menuda cretinada”. Y la palabra tío que se repite en todos los párrafos, tío de acá, tío de allá.
Al no convencerme la traducción me puse a investigar un poco y encontré que existe una traducción de un Argentino, que es previa a la española, que se titulaba “El cazador oculto”.
No se si esa traducción será mejor, pero puede encontrarse en pdf en internet si alguien quiere leerla o compararla.
Hay múltiples artículos y trabajos que discuten esta traducción (la de Carmen Criado), algunos dicen que más que una traducción es una reescritura.
Les cuento esto porque de haberlo sabido antes yo lo hubiese leído directo en inglés, tal vez es lo más recomendable para aquellos que manejen el idioma, más aún si tomamos en cuenta que parte de lo característico del relato es la pobreza lingüística del protagonista, lo cual confiere un tono particular a la obra que es difícil apreciar fidedignamente en una traducción.
Todo esto tendrá más o menos sentido según de que país sean y que traducciones tengan a disposición pero independientemente de ello creo que el guardián entre el centeno es una de esas obras, como The importance of being Ernest, que valen la pena leer en su idioma original si se tiene la posibilidad.
Sobre la novela en si, la verdad no entiendo por que se la considera tan relevante, entiendo que en otra época algunas situaciones referentes al sexo por ejemplo podían ser escandalosas, pero no mucho más.
El personaje es entrañable; por momentos dan ganas de abrazarlo, de decirle que todo va a estar bien, en otros capítulos recuerdo cuanto me hartaba a mi misma relacionarme con personas como él, porque conocí a más de una de hecho y aún las conozco y reconozco con vergüenza que muchas veces les rehuyó porque me resultan agotadoras, más allá de la lastima que puedan generarme.
A mí me resultó simplemente una novela sobre un chico muy deprimido, que no encuentra su lugar en el mundo (como muchísimos jóvenes y no tan jóvenes), que hace observaciones que comparto sobre la hipocresía del mundo de los adultos y no mucho más.
Lo único que realmente me gusto es la parte de la metáfora, donde justamente el cuenta que lo único que lo haría feliz es cuidar que los niños no caigan al precipicio mientras juegan en el centeno.
Pero más allá de eso no me modifico en nada haberla leído, y no creo que sea imprescindible.
Y por último, lo que menos me cierra, y me encantaría que alguien me lo explique, porque está novela se relaciono con tantos homicidios, como el de John Lennon? A quien le dan ganas de salir a matar luego de leer este libro, de suicidarse todavía, pero de matar?
No se, tal vez me perdí algo importante.
Es lo primero que leo de Salinger, próximo libro 9 cuentos, espero que me decepcione menos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
PlanetaSingular
 10 marzo 2018
El Guardián Entre el Centeno es un libro escrito por el autor J. D. Salinger en el año 1951. Este libro ha alcanzado una gran fama debido a que muchos de los asesinatos más sonados, como el de John Lennon, fueron realizados por personas que actuaban en su nombre o habían leído recientemente el libro y se veían reflejados en el protagonista, Holden Caulfield.
Entiendo que se trate de un libro que ha marcado la vida de cientos de personas, sobretodo de jóvenes, porque es muy fácil sentirse identificado en temas como el miedo a crecer, a hacernos mayores y a tener que tomar decisiones que nos asustan.
El libro narra en primera persona un fragmento de la vida de Holden Caulfield, un joven de 16 años que ha sido expulsado (una vez más) del colegio en el que se encontraba, Pency. Tras una pelea con su compañero de habitación, Holden decide irse de allí antes de tiempo, pero se encuentra ante la situación de que no puede ir a su propia casa, ya que sus padres desconocen que ha sido expulsado. A partir de aquí, el protagonista vivirá una serie de situaciones de lo más peculiares y cargadas de alegoría.
Es un libro en el que no hay acción y en el que continuamente se espera que suceda algo que de un giro a la trama y lo saque de la monotonía. Da la sensación de que el autor sólo cuenta una sucesión de acontecimientos sin ningún motivo aparente, pero lo cierto es que está lleno de simbolismo. Por un lado tenemos la gorra roja de cazador, que para mí significa esas ganas que tienen los adolescentes de destacar y ser diferentes, pero al mismo tiempo de pertenecer al grupo de iguales. Holden se la pone cuando está solo para sentirse diferente y se la quita cuando está con gente por temor a ser juzgado. También encontramos la escena en la que visita el Museo de Historia Natural, en el que se da cuenta de que todo lo que está allí permanece intacto, como si no pasara el tiempo; mientras que son las personas que allí acuden las que cambian. En este sentido, Holden tiene miedo a este cambio, a hacerse mayor, a madurar.
En cuanto al protagonista, es un personaje que se lleva hasta el extremo, resultando a veces incluso caricaturesco. Sin embargo, está muy bien desarrollado desde todas las perspectivas y emociones posibles. Su vida se ve marcada por la muerte de un ser muy querido para él, y descubrimos también que se siente el peor de sus hermanos. Constantemente habla de sí mismo con negatividad, mientras que de ellos habla muy bien. Esto sucede normalmente con los hermanos intermedios, ya que sienten que sus padres prestan más atención al hermano mayor, por ser el primero; o al hermano menor, por ser el más pequeño.
Por lo que respecta al estilo, el libro está escrito con un lenguaje muy adolescente, lo que facilita la conexión con el protagonista. Teniendo en cuenta la fecha en la que fue escrito, entre los años 40 y los años 50, es más sencillo entender por qué este libro tuvo tantísima repercusión. Que un adolescente de 16 años hable de drogas, alcohol, sexo o prostitución, no sería plato de buen gusto para la sociedad de aquella época.
Como conclusión, El Guardián Entre El Centeno es un libro que recomiendo totalmente para cualquier edad, pero concretamente, creo que los adolescentes son el objetivo principal del libro. Para un adulto será más difícil verse reflejado, sin embargo, puede que le traiga recuerdos de su adolescencia. El lector también ha de tener en cuenta que no se trata de un libro con giros en la trama o con un argumento sorprendente.
Enlace: http://miplanetasingular.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Taramay_books
 05 enero 2020
Qué equivocada estaba. Cuando oía el título pensaba que era en libro de terror y lo dejaba pasar, hasta que llegó @donostiabookclub a decirme que en una de sus tertulias literarias iban a hacer un juego sobre el libro y no quise perdermelo.
🍃
Para mí, más que atraparme la lectura que trata sobre la depresión y ansiedad en la adolescencia; lo que más me llamó la atención es la revolución que supuso hablar del tema desde su publicación en 1951.
El protagonista Holden Caufield ha sido un mito a la hora de referirse a la rebeldía adolescente. Expulsado del colegio nos habla en primera persona de su inconformidad con la vida. No hay nada bueno en ella, y todas las personas dejan mucho que desear. Son hipócritas y deberían estar muertas o no le importaría que le estuviesen.
🍃
Como dato curioso os puedo contar que 30 años después de su publicación era el libro más prohibido y el segundo más estudiado como lectura obligatoria en los institutos estadounidenses.
El dato más alarmante de todos es que varios asesinos tomaran el libro como inspiración para cometer sus crímenes. ♦️El asesino de Jhon Lennon compró un ejemplar y tras el asesinato se puso a leerlo hasta que fue detenido. ♦️Así mismo, el hombre que intentó matar a Ronald Reagan dijo que estaba obsesionado con el libro. ♦️El asesino de Rebeca Schaeffer llevaba consigo un ejemplar de la novela
🍃
Y yo me pregunto ¿ Eran mentes ya desquiciadas y el libro fue el detonante para cometer los asesinatos? ¿ Qué interpretación pudieron darle?
Son preguntas sin respuesta que nos hacen reflexionar sobre la profunda crisis existencial que sufren los adolescentes en cuerpo y mente .
🍃
Es cierto que el mundo en el que vivimos no es tan idílico como nos gustaría. No hace falta más que encender el televisor para darte de bruces con la realidad más macabra del ser humano.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (22) Ver más Añadir cita
GalenaGalena17 julio 2018
Si realmente les interesa lo que voy a contarles, probablemente lo primero querrán saber es dónde nací, y lo asquerosa que fue mi infancia, y qué hacían mis padres antes de tenerme a mí, y todas esas gilipolleces estilo David Copperfield, pero si quieren saber la verdad no tengo ganas de hablar de eso. Primero porque me aburre y, segundo, porque a mis padres les darían dos ataques por cabeza si les dijera algo personal acerca de ellos. Para estas cosas son gente muy susceptibles, sobre todo mi padre. Son buena gente y todo eso, no digo que no, pero también son más susceptibles que el demonio. Además, no crean que voy a contarles mi maldita autobiografía ni nada de eso. Sólo voy a hablarles de unas cosas de locos que me pasaron durante las Navidades pasadas, justo antes de que me quedara hecho polvo y tuviera que venir aquí a tomarmelo con calma.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
LiterariamaximeLiterariamaxime23 abril 2018
¿Sabes lo que me gustaría ser? ¿Sabes lo que me gustaría ser de verdad si pudiera elegir? (…) Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan a él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
RosetaRoseta03 abril 2020
Después me los imaginé metiéndome en una tumba horrible con mi nombre escrito en la lápida y todo. Me dejarían allí rodeado de muertos. ¡Jo! ¡Buena te hacen cuando te mueres! Espero que cuando me llegue el momento, alguien tendrá el sentido suficiente como para tirarme al río o algo así. Cualquier cosa menos que me dejen en un cementerio. Eso de que vengan todos los domingos y todas esas puñetas... ¿Quién necesita flores cuando ya se ha muerto? Nadie.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
AliciabuganvillaAliciabuganvilla11 junio 2020
Eso es lo malo. Que no hay forma de dar con un sitio bonito y tranquilo porque no existe. Puedes creer que existe, pero una vez que llegas allí, cuando no estás mirando, alguien se cuela y escribe delante de tus narices. Prueben y verán. Creo que si algún día me muero y me meten en un cementerio y me ponen encima una lápida que diga Holden Caulfield y el año en que nací y el año de mi muerte, debajo alguien escribirá . De hecho estoy convencido.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
RosetaRoseta26 marzo 2020
Creo que dijo "buena suerte". Ojalá me equivoque. Ojalá. Yo nunca le diré a nadie "buena suerte". Si lo piensa uno bien, suena horrible.
Comentar  Me gusta         40
Videos de J. D. Salinger (2) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de J. D. Salinger
Jerome David Salinger, autor de El guardián entre el centeno, cuyo personaje principal Holden Caufield rememora en un hospital siquiátrico los días posteriores a su expulsión del colegio, nació en Nueva York en 1919 en una familia acomodada y de niño, también fue expulsado de varias escuelas.
Ya en la adolescencia empezó a escribir y cuando en su juventud sirvió en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial, siempre tenía consigo una máquina de escribir. Después de la guerra estuvo en París donde conoció a Ernst Hemingway quien lo veía como un escritor de talento infinito.
De vuelta a Nueva York comenzó a colaborar en distintas revistas y fue en The New Yorker donde descubrieron su talento. Además de otros relatos, en 1948 se publicó su primer éxito: Día perfecto para el pez plátano un relato en el que aparece Seymour Glass, su personaje más recurrente y que refleja el carácter inconformista y pesimista del escritor.
De personalidad misteriosa y esquiva, en 1951 publicó El guardián entre el centeno. La novela se convirtió de inmediato en un best seller y, aunque estaba dirigida a los adultos, su protagonista se convirtió en el antihéroe de toda una generación que vio en su crítica feroz al mundo de la post guerra el reflejo de sus propias inquietudes.
En la cima de la fama, Salinger abandonó Nueva York para instalarse en el campo. En los años sesenta publicó Fanny y Zooey, Levantad carpinteros, la viga en el tejado y Seymour: una introducción. El cuento Hapworth 16, 1924 de 1965 fue su última obra publicada. J. D. Salinger vivió en un pueblo de New Hampshire apartado de los reflectores, hasta su muerte ocurrida en 2010.
El canal de los universitarios.
20.1 en televisión abierta, 20 Izzi 20 Totalplay 120 SKY 120 Dish 120 Megacable 120 Axtel
#mira desde nuestra plataforma #aquíyahora
tv.unam.mx
Facebook: www.facebook.com/TVUNAMoficial Twitter: twitter.com/tvunam Instagram: www.instagram.com/tvunamoficial YouTube: www.youtube.com/tvunam
+ Leer más
otros libros clasificados: realismoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre la literatura de Estados Unidos?

La leyenda de Sleepy Hollow es un relato corto de terror y romanticismo, se desarrolla en los alrededores de...

Nueva York
Londres
Chicago

10 preguntas
34 lectores participarón
Thèmes : literatura norteamericanaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..