InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 840800297X
Editorial: Planeta (30/11/-1)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 1 calificaciones)
Resumen:
Aún no tenemos la descripción del editor en nuestra base de datos (contraportada)
Añadir la descripción del editor

También puedes contribuir a la descripción colectiva redactada por los miembros de Babelio.
Contribuir a la descripción colectiva
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (1) Añadir una crítica
Homolectus
 17 marzo 2021
No se me ocurre mejor manera de resumir Sombras de antepasados olvidados que parafraseando a Pratchett para decir que el libro es “… el punto donde el ángel que cae se encuentra con el simio que se alza”.
Ahora bien, luego de decir una frase de otro libro sin contexto alguno lo más natural sería responder la pregunta sobre qué trata el libro. Este libro es un libro sobre nosotros, sobre ellos; aunque luego de leerlo la parte de “ellos” se me ha desdibujado bastante, pues sin duda, este libro es sobre nosotros: Sobre los seres vivos que hemos pisado la Tierra a lo largo de toda la historia natural del planeta. Este libro es sobre nuestros antepasados —desde el primer microorganismo en el que se nos ocurra pensar—, la larga línea de similitudes que nos unen estrechamente a ellos y todo lo que les debemos para poder estar acá sentados escribiendo reseñas.
La metáfora que usan Sagan y Druyan para hilar todo el entramado que es el libro es muy bella y conmueve: los humanos somos un huérfano dejado en la puerta de un orfanato una noche de lluvia. Pero gracias a lo que conocemos de nuestros antepasados, podemos ir poco a poco completando la ficha de ese huérfano, hasta lograrlo hacer sentir parte de algo, no tan especial como se cree, pero sin duda alguna un heredero de una larga línea de seres que han andado de una u otra forma sobre la biósfera terrestre.
Sagan y Druyan nos proponen un viaje al pasado profundo de la vida con el fin de recorrer los pasos más formativos de la especie. Para cursar este viaje en el tiempo usan un método deductivo muy bien logrado, pues el viaje comienza desde el origen del sistema solar, va al origen del planeta y luego, poco a poco y conforme el árbol de la vida se va haciendo más intrincado, vamos caminando por la rama que nos lleva hasta el presente.
Esto puede sonar muy lindo y demasiado perfecto, pero la realidad es que el libro es incómodo por muchos momentos; pues lentamente y en la dosis justa, el libro va quitando del panorama todas esas ideas que llevamos tontamente repitiendo toda la vida sobre lo especiales que somos como especie, cuando en el fondo somos tan parecidos a tantos animales diferentes a los primates y cuando, ante situaciones similares, actuamos muy semejante a orangutanes y chimpancés.
No hay que negar que para un libro que tiene ya casi 30 años de caminar entre los mortales es mucha el agua que ha corrido por el río, y que muchos de los datos que presenta como actuales, ya no lo sean y que haya más estudios que hayan ido por la misma línea o que finalmente la hayan descartado. Esto lo menciono por el simple hecho de que, a lo largo de las más de 400 páginas que componen en libro Sagan y Druyan presentan minuciosamente muchos estudios que van en corriente con el discurso y que enriquecen de una forma espléndida la narración que van contando, que ya de por sí es preciosa. La forma en la que está narrado el libro es justamente uno de los principales aciertos acá; no creo que se pueda esperar menos de uno de los referentes de divulgación más grandes que haya pisado este planeta.
Junto con esto, y el eco cosmogónico que enmascara el libro, está la posición que toman los autores frente a cada atisbo de humanidad que se ha querido establecer a lo largo de la historia de la especie para intentarnos sacar del mismo saco que otros animales. Por más que lo se intenta y por más lado que se busque siempre habrá una conexión con los demás seres vivos a distintas escalas que haga inválida la posición de esta distinción.
Ambos elementos que he expuesto: el despliegue de estudios que ejemplifican las ideas desarrolladas y los contraejemplos que propone el libro para cada una de las ideas que hemos tenido para intentar separarnos del resto de animales, son la parte más pesada y seria del libro y denotan la seriedad con la que Sagan y Druyan abordaron la tarea de escribir el libro.
Como todos los libros de Sagan, acá hay un mar de temas que se abordan en mayor o menor medida, así que durante la lectura he hecho un desglose de los temas principales en los cuales vamos a navegar para intentar escribir la ficha del huérfano que somos:
• Origen del sistema solar
• Origen de la Tierra
• Cambio en el paradigma desde la creación a la teoría de la evolución
• Evolución molecular
• Altruismo y selección de grupo
• Conexión entre los procesos biológicos de uno y otro organismo sobre la tierra
• El sexo 3:)
• ¿Existe un impulso vital?
• Los otros animales ¿también piensan?
• Agresión como estrategia de supervivencia
• El papel de las hormonas en los grupos
• Nuestra relación con otros primates, sobre todo desde el punto de vista del ADN
• El comportamiento de otros primates, sobre todo chimpancés, bobones y orangutanes
• El uso de herramientas
Eso que solo por mencionar algunos, hay muchos más y abordados desde muchos puntos de vista. de todas formas, creo que el mejor resumen del libro y una recapitulación muy completa del estado al cual llega, es el capítulo 19, que lleva por título ¿Qué es lo humano? y que condensa los hechos que se han mostrado junto con los principales pensamientos expuesto a lo largo de la historia sobre nosotros mismos.
De todo lo que el libro da pie para pensar, hay dos que me quedaron sonando bastante en la cabeza: El hecho de que, históricamente hemos sido capaces de convertir en esclavos a muchas especies animales solo con el argumento de considerarnos superiores y diferentes a ellos. Que “enseñanza” tan tonta la que nos dejó la igual de tonta religión. Lo segundo es que, ante todo el desarme que hacen Sagan y Druyan contra los argumentos para sentirnos especiales, quedan pocos caminos para decir qué nos hace humanos, qué hace que seamos una especie diferente a los demás primates, y la respuesta que parece dar luz a este asunto, podría estar en la arquitectura cerebral.
Pero bueno, no todo es color de rosa y hay varios asuntos del libro que no me han llamado para nada la atención y que voy a mencionar así me tilden de hereje al osar criticar a Sagan ya uno con la entropía, pero hay que ser bastante objetico con las cosas y no todo lo que reluce es oro.
Lo primero y algo que ya me había pasado con un libro de Sagan es el asunto de remascar mucho un mismo tema. Hay veces en las que se queda dando y dando vueltas sobre un mismo asunto, al parecer con el fin de recalcar su importancia y todo lo demás, pero lo hace sin aportar algún otro dato o punto de vista diferente, simple y llanamente basado en lo mismo que ya había dicho. Como digo, era algo que ya había notado que me molestaba de un libro de Sagan, me pasó con El cerebro de Broca, del cual también tengo reseña aquí.
El otro asunto, y creo que el más grave de ambos, es el que se presenta cuando entran a hablar de evolución molecular y con ello, de genética de poblaciones —tema de mi tesis, ¡ja!—, pues a la hora de abordar temas propios de la disciplina como flujo genético y de deriva génica se recurre a la explicación de ambos en términos de genes y no de alelos. Esto es grave, pues son dos cosas muy diferentes: el uno es una secuencia de nucleótidos que codifica para una proteína con una función específica y el segundo, los alelos, son todas las variaciones que tenga dicho gen, bien sea dentro de una misma población o en poblaciones distintas. Con esto sobre la mesa, debo decir que, en poblaciones diferentes de la misma especie, la frecuencia de un gen determinado siempre será 1, pues es un gen de la especie, al menos; pues hay genes muy conservados entre ramas diferentes de los seres vivos; y los que experimentan variaciones en sus frecuencias son los alelos, que son los que nosotros, los biólogos evolutivos, estudiamos. Sagan y Druyan usan en el libro ambos términos como si fueran sinónimos, cosa desde todo punto de vista errónea. Esto hace que pase casi desapercibido el asunto de cómo parece que los autores han ignorando el alcance del calentamiento global.
Al final, con tantas cosas en la cabeza, parece que el huérfano que está en la puerta bajo la noche de lluvia abre los ojos y comienza a ser un poco más consciente de sí mismo, de que no es tan especial como lo ha creído durante su corta existencia y de que es uno más de los tantos engranajes que tiene la vida funcionando en muchas escalas a lo largo y ancho de la historia natural.
Con más preguntas que respuestas, analogía bastante clara de la vida cotidiana de los científicos, el libro cierra con un tremendo mensaje final sobre nuestra madurez como especie, nuestros ancestros y el papel que jugamos en nuestro futuro, y cuando digo nuestro hablo de el Nuestro, el de todos los seres vivos.
A Sagan hay que leerlo, no porque sea un autor de actualidad, sino porque él en sí mismo es todo un clásico dentro de la divulgación y un referente de lo que hay que caminar por la senda de apropiar al ciudadano de a pie de lo que hay a su alrededor, del cómo se mueve su mundo y de lo insignificante que es como individuo, pero de lo que es capaz como especie.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Videos de Carl Sagan (3) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Carl Sagan
Un fragmento de la novela Contacto, del científico estadounidense Carl Sagan.
Libros más populares de la semana Ver más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES


Lectores (1) Ver más




Test Ver más

Movimientos literarios

¿Qué movimiento literario de la segunda mitad del siglo XIX busca representar la realidad tal como es, sin idealizarla?

Romanticismo
Realismo
Surrealismo
Simbolismo

10 preguntas
102 lectores participarón
Crear un test sobre este libro