InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de LAKY


LAKY
25 octubre 2020
Felix está trabajando en un crucero por el Ártico al que se ha llevado a su hija Maya. Maya vive con su madre y no llevó muy bien la separación de sus padres. Félix desea que su hija le quiera y respete, lo que él nunca llegó a conseguir de su propio padre, un rico hombre de negocios que le considera un fracasado. Y lo cierto es que sus intentos de crear una start-up no han dado resultado hasta el momento. Pero tiene una idea: crear una app que ayude a la gente a conseguir la felicidad. Así que, cada cosa que ve que a la gente le hace feliz, es una idea para su app.

Félix, Maya y el capitán del crucero, Lovskar, están presentes cuando un miembro de la tripulación encuentra un témpano de hielo en el que hay congelada una mujer prehistórica con un pequeño mamut en brazos. Ella es Urga, él Trö y llevan miles de años congelados. Félix llama a una antigua compañera de clase, una mujer que dirige una empresa que investiga la criogenización y le pide ayuda para descongelar a la mujer.

“Rompamos el hielo” es una novela disparatada que mezcla un poco de todo. Una historia “prehistórica” un tanto sui géneris, una historia familiar, historias de amor, aventuras y traiciones y hasta fantasía porque que una mujer neanderthal haya podido llegar viva –aunque congelada- hasta nuestros días, es casi de ciencia ficción. Con estos mimbres, la novela roza a veces el absurdo y nos hace sonreír. No reír, al menos no a mí (en este sentido, no me ha parecido para nada tan divertida como “Maldito karma”) pero sí que es verdad que se lee con una sonrisa en la cara. Por lo gracioso de algunas situaciones, por los diálogos chispeantes y, repito, por lo absurdo de la premisa y de buena parte del desarrollo.

Los personajes están bastante estereotipados y sus caracteres un poco llevados al extremo. Por ejemplo Urga, la neandertal, que es tan lista la mujer que entiende a sus compañeros tras uno o dos días de estar en la edad moderna. Maya también es un personaje un poco exagerado que me ha recordado a la famosa Greta Thunberg, la defensora del medio ambiente. Con Maya nos encontraremos con uno de los elementos de la novela: la defensa del medio ambiente. Maya es una luchadora por el medio ambiente y no se corta en dar lecciones a sus mayores. Esto en una niña de solo once años, por mucho desparpajo que tenga, no resulta del todo creíble. Pero, vamos, que tampoco es que la novela busque la credibilidad ni mucho menos. El propio punto de partida no lo es, ni el desarrollo, ni el final. Lo que busca es otra cosa, el divertimento, y por ello lleva a esas situaciones un tanto absurdas (a mi modo de ver, por supuesto) .

Si con Maya tocamos el tema de la defensa del medio ambiente, con Félix nos metemos casi en un libro de autoayuda. Félix quiere crear una app para conseguir la felicidad y ésta –o la infelicidad- va a estar presente a lo largo de todo el libro. La propia Urga se congeló con unas lágrimas en los ojos y el deseo de todos los demás personajes, especialmente del capitán, es hacerla feliz. Félix se fija en los comportamientos de la gente que les hace felices, a ellos u a otras personas, y los va apuntando y reflexionando sobre ellos.

Conclusión final

“Rompamos el hielo” es una novela entretenida y divertida que, si bien no me ha hecho reír, sí que me ha tenido con una sonrisa casi continua dibujada en la boca. Fresca, un tanto absurda, chispeante. Para pasar un buen rato sin mayores pretensiones.
Comentar  Me gusta         30



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(3)ver más




{* *}