InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Nedyah


Nedyah
07 junio 2019
A principios del 2018 leí la primera parte de esta trilogía, La Maldición del Ganador, una lectura que me sorprendió mucho y disfruté de principio a fin. Podéis leer su reseña aquí. Publico esta reseña un poco más tarde de la cuenta, pues ni me acordaba que andaba perdida en borradores, aunque su lectura la empecé a los pocos meses de terminar el primer libro. Una continuación que mantiene la línea de la Maldición del Ganador y que he devorado rápido y veloz.

El Crimen del Ganador parte comienza poco después del final del primer libro. El pueblo de Herrán ha conseguido la libertad que tanto ansiaban gracias al sacrificio de Kestrel, que ahora debe casarse con el hijo del emperador. Kestrel vive recluida en palacio, rodeada de lujos y comodidades, viviendo como la princesa y futura heredera al trono en la que se convertirá cuando se una en matrimonio con Verex. Pero no todo es tan perfecto como parece. Kestrel sigue enamorada de Arin, el chico de ojos grises que le robó el corazón y que debe olvidar a toda costa por el bien del imperio, de su acuerdo matrimonial y de Arin. Pero es una empresa difícil de llevar cuando el destino se empeña en entrecruzar sus caminos una y otra vez. Arin, por su parte, no se cree que Kestrel haya aceptado por voluntad propia casarse con el hijo del emperador. Sabe que hay algo turbio detrás y se empeñará en descubrir qué es.
Con un pueblo que empieza a ser libre de nuevo, y otro que intenta volver a doblegar esa libertad, el odio, las traiciones y las ansias de poder, volverán a poder las piezas del ajedrez en jaque. Muchas vidas están a punto de perderse y el amor prohibido entre Arin y Kestrel se tambaleará una vez más...

Al igual que la primera parte, esta novela está narrada por Kestrel y Arin, permitiendo que veamos las dificultades por las que tienen que pasar mientras hacen lo que creen que es lo mejor para su pueblo. Kestrel y Arin nos muestran dos mundos totalmente opuestos: por un lado, con Kestrel conocemos las riquezas, el poder y la ambición de un territorio y un palacio donde el emperador hace y deshace a su antojo, con Kestrel en el ojo del huracán haciendo uso de su inteligencia y audacia para ganarse la confianza del emperador y, de paso, impedir la aniquilación inconsciente de todo un pueblo sin importarle el sacrificio personal que eso suponga; y, por otro lado, con Arin vemos el resurgimiento de un pueblo esclavo, la reconstrucción de su fortaleza y de una resistencia que se resiste a caer de nuevo en las garras de la esclavitud, un pueblo dispuesto a luchar por lo que le corresponde legítimamente.

Imagen extraída de Google. Créditos a su autor.
En El Crimen del Ganador los personajes han madurado, así como la historia, más centrada en la estrategia de guerra y los acuerdos políticos. Kestrel y Arin han evolucionado mucho. Kestrel sigue siendo una joven inteligente y astuta, con gran habilidad para la estrategia, pero esta vez, a raíz de los acontecimientos pasados, por fin se retira la venda de los ojos y descubre que su pueblo no es tan perfecto como pensaba. Su pueblo está dispuesto a ganar la guerra a toda costa, sin importar las consecuencias y los daños colaterales que puedan provocar, y Kestrel no está dispuesta a permitirlo. Luchará por lo que considera correcto, aún sí con ello se pone en peligro a sí misma.
Arin también ha cambiado mucho. Tras conseguir la libertad de Herrán, se ha convertido en el líder de su pueblo, y es un rol que le viene que ni pintado. Es un joven sencillo, perspicaz e inteligente, que sabe moverse por el tablero sin prisa pero sin pausa, buscando la mejor jugada sin levantar sospechas. Aunque a veces se mueve por impulsos, tiene una actitud que me encanta y me parece un personaje muy bien desarrollado y lógico.
En este libro tengo que hacer mención especial al Emperador, un personaje que hace acto de aparición hacia el final de la primera parte y que aquí conocemos más a fondo. El emperador es un ser sin escrúpulos al que le encantan los juegos y no le tiembla el pulso a la hora de torturar o asesinar a sus rivales y enemigos. es un personaje que constantemente pone a Kestrel a prueba para saber si es de fiar y cumplirá con su parte del trato, creando así una tensión entre los dos que consigue calar en el lector y tenerlo en constante tensión cada vez que se unen en escena. Es un personaje frío que pone los pelos de punta.


Imagen extraída de Google. Créditos a su autor.
El ritmo de El Crimen del Ganador es más pausado que la primera parte. No hay tanta acción, centrándose más en la estrategia y los secretos y misterios que giran en torno a palacio y el pueblo herraní. Lo que más destaca son las relaciones entre personajes y cómo la historia se va entrelazando y conectando. Es una trama más bien reflexiva, pero igualmente adictiva y necesaria a este punto de la historia. Además, la relación entre Arin y Kestrel, aunque no hay muchas escenas de ambos juntos, siempre está presente. Arin y Kestrel no dejan de pensar el uno en el otro, en las acciones que les hacen dudar y preguntarse por qué hacen lo que hacen, por entender esos comportamientos, por intentar confiar el uno en el otro, etc., y es algo que también me ha gustado mucho.
La pluma de la autora sigue siendo adictiva y la ambientación también un gran punto a favor, recordando a la época romana, con un final que me ha dejado con mil ganas de más y que ha provocado que comience su tercera y última parte inmediatamente.

En resumen, 'El Crimen del ganador' es una segunda parte muy buena, centrada más en la estrategia que en la acción, pero no por ello menos adictiva y trepidante. La trama evoluciona pausadamente, con unos personajes cada vez más maduros y centrados, y con una ambientación que termina por ser la delicia de la historia.

Enlace: https://eraseunlibro.blogspo..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}