InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8437634997
Editorial: Ediciones Cátedra (28/01/2016)

Calificación promedio : 4.28/5 (sobre 51 calificaciones)
Resumen:
El " Llano en llamas " es hoy un clásico de la literatura mexicana e hispanoamericana, y probablemente uno de los volúmenes de cuentos más traducido a otros idiomas en el mundo entero. Obra aparentemente sencilla resulta, sin embargo, profundamente desconcertante. En su unidad formal descansa una gran diversidad de lenguajes, registros y tonos con los que Rulfo aborda la problemática de una violencia multiforme —desembozada unas veces, insidiosa otras—, ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (20) Ver más Añadir una crítica
Keoki
 09 agosto 2022
Me ha encantado este libro. Es una recopilación de cuentos cortos ambientados en la época de la Revolución Mexicana (a principios del siglo XX).
En ellos se notan los estragos sociales que generó este conflicto, los personajes sufren miseria, tristeza, violencia. Todo ello está contado con un lenguaje popular que a mí, no siendo mexicano, no me ha impedido seguir el hilo de la narración.
Me ha gustado cómo Juan Rulfo ha escrito estos cuentos, la verdad es que se me han hecho cortos (de puro disfrute). Estos cuentos me han trasladado al lugar y a la época en la que están narrados, me he imaginado perfectamente ese Llano, he llegado a respirar el polvo y la pólvora, he llegado a sentir el miedo y la tristeza, he oído el trote de los caballos.
Recomiendo este libro a todo el mundo, se lee muy fácil y no tiene desperdicio. Y recomiendo a la persona que le guste "El Llano en llamas" que lea después "Pedro Páramo" (novela que tiene mucho sobre lo que comentar). Yo leí "Pedro Páramo" en primer lugar, y me hubiera gustado leerlo después, porque creo que la habría disfrutado más (aún).
+ Leer más
Comentar  Me gusta         115
Paloma
 09 febrero 2020
“…Dicen los de allí que cuando llena la luna, ven de bulto la figura del viento recorriendo las calles de Luvina, llevando a rastras una cobija negra; pero yo siempre lo que llegué a ver, cuando había luna en Luvina, fue la imagen del desconsuelo…siempre.”
No sé cómo escribir una reseña que pueda hacerle justicia a este libro de cuentos de Rulfo. En parte es porque aún sigo atrapada en el universo mágico de las historias que forman El Llano en Llamas y en otra, porque siento una especie de deuda sobre otra gran obra de este autor mexicano, que aún intento descifrar y entender.
No tiene mucha relevancia para esta reseña, pero quisiera reconocer que Pedro Páramo no es de mis novelas favoritas. A lo largo de los años la he releído un par de veces, la he analizado, intentado encontrar aquella magia y perfección que ha hecho que tantos autores de todo el mundo le hayan dado el título de la mejor novela escrita del siglo XX. Borges, Sontag, Benedetti, la alabaron profundamente y García Márquez, supo que podía escribir Cien Años de Soledad después de enfrentarse al universo rulfiano. Tajante, afirmó:
“Yo nunca le pregunto a un escritor por qué no escribe más. Pero en el caso de Rulfo soy mucho más cuidadoso. Si yo hubiera escrito Pedro Páramo no me preocuparía ni volvería a escribir nunca en mi vida.”
Pero lo cierto es que como lector, uno no está obligado en alabar lo que a otros críticos les parece extraordinario. Eso lo he entendido con el tiempo y considero que he hecho las paces con esto, si bien no deja de ser complicado, como mexicana, no apreciar una novela que, reconozco es buena, pero no me movió profundamente como lectora. Pedro Páramo juega con el realismo mágico, con la literatura fantástica, en un México que me parece tan conocido pero, no sé si por eso, no me provocó tanta emoción.
Entonces, por mucho tiempo me debatí entre leer esta colección de cuentos, que se considera un preámbulo de Pedro Páramo y Comala porque pensaba, ¿qué podré descubrir que la novela no me haya demostrado ya? Pero vaya que descubrí mucho y para bien, y aunque tarde, me uno a la crítica que considera El Llano en Llamas una obra extraordinaria.
Las colecciones de cuentos suelen ser a veces difíciles porque el cuento en sí, es un género complicado, que requiere de una gran maestría para ser contundente. Algunas de estas antologías suelen tener un par de cuentos buenos, y el resto es normal o con frecuencia, a mí me pasa que siento que falta más para tener una historia redondeada, perfecta. Por su brevedad y extensión, son pocos los escritores que a través de unas páginas en el cuento, logran transmitir tanto contexto, tanta verdad, pintando paisajes emocionales y reales, que sacuden al lector.
Y El Llano en Llamas lo logra. Cada cuento no sólo construye la realidad del México posrevolucionario –en cuanto a la aridez de los paisajes, la crudeza del clima, la destrucción y abandono de tantos pueblos en donde no quedan más que mujeres y polvo, desesperanzados- sino en las emociones que genera en el lector. Después de concluir una historia, tenía que cerrar el libro y pensar algunos días sobre el texto pues todo –la atmósfera, los personajes, la desazón de la historia– pesaban en mi mente. Rulfo captura de manera magistral el sentir no sólo de la realidad mexicana, ya desilusionada de los resultados de la Revolución de inicios del siglo XX, sino de hombres y mujeres, de seres humanos, atrapados entre el pasado y un futuro que parece demasiado incierto, por la herencia de los recuerdos que no deja de estar presente. Algunos de estos cuentos me conmovieron de tal manera que estuve al borde de las lágrimas.
Y es precisamente esto lo que me pareció majestuoso y único de El Llano en Llamas: el retrato de los seres humanos, con emociones y temores que se mezclan con la incertidumbre de un país con una historia tan convulsa y compleja que hace cincuenta años teníamos y seguimos teniendo. También me pareció magnífica la presencia de todos estos elementos fantásticos, incluso con un toque de horror, que son parte simplemente de la historia de la humanidad desde siempre y tiene un peso fundamental en las mitologías del mundo. Creo que Rulfo lo logró de una manera tan extraordinaria, tan universal, que por ello, grandes escritores se han sentido totalmente identificados y deslumbrados ante estas historias.
“La madrugada era oscura, sin estrellas. El viento soplaba despacio, se llevaba la tierra seca y traía más, llena de ese olor como de orines que tiene el polvo de los caminos (…) Allí en la tierra estaba toda su vida. Sesenta años de vivir sobre de ella, de encerrarla entre sus manos, de haberla probado como se prueba el sabor de la carne.”
Cada cuento es una joya y merece muchas, muchas relecturas; sin embargo, los que más resonaron conmigo son: Talpa, ¡Diles que no me maten!, Luvina, Paso del Norte, No oyes ladrar los perros, El día del derrumbe y Anacleto Morones. de esta lista, ¡Diles que no me maten! y Luvina me parecieron extraordinarios, emotivos, siendo el primero una historia de la lucha por la vida en un contexto de injusticia social que se dibuja a través del diálogo y el segundo, el claro antecedente de la Comala de Pedro Páramo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
MarisaCB
 18 marzo 2020
Este libro llegó a mis manos de forma muy especial. Fue un maravilloso regalo de cumpleaños que por fin he podido saborear.
Al principio no sabía muy bien qué esperar, pues era lo primero de Rulfo que leía, sin embargo, he encontrado ante mí una verdadera obra maestra.
Lo primero que he de destacar es la maravillosa pluma del autor y su propio estilo.
Cada relato se ubica en un lugar concreto en donde, de forma general, el protagonista o protagonistas se hallan en medio de una acción o suceso. El autor, a partir de la presentación de dicho personaje y su situación irá introduciéndose de forma pausada en su desarrollo, deleitándose en el uso de las palabras, dejando fluir las conversaciones, los adjetivos y las descripciones, dando paulatinamente la información pertinente para que sea el propio lector quien vaya construyendo la historia y, de esa forma, llegar a su propia conclusión. El final siempre es sorprendente y nada simple, pues durante la lectura, el lector deberá mantener toda su atención para captar cada pequeño detalle que Rulfo va dejando caer para poder llegar a comprender la historia tras su término.
En mi opinión lo que pretende el autor con este tipo de estrategia es hacer al lector partícipe activo de los relatos, mantenerlo interesado y atento en la lectura y, sobre todo sorprenderle.
Este tipo de reclamo me ha gustado mucho porque puede crear numerosos debates entre conclusiones diversas de varios lectores, sin embargo he de reconocer que en ocasiones se hace complicado captar cada una de las pistas que el autor va dejando lo que conlleva a no comprender del todo el relato o el mensaje que se pretende transmitir.
El libro está compuesto por una serie de relatos que a su vez se podrían dividir en varias temáticas. Por un lado, podemos hallar narraciones relacionadas con la revolución mexicana en donde el autor expone momentos clave o situaciones que se pudieron dar realizando de este modo una crítica. Algunos de los cuentos que tratan esta temática serían “El llano en llamas”, “Nos han dado la tierra” o “Es que somos muy pobres”.
Por otro lado, encontramos historias que reflejan situaciones de la vida que ponen al ser humano en situaciones comprometidas y ante decisiones difíciles de tomar. Relatos que reflejan esta temática podría ser “Macario”, “Talpa” o “No oyes ladrar los perros”.
Por último, aparecen algunos relatos que crean controversia, pues en ellos se presenta una situación en la que un hombre condenado por un delito da sus motivos para haberlo realizado, y es el propio lector el que se debate entre si sus acciones son justificables o no. Alguno de estos relatos son “¡Diles que no me maten!”, “El hombre” o “La cuesta de las comadres”.
Existe otro relato que debe ser destacado y es “Luvina”. A priori es un relato que no aporta mucho, pues apenas existe una acción y se basa principalmente en un monólogo de un hombre en una taberna, sin embargo el autor redacta de una forma tan exquisita que, sin mayor instrumento que las palabras, va creando en la mente del lector un relato maravilloso lleno de evocaciones, sonidos, aromas y personajes nunca antes conocidos.
Sin duda me ha parecido una obra fascinante que he disfrutado muchísimo, me he deleitado con las palabras del autor, las cuales siempre son exactas, he sufrido con cada uno de los personajes, llegando incluso algunos a dejarme un vacío aún sin conocer sus nombres y he aprendido mucho de la cultura mexicana, de sus ideas y de su historia.
Si he de mencionar algún punto negativo sería que al estar escrito en el dialecto mexicano y, en ocasiones, muy coloquial, a fin de dar veracidad a los personajes, hay ciertas palabras y expresiones que no he llegado a comprender y eso me ha detenido un poco en la lectura. No obstante, en mi opinión no es algo que se ha de criticar en demasía pues forma parte del encanto de la procedencia del autor.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Caronte
 19 marzo 2020
Hola, lectores del inframundo.
¿Qué tal llevan nuestro reto hasta ahora? Fuera de un par de tropiezos, todo va de maravilla por acá. Estamos a poco de terminar pero no por eso hemos bajado del todo la guardia. ¿Qué les parece nuestro skin? Bueno, dejando todo esto de lado pasemos a la reseña de este día. Es un orgullo para mí presentárselas porque, como todo este mes, volvemos a hablar de un grande de la literatura de mi país. Me gusta porque es una forma de darse cuenta que no todo se trata de Estados Unidos, que los latinos también tenemos buenos productos dentro de lo que cabe. Sin más, comencemos.
El llano en llamas es una compilación de cuentos de Juan Rulfo. Podrían parecer pocos, pero lo cierto es que, como en la sinopsis de arriba, se confirma el hecho de que todos ellos son concisos con ganas. No se necesita más. Todos comienzan y terminan dejándonos esa sensación de lleno que pocos logran con su obra. Además, por ese hecho de que los cuentos son más bien cortos, es sencillo de leer como libro, como conjunto. No se necesita demasiado tiempo para degustarlo. Eso sí, uno necesita mucho antecedente. Supongo que ahí radica su dificultad de lectura. Con todo lo que pasaba en época de Rulfo, uno necesita sumergirse un poco en esos asuntos para entender ciertos aspectos que el autor nos quería transmitir. No por ello, claro, deja de ser un buen libro. Para todos aquellos que no saben demasiado sobre los pormenores históricos en los que se encontraba Rulfo para escribir sus obras, me parece que les sirve como ejercicio cultural. Seamos sinceros, en algún punto de nuestra vida este era nuestro país, esta era nuestra forma de vivir y no por eso nos demerita como país en desarrollo. En lo personal, cuando lo leí por primera vez hace mucho tiempo, me sirvió para darme una idea de lo que se escondía detrás de ese estereotipo que el mundo tiene del mexicano, de ese “chaparrito moreno vestido de zarape y huaraches”. Rulfo nos muestra hombres que, dentro de su ignorancia también piensan y se plantean cuestiones complicadas que uno prefiere enfrentar de otra manera. Con personajes aferrados a una fe que muchas veces les falla, nos muestra un mexicano guerrero que lucha por lo que le parece mejor aunque no comprenda bien de política. A que con esta diferenciación no nos sentimos tan lejos de los personajes de Rulfo, ¿verdad? Creemos que hemos evolucionado y sin embargo nos siguen moviendo los mismos sentimientos que a estos seres imaginarios.
De los personajes como tales tengo poco qué decir sin comenzar a describir cuento por cuento. Son personas normales, personas salidas de pueblos pequeños dónde todos se conocen mutuamente y se saludan por sus nombres todas las mañanas. En pocas palabras, son el origen de toda gran ciudad. Son personas que temen y no comprenden del todo lo que pasa a su alrededor. ¿Qué es la revolución y en qué les beneficia? ¿Qué les dejará cuando se haya ido? Aspectos como esos son los que maneja Rulfo de la mano de personajes complicados pese a su escaso trasfondo, o el escaso que nosotros le conocemos. Además, pinta un México muy del norte. Lo siento, pero estas son mis raíces y este, particularmente, es un libro que me hace sentir en casa.
Rulfo nos muestra un México desértico, con poca agua y lluvia, lleno de polvo todo el tiempo para donde sea que se vaya. Es así como me imagino el lugar dónde ahora vivo. Dudo que en el pasado, previo al drenaje, fuera sencillo conseguir agua en mitad de la nada. Lo que me lleva a recordar recomendarles tener un gran vaso de agua helada cerca mientras leen. al menos a mí me ayudó mucho a ese respecto. Pero bueno, siguiendo, diré que el libro transporta por completo a ese pasado de mis tierras y dominios mortales que simplemente me hizo mantenerme al filo del escrito.
Otro aspecto importante, dejando todo el fanatismo de lado, es esa magia que está siempre alrededor de las personas y eventos que se suscitan. Uno no entiende muy bien si es un cuento meramente real o tiene algo de maravilloso o fantástico. Nos deja esa incertidumbre impensable que nos mantiene leyendo. Si las cosas se ven como completamente ciertas muchas veces son más aterradoras que si se ven simplemente como ficción. Les dejo esto de tarea para ese momento en que gusten leerlo y que pasen a comentarlo. Claro que también hay cuentos completamente reales, tal es el caso de “Luvina”, cuya historia es una notoria crítica al gobierno de ese tiempo.
En aspectos generales tengo que transcribir algunas anotaciones que hice mientras lo leía. Por ejemplo, que este libro tiene pequeñas referencias a lugares de Pedro Páramo, volviendo el Llano en llamas una especie de continuación de su mundo. Otro es que Rulfo tiene frases de entrada a los cuentos tan concisas que incitan a seguir leyendo. Sus primeros renglones (a veces incluso sólo palabras) son tan impactantes y definitivas que uno simplemente no puede parar. También, a veces me recuerda un poco a la trama de los Simpsons. Comienza con un tema y termina con otro, hilando el camino como si fueran completamente iguales.
Ya para terminar, les diré mis cuentos favoritos de esta obra: “Es que somos pobres”, “Talpa” (gracias a Diego Ordaz por el eterno trauma y fanatismo con este cuento) y “En la madrugada”. Sin duda, a su manera, estos tres cuentos, y “Luvina”, me han dejado huella.
Así que le recomiendo este libro a todo el que quiera conocer un México antiguo y maravilloso, a todo el que como yo esté orgulloso de sus orígenes, pero más que nada, a los que quieran conocer una cultura aparentemente lejana y no les moleste investigar un poco al respecto. Es una lectura algo pesada para un adolescente pero sin duda un adulto puede manejarla.
A todos los que ya lo leyeron, ¿qué les parece? Sin dar spoilers, ¿lo recomiendan? Recuerden que los leo en los comentarios.
Saludos enormes,
Caronte.
Enlace: https://librodeultratumba.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
kats
 02 agosto 2022
Recopilación de cuentos que narran situaciones diferentes pero con algo en común: la miseria de la tierra, un hombre sin esperanzas, triste e incapaz de luchar por mejorar su situación.
En este libro representan al llano como la tierra que trabajan los campesinos y como la vida puede ser dura y cruel.
Comentar  Me gusta         40
Citas y frases (18) Ver más Añadir cita
PalomaPaloma09 febrero 2020
Ora vienes y me quieres remover el sentimiento; pero no sabes que es más dificultoso resucitar un muerto que dar la vida de nuevo. Aprende algo. Andar por los caminos enseña mucho. Restriégate con tu propio estropajo, eso es lo que has de hacer.
Comentar  Me gusta         20
PalomaPaloma09 febrero 2020
La madrugada era oscura, sin estrellas. El viento soplaba despacio, se llevaba la tierra seca y traía más, llena de ese olor como de orines que tiene el polvo de los caminos (…) Allí en la tierra estaba toda su vida. Sesenta años de vivir sobre de ella, de encerrarla entre sus manos, de haberla probado como se prueba el sabor de la carne.
Comentar  Me gusta         10
PalomaPaloma09 febrero 2020
Por cualquier lado que se le mire, Luvina es un lugar muy triste (…) Donde no se conoce la sonrisa, como si a toda la gente le hubieran entablado la cara. Y usted, si quiere, puede ver esa tristeza a la hora que quiera. El aire que allí sopla la revuelve, pero no se la lleva nunca. Está ahí como si allí hubiera nacido.
Comentar  Me gusta         10
SatrinaSatrina08 enero 2018
El tiempo es más pesado que la más pesada carga que puede soportar el hombre.
Comentar  Me gusta         50
PalomaPaloma09 febrero 2020
"…Y la tierra es empinada. Se desgaja por todos lados en barrancas ondas, de un fondo que se pierde de tan lejano. Dicen los de Luvina que de aquellas barrancas suben los sueños; pero yo lo único que vi subir fue el viento…".
Comentar  Me gusta         10
Videos de Juan Rulfo (4) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Juan Rulfo
El inicio de esta gran novela de Juan Rulfo. #libros #literatura #lecturas #escritor #novela
otros libros clasificados: Literatura clásicaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea


Lectores (131) Ver más




Test Ver más

Cuánto sabes sobre la literatura clásica

Es un poema épico griego compuesto por 24 cantos, atribuido al poeta griego Homero. Narra la vuelta a casa, tras la guerra de Troya, del héroe griego Ulises

La Divina Comedia
La Ilíada
La Odisea

10 preguntas
77 lectores participarón
Thèmes : Literatura clásicaCrear un test sobre este libro