InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de laberintosdetinta


laberintosdetinta
27 junio 2018
He estado bastante tiempo postergando hacer una reseña sobre este libro y es que me provoca muchos sentimientos y la mayoría negativos, algo que hasta ahora para mí era impensable cuando se habla de Harry Potter. La saga de Harry Potter fue de las primeras que leí y, sobre todo, a la que más cariño le tengo, de hecho suelo hacer una relectura de vez en cuando, porque la sigo disfrutando como el primer día. Con Harry Potter y el legado maldito es totalmente lo contrario: sé que hay muchos fans que la han acogido con entusiasmo y realmente han disfrutado de esta nueva historia del mago más conocido de la última década, pero personalmente me he sentido completamente decepcionada por la historia, la trama y los personajes, y estafada por la (los) autores y la campaña de marketing. Voy a intentar explicar por qué me ha hecho sentir así lo más detalladamente que pueda, y en ningún caso quiero ofender a ninguna persona a la que le haya gustado el libro, sabéis que en mi blog siempre se han respetado todas las opiniones.

Entrando de lleno en el guión teatral, como dice su sinopsis, aquí Harry, Ron y Hermione quedan en un segundo plano, ya que el mayor protagonismo lo van a tener sus respectivos hijos, sobre todo Albus, que siente que no encaja con la familia Potter y lo que se espera de esta, y Scorpius, hijo de Draco Malfoy, que siente exactamente lo mismo. Cuando ambos se conozcan y, juntos, formen parte de la misma casa, Slytherin, nacerá una peculiar amistad que arrastrará consigo los problemas sin resolver de sus progenitores.

En esta nueva entrega la trama gira alrededor del uso del giratiempo, que es algo que siempre ha estado pendiente en la saga original, ya que han surgido voces críticas preguntando por qué Harry no lo utiliza para salvar a sus padres. Como digo, en la saga original se nos advierte de que su uso es peligroso, sobre todo para retroceder mucho tiempo atrás y El legado maldito gira en torno a estas consecuencias negativas que devienen de un uso irresponsable del giratiempo. La premisa, en un principio, es interesante porque es algo que cualquier fan se ha preguntado alguna vez, el problema es que prácticamente se queda ahí, no tiene nada más. Nada de la magia, las aventuras, las relaciones, la cotidianidad de Hogwarts que tienen los siete primeros libros.

Por otro lado, la decisión de seguir la saga con una obra de teatro (aunque es un guión a lo que la mayoría puede acceder) me parece interesante para plantear alguna historia menor dentro del universo Harry Potter, pero la para la octava entrega es un formato que se queda corto. La fantasía en teatro es mucho más difícil de conseguir y suele ser bastante más comedida de cómo puede aparecer en una novela por sus posibilidades de realización y por eso digo que carece de la magia original de Harry Potter. Tras muchas charlas con fans de la saga he llegado a la conclusión de que una de las cosas que más gusta al público son los capítulos que recrean la vida en el colegio, aunque no estén en medio de una aventura, la narración maravillosa de Rowling que te introducía en su mundo literario y que este guión, obviamente, no tiene.

Por otro lado, y diría que este es el punto que más me irrita, la historia es maniquea de principio a fin porque este libro se vale del cariño que ya le tenemos a los personajes e intenta reproducir la actitud que estos tenían en la saga original de forma reducida e histriónica porque el marketing de este libro y su objetivo mayor son las ventas derivadas de la nostalgia y, para mí, lo único que han conseguido es que queden unas actitudes forzadas y artificiosas que desvirtúan a los personajes originales. Siguiendo con esto, han reducido al personaje de Ron a un bobalicón y a un pelele sin personalidad al que dan ganas de pegarle cada vez que lees una línea suya y han hecho que Hermione pierda toda su chispa, su perspicacia y su inteligencia. de hecho, la obra parece sugerir que ella consigue su puesto de Ministra de magia gracias a Harry Potter, como si no fuera ella la que siempre les estaba salvando el pellejo gracias a su valentía e inteligencia. Otro ejemplo es que ella pronuncia mal palabras de origen muggle cuando ella viene de una familia no mágica. En otros libros vemos como Ron hace esto, pero en él es algo normal, ya que se ha criado con una familia de magos.

En resumen, lo que quiero decir es que parece que a los encargados de llevar a cabo esta obra de teatro no les ha importado la personalidad original de los personajes, de hecho diría que ni se han molestado en leer con atención la saga, solo se han enganchado al carro de su popularidad o al menos, recalco, esa es la impresión que da.

Por otro lado, el único personaje que ha salvado un poco la lectura ha sido Scorpius, me parece un personaje algo más trabajado y, además es un rayo de sol, de lo más adorable.

Para terminar con los detalles de la trama que no me han gustado tengo que ir al cierre del guión. Me ha parecido un final rebuscado y efectista además de precipitado y poco pensado.
Y, ahora sí, para concluir con la reseña, necesito hablaros de por qué me siento estafada como fan. Este guión tiene toda las cualidades de un fanfic de los malos (porque hay fanfics buenos, pero este ni se acerca) y si todo esto se hubiera quedado ahí; en un fanfic de unos fans, pues mira, perfecto, escribe lo que te de la real gana, pero es que este despropósito tiene la aprobación de J. K. Rowling para que se considere como la octava entrega de Harry Potter. Es decir, forma parte del canon oficial de HP.

En fin, nunca pensaba que le iba a dar una nota tan baja a un libro de Harry Potter, pero tampoco pensaba que esta gran saga nos ofrecería un producto tan por debajo del nivel acostumbrado.
Enlace: https://laberintosdetinta.bl..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}