InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Bookeandocm


Bookeandocm
04 octubre 2018
Con un prólogo estremecedor comienza esta historia. En una habitación fría y lúgubre, conocemos a Eulalia en su lecho de muerte. Junto a ella, su familia. Con su último aliento susurra algo al oído de su hija: “Los pecados de los padres los heredan los hijos”. Cuando, tras el funeral, la joven se dispone a ordenar el contenido de un pequeño arcón que supone su única herencia, hallará en él algo que la horrorizará y dará sentido a las palabras de su madre. Justo en ese momento quedaremos, irremediablemente, pegados a las páginas del libro tratando de desentrañar qué es.

En un primer hilo conoceremos a un joven sacerdote, el padre Arteaga, destinado a Oviedo en el año 1948. Desde las primeras líneas sabemos que algo le atormenta, algo por lo que debe pagar y cuyo castigo es ejercer como sacerdote aun sin ser una persona que abrace la fe. No obstante, Pablo es un buen chico. Su saber estar y sus buenas referencias hacen al obispo plantearse enviarlo al Vaticano junto con un cardenal. En tanto esto ocurre, cursa sus estudios de Derecho y Filosofía y ejercerá en una barriada obrera como ayudante y futuro sustituto del padre Toribio, que se encuentra ya algo mayor.

La llegada del apuesto Arteaga supondrá todo un revuelo entre los feligreses. Las beatas, reacias a los cambios, desconfiarán de su juventud y rectitud, mientras que para la caprichosa Araceli Peláez, una joven de familia acomodada, conquistar al sacerdote se convertirá en su reto más inmediato.

Entre los cometidos de Pablo estará impartir clases de latín a Bastián Osorio, el hijo de don Pelayo, un importante terrateniente de Mieres. Bastián, además de las clases de latín, recibe de Nieves Flórez, una profesora solterona, clases particulares sobre otras asignaturas. Es un jovencito condenado por su padre a no salir de casa debido a una deformidad de su rostro, pero no son sus cicatrices lo que provocan el rechazo de cuantos se acercan a él sino un aura de oscuridad que despierta cierto escalofrío, y que llevará al padre Arteaga a tratar de saber un poco más de él y de la historia de esta misteriosa y desdichada familia.

Otro hilo nos traslada hasta Madrid en el año 1936, a las puertas de la Guerra Civil para presentarnos a los padres de Pablo y a este último cuando era tan solo un niño de doce años. Una familia honesta, trabajadora y cariñosa pero con unos ideales que estaban más cerca de la República y que le enemistaban con su hermano Fernando afín al régimen franquista.

Un último hilo, cuya ubicación temporal no conoceremos hasta bien avanzada la historia, nos presentará a una joven afligida, que viaja en un tren rumbo a Valladolid bajo la tutela de la hermana Caridad, una religiosa que no parece hacer honor a su nombre y se encarga de reconducir la vida de jóvenes descarriadas.

Tres hilos argumentales presentados en capítulos alternos, dos a cargo de un narrador omnisciente y el de la joven narrado en primera persona y que inevitablemente acabarán confluyendo, serán los que sirvan a la autora para presentarnos una historia que bebe de varios géneros y donde la tensión se palpa en cada página. Intriga, secretos, suspense y una tensión narrativa creciente serán una constante en una trama que, sin ser propiamente histórica, tiene ciertos tintes del género y con los que Ana Rosenrot logra trasladarnos a ese ambiente de la posguerra en el que las reuniones clandestinas estaban a la orden del día, las mujeres solteras y autónomas andaban en boca de todos, las diferencias sociales eran tan marcadas que determinaban el destino de las personas, y el dinero y el poder acababan enterrando las más terribles fechorías.

Una galería de personajes muy variada escarbará en la importancia de los secretos, la maldad, la traición y la oscuridad de ciertos seres humanos. Y todo ello lo aderezará la autora con prosa sencilla, un ritmo muy ágil y una atmósfera absolutamente opresiva donde el mal parece campar a sus anchas. Unos personajes de los que en esta ocasión no os voy a avanzar nada porque merece la pena descubrirlos página a página.¿Qué había en ese arcón? ¿Qué secretos esconden los Osorio? ¿Por qué está tan atormentado el padre Arteaga a sus veintiséis años?

El jardín de las flores negras es una novela que atrapa desde las primeras páginas con un oscuro secreto cuya portadora luchará por mantener a salvo. La bondad frente a la maldad, la iglesia como pilar y sustento en una época en que mientras unos nadaban en la abundancia otros no tenían ni un mendrugo de pan que echarse a la boca. Y una pregunta que subyace sobre toda esta historia: ¿hasta donde seríamos capaces de llegar por salvaguardar nuestros más oscuros secretos? Me ha gustado mucho esta nueva novela de Ana Rosenrot y os la recomiendo.
Enlace: https://bookeandoconmangeles..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}