InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8415934513
Editorial: Candaya (20/04/2018)

Calificación promedio : 3.5/5 (sobre 2 calificaciones)
Resumen:
Con Barcelona como telón de fondo, un narrador anónimo rastrea en su memoria los momentos en que su biografía se cruza con la de Trotski. Para intentar salvarse de sí mismo, un profesor recupera una vieja obsesión infantil por un disco de Bob Dylan. Naima huye de su propio nombre en lo que extrañamente se convierte en una frenética forma de vida. Un joven viaja a Roma para escribir un diario y reencontrarse con el recuerdo de su padre. En el aeropuerto de una ciudad... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
jjgizquierdooficial
 27 julio 2018

Aitor Romero Ortega (Barcelona, 1985), autor de una novela (Deflagración), y de crónicas de viajes, debuta con Fantasmas en la ciudad en el género del relato. Lo primero que llama la atención de este libro es que está escrito con el aliento de un paseante. Estos relatos (los llamaré relatos porque los cuentos -y esta es una apreciación completamente subjetiva- suelen poseer una estructura más cerrada, ligados en el imaginario del lector al universo exclusivo de la ficción) están llenos de caminatas, de paseos por ciudades (Barcelona, Madrid, Grenoble, Nashville, Buenos Aires, Roma…), ciudades que adoptan en dichos relatos un papel preponderante, casi tanto como los personajes que los pueblan. El propio autor va dejando en sus páginas rastros donde su literatura se mira en un espejo dando muestras de autoconsciencia como cuando escribe a propósito del narrador que protagoniza Fantasmas de la ciudad, relato que da título al libro:
En sus novelas siempre hay personajes caminando sin prisa por un tejido urbano que algunas veces es su propia ciudad y otras una mezcla alucinada de distintos fragmentos de las muchas ciudades que conoce y en parte ama.
Algunos relatos como La colmena, un cuento popular urbano o Conexión Montserrat, se asemejan formalmente a una crónica periodística, si entendemos el periodismo en en sentido amplio, el del nuevo (aunque ya no tan nuevo) periodismo de Gay Talese o del recientemente desaparecido Tom Wolfe. Es posible asimismo que el lector asocie ciertos pasajes de Fantasmas de la ciudad a la obra de Teju Cole, pues ambas aplican con éxito el recurso de dotar de espesor semántico y experiencial a la caminata que transcurre por espacios improbables de la ciudad, alejados del vademécum turístico.
Aitor actúa muchas veces como un perseguidor de personajes, literarios (Cesare Pavese en Hotel Torino), musicales (Bob Dylan en Spaguetti western), históricos (Trotski en Conexión Montserrat), o simplemente ficticios (como el Kubalita de la colmena, un cuento popular urbano). Esta itinerancia de fondo en pos de sus personajes se contagia a la forma que usa el autor para contarnos estas historias, una historias facturadas con frases largas, meditativas muchas veces, a través de las cuales el lector se mete en los zapatos y en la mente del personaje/paseante. Aitor, me parece, comparte en buena medida el espíritu saturniano del que presumía ese otro gran paseante que fue Walter Benjamin. Y es que la idea saturniana funciona como metáfora de la escritura reposada pero también de la melancolía. Dice Benjamin en uno de sus apuntes biográficos: “Vine al mundo bajo el signo de Saturno -el planeta de revolución más lenta, el astro de las dudas y las demoras”. Son repetidas las ocasiones en las que el autor describe la escritura o la literatura como un hecho ligado a cierta época de la vida en la que el fuego de la juventud se ha reducido a rescoldo:
Escribir es una manera de hacerse viejo, de apartarse de la experiencia para revivirla al contarla, cuando a uno ya no le quedan fuerzas ni inconsciencia -que es la forma más pura de valentía- para atravesar la experiencia con total intensidad.
La escritura como momento melancólico. Algo que recuerda al tópico pictórico de la alegoría de la vida, casi siempre ejecutado en forma de tríptico: esperanza, amor y melancolía. Una sucesión cronológica de etapas asociada a la infancia, juventud y madurez en la que de manera un tanto simple, pero no por ello menos cierta, podríamos encasillar nuestra existencia.
Este libro está poblado de historias que van de lo biográfico a lo literario, pero también a la inversa. La vida de los personajes, que a veces -o al menos eso le parece al lector- se confunde con la del propio autor, obedece a estímulos que tienen que ver en muchas ocasiones con la literatura o la música. Hay una frase de André Gide que recoge Aitor en uno de sus relatos que podría ser central en la concepción de este libro. La frase de Gide viene a decir algo así como que no hay que escribir lo que uno vive sino vivir la vida como a uno le gustaría escribirla. Claro que (no nos pongamos estupendos) esto no siempre es posible; de hecho, muy pocas veces lo es, como reconoce el personaje (que bien podríamos asimilar al autor) de Dylan en Grenoble, la segunda parte de Spaguetti Western. Dicho personaje reconoce que escribió la primera parte del relato (Nashville Skyline) llevado por la fantasía de protagonizar una peripecia semejante y así escapar de la monotonía de su vida en la ciudad francesa. La segunda parte del relato, pues, actúa como una especie de contrapunto realista y más bien anodino tras el tono fantástico y alucinado de la primera. El autor (o su personaje) confiesa en la segunda parte del relato (Dylan en Grenoble) que no, que él no viajó a Nashville, que no acudió a un certamen de imitadores de Dylan ni charló con él; y que mucho menos se ha separado de su mujer. El coqueteo con la autoficción desaparece en el momento en el que el autor deslinda lo estrictamente biográfico de ese más allá que es la ficción. Sí parece lograr el narrador ese objetivo (el de vivir lo que a uno le gustaría escribir) en Hotel Torino, claramente un relato en el que la vida aspira a convertirse en literatura. El protagonista es en este caso un escritor que viaja a Roma para instalarse en el hotel Torino, situado frente a la estación de Termini, con la finalidad de escribir allí un dietario; un acto que resuena simétricamente con el protagonizado por Cesare Pavese, que vivió alojado días antes de su suicidio en el hotel Roma, frente a la estación de tren de Turín.
Enlace: http://literalizado.blogspot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
soleyaragones
 25 agosto 2018
En resumen no ha sido un libro para mí. No han sido historias que me hayan atraído ni llenado como lectora pero sí reconozco que la calidad de la escritura es muy buena.
Es una novela dividida en distintos relatos, nada que ver unos con otros. Historias de distintos personajes, con distintas narraciones en primera y en tercera persona, etc.
Hay una variedad de "cuentos" y unos me han gustado más que otros.
En todos ellos podemos apreciar una calidad de escritura muy madura y detallada, rozando a veces incluso lo académico. Hay historias que parecen verídicas, sobre personas reales y conocidas: en esas historias el autor se documenta de una manera increíble y deja impreso en esos relatos datos muy curiosos.
Hay también mucha profundidad en algunos temas que quedan reflejados de una manera reflexiva, que hace pensar al lector y cuestionarse algunas cosas.
Pero como dije, no son historias que me hayan impresionado ni llenado. No tienen un final inesperado y eso lo he echado en falta.
Cada historia tiene un toque diferente a la anterior aunque tienen en común los sentimientos de los personajes, casi siempre solitarios, como fantasmas...
El relato que más me ha gustado ha sido la de un escritor porque podía comprender muy bien su situación y lo sentía muy cercano.
Es un libro corto con toques históricos y al mismo tiempo de ficción.
"Historias que rozan la realidad, personajes que son como fantasmas en una gran ciudad."
Enlace: http://soleyaragones.blogspo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Dana
 04 agosto 2018
Un buen libro, con diferentes historias cortas que te entretienen bastante, y al ser cada capítulo diferente se pueden leer tranquilamente sin perder el hilo de toda una gran historia.
Una lectura recomendable si no queremos aventurarnos a grandes extensiones de páginas y perdernos en mares de historias y cuentos complejos, con miles de nombres y personalidades.
Algo sencillo, con encanto, que te mantiene pegado a sus páginas y te emociona con cada uno de sus breves relatos.
Comentar  Me gusta         00
Daniel7
 09 noviembre 2019
El viaje se perfila como un elemento transformador del individuo que al transitar de un lugar a otro cambia. Pisar ciudades desconocidas reconforta a algunos viajeros que huyen de sí mismos o que necesitan evadirse de su cotidianeidad en busca de la calma de lugares en los que sean invisibles sin pasado ni historia.
Lee la reseña completa en: https://elbohemiodehojalata.wordpress.com/
Enlace: https://elbohemiodehojalata...
Comentar  Me gusta         00

Las críticas de la prensa (1)
ElPais12 septiembre 2018
El escritor catalán Aitor Romero Ortega ofrece en 'Fantasmas de ciudad' un conjunto de relatos con una voz muy potente.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
Citas y frases (1) Añadir cita
Daniel7Daniel708 noviembre 2019
A través de su voz nos cuenta la historia de otro. Esa es la magia de la traducción.
Comentar  Me gusta         00
Libros más populares de la semana Ver más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre "Canción de Navidad"?

Su trama cuenta la historia de un hombre avaro y egoísta llamado:

Ebenezer Scrooge
Evaristo Scrooge
Ebenezer Lennox Scroggie

7 preguntas
26 lectores participarón
Thème : Cancion De Navidad de Charles DickensCrear un test sobre este libro
{* *}