InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Carmen Torres García (Traductor)Laura Naranjo Gutiérrez (Traductor)
ISBN : 8416858721
Editorial: Nocturna Ediciones (10/09/2018)

Calificación promedio : 3.08/5 (sobre 6 calificaciones)
Resumen:
Todo el mundo sabe que los elfos son tan arrogantes como inmortales y por eso les gusta que se los retrate. Además, ansían el arte de los humanos porque ellos son incapaces de crear algo que transmita vida. Isobel los conoce bien, pues se gana la vida pintando sus rostros.

Pero un día el príncipe del otoño entra en su tienda y, al retratarlo, comete un terrible error: plasma en sus ojos el dolor humano que percibe en su mirada, un rasgo que cualquiera... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (7) Ver más Añadir una crítica
Lawerson
 29 enero 2019
Un encantamiento de cuervos es el debut dentro del mercado literario de su autora, Margaret Rogerson, una fantasía autoconclusiva que estaba dispuesta a romper moldes, con una historia plagada de elfos, cortes y un mundo en peligro que, como os he dicho arriba, no ha sido todo lo que yo esperaba. Contado en todo momento en primera persona por Isobel, la protagonista de esta historia, el libro comienza de manera directa contándote pequeños detalles de la vida de ésta, su forma de relacionarse con los elfos y la interacción de estos seres fantásticos con el mundo humano, una pequeña introducción que no se para ni abulta demasiado, que da la información justa y necesaria y que deja tras de sí nuevas escenas que irán andando una detrás de la otra para formar la completa historia de este libro. Es así como pronto nos sumiremos en la relación entre Isobel y le Príncipe del Otoño, momentos que contienen su gracia y que te hacen sonreír a veces, siguiendo con el ritmo rápido y directo que va a caracterizar a esta lectura desde el primer momento hasta el final, dejándonos más adelante con ese pequeño giro que hará que Isobel, y nosotras como acompañantes, nos metamos en los primeros problemas y peligros, abriéndose un mundo nuevo y a rebosar de magia que será el escenario perfecto para seguir desarrollando la trama. Las primeras luchas aparecerán, nuevos peligros despertarán, y las primeras pinceladas de este mundo de los elfos saldrá a la luz, haciéndonos ver la oscuridad que se esconden tras sus árboles de hojas doradas, o sus prados verdes rellenos de amapolas. Sin embargo, sobre todo a mitad del libro en adelante, la historia empieza a perder fuelle. Escenas más repetitivas o monótona, con una chispa de aburrimiento, ya que no va a pasar prácticamente nada, ensombrecen toda esa adrenalina que teníamos hasta ahora, escenas que no ofrecen nada interesante y que se extienden demasiado bajo mi punto de vista, que podrían haberse resumido para aportar algo más, pero que llevan a un final, de nuevo rápido y directo, que vuelve a recoger esas escenas de peligro y combate para terminar de manera precipitada una lectura que, aunque al principio tiene muy buenos puntos y pinta realmente bien, cuando lo acabas te quedas con ese regusto de que has leído un libro que podría haber dado muchísimo más.
Cuando el libro llegó a mis manos y vi lo corto que era, enseguida una alarma sonó en mi cabeza. Tenía mucho miedo de que, al ser fantasía, en un libro que no abarca ni las cuatrocientas páginas todo se me quedara corto. Y es justamente lo que ha pasado, el gran problema de este libro. Mi conclusión es que un libro de fantasía, con todo lo que tiene que ofrecer, especialmente éste, no funciona en un libro tan corto porque le faltan páginas y más densidad por todas partes. Siendo ese el gran fallo del libro, a raíz de esto salen pequeñas ramas que se convierten en sus consecuencias. La primera de ellas, en relación con la ambientación. Si bien es cierto que algunos puntos de ellas están bien expuestos y me han gustado, todo lo demás no ha sobresalido en ningún momento. En primer lugar, me ha faltado conocer más de Extravagancia. No me he hecho a al idea de ese pueblo, ¿ciudad?, en ningún momento, no he sido capaz de crearla en mi mente y ver sus calles, sus casas y sus comercios. Me hubiera gustado ver más costumbres, conocer mejor desde cuándo los elfos y los humanos conviven, si ha sido así desde siempre, e incluso saber a qué se referían cuando hablaban del Otro Mundo. Son aspectos que no se tocan demasiado y que hacen que el mundo de los humanos no esté bien amueblado. Lo mismo ocurre con el mundo de los elfos. Se supone que está la corte Primavera, la corte Otoño, la corte Verano y la Corte Invierno, y se supone que hay leyes, costumbres, una vida diferente a los humanos y mucha magia. Me ha faltado más desarrollo de todo, sobre todo de estas dos últimas cosas. al no estar bien explicada la ambientación ha sido un poco extraño, y no terminaba de entender como vivían, andar por cortes que no tenían ningún tipo de construcción. Además, solo somos capaces de ver dos, una más en profundidad, por lo que las otras están muy lejanas. En cuanto a la magia/costumbres, me esperaba más historia élfica, más teoría. Se nos habla de un rey poderoso, que sale ya por el final y de manera precipitada; se nos habla de la Cacería Salvaje, que no tiene mucha voz ni peso en la historia; y ,sobre todo, se nos habla de que algo está pasando en su mundo que los animales y la vegetación se están pudriendo. Es un tema que creía iba a ser la misión pricnipal de los dos personajes, pensaba que iban a tener que averiguar qué estaba pasando, se tenían que enfrentar a una magia oscura y a su portador... pero es que nada de nada, ese punto se queda en el olvido y ni se resuelve. La misión que lo sustituye, además, no ha tenido ningún sentido para mí, no ha sido divertida ni emocionante, sino más bien aburrida y no ha dado mucho juego a casi nada. Por último, hablar del romance. Aunque Margaret haya hecho el amago de hacer pasar el tiempo, en dos capítulos no queda creíble que, aunque haya meses de diferencia y de contacto, Isobel y el Príncipe del Otoño empiecen a generar sentimientos que, además, por parte de Isobel son muy contradictorios casi todo el libro. Es una relación que va a tener demasiado protagonismo para lo poco que está explorado, así que hace de esa parte una que no funciona tampoco.
No obstante, como ya he comentado, el libro sí aporta cosas buenas aunque sea la gran minoría. Esa parte de la ambientación que he dicho que está bien expuesta pues me ha gustado. Quizá esperaba más profundización y pausa en la lectura, pero son ideas que me han gustado a pesar de que no quedan aprovechadas. El mundo que la autora presenta de los elfos es diferente a lo que yo he podido ver hasta ahora en cuanto a que ha creado a unos seres sin poder sentir ninguna emoción cuya principal debilidad es justo eso. Me ha parecido un giro interesante y original, que ha hecho que haya un aura de peligro inminente siempre. Luego, lo que vemos de la Corte Otoño, y de la corte Primavera, pues no ha estado mal. Me ha gustado ver como vive esa parte de los elfos, como se divierten y como es en realidad su mundo, escondido tras un glamour para no desvelar el horror que hay detrás. Pero lo que más he de destacar es la pluma de la autora. Me ha gustado muchísimo. Me ha dado mucha pena, y me ha fastidiado, que haya llevado de esa forma la historia cuando lo tenía todo hecho. Buenas ideas, una originalidad y toque propio, lo perfecto para crear un libro alucinante e inolvidable. Pero el miedo a extenderse, a hablar, a describir mucho más, a moldear mejor cada uno de sus elementos, a añadir más y más páginas que ayuden a cohesionar mejor todo eso ha provocado que la lectura sea de esa manera. Su forma de narrar ha estado a la altura, conceptos que le daban belleza, delicadeza, pulcritud y magia al libro. Ha usado una prosa muy bonita que, cuando describía, lo hacía de una manera deliciosa. Lo único que le he visto es eso, que no ha sabido aprovechar bien su propia creación.
En cuanto a los personajes, el Príncipe del Otoño es el que más me ha convencido. Aunque me hubiera gustado poder conocerle mucho, pero mucho más, para mí es el que ha tenido más matices a descubrir. Me ha gustado esa inocencia, esa 'picardía, esa arrogancia, pero también que tenga un lado humano a pesar de todo y que, por ser elfo, no debería de tener. Pero a él no le asusta sentir, es más, lo desea, lo anhela. Hay momentos con Isobel que sí me han gustado porque la interacción ha sido más realista, he conseguido sentir más en esos pequeños momentos que en toda la relación que se nos quiere vender. Son pocos, pero su forma de preguntar, de hablar con ella, me ha hecho gracia, me ha hecho sonreír, me ha hecho disfrutar y estar en un ambiente agradable. Por su parte, Isobel también ha mostrado una parte buena pero no ha sido tanto como el Príncipe del Otoño. Se ve que es una chica que pelea, que se puede defender sin la ayuda de nadie, que no se rinde, que tiene las ideas muy claras. Es de esos personajes que dicen, vale, estoy enamorada, pero no voy a perder por amor mi vida ni voy a renunciar a ella. Si tengo que decirle adiós al Príncipe del Otoño, se lo digo aunque me arrepienta para siempre. Pero mi vida es mi vida, yo la controlo y nadie me tiene por qué llevar hacia otro lado que no quiero. Es un punto que me ha gustado mucho, que se ha notado gracias al agarre y la fortaleza de Isobel en todo momento y, no sé, es un personaje que no está dispuesta a traicionarse a sí misma y a sus principios solo por estar junto a la persona que quiere, y junto a un mundo de magia. En cuanto a los demás personajes, no han sobresalido demasiado. Una par de escenas, algunas líneas de conversación, y se acabó. El Rey Aliso no ha dado pie a nada, y ha sido una completa decepción.
En resumen, Un encantamiento de Cuervos tenía todos los elementos necesarios para convertirse en una de las mejores lecturas de este año pero que, a causa de su brevedad, hace que todos los pilares se tambaleen y no funcionen. Falta de profundidad, más emoción, más sentimientos y falta de ambientación, hace que poco a poco la historia vaya decayendo y te deje con una sensación amarga sabiendo todo lo que podría haber sido y no fue.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
AnnaLectora
 15 mayo 2019
Damos comienzo al libro conociendo a la protagonista: Isobel, una mortal y excelente pintora que se ha ganado ha pulso su fama como artista, precisamente de la mano de uno de sus clientes habituales: Tábano. Este en su última seción para terminar su retrato, le informa de unos importantes rumores que afirman que el príncipe del otoño (Grajo) va ha hacerle una visita, o lo que es lo mismo, que pretende hacerle un encargo. Y así es, unos días después este se presenta en su estudio, para pedirle un retrato y es precisamente durante los días siguientes que pasan juntos que no tarda demasiado en establecerse una atracción por el otro bastante evidente.
Hay que tener en cuenta que Isobel al ser pintora esta mas que acostumbrada a fijarse en el mas mínimo de los detalles, y eso hace que las repetidas miradas que este le dedica discretamente creyendo que esta no va a percatarse, (por no decir después las insinuantes palabras que le dedica), no dejan lugar a dudas a la conexión que espontáneamente se ha producido entre ambos.
Pero no sera esto lo único de los que se percatara nuestra protagonista, pues algo le dice que Grajo guarda muchos secretos, y que incluso hasta cierto punto puede llegar a ser peligroso. Y no tardara en poder comprobarlo, pues días después de haber finalizado su retrato este volverá, y sera entonces cuando la vida de Isobel debido a las circunstancias y a las decisiones que tomara en parte con la cabeza y en parte con el corazón, la que la llevara a adentrarse en un mundo totalmente desconocido e inquietante para ella. Un mundo lleno de secretos, magia y conspiraciones.
Para empezar tengo que decir, que los personajes me han gustado mucho, sobretodo los protagonistas: Isobel y Grajo. Ambos son en parte mas parecidos de los que ellos mismos creen (en cuanto aspiraciones y pensamiento), y en concreto el a pesar de ser un elfo no se parece en personalidad a ellos, en el sentido de que no desea el mal a los mortales o los subestima como hacen el resto, sus razones tiene.Y en cuanto a Isobel, es alguien que a pesar de las circunstancias, en ningún momento dejara de ser fiel a si misma y a sus ideas. Y sobretodo, pase lo que pase no se rendirá. Las escenas de los dos juntos, pasan facilmente de ser graciosas al principio, a mas adelante ser trágicas, por todo lo que ocurre.
En cuanto al mundo, me encanto. Esta echo con mucho detalle, desde los diferentes reinos, a las leyendas, leyes etc. Creo que si la autora hubiera querido podría haber extendido un poco mas la historia, de echo si lo hubiera echo, estoy segura que funcionaria igual de bien. Y en cuanto a su forma de escribir, me ha gustado mucho, porque sabe exponer todos los detalles de una forma amena y directa.
También me gustaría añadir los detalles "oscuros" o mejor dicho las escenas que se van encontrando mas adelante en el libro, y que me inquietaron, y con los que disfrute mucho. En general, me ha gustado el aire "maligno" que le da la autora a la figura y al mundo de los elfos y la inmortalidad. Y no se exactamente si fue porque me gusto tanto, o porque en cierta forma sentí que le faltaba algo mas, que el final me supo en parte a poco.
Un encantamiento de cuervos, consigue dar una vuelta de tuerca a la visión a veces idealizada de los elfos de la superficie. Ofreciéndonos a cambio, una perspectiva mas inquietante e incluso bizarra de estos, sin dejar de lado la magia y el misticismo, que inevitablemente los acompaña.
Enlace: http://miradalectora.blogspo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Naya_Donate
 30 enero 2019
He terminado de leer esta novela hace unas horas, y aún no tengo ni idea de cómo me siento respecto a ella. Me ha dejado templada, y quizá, algo entumecida y conmocionada.
Pocas son las novelas que, narrando el mundo feérico, recuerden la esencia de los mismos, es decir, los encantamientos, las verdades a medias, pero sobre todo, la parte oscura que esconden bajo la fina capa del glamour. Una novela que recrea la maldad intrínseca de estos seres mitológicos y que nos catapulta directamente a sus dominios. Son tal y como me los he imaginado siempre, desprovistos de emociones, fríos y calculadores. Y peligrosos.
Isobel se gana la vida como retratista de Extravagancia y vive estancada en el verano junto a sus hermanas, Marzo y Mayo, y su tía Emma.
Sabe muy bien que no debe fiarse de sus clientes en lo más mínimo una vez que realizan el pago por su arte, tan codiciado por su pueblo, y que debe dejar bien claras las bases de los encantamientos para que no existan taras que den lugar a malentendidos.
Su reputación la precede, y su cliente más leal desde sus comienzos, Tábano, la recomienda nada más ni nada menos que el príncipe del otoño. Con él comienza todo. Con él, se da cuenta que todos los elfos no son iguales ni aspiran a lo mismo en su eterna vida. Es su propia personalidad la que embauca a Isobel y la que la ayudará a lograr su mejor obra; los sentimientos que desprenden su mirada, tan humanos y tan impropios de su especie.
La aventura comienza a desarrollarse más tarde, cuando el príncipe del otoño, Grajo, la arrolla con una furia implacable por haberlo traicionado a él y a toda su corte. Isobel tendrá que abandonar a su familia de súbito y adentrarse al bosque del que ningún mortal ha regresado jamás.
La premisa de Un encantamiento de cuervos tiene un concepto bastante atrayente: deseamos lo que nos puede matar, y en el caso de los elfos, su profunda debilidad por el arte y la creación puede resultar fatal para ellos.
La ambientación después de que Isobel sea arrastrada en contra de su voluntad por Grajo transcurre en el bosque, un bosque que puede llevar, como un camino, a cualquier corte que se desee. En su camino hacia la corte del otoño se profesarán confidencias, deseos ocultos, y verdades que trastocarán convicciones; se encontrarán en problemas que hará que superar y enemigos de los que escapar. Personalmente, me esperaba algo bastante distinto de lo que me encontrado, y eso es precisamente de lo que no estoy muy segura sobre lo que sentir al respecto.
El romance me ha parecido, quizá, algo imprevisto, que como lectora me ha dejado con la boca abierta por la facilidad con la que ocurre (o quizá, mejor dicho, me retracto y en lugar de facilidad, diría naturalidad) y me ha dejado con ganas de más, de seguir. Es por eso que la novela se me ha hecho un poco corta, aún más el epílogo. La palabra clave es más. Quiero más, aunque sé que va a ser que no.
Esta novela tiene algo mágico, y no precisamente porque se narre en un mundo de fantasía.
La única pega que le doy es al personaje de Grajo, que más que un príncipe, con poder más que suficiente en su sangre como para plantar un bosque infinito, es un gorrión descarriado y cándido dentro de una sociedad de podredumbre e iniquidad.
Isobel me ha encantado de principio a fin, y sus hermanas, sus pequeños diablos en forma de cupido, mucho más. Me han resultado unas criaturas muy… curiosas. No tengo otro calificativo para ellas.
Todos los personajes, hasta los secundarios, están muy bien perfilados y ha sido un gusto conocerlos a todos, incluso algunos con sus dobles caras.
Mis expectativas eran altas, estaban por las nubes. Quizá fuera por la espera, pues llevaba esperando esta novela desde verano que la vi anunciada. Quizá sea eso lo que me ha determinado al leer, y el hecho de que esperaba una cosa distinta. Es la miga que desprende, esa sensación de que si no hubiera sabido nada de nada, lo hubiera disfrutado cientos de veces más.
Me hubiera gustado que, simplemente y sin ideas preconcebidas, hubiera caído en mis manos, como Iskari. Aun así, me ha encantado y lo he disfrutado a más no poder. Pero me hubiera gustado algo más, una imagen de lo que pasó después de todos los acontecimientos.
Pero ya sabéis, todo no se puede.
Enlace: http://laobsesiondenaya.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
MariaT
 07 octubre 2018
¿Qué pasaría si, por error, retratas a un príncipe con una expresión tan clara de dolor en su mirada que logras que todos los súbditos que ven el cuadro lo tomen como un signo de debilidad? ¿Qué ocurriría si ese regente no es un humano sino un elfo, una de esas criaturas tan fascinantes como despiadadas? Continuando con mis lecturas del #LeoAutorasOct hoy quiero hablarles de Un encantamiento de cuervos, la primera novela de la escritora estadounidense Margaret Rogerson y que acaba de ser publicada en español por Nocturna Editorial con la maravillosa y cuidada traducción de Carmen Torres y Laura Naranjo.
“La verdad era que no había ningún elfo amable, fuera de la casa que fuera. Sólo fingían serlo”.
Isobel es una joven y reconocida retratista. Una muchacha de diecisiete años que destaca por su talento con el óleo y que se dedica a realizar retratos de los elfos que visitan la ciudad de Extravagancia, una pequeña población cercana al bosque donde habitan estas poderosas criaturas y en el que siempre es verano. Huérfana desde muy joven, Isobel vive con su tía y sus dos peculiares hermanas, y ha tratado con los elfos lo suficiente como para saber que cuando se establecen acuerdos con los moradores del bosque se debe ser muy cuidadoso con las palabras utilizadas.
Aquí los elfos son criaturas poderosas e inmortales, pero bajo todo el glamur que los hace increíblemente hermosos, se esconden seres arrogantes y crueles para los que la vida humana no significa nada pero que, al ser incapaces de crear arte por ellos mismos, envidian y codician todo lo ideado por las mujeres y los hombres. Así que intercambian sus encantamientos por los objetos que anhelan, desde vestidos a cuadros. Hechizos que muchas veces esconden verdaderas maldiciones para los humanos porque, aunque los elfos no pueden mentir, intentarán engañarlos.
“Era tan incapaz de entender la tristeza que conlleva una muerte humana como un zorro de lamentarse por la muerte de un ratón”.
La vida de nuestra protagonista se ve alterada cuando recibe un encargo especial. Debe retratar al príncipe del otoño, un elfo que lleva muchos siglos sin dejarse ver por Extravagancia. Y lo que empieza como un trabajo rutinario, donde debe ser cuidadosa con todo lo que dice o hace para no ofender a uno de esos orgullosos elfos, se va transformando en algo más. Grajo, que así se hace llamar, parece ser diferente a sus congéneres y también guarda un secreto. Por eso, cuando Isobel lo retrata intentando reflejar la pena que esconde su mirada, no puede sospechar lo que su cuadro desencadenará.
En el reino de los elfos cualquier signo de debilidad es casi una sentencia de muerte, pues todos ansían el poder y solo los más despiadados pueden ostentarlo. Así que, para tratar de enmendar su error, Isobel debe viajar al bosque junto a Grajo, en una expedición que puede resultar mortal. La corte de los elfos está repleta de secretos y rencillas, y una humana puede ser solo un peón más o el desencadenante de toda una revolución.
“Siempre era verano en Extravagancia, pero, después de que cayese una hoja del árbol del camino y de que otra la siguiese, no pude evitar sentir que se avecinaban cambios”.
Una de las cosas más llamativas de la novela es cómo la autora transforma a los elfos en criaturas despiadadas, frívolas y crueles, incapaces de mentir, pero sí de engañar. Hermosos solo en apariencia porque ocultan su verdadera forma con glamur. Así que, mientras más leía, más me parecía que tenían características de otros seres feéricos como las hadas, algo que no esperaba encontrar. También es muy interesante como trata la historia de amor, transformando así el típico romance instantáneo y que muchas veces carece de sentido, por otro mucho más creíble.
Elfos, una artista capaz de crear cuadros asombrosos, cuervos, magia, amor, aventuras y el arte como una manera de salvación. Un encantamiento de cuervos es una novela de fantasía autoconclusiva que nos presenta un mundo fascinante. Repleta de humor y sarcasmo, y con unos protagonistas que buscan romper moldes, Margaret Rogerson crea una historia que, si son amantes de los cuentos de hadas, no se pueden perder.
Enlace: http://inthenevernever.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
S_In_Wonderland
 31 octubre 2018
Un encantamiento de cuervos es un libro que parte con una premisa muy interesante: una historia de fantasía con elfos malvados que viven junto a los humanos, los cuales les temen y fascinan de igual forma.
Y aunque ha sido una lectura entretenida, original y que se lee muy rápido, le ha faltado más para llegar a ser memorable.


En esta historia, los humanos viven en Extravaganza, donde siempre es verano. Hasta allí pueden desplazarse los elfos de sus respectivas cortes para conseguir lo que ellos son incapaces de tener, el arte en cualquiera de sus disciplinas.
Isobel, la protagonista, se gana la vida con sus retratos y ha conseguido hacerse un nombre entre los elfos gracias a ellos. Todos quieren que ella los pinte y les dé ese toque humano del que carecen.
Cuando tiene que pintar al príncipe del otoño, Grajo, refleja en sus ojos ese dolor que ella percibe y días después él la acusa de destrozar su reputación, ya que sus súbditos lo ven ahora como alguien débil.
Obligada a ir con él a su corte para reparar lo que ha causado, Isobel se verá metida en un mundo totalmente desconocido para ella y lleno de peligros.


El mundo que crea la autora es muy interesante y con mucho potencial. Y es gracias a la presencia de los elfos, unos seres mágicos (cada uno de ellos tendrá podereses diferentes), pero que se caracterizan por ser envidiosos, malvados y obsesionados con tener lo que no pueden hacer: la creatividad y el arte de los mortales.
Además, se alejan mucho de la imagen de seres perfectos que nos han querido vender. Son seres que buscan esa perfección y que intentan vender una imagen que no es verdadera.
Los elfos, además, tienen un rey, pero se dividen en diferentes cortes con sus respectivos príncipes, alguno de los cuales deseando propagar su poder al resto. También tienen unas leyes que no pueden romper, sobre todo las que tratan sobre las relaciones entre ellos y humanos, bajo pena de muerte.
Su ambientación también es un plus, con magia y peligro a partes iguales y el bosque y la naturaleza como escenarios principales, lo que recuerda un poco a aquellos cuentos clásicos un poco tenebrosos.


Es, por tanto, un mundo muy rico y que puede dar mucho de sí pero que, por desgracia, queda un poco pobre en cuanto a desarrollo y profundidad.
La autora toca algunas cosas, como la Cacería Salvaje, demasiado superficialmente y no se toma mucho tiempo en hablar más del resto de elfos, de sus diferentes cortes, sus dones, las relaciones entre ellos o de esas rivalidades entre ellos.
El rimo, eso sí, es muy rápido, pero porque todo pasa pasa demasiado rápido. Los protagonistas viajan por varios sitios, se encuentran con diferentes personajes y aparecen conflictos y enfrentamientos que, cuando están en su punto álgido, acaban resolviéndose muy fácilmente.
Y, al final, acaba sabiendo a poco porque realmente es algo muy, muy interesante.


En cuanto a los personajes, más o menos pasa lo mismo que con la trama. Son dos personajes muy interesantes, pero a los que les falta más intensidad y más química.
Grajo es un elfo misterioso, un poco oscuro y borde que al final acaba siendo más de lo que aparenta. Isobel, por otro lado, es una chica decidida y que ha tenido que madurar muy rápidamente tras la muerte de sus padres. Sabe lo que quiere y no está dispuesta a renunciar a su vida por nadie, aunque también siente miedo por perderlo.
Es una relación bastante predecible que comienza con desconfianza y hostilidad, pero que acaba evolucionando demasiado rápido, lo que ha impedido que me crea sus sentimientos, ya que aparecen de golpe y porrazo. He echado de menos ver un poco más de tensión y de pasión entre ellos.


Un encantamiento de cuervos es una lectura entretenida y rápida de leer que tiene muchas cosas buenas, como su ambientación, su trama, el mundo que ha creado la autora o sus personajes, pero que flaquea debido a la falta de complejidad y desarrollo de justamente todo eso.
Enlace: https://beingsaray.blogspot...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (3) Añadir cita
MariaTMariaT07 octubre 2018
Siempre era verano en Extravagancia, pero, después de que cayese una hoja del árbol del camino y de que otra la siguiese, no pude evitar sentir que se avecinaban cambios.
Comentar  Me gusta         00
MariaTMariaT07 octubre 2018
Era tan incapaz de entender la tristeza que conlleva una muerte humana como un zorro de lamentarse por la muerte de un ratón.
Comentar  Me gusta         00
MariaTMariaT07 octubre 2018
La verdad era que no había ningún elfo amable, fuera de la casa que fuera. Sólo fingían serlo.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: fantasíaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

Monstruos en la literatura

Calamar Gigante

H.G. Wells
C.S.Lewis
Julio Verne
Mary Shelley

10 preguntas
110 lectores participarón
Thèmes : monstruos , ficción , fantasíaCrear un test sobre este libro
{* *}