InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8408243144
Editorial: Planeta (09/06/2021)

Calificación promedio : 4.25/5 (sobre 34 calificaciones)
Resumen:
Solo un asesino en serie en tiempos de Instagram hará que dos policías se pongan de acuerdo: él, un boomer chapado a la antigua; ella, una milenial con ganas de cambiar el mundo

Una modelo de diecisiete años a la que le falta el ombligo desaparece en Madrid. Los inspectores Martínez y Pieldelobo se hacen cargo de la investigación, pero chocan desde el primer momento. Él es un padre cincuentón y caótico, tierno pero mordaz y un tanto anticuado; ella, u... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (23) Ver más Añadir una crítica
GemaMG
 26 julio 2021
“Los modelos hoy en día son como los Santos de la antigüedad.
- ¿Qué quieres decir?
- Que son referentes, “modelos que seguir”, nunca mejor dicho. Antes, la vida de los Santos era ejemplar, la gente trataba de imitarla. Hoy imitamos a los youtubers, a los influencers, a los futbolistas…”
Si algo tienen las lecturas conjuntas que realizamos en #SoyYincanera, es la riqueza de los intercambios que hacemos entre nosotras a lo largo de la lectura, lo que evidentemente, da a la novela un contenido mucho más amplio.
Si, como en este caso, tenemos la inmensa suerte, de que el autor se implique en esa lectura, contestando a nuestros fototuis e incluso añadiendo aspectos desconocidos de la novela o de su proceso de elaboración y lo hace desde el respeto, el cariño y el humor con lo que ha hecho Manuel, ¿que queréis que os diga?, que una novela que es magnífica ha sido para mí, la mejor lectura conjunta de lo que llevamos de año y me atrevería a decir, del tiempo que llevo en #SoyYincanera.
Pero volvamos a “Donde haya tinieblas”, que es lo que toca en este caso.
Estamos ante una novela anclada a nuestro día a día; una novela en la que las redes sociales son un eje fundamental en lo que se refiere tanto a la ejecución de los crímenes, como a su propia resolución. Un ámbito que, en los tiempos que vivimos, no se puede dejar al margen y que nuestros protagonistas utilizan con mayor o menor fortuna, para dar respuesta a las preguntas que les plantea el caso que nos ocupa.
“- Se desea lo que se ve a diario - dije categórico algo que está en todos los manuales de Criminología.
- Hoy en día con las redes sociales - argumentó con conocimiento de causa el Muñequín-, todo el mundo lo ve todo y a todos a diario. No hace falta ser el vecino para desear a alguien.”
Si me preguntáis mis razones para aconsejaros la lectura de esta novela aquí las tenéis; seguro que me quedo corta, pero, como siempre, prefiero que descubráis por vosotros mismos todo lo que se me quede en el tintero.
- Estamos ante una novela negra, que sin duda, es de los géneros que mas disfruto y esta es una historia en la que todo encaja, en la que el autor te mantiene pegado a una trama compacta, en la que no se encuentra ningún resquicio, una trama, en la que los malos van cambiando a medida que avanzas pagina, para demostrarte al final, que nada es lo que pensabas que iba a ser.
“En las investigaciones hay momentos en los que la intuición conecta con la evidencia de los datos y el subidón de adrenalina es acojonante. No sé si sabría vivir sin aquello.”
- Presenta una trama original y diferente, en la que, como en la anterior novela que leí del autor se intuye un enorme trabajo de documentación que se transmite en cada línea sin que en ningún momento de la impresión de que el autor quiera darte una clase sobre todo lo que aprendió para escribir esta historia. Y ese filtro adicional, se agradece, porque además me consta que es un trabajo ímprobo hacer que la gente aprenda, sin que parezca que esté aprendiendo. Y es que yo, personalmente, que soy católica, apostólica y romana, he aprendido de religión en esta novela lo que no había aprendido en mi vida por muchas clases de religión o por muchas catequesis a las que asistí de niña o adolescente.
“La Eva de la biblia no tenia ombligo- explique llamando la atención de mis compañeros gracias a mi educación católica.
- ¿Y eso?- preguntó Bigdata.
- Porque Eva no nació de una mujer, sino de la costilla de Adán.”
- Por una pareja protagonista insuperable.
El Inspector Martínez: Un policía cincuentón de la vieja escuela, buen profesional, pero aun anclado en los métodos del pasado.
Un hombre educado en la religión católica, un hombre “clásico”, un poco machista, mal que le pese, un padre de tres adolescentes a los que intenta entender, metiéndose en esos mundos que para él son desconocidos de las redes sociales, un personaje que me ha brindado los momentos más hilarantes de esta novela a través de sus comentarios y reflexiones, un personaje de 10.
“Si a las mujeres maduras pero atractivas se les llama MILF, ¿Cuál es el término para los hombres que están en el mismo caso? ¿No existe un término ni para las páginas porno? ¿Fofisanos? ¿De verdad? ¿Eso soy?.”
Un personaje del que he de destacar, aparte de sus dotes policiales, una facilidad tremenda para buscar el mote adecuado con cada uno de los personajes que se encuentra. Que parece una tontería, pero esos motes han hecho que los personajes hayan sido más identificables a lo largo de la lectura y mucho mas allá de ella, que aun me acuerdo de toooodos los personajes de la novela, lo que en muchos de los casos me provoca aun una enorme carcajada.
“- Tengo un problema de memoria desde niño. Me gusta mucho retener los nombres y las caras, y eso es fatal para aprobar la EGB y peor para ser policía, así que me invento motes que me recuerden a los implicados en un caso y de esa manera jamás se me olvidan. Podría nombrarte los principales sospechosos de todas las investigaciones en las que he participado.”
La inspectora PieldeLobo: Una mujer joven, una “milenian”, una mujer combativa, independiente hasta la autosuficiencia, inteligente y experta en artes marciales.
“Pieldelobo era lo que un tipo de extrema derecha llamaría una feminazi y lo que cualquier feminista calificaría de heroína. No se achantaba ante nadie, ni superiores ni tipos que por su envergadura le sacaban varias cabezas. Y es que la inspectora, además de guapa y lista, era cinturón negro de aikido con un puñado de DAN. El arte marcial ese de la catana.
La bella y la bestia, todo en uno. Pero con cerebro.”
Una mujer alejada de la vida tradicional, de la educación católica... Una mujer enfrentada a todo aquel que, de una u otra forma, coarte su libertad como mujer y como profesional - mujer en un mundo que sigue siendo de hombres. Una mujer que defiende a capa y espada su forma de trabajar y sus hipótesis, una mujer, que es la otra cara de la moneda del inspector Martínez, con el que no tiene más remedio que colaborar estrechamente para resolver el caso que nos ocupa.
“Te es imposible ver el mundo como lo vemos nosotras: un lugar donde nada más nacer mujer se va a dudar de tu capacidad, vas a tener que plantearte el tener hijos si quieres tener una carrera profesional de éxito y vas a estar a las órdenes de jefes que no te llegan a la suela del zapato, pero cuya valía nadie se cuestiona porque tiene una polla entre las piernas. Si encima eres atractiva y sexi, olvídate de que te vean como nada más que un objeto sexual. Y si te violan, tendrás que justificarte para que los policías y los jueces consideran que es posible que no haya sido consentido. Y eso hablando del primer mundo, porque en otros países la mujer no es mucho más que un animal al que se le puede pegar, violar y matar sin tener que dar explicaciones.”
Y esta pareja de personaje, acompañados de un montón de secundarios, a los que no voy a referirme, porque esto sería una reseña sin fin, son el eje de la trama, porque su propia relación tanto personal como profesional, dentro de la investigación, esa continua confrontación, aligeran el peso de la trama negra y conjugan el horror y el humor de la forma justa para disfrutar tanto de lo uno como de lo otro.
- Por la critica que el autor realiza de esa religión basada en la culpa, el castigo y la venganza, una idea que predomina aún en muchos de los componentes de la iglesia.
“- Pero no es solo es que sea más envarado, es que ha fomentado que nos vigilemos unos a otros a ver si cumplimos con los preceptos, que nos sintamos culpables si hacemos algo indebido. Habla todo el rato sobre el castigo y los horrores del infierno.”
- Por esa crítica del uso de las redes para mostrar una vida idealizada de nosotros mismos.
“La inspectora y yo nos quedamos callados tratando de asumir la vida tan complicada que debía de haber tenido Karolina, poco que ver con esas stories tan alegres de su Instagram.”
Por el uso indiscriminado de esas redes donde damos más información de la que, en muchos casos, queremos dar.
“Dicen que las redes sociales te conocen mejor que tu propia familia y que te muestran cómo eres.”
Por la intolerancia y el acoso, que si antes se daba en nuestro ámbito más cercano, hoy, gracias a las redes se vuelve casi universal.
“- ¿Y no crees que ahora hay una intolerancia parecida en las redes sociales? Sin tanta parafernalia. También se castiga al que no piensa como tu. Se le señala. No se admite el debate, solo importa cómo me siento; Si me siento ofendido hay que eliminar el motivo de esa ofensa, ya sea una película, un artículo o una cuenta de Twitter. Se aborrece el pasado cuando no es perfecto en lugar de asumirlo. No hay olvido ni perdón. Hemos dejado de llamarlo pecado pero esa intolerancia con los supuestos errores del prójimo está en la esencia del ser humano, esa mezcla de envidia, fanatismo y agresión, el miedo a poner en duda tus ideas. Hoy en día, todo es emocional, vivimos de espaldas a la razón. Enfrentados unos a otros como dos equipos en todo: en el fútbol, en la política, en la religión, en el feminismo…”
- Por esas magnificas descripciones de edificios, pinturas y esculturas que el autor nos regala a lo largo de estas páginas y que tengo apuntadas ya en mi lista de viajes pendientes.
“Hay que reconocer que, en España, cualquier iglesia de pueblo es una pasada.”
Por todo lo dicho y por lo mucho que aun me queda por decir, no puedo dejar de recomendaros la lectura de esta novela, que os va a entretener, a enseñar, a divertir y sobre todo a sorprender.
Yo por mi parte, no puedo más que pedir al autor que, por favor, no tarde en regalarnos otra de sus historias.
“A veces resulta más fácil perdonar a los demás que perdonarse a uno mismo. Somos crueles con nuestros errores, poco misericordiosos.”
+ Leer más
Comentar  Me gusta         80
Domiar
 26 julio 2021
Donde haya tinieblas, Manuel Ríos San Martín
Hola a todo el mundo.
¿Qué tal va la canícula?
Para hacer este calor mucho más llevadero hoy os traigo un libro que volará en vuestras manos y que os tendrá muy entretenidos durante toda su lectura, se trata de Donde haya tinieblas, de Manuel Ríos San Martín. Está editado en tapa dura por Planeta y tiene 526 páginas llenas de diálogos de los que divierten y además, hacen pensar.
La historia...
(Extraído de la editorial)
Una modelo de diecisiete años a la que le falta el ombligo desaparece de Madrid. Los inspectores Martínez y Pieldelobo se hacen cargo de la investigación, pero chocan desde el primer momento. Él es un padre cincuentón y caótico, tierno pero mordaz y un tanto anticuado; ella, una milenial combativa, inteligente y feminista.
Mientras recorren por España lugares misteriosos y templos en apariencia tranquilos, surgen dos hipótesis para desenmascarar a un asesino en serie: o la mafia rusa está detrás de una red de prostitución de lujo o hay un psicópata religioso que pretende enmendarle la plana al mismo Dios.
Los personajes...
Inspector Martínez, padre de tres hijos, se encuentra en la cincuentena, con todo lo que ello conlleva. Va todos los días a trabajar con muchas ganas pensando que va a poner su granito de arena para mejorar la sociedad, algo muy loable. Su forma de pensar está en consonancia con su edad y como ha sido criado, y aún así hace todo lo posible por ser una persona abierta e intentar mejorar dentro de lo posible. Se le da muy mal recordar los nombres, por lo que le suele poner motes a todo el mundo. Muy buena persona.

Nuria Pieldelobo, rondando la treintena. Una mujer de armas tomar, con un físico imponente y un cerebro más imponente aún. En continua lucha por defender sus derechos y ser tomada en serio como mujer a pesar de su físico. Va a saco a por lo que cree y lo defiende a muerte.
Marcelo, alías Muñequín. Es el asistente encargado de la influencer y modelo rusa Karolina Mederev. Un tipo interesado en moda y un poco ambiguo.
Karolina Mederev, modelo e influencer rusa, muy joven y bella. Ha desaparecido en extrañas circunstancias. Tiene una seña de identidad algo excepcional, no tiene ombligo.
Agente Castejón, alías Bigdata. Es un agente raso de la comisaría, el encargado normalmente de las nuevas tecnologías y todo lo relacionado con internet, etc. de ahí su mote.
Donsebastián (así, todo junto) es el sacerdote encargado de la ermita Virgen del Ara, su punto de vista sobre la Iglesia está más del lado del Antiguo Testamento, donde tenemos a un Dios mucho más vengativo y colérico. Es joven pero bastante intransigente.
Masha Mederev, madre de Karolina, una mujer de armas tomar, que ha pasado mucho en la vida para conseguir un poco de lujo y sobresalir del resto. Habla una mezcla de varios idiomas con la que consigue hacerse entender, es una mujer autoritaria y que no se deja amilanar por nada ni por nadie.
Mi opinión...
Donde haya tinieblas es una novela sorprendente en varios sentidos ya que no es la típica novela negra al uso. Para empezar tiene un sentido del humor bastante refrescante y un poso reivindicativo con la realidad actual: la política, la religión, el feminismo, la diferencia intergeneracional... que no os dejará impávidos, ya que los (a veces divertidos, a veces duros) diálogos os harán reaccionar de forma inmediata y esto también, os lo aseguro, os harán darle a la cabeza de lo lindo. Porque muchas de las cosas que debaten sobre todo Martínez y Pieldelobo (que se llevan como el perro y el gato ya que no podrían ser más diferentes) están de máxima actualidad y exigen posicionamiento. Este es otro rasgo distintivo de esta novela: os hará pensar, mucho. Además hará que os evaluéis y reflexionéis sobre vuestra opinión en muchos de los temas que trata.
Por otra parte los diálogos son muy fluidos, no en vano, nuestro escritor ha sido guionista antes que fraile y eso se nota. A veces tendremos secuencias, si, secuencias, que parecen sacadas directamente de una película y que parece que estemos viendo en pantalla grande. Los protagonistas, tan enfrentados en forma de ser y caracteres funcionan a la perfección, aunque tal vez estén llevados un poco al extremo. Me ha gustado mucho la forma de ser de Martínez, ya que a pesar de tener sus años siempre hace un esfuerzo por entender la realidad actual e intentar reciclarse en todos los sentidos. Pieldelobo es una luchadora nata y es un personaje con una fuerza apabullante, y seguro que está destinada a tener un gran papel en las fuerzas del orden.
La novela, que se lee sin sentir, nos llevará por una serie de tramas, con algunos giros y regiros que nos sorprenderán y es que cada una de las partes en las que se divide el libro estará centrada en una de las teorías de la investigación que enfrentan a nuestros protagonistas y, cuando comenzamos a leer uno sabe donde empieza, pero no tiene ni idea de donde puede acabar, ni de los itinerarios que escogerá el autor para llevarnos hasta la meta. Esta forma de escribir hace que estés pegado al libro sin levantar la nariz de entre sus páginas, eso si, siguiendo siempre el hilo conductor de la desaparición y el asesinato de una conocida influencer y modelo internacional en su paso por España.
No puedo hacer otra cosa que recomendar este libro, ideal para cualquier época del año, pero que disfrutareis como enanos al borde de una piscina o en la playa, ya que tiene la virtud de abstraerte totalmente de la realidad aunque el método para hacerlo de forma tan eficiente sea, paradójicamente, sumergirte en ella sin anestesia.
DONDE HAYA TINIEBLAS, OCHO Y MEDIO.
PD: Mucho cuidado con las stories, que las carga el diablo. Amén.

Enlace: http://readinginmyroom.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
Rosa_Halcombe
 26 julio 2021
Si tenemos en cuenta que el título de esta novela está extraído de una oración de san Francisco («donde haya desesperación, ponga yo esperanza; donde haya tinieblas, ponga yo luz») y que la novela se abre con una cita del Génesis, ya podemos imaginar que en la trama tiene mucho peso el trasfondo religioso.
Empecemos con un resumen de la novela, y para ello voy a emplear un fragmento de uno de los capítulos del final porque el autor lo explica muy bien en un par de frases:
«[Varios] muertos en diez días, cada uno asesinado de una manera simbólica (...). Un caso lleno de hashtags, haters y redes sociales, algo inimaginable hacía pocos años. El culpable no iba a ser el vecino ni un pariente más o menos cercano. El asesino podía ser… cualquiera que tuviera una cuenta en Instagram o Twitter y quisiera mandarnos un mensaje. O no.»
Pero vayamos al principio. Este libro sigue una fórmula ya habitual en otras novelas del mismo corte: presentar como protagonistas a una pareja de inspectores que no podían ser más diferentes: Juan Martínez ronda los cincuenta años, es padre de tres hijos adolescentes, con un punto paternal y otro punto ingenioso, y algunas ideas algo chapadas a la antigua pero que se esfuerza constantemente por revisar. Nuria Pieldelobo no llega a los treinta, pero ya se está labrando una sólida carrera gracias a su inteligencia y su arrojo. El hecho de que sea bellísima ella lo trata como si fuera un moscardón que le ronda y hay que apartar a manotazos, con un punto de desprecio y desafío a todo aquel que admire su físico...
Martínez y Pieldelobo no pueden ser más distintos. Por eso, cuando una modelo rusa con una característica física muy particular (no tiene ombligo) desaparece en Madrid, el comisario decide emparejarlos para que den con el culpable. Y, efectivamente, cada uno elabora una teoría: Martínez cree que el asesino se está inspirando en el Génesis para cometer sus crímenes, y Pieldelobo se inclina por una red de prostitución de lujo. Así que hay que ponerse a investigar, y el caso les lleva a Fuente del Arco, en Badajoz, a la ermita de la Virgen del Ara, que es un lugar impresionante, la «Capilla Sixtina» extremeña.
Y así arranca la novela, con un viaje de varias horas desde Madrid a Extremadura en el que Martínez y Pieldelobo intentan buscar temas de conversación sin enzarzarse en discusiones. Y es que no es fácil, porque Martínez tiene algunas ideas que empiezan a quedarse anticuadas y chocan frontalmente con el feminismo acérrimo de Pieldelobo (además de que hay un inevitable choque generacional).
Lo primero que me ha llamado la atención es la peculiar voz narradora de Martínez, muy diferente a lo que estoy acostumbrada a leer en novela negra. Pese a lo sórdido de la trama, te ríes cada dos por tres con sus diálogos internos, con su costumbre de ponerle motes a todo el mundo y de utilizar diminutivos aunque no venga a cuento. Es muy divertido seguir las líneas de pensamiento de Martínez, y además el autor se las arregla para no resultar cargante ni pasarse de graciosillo.
El propio Ríos contaba en Twitter que no sabía si funcionaría esta propuesta, pero le surgió así al empezar a escribir la novela y mandó las primeras 40 páginas a la editorial para ver si tenía luz verde para seguir en esa línea. Por supuesto le dieron el visto bueno, y me alegro de que así fuera porque es lo que diferencia (para bien) a este libro de las demás novelas negras que he leído últimamente.
Con el choque generacional de Martínez y Pieldelobo el autor aprovecha para tratar diversos temas: el peligro de las redes sociales, la impunidad que sienten los que atacan desde el anonimato de un perfil de Twitter o Instagram, las reivindicaciones del #MeToo, el acoso sexual, la lucha constante de las mujeres por demostrar que son algo más que una cara bonita o el sórdido mundo del modelaje.
En paralelo a estas reflexiones, el trasfondo religioso tiene mucho peso en la trama y el autor se explaya a gusto con los relatos del Génesis: Adán y Eva, Caín y Abel, el arca de Noé, la culpa, el perdón y el arrepentimiento... Ríos se entretiene casi demasiado en estas partes, pero también es necesario entrar en detalle para armar la trama (y también para educar a Pieldelobo, que estudió en un colegio laico y no tiene ni idea de las historias de la Biblia); lo cierto es que el libro presenta datos interesantísimos y reflexiones en las que no había caído y que son para rumiar con calma...
Manuel Ríos es también guionista de cine y televisión (Compañeros, por ejemplo), y eso me preocupaba un poco antes de empezar esta novela por la impresión no muy buena que me llevé con otro autor en El buen padre (ese ritmo excesivamente acelerado en toda la trama...). Para mi sorpresa, este libro no ha sido así en absoluto: la trama tiene partes de acción, pero se combina con otras muchas en que los inspectores tienen que esperar y conversan, y ahí es donde se van armando los temas en torno a los que gira la novela. Se abren líneas de investigación que al final no conducen a nada, y eso también me ha gustado; en otras novelas de este estilo parece que mágicamente los inspectores siguen el rastro correcto desde el principio.
Otro aspecto en el que destaca este libro son las reflexiones que hace Martínez sobre el matrimonio y sus cuitas como padre de tres adolescentes. Me he identificado muchísimo con ellas y me han parecido un contrapunto buenísimo para el ritmo de la novela.
Entonces, ¿todas mis impresiones han sido positivas? Pues no, que ya sabéis que yo tengo un punto muy gruñón en mis reseñas. La inspectora Pieldelobo me ha parecido un poco caricaturesca, con esas actitudes y contestaciones tan extremas, y en los primeros capítulos no lograba empatizar con ella. Es verdad que al principio está muy a la defensiva, en un entorno laboral tradicionalmente masculino en el que parece que tiene que demostrar su valía mucho más que sus compañeros. Su evolución es palpable y me ha gustado, pero es cierto que al principio la veía más un lastre que otra cosa (en cualquier caso, su personaje plantea interesantes debates a lo largo de la novela).
Por otra parte, a mitad del libro hay un giro de acontecimientos que no me gustó nada y el tono a partir de ahí cambia por completo. A eso le sumamos otra cosa que pasa un poco hacia el final y el libro se acercó peligrosamente a eso que yo llamo vengahombreporfavor. Digamos que la primera mitad del libro tiene un enfoque que me pareció poco habitual en una novela negra y todo un puntazo, y la segunda mitad es «ya estamos cumpliendo todos los topicazos de la novela negra al uso». Cachis... ahí para mi gusto la novela patina ligeramente.
De todas formas, y dejando ese tema aparte, lo cierto es que es una novela muy bien estructurada que me ha tenido enganchada, con un marco teórico complejo de fondo que seguro que ha costado armar, unos diálogos muy bien conseguidos y un ritmo que engancha pero te pide a la vez una lectura pausada.
En definitiva, otra muy buena lectura conjunta que hemos disfrutado en #SoyYincanera y que, de verdad (y pese a mis peros), no dudo en recomendaros.

Enlace: http://lavidanobasta.blogspo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Bookworm
 28 septiembre 2021
Tengo que reconocer que “Donde haya tinielbas” ha sido una lectura muy entretenida, un thriller con muy buen ritmo, que destaca por el punto divertido que aporta el personaje de Martínez, uno de los inspectores encargados de investigar la desaparición de una popular modelo rusa. Martínez, estará acompañado por la inspectora Pieldelobo, un personaje que ya no me ha parecido tan divertido, ni evidentemente pretende serlo y esas personalidades tan diferentes hacen que esta pareja de investigadores sea muy particular.
Martínez, es un padre de familia, preocupado por estar al día de las cosas de sus hijos. Tiene cincuenta años y es un personaje que resulta simpático desde el principio, muy aficionado, por cierto a ponerle motes a todo el mundo, debido a que no suele ser capaz de recordar los nombres. Su forma de ser hace que el lector empatice rápidamente con él y algo que se descubrirá ya avanzada la lectura (y que yo no esperaba en absoluto), todavía hará que nos encariñemos más con él. Intenta estar al día en los avances tecnológicos, pero lo consigue solo más o menos.
Pieldelobo, cercana a los treinta años, es prácticamente el polo opuesto de Martínez, lo que hará la lectura mucho más interesante, sin duda, sin embargo, a mí personalmente me ha costado conectar con ella, aunque a lo largo de la novela acabaremos sabiendo por qué es tan radical en cuanto al tema del feminismo, pero el pobre Martínez a veces parece tener que pensar muy bien lo que va a decir antes de abrir la boca porque a todo le encuentra un punto machista. Da la sensación de que está a la defensiva en todo momento, y es cierto que con algunos compañeros (uno en concreto absolutamente baboso) lo puedo entender, pero ¡madre mía!
De verdad, el pobre Martínez ha hecho auténticos equilibrios durante toda la novela para ser absolutamente correcto y feminista en sus acciones y comentarios, pero es cierto que a veces traemos las cosas ya tan marcadas desde niños (incluso hoy día aún nos cuesta ver como machismos o micromachismos, cosas que de niños dábamos por sentadas) que trabajar con ella es todo un desafío. A pesar de eso, está claro que forman un buen equipo, sus puntos de vista diferentes sobre el caso que llevan entre manos (para él, hay un trasfondo religioso y para ella el mundo de la prostitución y las mafias rusas tiene más peso) hacen que la novela se lea de forma muy amena y ágil.
La novela está narrada en primera persona por Martínez y tiene gran cantidad de diálogos, algunos muy interesantes (y divertidos) entre ambos investigadores y también otros con algunas de las personas a las que van interrogando, pero es cierto que ha habido un momento en el que tantos apuntes "religiosos" a lo largo del libro a mí me han parecido excesivos. Esto es algo muy personal y es que lo siento, pero la religión y yo no hacemos buenas migas, en todo caso eso no me ha impedido disfrutar de la novela, es cierto que quizás no tanto como otros lectores, pero creo que es una lectura bastante recomendable.
Eso sí, también me gustaría comentar que hacia el final de la novela (sobre el capítulo 84 de los 107 en los que está dividida) ocurre algo con los personajes principales que me ha chirriado muchísimo y no me ha convencido nada de nada, aunque sé que a otros lectores sí, pero... para gustos colores.
En cuanto a la trama reconozco que alguna cosa sí me la olí y acerté, pero confieso que el final para mí fue una sorpresa y eso siempre o agradezco en una novela.
En resumidas cuentas, creo que "Donde haya tinieblas" es una buena novela, fresca, actual, de ágil lectura, dividida en capítulos más bien cortos que siempre invitan a leer "uno más", una historia que nos moverá por diferentes rincones de nuestra geografía, estupendamente descritos, que te hará reír en más de un momento y que mantiene la intriga hasta el final, un final que es de lo mejor de la novela y a pesar de algún pequeño "pero" que le he puesto, a mí me ha dejado el suficiente buen sabor de boca para repetir con el autor en alguna otra ocasión.

Enlace: https://bitacorademislectura..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         80
Aitor_Castrillo
 11 octubre 2021
Cuatro estrellas + 1.
Las cuatro estrellas se las doy a la construcción del thriller. El caso está bien planteado, la pareja de investigadores Martínez y Pieldelobo dan mucho juego con sus diferencias generacionales y de conducta, el pasado de unos y otros está muy presente, las reflexiones sobre religión, redes sociales... son interesantes y la resolución me cuadró bien. Hasta aquí todo correcto.
El + 1 es el tono de la novela (el humor y los chascarrillos narrados en primera persona por Martínez) que en mi opinión otorgan ese plus que convierte lo correcto en diferente. Gracias a su costumbre de ir poniendo motes a las personas implicadas o relacionadas con las investigaciones conoceremos al Muñequín, Bigdata, la Pitbull, Donsebastián, Clint Easwood, la Bótox... Reconozco que he leído gran parte de Donde haya tinieblas con la sonrisa puesta.
El año pasado durante el confinamiento realicé 21 directos en Instagram con Mikel Santiago, Greta Alonso, Santiago Díaz, Lorena Franco, Javier Peña, Paloma Sánchez-Garnica, Fernando Gamboa, María de la Pau Janer, Susana Martín Gijón, Arantza Portabales, Toni Hill, Marta Robles, Eloy Moreno... y allí conocí a un Manuel Ríos San Martín muy divertido. Pero ser un tipo con el que compartir unas risas es una cosa y dotar del toque justo de humor a tu protagonista es algo mucho más complicado. Manuel lo ha conseguido con nota gracias a su inspector Martínez. ¡Una novela muy entretenida!
+ Leer más
Comentar  Me gusta         110

Las críticas de la prensa (1)
DiarioVasco30 julio 2021
El novelista Manuel Ríos San Martín sitúa en la basílica uno de los escenarios del crimen en su novela 'Donde haya tinieblas'.
Leer la crítica en el sitio web: DiarioVasco
Citas y frases (9) Ver más Añadir cita
Gemma723Gemma72309 abril 2022
«No me refiero a que tengas empatía por la situación concreta de un personaje de una película, sea hombre, mujer o cervatillo; me refiero a que te es imposible ver el mundo como lo vemos nosotras: un lugar donde nada más nacer mujer se va a dudar de tu capacidad, vas a tener que plantearte el tener hijos si quieres tener una carrera profesional de éxito y vas a estar a las órdenes de jefes que no te llegan a la suela del zapato, pero cuya valía nadie se cuestiona porque tienen una polla entre las piernas. Si encima eres atractiva y sexi, olvídate de que te vean como nada más que un objeto sexual. Y si te violan, tendrás que justificarte para que los policías y los jueces consideren que es posible que no haya sido consentido. Y eso hablando del primer mundo, porque en otros países la mujer no es mucho más que un animal al que se le puede pegar, violar y matar sin tener que dar explicaciones. No, Martínez, no tienes ni puta idea. Ser mujer dentro de una sociedad machista es mucho más complejo que pasarlo mal en una escena dibujada por Disney».
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
GemaMGGemaMG26 julio 2021
- Se desea lo que se ve a diario - dije categórico algo que está en todos los manuales de Criminología.
- Hoy en día con las redes sociales - argumentó con conocimiento de causa el Muñequín-, todo el mundo lo ve todo y a todos a diario. No hace falta ser el vecino para desear a alguien.
Comentar  Me gusta         20
fjprianfjprian18 enero 2022
Llegar por segunda vez al lugar de un crimen produce desasosiego e irrealidad. En especial si la primera lo viste por la noche, iluminado por los focos de los de Criminalística mientras sus miembros recogían evidencias vestidos con trajes blancos impolutos y mascarillas.
Comentar  Me gusta         20
fjprianfjprian19 enero 2022
Puede parecer que investigar es conducir, decidir quién pone la música y gestionar la difícil convivencia en espacios reducidos mientras se espera, y que si eso ya se encargan los de la Científica y los forenses de explicar lo que ha pasado y de encontrar a los culpables.
Comentar  Me gusta         10
fjprianfjprian27 enero 2022
A veces resulta más fácil perdonar a los demás que perdonarse a uno mismo. Somos crueles con nuestros errores, poco misericordiosos.
Comentar  Me gusta         20
Videos de Manuel Ríos San Martín (2) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Manuel Ríos San Martín
Con motivo del lanzamiento del libro "Donde haya tinieblas" Crea Lectura entrevista a Manuel Ríos San Martín que nos detalla algunos aspectos de su libro.
Crea Lectura, es un programa de televisión que informa de la actualidad literaria y los lanzamientos más importantes del momento. Puedes ver esta y otras entrevistas en nuestra lista de reproducción del canal de Youtube.
otros libros clasificados: ThrillerVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea

Otros libros de Manuel Ríos San Martín (2)Ver más




Test Ver más

Autoras de novela negra y policíaca

10 negritos

Agatha Christie
Phillys Dorothy James
Susan Hill

10 preguntas
54 lectores participarón
Thèmes : novela negra , LITERATURA POLICÍACACrear un test sobre este libro