InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
Críticas sobre Una promesa de juventud (25)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  



Añadir crítica
LEMB
 25 septiembre 2020
El nombre de María Reig se pronunció bastante durante 2019 en las redes y ambientes literarios con Papel y tinta, novela que comenzó como un crowfunding y que acabó publicando Suma de letras. Todo un descubrimiento que una autora tan joven fuese capaz de aunar crítica y lectores. No he leído Papel y tinta, aunque la tengo en audiolibro. Todavía no me he animado con él.

Me ha resultado increíble que sea su segunda novela. Independientemente de la historia en sí, muestra una solidez inusual en cuanto a construcción y trama. Aunque puede llegar a descolocar el uso de esas dos voces, para mí no ha sido ningún problema, al contrario, me ha gustado ese atrevimiento por contar la historia de forma menos previsible, más directa. En cierta manera es como si a veces quisiera acercarse mucho a la narración y otras veces tomar distancia. A medida que vas descubriendo cosas, entiendes el porqué de ese uso personal.

Dejando a un lado el hilo argumental, la protagonista y narradora principal es una joven investigadora de Oxford, graduada en historia, que realiza su tesis sobre el papel de los internados privados de Suiza durante la II Guerra Mundial. Estamos en los años 70. Se centra en dos internados, uno de chicas, St. Úrsula, y por encontrarse junto a este, otro de chicos, y el misterioso cierre del primero en 1940.

Una novela a dos tiempos, donde el pasado más lejano se vive a través de las conversaciones de la protagonista con una antigua alumna del internado que ha accedido a contar lo que ocurrió y cómo lo vivió ella, y el pasado más presente nos lo cuenta la propia Caroline Eccleston, con todo lo que le llevó a descubrir lo que ocultaba el cierre del internado. Como veis, dos mujeres serán las que lleven la fuerza en esta historia, la que cuenta y la que escucha y busca.

Charlotte nos permitirá conocer cómo era la vida en un internado exclusivo suizo, rodeada de las hijas de empresarios, políticos, magnates o millonarios, y construirá una narración, en un tono a veces juvenil, más que nada por la edad de las protagonistas y su enfrentamiento a su entorno, y a veces adulto, gracias a la distancia y la experiencia que le aportan los años, a la hora de explicar las situaciones.

Avanzas en el relato para acabar acercándote a la narradora, a esa contadora de los recuerdos, a la reveladora del pasado. Sin duda, se implica totalmente en lo que te está contando, dando información sesgada, pero eso no te importa, porque tú, como lector, empiezas a vislumbrar qué hay de ella misma en la historia en sí; a veces, sin saber bien dónde ubicarla, te sientes cerca de ella y, en cierta manera, la entiendes. Esto me ha resultado una de las partes más sólidas y destacadas de la historia. Es posible que otro lector lo haya vivido de otra manera. No lo dudo. Yo os cuento mis impresiones al leer.

Hay varios puntos en los que nos podemos centrar y que destacan, para acabar construyendo el armazón de toda la historia: nuestra investigadora, y retales de su vida; la mujer que le está revelando lo que ella busca; tenemos la guerra, o el eco de ella, algo muy importante para los personajes; está el descubrimiento, la juventud, el primer amor; aparece el miedo, la necesidad de saber, de proteger y de sobrevivir, el anhelo de un futuro, y todo con la fuerza que tiene la familia y las expectativas.

Es interesante cómo la acción, que transcurre lentamente durante la mayor parte del texto, se va precipitando en el último tercio, y te entran unas ganas enormes de saber qué ocurrió y cómo acabaron los personajes, siendo muy difícil soltar la lectura hasta que la terminas.

Como buena novela de ambientación histórica, de vez en cuando se cruza algún personaje real, con hechos y lugares reales, lo que aporta mayor solidez a lo que nos está contando. A mí, personalmente, me encanta cuando esto ocurre.

Realmente, el secreto, o más bien la intriga que conlleva la historia, se encuentra al final, lo que me ha resultado interesante y, en cierta manera, frustrante. Luchaba en mí, mientras leía, la necesidad de avanzar hasta llegar a ese motivo que precipitó todo, contra mi comodidad al estar «viviendo» con ellas en el internado.

Me ha parecido una historia sencilla que consigue un relato muy completo, donde están muy patentes las vicisitudes que afectan a cada una de ellas y a su relación de amistad; Caroline, Sara, Ivonne y los demás, algunas propias de la edad, de su posición o de su lugar en el mundo, y otras ajenas a ellas, como la propia Guerra.

Es cuando terminas de leerla cuando te das cuenta de lo adulto del texto que has leído. No solo por el camino sinuoso que ha llevado toda la trama, permitiendo que ese final cobre sentido y aporte una mayor solidez a la historia, sino porque nos enseña cómo vivieron esos colegio privados la inestabilidad internacional imperante y la violencia bélica desde un país pequeño, situado en el centro del conflicto, que buscaba mantenerse neutral.

El final, el secreto, la intriga, la construcción, ellas, ellos, la amistad, el amor juvenil, el amor adulto, Zurich, estudiar, la familia, la radio, los recuerdos, el pasado, las ganas de saber, los profesores.

Teniendo la estructura de novela relativamente fácil de leer y gran relato, no cae en algunos tópicos que suelen aparecen en estas historias para deleite de los lectores. Creo que escapa de ciertos temas, convirtiendo la narración en algo mucho más natural. Una historia que es un recuerdo en sí, pero además es un secreto, una losa y algo que condiciona el futuro de varias personas. No es una novela más de la II Guerra Mundial, aunque sí trae una historia con la guerra de fondo, que se centra en lo que ocurrió y cómo se vivió hasta llegar ahí, al momento que rompe todo.

La he disfrutado mucho; me he mordido las uñas, he deseado que Charlotte dejase de hablar en torno a su vida allí y fuese al grano, he querido que alguna de las subtramas tuviera más de protagonismo, me he alegrado, me ha molestado el engaño cuando había engaño, he paseado por Zurich, aumentando mis ganas de viajar a Suiza, he probado leche condensada con los dedos, he conversado con ellos, he sufrido con ellas, he acabado comprendiendo a Charlotte, he necesitado más sobre Caroline, he suspirado pensando en los años 40, he tenido ganas de dar más de un abrazo de consuelo y algún que otro consejo y me ha gustado el cierre del libro, sobre todo esas últimas páginas.

Una muy buena lectura, que os recomiendo. A todos os la recomiendo porque cada tipo de lector sacará una lectura diferente, destacando lo que le haya llegado más.



Enlace: https://millibrosenmibibliot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
FINA
 02 octubre 2020
Muy interesante.
Una promesa de juventud me ha parecido una lectura muy interesante, sigue dos lineas temporales y tiene una estructura muy original. Esta contada en primera persona en ambas partes, una por Caroline en su actualidad, finales de los 70, donde conocemos su vida en Oxford, sus ambiciones y su intención de investigar para su tesis y en la otra contada por Charlotte centrándose en los años 39 y 40 del siglo pasado y en su estancia en el internado de Santa Ursula.
Me ha parecido una historia muy bien documentada tanto en hechos, localizaciones y ambientación. Los personajes muy bien elaborados, complejos y con muchas caras, no todo es lo que parece.
Hay muchos libros de la Segunda guerra mundial y protagonizados por mujeres, pero me ha parecido muy curioso que suceda en Suiza, un lugar que fue neutral y como lo vivieron. Se centra en un internado, con chicas de todos los lugares del mundo, que se encuentran como en una burbuja, que solo interactuan con los chicos del internado masculino que hay cerca, los profesores y algunos vecinos del pueblo. Ver como cada una de ellas afronta la realidad de forma tan diferente y como consiguen que la amistad se imponga a todas las ideologías y creencias ha sido lo que más me ha gustado del libro independientemente de la trama y subtramas que tenemos.
Caroline me parece una chica muy inteligente, al igual que ella al principio no me creía todo lo que Charlotte cuenta, no entendía como podía saber tantas cosas de los demás, como si estuviera presente en todo momento, eso lo vamos descubriendo poco a poco y aunque hay cosas predecibles, otras me sorprendieron mucho.
Es un libro para disfrutar sin prisas, con muchos datos y detalles, que sigue el día a día de como avanzaba la guerra, donde las emociones, las dudas y los miedos están muy bien reflejados. La valentía de algunos, la ganas de ayudar y el compañerismo están muy presentes.
A pesar de su longitud, es un libro que he disfrutado mucho y tengo que decir que me quedo con ganas de más, de saber más de Caroline, que creo que pasa muy desapercibida, de Damian y de otros personajes que recordaré por mucho tiempo.
Lo recomiendo, es un libro muy completo que seguro os dejara un grato recuerdo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
Claudia
 24 octubre 2020
Se trata de una novela histórica que mezcla dos épocas completamente distintas, si bien no demasiado alejadas en el tiempo.

En esta historia, vamos a tener dos protagonistas principales que van a narrarnos los hechos, dejando espacio a las conjeturas, las medias verdades y los secretos que no deben ser desvelados.

En 1977 tenemos a Caroline Eccleston, una mujer inteligente y luchadora que desea acabar su tesis doctoral para convertirse en profesora de Oxford.
Pese a su carácter, tiene claro su objetivo y que está dispuesta a enfrentarse a lo que sea para lograrlo.
En 1940 está Charlotte Fournier, una joven estudiante de un internado suizo, que es quien va a destacar como verdadera protagonista y que narra en primera y segunda persona a Caroline todo lo que sucedió aquel terrible año que llevó al misterioso cierre de St. Ursula.

Toda la historia gira en torno a un misterio que hay que descubrir y que todos tratan de ocultar. Un secreto que la orgullosa y terca Charlotte no quiere que se descubra y por el que da mil vueltas a una historia llena de secretos, traición, amor y prejuicios.

Lo primero que llama la atención es el hecho de tratarse de una historia de la Segunda Guerra Mundial, pero desde un país neutral y con unos personajes ajenos a la guerra. Estudiantes y profesores viven la incertidumbre de no saber qué va a suceder y cómo mantener la calma en un lugar lleno de estudiantes de diferentes culturas y nacionalidades.

Me ha gustado mucho ver cómo se trata el tema de la aceptación entre alumnos tan diversos. Todos son amigos y no hay espacio para el racismo o los prejuicios... al menos hasta que estalla el conflicto y aquellas personas a las que tanto querías de repente te cuesta verlas con los mismos ojos.

Si bien es cierto que toda la obra es un llamamiento al respeto y a no dejarse llevar por los prejuicios, muestra también acertadamente cómo a veces nos dejamos llevar y podemos cometer el error de rechazar a alguien simplemente por su opinión o por desacuerdos.
Sin embargo, no debemos culpar a alguien o rechazarlo por su origen o los pecados de su familia.

En cuanto a los personajes, son tan diversos y están tan bien construidos que es fácil llegar a conocerlos como si formases parte de su historia y los tuvieras delante.

Las descripciones detalladas ayudan a conocer cada rincón de la escuela, a cada personaje y cada acontecimiento como si toda la novela fuese un hecho real y no una invención de la autora.

Es cierto que en alguna ocasión se me ha hecho un poco pesada, pero el misterio y el hecho de querer saber más me ha llevado a quedarme pegada a sus páginas queriendo conocer un desenlace que me ha dejado confusa.

He disfrutado mucho leyendo esta historia y, aunque el final no ha sido del todo claro, no me ha dejado del todo con mal sabor de boca.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
nire_irakurketa_gunea
 24 noviembre 2020
🏔Ambientación. Aunque hay personajes multiculturales, la historia de desarrolla en Suiza, en Zürich más concretamente, durante la II Guerra Mundial.

🍁Escrita en dos lineas temporales, nos encontramos con un presente y un pasado. A priori aunque el pasado tenga más interés que el presente, no podéis perder ripio de todo lo que pasa ya que os mantendrá en tensión en ciertos momentos.

🙋🏻‍♀️ Tengo que decir que hay muchos protagonistas, cada uno con sus cosas pero me han generado mucho interés las diversas tramas que se han ido cociendo entre unos y otros, tanto en el pasado como en el presente.

🏫 Toda la trama acerca de los internados, me ha resultado muy interesante, el misterio del cierre de uno de estos y el querer saber qué pasó, ir desempolvando la historia...

📑 Siempre es de agradecer que la autora se documente tan bien a la hora de escribir una novela, pero me ha resultado demasiado descriptiva en algunas partes, y quizá siendo un poco más escueta y con los capítulos más cortos, la lectura hubiera fluido más.

🎶 Hablando de fluidez, el ritmo de la novela va in crescendo según vas leyendo, pero he de decir que se nota mucho al llegar a la mitad del libro, que coge un ritmo a falta de 250 páginas en el que cuesta parar.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
LAKY
 22 septiembre 2020
Nos encontramos en Suiza en el año 1939. La guerra ha comenzado y el país pretende permanecer neutral pero no sabe si lo conseguirá. En este contexto, tenemos un prestigioso internado para señoritas: el St. Úrsula. Allí, niñas y adolescentes de diferentes nacionalidades –y, por tanto, razas, creencias religiosas y políticas, etc…- conviven en armonía. Un nuevo curso comienza y la española Sara Suárez se incorpora al mismo tras haber vivido con su familia en África. le tocará compartir habitación con una de las más veteranas, Charlotte. Aunque los principios son malos, finalmente se convertirán en grandes amigas.

Por otro lado, en la década de los setenta tenemos a la inglesa Caroline Eccleston que está preparando una tesis sobre la vida en los internados suizos durante la Segunda Guerra Mundial. Sabiendo que la mayoría de ellos siguieron su andadura a pesar de la guerra pero que uno de ellos, el St. Ursula, cerró inesperadamente sus puertas, decide trasladarse unos días a Suiza para entrevistarse con una de las que en su día estudiaron allí e intentar averiguar qué pasó.

A través de estas dos tramas temporales íntimamente relacionadas, María Reig nos va contando una preciosa historia llena de amistad y secretos. Sin duda, la trama del pasado tiene más peso que la del “presente” (entendiendo por presente el año 1970). En este tipo de novelas casi siempre pasa igual, que la trama del pasado es más interesante que la del presente. Por eso me ha parecido un acierto el hecho de que la del presente esté por completo al servicio de la del pasado. Por supuesto, conoceremos a Caroline Eccleston, cómo es y algunas cuestiones de su vida personal y familiar. Pero no es lo importante ni pretende serlo. Caroline y su historia no son más que el instrumento para contar la historia que la autora realmente quiere contar –y los lectores queremos leer-: ¿qué pasó en el Sr. Ursula en el curso 1939-1940?. Por eso, no se lía la autora con historias paralelas relativas a Caroline (seguro que muchos autores hubiesen aprovechado para inventarle un novio o alguna otra cuestión similar). A Caroline sólo le interesa su tesis y en ello se centra. Y, por ello, la novela se centra también en el pasado. El presente simplemente apoya, completa y complementa al pasado. Como digo, me parece un completo acierto.

No me canso de repetiros lo mucho que me gustan las historias sobre la segunda guerra mundial. Además de por ser muy emotivas, porque suelen ser muy originales. Casi cada novela que he leído sobre el tema tiene algún punto que la diferencia de las demás. Pues bien, ésta es de las más originales que he leído. Para empezar, porque se desarrolla en un país neutral como es Suiza. No hay batallas, no hay soldados, no hay bombardeos…, sí referencias, sí aires de guerra pero no guerra propiamente dicha. Por si fuera poco, el escenario donde se desarrolla casi toda la novela es un internado para señoritas. Y eso da pie para muchas cosas.

Da pie para que la autora nos cuenta cómo era la vida en ese tipo de internados a los que iban los hijos de la élite mundial. Tienen fama de estrictos y probablemente lo fueran pero las chicas que vivían en el St. Ursula no vivían nada mal. Quizás al principio no les hiciese gracia que sus padres les metiesen allí pero al final, el internado era su hogar y sus compañeras sus hermanas. La autora nos cuenta una preciosa historia de amistad entre mujeres en las que, evidentemente, no pueden faltar los secretos. Y así, toda la novela gira en torno a lo que pasó aquel año. Un pequeño o gran secreto flota entre las páginas, elemento que hará –junto a otros- que no podamos parar de leer.

Muy interesante también el hecho de que las estudiantes fueran de diferentes países, creencias religiosas y políticas, etc... En un contexto bélico, ¿cómo se llevarán, por poner un ejemplo, una inglesa y la hija de una familia alemana que apoya a Hitler?

Con esta novela he descubierto a una gran narradora. Me ha sorprendido muchísimo el buen hacer de María Reig. Lo bien documentada que está la novela, lo bien que introduce en la trama todo lo que ha aprendido sobre el tema, lo bien escrita que está, el equilibrio entre narración cuidada y entretenimiento, lo bien que mantiene la tensión narrativa, lo bien perfilados que están los personajes… En fin, me ha gustado absolutamente todo y ello hace que esta novela esté entre mis mejores lecturas del año. Y que, obviamente, vaya a seguir la pista muy de cerca a su autora.

Conclusión final

“Promesa de juventud” es una preciosa novela, muy bellamente escrita, que me ha convencido por completo. Una historia muy bonita con unos personajes inolvidables escrita por una gran narradora. Sin duda, muy recomendable.
Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
GemaMG
 18 noviembre 2020
Cuando leí la sinopsis de una promesa de juventud, no pude evitar que mi mente volara a esas novelas de Enid Blyton que discurrían en aquellos internados ingleses: Santa Clara, Torres de Malory… se que quienes tengáis edades similares a la mía recordareis las aventuras de esas adolescentes separadas de sus familias para vivir la amistad entre estudios y “aventuras”.
Al comenzar la novela, las semejanzas pronto desaparecen, alejándose esta trama de la ligereza de la de aquellas que acompañaron mis tardes infantiles. Porque en esta novela las circunstancias son especiales, y lo son por el momento en que se desarrolla la historia, por el lugar donde se encuentra St Úrsula y por la idiosincrasia de las propias protagonista, hijas de las mayores eminencias internacionales en el ámbito social, político y económico de los años 30.
Nos encontramos con una novela a dos voces. La de Caroline, contando su presente en los años 70, un presente que desea indagar en un pasado concreto. Y la de Charlotte, que a través de sus recuerdos del pasado consigue, a su manera, dar respuesta a las preguntas que se agolpan en la investigación y en la mente de Caroline.
Y es que es lo que tiene investigar, que tiras de un hilo, pero ese hilo se desenhebra y te lleva a menudo por otros derroteros, que cada respuesta conseguida genera una nueva pregunta y a veces, no conseguimos ver el tapiz completo, sobre todo cuando esta imagen depende de los recuerdos y sobretodo de los deseos de recordar de una sola fuente.
Caroline y Charlotte son dos personajes fuertes, perseverantes, controladores… pero una solo tiene preguntas y la otra tiene las respuestas y dárselas o no depende de la voluntad y sobretodo de una atadura moral debida a la promesa de salvaguardar secretos ajenos.
La trama ha conseguido mantenerme alerta y la historia me ha parecido coherente y bien hilada, pero no ha sido una lectura ágil, y no solo por sus más de setecientas páginas, sino por esa profusión descriptiva que a ratos me ha sacado de la novela. Y es que es un hecho que la autora ha manejado una amplísima documentación y ese trabajo se traslada a la novela, por lo que a menudo nos encontramos con multitud de datos que expone, tal vez, demasiado detalladamente. Los paisajes, los escenarios urbanos, e incluso los personajes cuya multitud de nombres y nacionalidades abruman al principio de la novela y que son fruto, supongo, de su afán por revelarnos todos los datos posibles. Reconozco su trabajo y su maestría pero siento, que en algunos casos, queda poco margen a la imaginación del lector al darle todo, hechos y escenarios demasiado "masticados".
Es cierto que no es una novela fácil, que aunar la adolescencia, la guerra y sus implicaciones, la vida personal de todos los protagonistas, la literatura e incluso el arte no es “pecata minuta”, pero tal vez, ese abarcar demasiado, esos relatos de los avances de la guerra, esos extensas párrafos descriptivos han conseguido en algunos momentos desviarme de la trama principal, del fin de la historia, del conflicto real.
Tal vez debido a lo anterior la parte de Caroline, siendo, supongo, la trama “complementaria” me ha resultado a menudo más atractiva que la trama del colegio que, supongo, la trama central.
E insisto, es una novela que me ha gustado, que me ha parecido original en su planteamiento y coherente en su desarrollo, escrita sin un pero en cuanto a calidad literaria, de la que María Reig va sobrada, y que considero una autora a la que, estoy segura, aun le queda mucho que contar y a la que confío en volver a leer de nuevo.

Enlace: https://leyendobajolaluzdela..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Carmenflower81
 20 octubre 2020
Conocí a esta autora no hace mucho, gracias a su obra Papel y tinta, la cual me encantó.
Yo llegaba con las expectativas altas, y quizás esto no jugó a su favor.
Está muy bien redactado, documentado con minuciosidad pero no he logrado conectar con la historia y personajes como me gustaría, quizás tampoco era el momento por diferentes asuntos personales.
Está basado en una época que personalmente me encanta, la segunda guerra mundial.
Aunque no me ha entusiasmado reconozco su calidad y lo emplazo a releerlo pasado un tiempo.
Comentar  Me gusta         20
Leoypunto
 19 octubre 2020
Conocía con anterioridad el libro Papel y Tinta de María Reig del que acabé con notables impresiones. Me gustó mucho y disfruté con su lectura, por lo que nada más aparecer este nuevo libro, no dudé en adentrarme rápido en su historia.
Una promesa de juventud se desarrolla en dos líneas temporales diferentes, tal y como se refleja en la sinopsis.
El primer escenario se recrea en un colegio de señoritas, Santa Úrsula, en los albores de la 2ª Guerra Mundial y durante el desarrollo de la contienda. En este colegio, las internas permanecen aisladas en una especie de burbuja, en la que las profesoras las mantienen encerradas. A pesar de ello, las muchachas tratan de abrirse al mundo y a la vida.

El segundo escenario está protagonizado por una investigadora, que en la década de los 70 realiza un doctorado sobre este tipo de instituciones y centra su atención en Santa Úrsula.

La autora muestra un gran conocimiento de este tipo de instituciones y así aparece reflejado en el libro, dando detalles del funcionamiento de los mismos y de la vida de las chicas que allí residían.

El libro está muy bien escrito, demostrando la maestría de la autora con este tipo de historias, aunque en un principio me costó un poco conectar con la historia. Quizá por la narración a dos bandas, quizás por la extensión y la minuciosidad en el relato, no conseguí conectar hasta hilvanar la trama central. A mí juicio la novela puede resultar un poco extensa, pero si que es cierto que con su lectura te recreas en aspectos de esta época, para nada desdeñables.

Es un buen libro que recomiendo si eres amante de los relatos que acontecen en esta época y que no te defraudará en absoluto.


Recomiendo notablemente la lectura de este libro y espero que disfrutes con él, tanto como lo he hecho yo.
Enlace: https://leoypunto.blogspot.c..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
mariacriado
 07 octubre 2020
Una promesa de juventud” es el segundo trabajo de la escritora María Reig. Con “Papel y tinta”, la autora nos trasladó a una España de principios del siglo XX. En “Una promesa de juventud”, María nos adentra en un internado para niñas, situado en Suiza, justo al comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

La novela se mueve por dos hilos temporales, en 1977 conocemos a Caroline, una estudiante de Oxford que se adentra en el tema de los internados en plena Guerra para hacer su tesis. Y el segundo hilo temporal nos sitúa en Suiza, año 1939, en el internado St. Úrsula. Este era un centro que acogía a niñas de todas las nacionalidades para darles una buena instrucción académica.

Se ve claramente que María Reig se mueve como pez en el agua en las tramas históricas. Si con su primera novela lo hizo bien, con “Una promesa de juventud” no ha sido menos. Es palpable el trabajo de documentación que ha hecho la autora para situarnos en una esta época tan crucial como es en los preparativos de la Segunda Guerra Mundial.

María Reig nos ha dejado patente que en este internado, donde había chicas de muchas nacionalidades, podría haber habido rencillas políticas entre ellas, pero en este internado, lo que reinaba era la camaradería y la amistad frente a este conflicto bélico.

María Reig nos presenta a unos personajes con los que desde primera hora congenias. Muy bien construidos. Parece que la autora, de cada chica que vivía en el internado ha querido sacar una personalidad diferente. En ellas se ve reflejada la actualidad de aquella época. Cada una afronta la Guerra como bien sabe o puede. Un grupo de chicas que quedan unidad de por vida por los acontecimientos que allí pasaron.

La ambientación no podría ser mejor, es impecable. Leyendo sus descripciones parece que el lector esté allí mismo. Me encanta como escribe María Reig.

La trama, -sin desvelar nada de la historia, porque el lector merece ir sin saber nada, sorprenderse – viaja desde los años setenta con la investigación de Caroline hasta la década de los años treinta. Personalmente, estaba deseando leer sobre esta última, y sus protagonistas. Algunas partes se te queda el alma en un puño.

Según avanzaba el final se descubren cosas que quizás intuías, pero también te llegan sorpresas que te parten el corazón. Y luego llega ese final , con un broche de oro que hace que “Una promesa de juventud” sea perfecta.

Lo recomiendo a todo aquél lector que le guste una preciosa historia, conmovedora, dura, llena de sentimientos, ambientada al principio de la Segunda Guerra Mundial en un país neutral como fue Suiza.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
NatInBooks
 08 septiembre 2020
Creo que los personajes son un poco forzados, pues aparecen desarrollados con una actitud poco creíble y unos actos bastante previsibles.

Además de que la autora emplea capítulos muy largos, lo cual ya favorece que la lectura se haga algo pesada, en ocasiones los registros lingüísticos de los personajes me han parecido un poco inverosímiles.

Afirmo que la ambientación ha sido mi aspecto favorito. He viajado a Suiza, a los bosques y a los internados con una gran facilidad, y me ha encantado hacerlo.

Valorando los pros y los contras, prevalece mi disfrute de la historia, que ha sido positivo. Me ha encantado conocer a estos personajes y averiguar los secretos de su pasado tan misterioso.
Comentar  Me gusta         20


Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro

Otros libros de María Reig (1)Ver más




Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
112 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..