InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 841745165X
Editorial: Versátil (07/10/2019)

Calificación promedio : 4.88/5 (sobre 4 calificaciones)
Resumen:
Novela ganadora del premio València Nova 2019 Alfons el Magnànim de Narrativa en Castellano.

Cierta mañana, en una playa del Caribe, aparece muerta una tortuga carey. Dicen que la ha matado un jaguar. Cuando Marilia se entera de la noticia, resuelve misteriosamente que ha llegado la hora de marcharse de casa. Tras de sí deja a la tía Granada, al enigmático Jasón, que pesca sábalos para ella, y después de despedirse del Demonio del Muelle, un ser contr... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
LEMB
 21 November 2019
A veces comienzo un libro por intuición, sin más. Es verdad que la recomendación de alguien ayuda, y mucho, a dar ese paso; y cuando esa recomendación viene de la editorial que lo ha publicado porque conoce tus gustos lectores y cree que lo vas a disfrutar, pues es mucho más fácil tomar la decisión. Sé que Marta Quintín, a pesar de tener solo 30 años, tiene publicado otra novela de la que he oído cosas muy buenas; y sé que La tortuga que huía del jaguar viene avalada por el Premio València Nova 2019 Alfons el Magnànim de narrativa en castellano. Hay lectores que no confían en los premios; yo, personalmente, en algunos sí. Luego puede que la novela me guste más o menos, pero de primeras es un plus para decidirme a leerla.
Dejando todo esto a un lado, lo esencial es que he leído el libro y que me ha gustado muchísimo. Ha sido todo un placer pasar por las palabras de esta historia; una a una, todas juntas, trasladándome a ese mundo de Marilia, a su historia pasada y presente, a sus porqués, a sus miedos, a sus anhelos, a su búsqueda, a su huida y a su encuentro. Creo que no solo la autora construye una novela, a mitad entre el cuento, la novela corta y, para mí, llena de realismo mágico, sino que además nos proporciona un estudio muy interesante de la naturaleza humana y de cómo lo que nos ocurre, y no podemos evitar, influye en nosotros y en nuestra visión del mundo.
Comienza la historia de una forma más lírica, quizá, dejando más patente ese carácter mágico del texto y envolviéndonos en una especie de relato narrativamente musical y colorido; o al menos así lo he sentido yo. A través de las palabras (siempre a través de palabras), poco a poco va construyéndose la historia pasada y presente de la protagonista, Marilia, para entender de dónde vienen todas las metáforas y hacia dónde nos llevan.
Es un viaje; es una historia de almas perdidas. Con una narración muy sólida, todo se nos muestra de forma sutil, cómoda y ganándose nuestro interés por saber más, por ir más allá de Marilia y su relación con el mundo.
La he leído como si fuera una planta que estuviera creciendo a medida que avanzaba; empieza pequeña, como algo curioso, casi simbólico, para luego darme cuenta de ese buen trabajo psicológico que hay de personajes, ese viaje hacia el interior, hacia la soledad, hacia las personas que acompañan, hacia gente buena y gente que no es tan buena, hacia las motivaciones, hacia los deseos y los anhelos, y hacia lo que es la vida.
No quiero dejar de nombrar esa comunión con la naturaleza que arrastra a los personajes, lo que le aporta casi algo primitivo a todo lo que rodea a la realidad de Marilia y de los demás.
No es una novela larga, o al menos a mí se me ha hecho muy corta, quizá influida por ese tono narrativo que me ha resultado casi de recital, si la autora me permite usar ese símil; y ha resultado un cierre inesperado y a la vez perfecto para esa historia. No cabe otro final; al menos para mí no.
Cuando lo he terminado de lees, me he acordado, salvando distancias, a lo que sentí cuando leí La perla, de Steinbeck; quizá, por todo lo que encierra, por el carácter de fin y, sobre todo, por cómo está contada.
En resumen, las palabras del jurado del Premio València 2019 no pueden estar más acertadas: «Una sabia combinación de lirismo y acción. Una gran metáfora de la libertad en clave de cuento». No encuentro la manera de expresarlo mejor; esos personajes tan reales y a la vez tan solitarios, la tortuga, el jaguar, la libertad, la soledad, la vida, la muerte, el dolor, un enclave tan paradisíaco, el Caribe, esas islas, personajes a los que les coges cariño, a pesar de sus defectos; algunas escenas maravillosas; ese momento con las mariposas azules es muy bonito; la pena que acompaña a esa esperanza que puede existir... son muchas cosas.

Enlace: https://millibrosenmibibliot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
reinalectora
 10 January 2020
La tortuga que huía del jaguar es un libro exótico, en todos los sentidos. Ocurre en Costa Rica, a caballo entre Tortuguero y La Fortuna, dos localizaciones idílicas que son descritas con destreza por la autora, con léxico de la zona. Esto último es importante subrayarlo porque Marta Quintín ha usado los topónimos, la fauna, la flora, la gastronomía y todo lo referente al país de tal manera que parece que estamos leyendo un libro escrito por un costarricense. Pura vida.
Así pues, la obra es exótica y añadiría: salvaje. de telón de fondo de esta historia, siempre está la bravura del mar y de la selva, dos entornos que podemos sentir con mucha claridad a través de la escritura de Marta, y que van moldeando a nuestra potranca de coco, Marilia, la protagonista. Marilia decide marcharse de Tortuguero cuando le dicen que un jaguar ha matado a una tortuga, porque hizo una promesa tiempo atrás, justo en un momento en el que empezaba a forjarse su propio caparazón. Se aleja, pues, en un viaje circular que la devolverá al inicio, no sin antes habernos enseñado algunas cosas sobre la vida y la pérdida (que no tienen por qué ser dos conceptos separados).
Llegados a este punto, hablemos de las tortugas carey que son comidas por los jaguares. Son tortugas marinas que se encuentran en el océano atlántico y en la región indo-pacífica, cuyo caparazón, que puede llegar a medir 90 cm de ancho, tiene una característica distintiva: que está compuesto de varias capas, cinco capas centrales y cuatro pares a cada lado. Esta estructura le da al borde de su caparazón una apariencia aserrada, como un cuchillo dentado. Esto es importante porque la novela de Marta Quintín está cargada de simbolismo. No es casualidad que Marilia sea tan hermética durante todo su periplo, ni que en su tobillo siempre lleve guardado un cuchillito de empuñadura carey. Tampoco son casualidad los hombres libres y feroces, como jaguares. Nacer en La Fortuna, en una casita de tablas color limón, y ser de todo menos afortunado. O conocer a un demonio en el muelle, sin aparente propósito, como una barca sin pescador (o como el demonio de la barca sin pescador de Alejandro Casona), pero colocado ahí a propósito. Todo está cargado de una fuerte simbología que nos reta a descubrir de qué se está realmente hablando en esta historia.
El juego de metáforas de Marta Quintín, ya que hemos tocado el tema, es como el oleaje: va y viene. Haciendo un uso adecuado de la analepsis, va tejiendo los hilos de personajes que parecen salpicados por el azar: Marilia, por supuesto, pero también Jasón, la tía Granada, Tip Top, Cleo, el Demonio del muelle e incluso Bernardo Zúñiga. al final, todas las piezas que encajan y las que no encajan, pero al menos han completado una parte esencial de la historia, te dejan pasar entre las metáforas para descubrir algo más grande a ellas mismas: Que en la vida somos tortugas, somos jaguares y somos demonios de los mares.
Me parece una obra exquisita, muy plácida, y muy bien construida. Es como un cuento con moraleja, con lirismo y con decisión, que habla de vivir y perder, de tortugas y de jaguares, en una localización exótica y salvaje: Costa Rica.
Enlace: http://www.lareinalectora.co..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
sanhezped
 13 November 2019
La tortuga que huía del jaguar es la novela ganadora del Premio Valencia Nova 2019 Alfons El Magnánim de Narrativa, un premio de narrativa en castellano, para menores de 36 años.
El jurado destacó de esta novela:
“La belleza de su lenguaje con ecos evolucionados del realismo mágico, la sabia combinación del lirismo y acción y porque, en definitiva, es una gran metáfora de la libertad en clave de fábula. Y es además un canto a la naturaleza y una defensa de su supervivencia”.
Pese a haber leído este comentario del jurado, he de reconocer que para mí supuso una auténtica sorpresa el lirismo que impregna toda la novela, con un estilo muy diferente al que tiene El color del silencio, la novela que había leído de esta autora.
Una novela en la que el lenguaje es fundamental, porque consigue trasladarnos al Caribe, lugar en el que transcurre la acción y además consigue crear durante toda la novela un halo de misterio, como de cuento o leyenda a la narración.
Una sensación que sin duda deriva de Marilia, su protagonista, a la que a través de sus recuerdos iremos viendo su paso desde una niñez feliz pronto interrumpida por la muerte de sus padres, a la de una mujer que ante todo busca y anhela su libertad.
Porque ese es su gran anhelo: vivir en libertad y sin ataduras, correr por la playa desnuda, sumergirse entre las olas, no atarse a ningún hombre. Vivir disfrutando de la naturaleza.
En realidad solo es miedo, miedo a ser feliz y que la felicidad se le escape, como ocurrió cuando era una cría y murieron sus padres. Todo el miedo que no siente frente a la naturaleza y los animales, lo siente en sus relaciones con los demás.
Pocos son los personajes que aparecen en la novela además de la propia Marilia, la protagonista, pero todos ellos están dotados de una gran fuerza por más que en algunos casos sea breve su aparición. Así encontraremos a la tía Granada, la mujer que la acogió cuando quedó huérfana y con la que habita, o Jasón, otro espíritu libre que no quiere ataduras, ese misterioso personaje que apareció un día en la playa y prendado por la belleza de Marilia decidió quedarse pescando sábalos para ella. O el Demonio del muelle, un personaje contrahecho y feo que consigue la amistad de Marilia, el único capaz de llamarla fea porque lla es incapaz de ver fealdad en él.

La tortuga que huía del jaguar es una novela que ha conseguido sorprenderme totalmente y con la que he disfrutado de un modo muy diferente a como lo hago con otras novelas, dejándome llevar por ese espíritu de cuento o fábula que impregna toda la novela, por esa desesperada búsqueda de la felicidad que nunca podrá alcanzar mientras no se lance al vacío del riesgo a perder la hallado.
Esa atmósfera, ese lenguaje y esta historia, merecen sin duda que le hagas un hueco entre tus lecturas, porque además es una novela corta, que no llega a las doscientas cincuenta páginas y con la que podrás disfrutar de una experiencia lectora diferente.

Enlace: http://www.elbuhoentrelibros..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
oscarseron
 24 March 2020
El libro es una metáfora perfecta de lo bueno que tiene la vida, es decir la amistad y el amor, pero que se esconde tras mucho sufrimiento.
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (8) Ver más Añadir cita
LEMBLEMB17 November 2019
—La selva y la playa son grandes. Y están llenas de animales salvajes.
—Bueno, ¿Por qué temerlos si, según dijo la mujer sabía, el ser humano no es más que un animal salvaje pasado de vueltas de puchero?
Comentar  Me gusta         20
LEMBLEMB16 November 2019
—¿No te das cuenta, Marilia, de que somos los seres más libres que hay en este pueblo?
—No —respondió ella meneando la cabeza—. En eso se equivoca. Somos los más libres del mundo entero.
Comentar  Me gusta         20
LEMBLEMB16 November 2019
No es que sean malos, m'hija. Pasa, simplemente, el ser humano no es más que un animal salvaje pasado de vueltas de puchero. No sabemos ser otra cosa. Y nos ponemos las cosas difíciles entre nosotros. Da igual lo que uno haga. Si alguien quiere querernos, nos querrá. Y si no quiere, ¡pues no lo va a hacer! Por mucho que le traigamos la luna. Y ni siquiera eso lo decidimos nosotros. Todo eso es una vaina del corazón. Un loco desvergonzado, que no le rinde cuentas a nadie. No sirve de nada que se las pidamos, por qué no da razones, ni atiende a ellas.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
LEMBLEMB16 November 2019
—¿Sabes qué ocurre cuando alguien se muere? Pues, sencillamente, que las cosas continúan pasando, como si nada. como si se empeñasen en demostrar a cada momento que pueden existir sin las personas que se han marchado. Así te refriegan por la cara que no eran necesarias en absoluto.
Comentar  Me gusta         00
LEMBLEMB16 November 2019
En realidad es sencillo, Marilia. No hay más que creer en uno mismo para que todos los demás crean en uno.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: cuentosVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea




Test Ver más

Familias en la literatura

"Hoy ha muerto mamá. O quizá ayer. No lo sé. Recibí un telegrama del asilo" ¿El personaje de qué libro está hablando?

Dr. Castel, de La Peste
Meursault, de El extranjero
Javier, de Cambio de piel

14 preguntas
42 lectores participarón
Thèmes : novela , familiaCrear un test sobre este libro