InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8491296824
Editorial: Suma de Letras (20/01/2022)

Calificación promedio : 3.91/5 (sobre 77 calificaciones)
Resumen:
Una primera novela deslumbrante que indaga en los recovecos personales de los miembros de una familia. Una casa de estilo indiano llena de magnolias.
El hallazgo de una antigua carta. Y el viaje a un pasado familiar marcado por la traición.

1924
Aurora y Cristina ríen con complicidad y sueñan en el jardín de una majestuosa casa de estilo indiano. Ambas pertenecen a mundos diferentes, pero todavía no son conscientes de ello. En el univers... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (77) Ver más Añadir una crítica
Celia_0504
 14 febrero 2022
En primer lugar, mis agradecimientos a Babelio Español por mandarme este libro por medio de una edición especial de Masa Critica. Y también muchas gracias a la editorial Suma de Letras por el envío de este ejemplar.
Nos encontramos en el año 1992, en Cantabria. Isabel acaba de perder a su madre, Aurora, a la cual estaba muy unida. Mientras intenta superar el duelo, el descubrimiento de una carta le demostrará que hay varios misterios entorno al pasado de su madre, y que no la conocía tanto como pensaba. Esto la incitará a descubrir más sobre como era la vida de Aurora en los años previos a la Guerra Civil, cuando servia en la mansión de la distinguida familia Velarde, donde sus padres trabajaban también, y ella era la doncella y confidente de la hija de la familia, Cristina. La narración de “La Casa de las Magnolias” alternara las experiencias de estas dos mujeres,madre e hija, junto a los de algunas de las personas que las acompañan, haciendo que el lector cambien constantemente de punto de vista y de periodo histórico.
Lo primero que tengo que decir del libro es que me ha dejado sentimientos encontrados. Por un lado, me ha sorprendido porque al principio pensé que iba encontrarme con algo mucho más mediocre y que me iba a gustar menos. Pero hay que reconocer que Nuria Quintana ha publicado una primera novela bastante meritoria. Pero por otro lado, le veo demasiados fallos tanto narrativa como argumentativa mente para que sea una lectura redonda. La he disfrutado por la facilidad con la que la he leído, pero tampoco me ha parecido una maravilla tal y como está escrita.
Hay dos aspectos en ella que me han gustado bastante: en primer lugar lo rápido que se lee, como he dicho antes. Cada vez que me sentaba y lo volvía a coger me leía de una sentada unas cien páginas, o incluso más. Y todo ello sin darme casi cuenta. Y en segundo lugar que el ritmo narrativo me parece bastante adecuado. Es cierto que al principio se me hizo muy lento, y tengo que reconocer que uno de los grandes “peros” que le pongo a esta novela es que me parece que tarda bastante en despegar. Pero cuando lo hace, el ritmo que coge está muy conseguido. Es fácil de seguir y no resulta nada pesado para el lector aunque la autora se tome su tiempo para desarrollar la trama. Es una historia que va sin prisas, pero también sin pausas, todo tiene un ritmo constante y pausado. Pero al mismo tiempo te quedas con la sensación de que cada cosa se desarrolla o sucede en el momento en que tiene que hacerlo. Sin que la autora se alargue demasiado, o acelere cuando lo considere de necesario.
La trama que Quintana nos presenta en esta primera obra tiene varios puntos fuertes que llaman por sí solos la atención: es una historia de las relaciones entre padres e hijos, amistades tóxicas, perdidas, tradiciones, sororidad femenina, el peso del pasado, el perdón, búsqueda de la identidad de uno mismo y, por supuesto, grandes amores. Como telón de fondo nos encontramos con la belleza de una Cantabria de lo más atrayente, y con una mansión ancestral perteneciente a una familia rica, la casa de las magnolias que da título a la novela, escenario de las historias de celos, amores y traiciones que marcan los compases de esta historia. Y todo ello en dos periodos históricos diferentes, en los años precedente a la guerra civil y en 1992. Con todos estos elementos Quintana crea una historia fácil de leer y bastante disfrutable.
Luego estarían los personajes.Mirad, no voy a mentir: tenia pocas expectativas con esta novela, así que como la he disfrutado tanto no voy a ser muy exigente con ella. Excepto alguna excepción, los caracteres que aparecen en esta obra, en general, no me han llamado mucho la atención. Con la mayoría de secundarios me queda una cierta sensación de batiburrillo. En el sentido de que me parecen tan poco interesantes para la trama, que me resultan totalmente indiferentes. Desde luego los que mejor construido están son los principales, aquellos que leemos su punto de vista. Sinceramente, para mí la que mejor está es, con diferencia, Aurora. Pero tampoco me parece un personaje especialmente bueno. Pero al menos me parece más consistente que Isabel, de la cual noto que muchas veces actúa de una manera que me ha parecido carente de sentido o de criterio, fluctuante. Pero vamos, en general no me ha parecido que haya ningún personaje destacable. Todos me han parecido muy tópicos y he echado en falta que tengan algún matiz que les haga más realistas o que me haga a mí más fácil empatizar con ellos. Una pena, algunos de ellos prometían y si se les hubiera sacado más jugo le hubieran dado más vidilla al asunto.
Respecto a su estilo literario, no voy a engañar a nadie: excepto por algunas ocasiones, no me ha parecido nada destacable. Es muy sencillo y se centra mucho en los sentimientos de los personajes y las descripciones. de hecho, las descripciones son una parte esencial del mismo, son muy detalladas. Hay alternancia entre los diferentes puntos de vista de los personajes que narran la historia, y aunque no se señalizan, no me han parecido para nada abruptos o liosos. Me ha resultado muy fácil pasar de una perspectiva a otra, y no me ha parecido que la novela, en ese aspecto, este mal. Hay momentos de un gran virtuosismo lírico y narrativo, descripciones de paisajes y de sentimientos de sus protagonistas que me han convencido totalmente y me han parecido una auténtica maravilla narrativa por la belleza con la que estaban escritos y por como lograba conectar con ellos. Pero a grandes rasgos, su pluma me ha parecido bastante sencilla. de hecho, ha habido párrafos y diálogos que me han parecido de una sencillez pueril. Ni me han parecido especialmente bien pulidos, ni me han parecido que aportasen mucho a la trama o al desarrollo de los personajes.
Creo que muchas veces Quintana se explaya demasiado hablando y ahondando sobre el amor y mas relaciones entre padres e hijos , la impronta que dejan en los segundos, y en la necesidad de ser uno mismo y de tener cierta intimidad. No me ha dado la impresión de que se haya hecho esto de forma excesiva, todo hay que decirlo, pero tampoco me parece que hablar tanto de estos temas aporte algo destacable o interesante a la novela. Mención especial para el padre de Aurora. Sus discursitos y cartitas sobre la necesidad de aprender y de conocer la naturaleza, y sobre la magnifica mujer en que se estaba convirtiendo su hija me han parecido de un buenisimo descarado y de una filosofía de andar por casa de lo más facilona.
Todo esto que he dicho antes podría perdonarlo fácilmente si no fuera por el grandísimo problema que tenido con esta novela: me ha parecido una narrativa excesivamente fría, y me ha resultado imposible conectar con cualquiera de los personajes y con las desgracias que les acontecen. Es cierto que hay muchas tragedias a lo largo y ancho de las más de 340 páginas que componen la novela. Pero tras cerrar el libro me queda la sensación de que le falta algo de chispa o de alma. No sé si será porque se trata de una historia en la que no hay giros de tuerca que dejen al lector con la boca abierta, o acontecimientos espectaculares, y que tiene un pulso sereno y plácido, y excesivamente previsible. O por lo poco innovador de la premisa de la que parte todo (seamos sinceros). O porque me falta que se incida más en los personajes. Pero noto que le falta algo a esta novela para despegar. O por lo menos para lograr impactarme en algún sentido, excepto en algún momento puntual, como digo más arriba.
No podemos olvidar hablar del trabajo de edición por parte de el sello Suma de Letras. Me ha parecido un trabajo sencillo pero que casa muy bien con la esencia de la historia. Los colores de la portada me parecen muy elegantes y bonitos, muy adecuados para el tono y contenido de la trama. Y el texto del interior del tomo tiene unas letras muy grandes, lo que contribuye a facilitar su lectura y a que esta sea tan rápida.
Para acabar, he de decir que “La Casa de las Magnolias” me ha parecido una lectura con aires de clásico , interesante en el sentido de que es muy disfrutable y fácil de leer. Como producto para entretenerte y para desconectar me parece que no tiene precio. Mi consejo para leerlo es que lo empieces contando con que será una lectura tranquila y que te ayudará a desconectar. Personalmente creo que lo he disfrutado bastante porque, fuera coñas, me ha ayudado a empezar a salir de un momento de apatía lectora (que no bloqueo, porque no he dejado de leer, aunque no tuviera muchas ganas). Era justo lo que necesitaba, algo fácil y rápido de leer con una historia interesante y amena. Y todo esto lo he hallado en esta obra, pese a todas las cosas por las que no ha terminado de convencerme. Es una novela que hará las delicias de los amantes de Kate Morton (con la que Quintana, en los agradecimientos, reconoce tener una gran deuda y que le ha servido de fuente de inspiración), Lucinda Ridley o Anne Jacobs. Faltan aspectos que pulir, pero como primer trabajo de una autora novel me parece muy loable.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         130
Ibeasclara
 10 marzo 2022
&#xNaN; Sinopsis:
Resumen: Una primera novela deslumbrante que indaga en los recovecos personales de los miembros de una familia. Una casa de estilo indiano llena de magnolias.
El hallazgo de una antigua carta. Y el viaje a un pasado familiar marcado por la traición.
• 1924

Aurora y Cristina ríen con complicidad y sueñan en el jardín de una majestuosa casa de estilo indiano. Ambas pertenecen a mundos diferentes, pero todavía no son conscientes de ello. En el universo de juegos y secretos que comparten, no imaginan que su amistad terminará de forma abrupta por una traición que marcará su futuro.
• 1992

La vida de Isabel comienza a resquebrajarse tras la pérdida de Aurora, su madre, con quien tenía un vínculo especial. Mientras recoge sus pertenencias encuentra una vieja carta olvidada en el desván en la que descubre la verdadera identidad de su padre. Isabel deberá emprender un viaje al pasado de su familia en busca de respuestas para poder reencontrarse con sus raíces y reconciliarse con su madre. En ese viaje descubrirá un secreto que jamás imaginó: una gran pérdida y un gran amor.
Nuria Quintana despliega audacia y estilo en una primera novela con alma de clásico. Una historia preciosista y emotiva que ahonda en los secretos de una familia, esos que quedan relegados al olvido. Amor, amistad, traición, orígenes se diluyen en un libro lleno de matices que habla de la luz y de la oscuridad de los seres humanos. Asombroso y original.
&#xNaN; Opinión:
Buenas noches lectores 💕
Os traigo hoy una novela histórica - ficticia que nos cuenta la vida de Isabel, una mujer que acaba de perder a su madre con quien vivía muy unida, en una relación mucho más allá de lo que sería la típica materno filial.
Al no conocer a su padre, encontró en su progenitora la compañía y complicidad que toda niña habría querido desear y ahora, vacía frente a este vínculo que se desquebaja ante ella, se enfrenta a un duelo que no sabe como pasará.
Durante este periodo y de manera casual, encuentra un documento que le hace ver que apenas conocía la vida de su madre y que hay secretos que cuando salen a la luz, desmontan los cimientos de cualquier construcción por muy bien asentada que parezca encontrarse.
Nada será como Isabel imagina y al final, todo logra salir a la luz.
A su vez, conoceremos el pasado de Aurora, que parece haber vuelto y estár mucho más presente que nunca. Caminaremos por su infancia, sus sueños de niña, de adolescente, su trabajo con más y con menos y con el año 1923 en adelante como principal telón de fondo de esta historia con todo lo que supuso en cuanto a cambios, costumbres y vidas para las personas de la época en un contexto histórico.

Es una novela muy bien escrita que no escatima en detalles y que me ha sorprendido en lo rápido que se lee. Engancha casi desde su comienzo, que aunque me pareció un poco introductorio al principio, es necesario para luego poder ir hilando la trama y encajando bien todas las piezas en su lugar.
Para amantes de la novela histórica e incluso para aquellos atraídos por la contemporánea puede resultar una lectura agradable y ágil que no dudaría en recomendar.
Genial para leer, reeler, comparti y regalar.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         190
surfeandoentrelibros
 21 mayo 2022
La casa de las Magnolias es todo lo que buscas de una saga familiar. La novela transcurre en dos tiempos diferentes:
- 1992: este año lo viviremos de la mano de Isabel. Isabel acaba de perder a una de las personas más importantes de su vida, su madre. Ella creía conocerla perfectamente hasta que empieza a descubrir que quizás su madre también tenía secretos y que podrían cambiar por completo su propia vida.
- 1924: aquí tendremos como protagonista a Aurora, una jovencísimas madre de Isabel que vive junto a sus padres como sirvienta en “La casa de las magnolias” y donde Aurora irá creciendo e irá viviendo diversos acontecimientos que le darán a su vida un giro de 180 grados.
Debo admitir que al principio de la novela me resultó un poco lenta y me costó cogerle un poco el tino pero poco a poco va cogiendo ritmo para convertirse en una novela intensa llena de amores difíciles e intrincados lazos y amistades que conseguirá atraparte.
A pesar de que más o menos puedes intuir el final el camino hasta llegar a la solución, resulta entretenido y te carga de deseos y sentimientos con respecto a los personajes.
Si eres de los que te gustó la “Villa de las Telas” o “La mansión de los chocolates” puede ser una buena lectura.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         177
leyendoentresabanas
 31 enero 2022
- Este es el primer libro de la autora, Nuria Quintana, aunque no lo parezca.
- Un libro que nos trasporta al norte de España, más concretamente a Cantabria, cosa que me chifla.
- Está narrado a dos tiempos, pasado, en la década de los años treinta, y presente, año noventa y dos. varias voces, lo cual le da un plus para entrar más hondo en la historia y sus personajes.
- Es cierto que, en algunos momentos, no sabes quién está contando la historia, ya que no pone nombres y se intercalan entre ellos sin ningún tipo de orden. Esto es algo que, a mí por lo menos, no me hace mucha gracia, ya que me saca de la historia.
- Los capítulos no son especialmente cortos, pero sí que se leen rápido, es una lectura muy ágil y amena.
- Escrita de forma cercana y con un lenguaje muy bien elegido acorde a las épocas en las que está narrado. La autora hace que te adentrez en la historia desde prácticamente el primero capítulo, dejándote la puerta abierta a que sigas descubriendo la historia.
- En esta historia conoceremos a Aurora, iremos descubriendo su vida poco a poco, desde ambas épocas. También conoceremos a Isabel, Luis, Carmen, Leonard...y un puñado de personajes, la mayoría relevantes para la trama principal.
- He de decir que Isabel no me llegado a encajar mucho en la historia. El personaje que me ha encantado sin ninguna duda es Aurora, Gloria, y los padres de la primera. En esta historia hay personajes que son especiales, que te acarician el corazón y los sientes tuyos.
- Algo que no me ha gustado nada del libro es que, las personalidades, la forma de tomar ciertas decisiones y el cómo se desenvuelven los personajes, no me resulta nada acorde con la edad que en teoría tienen. Es posible que esto sea solo una percepción mía, o no, no lo sé, pero sí estoy segura de que no me gusta, no encajan y te hacen replantearte muchas cosas de las que ocurren. Me gusta que, aunque sea ficción, si habla de años, edades, épocas, sea consecuente con ello toda la historia, porque si no, para mi gusto, el libro pierde mucha credibilidad y pierdes el argumento, porque empiezas a ver cosas que no concuerdan, y eso me ha pasado con este, y por ello no le pongo más estrellas.
- El inicio del libro me ha resultado algo lento, pero atrayente, dejando al lector con ganas de continuar.
- El tramo central tiene cambios de ritmo muy notables, habiendo capítulos que van muy rápidos y otros que se hacen un poquito lentos.
- La parte final tiene un ritmo muy ágil. Las últimas cien páginas es un no poder parar de leer, y es de las partes del libro que más me ha gustado.
- Tengo que desatascar el capítulo 24. OMG, me ha encantado entero él, la forma de trasmitir las emociones la autora en ese momento eriza la piel. Además del último capítulo, tan precioso.
- He echado en falta un epílogo, algo tan necesario en la mayoría de los libros, que hace las delicias del lector.
- La época antigua ha sido sin duda mi favorita, ya que es donde más personajes a los que he cogido cariño hay, y donde la autora refleja más esa pasión a la hora de escribir, tanto en narración como trama.
- La edición está muy cuidada, en tapa dura con una portada ideal. Publicado por Penguin, con su sello Suma, a quienes agradezco infinito el envío del ejemplar.
- Si os gustan las historias de época, con secretos, misterios, amor, y tramas familiares, no puedes perderte este libro.
7,5/10🌟

Nos vemos en www.instagram.com/leyendoentresabanas
+ Leer más
Comentar  Me gusta         150
Beatriz_Villarino
 23 febrero 2022
He de agradecer, una vez más a Babelio, el descubrimiento de una autora. Nuria Quintana asombra por su capacidad de novelar en su primera obra. La casa de las magnolias es una novela de tintes clásicos y carácter decimonónico, aunque de narrativa actual. Algo bastante ambicioso para una jovencísima escritora.
La casa de las magnolias es la historia de la familia Velarde, matrimonio en el que Ignacio es un rico comerciante que hace su vida entre Santillana y La Habana, y su mujer, Adela, permanece en la mansión añorando una convivencia tradicional. Cristina, la hija, tiene la suerte de contar con Aurora, su mejor amiga, una niña de su misma edad, hija del matrimonio de confianza de los Velarde, Francisco y Pilar.
Así que aunque haya diferentes familias en la casa, forman una unidad que se mueve en torno al majestuoso edificio. Todo transcurrirá con cierta normalidad hasta que Aurora, al cumplir los 14 años, pase a desempeñar un trabajo de responsabilidad. Será la doncella de Cristina y, aunque en principio quieren que todo siga igual, los celos, la falta de confianza y las traiciones harán de sus vidas un infierno. Con la llegada de la Guerra Civil todos abandonarán la casa y quedará destruida para reaparecer, años después, convertida en un hotel.
Hay dos personajes fundamentales en esta historia: la casa y la naturaleza. Ambos son simbólicos para el resto del elenco. La casa, enorme, acoge a las mujeres que viven en ella, protegiéndolas de cualquier peligro. Por el contrario, la naturaleza, símbolo de libertad, lo es solo para el hombre «Hago más vida fuera que dentro […] Me paso el día por los prados», pues a la mujer puede resultarle peligrosa «Esta zona lindaba con el bosque, pero no podíamos sobrepasar aquel límite».
Las mujeres de la casa de las magnolias son perfectamente reconocibles como las que, en general, poblaron el siglo XX. Daba igual la posición social; la mujer debía permanecer en casa, sentirse protegida por la seguridad que le ofrecían sus muros y además, comprendida y querida por el padre o el marido. La figura de la madre es la de confidente, la que ayuda, pero el padre es el protector.
Cristina no cuenta con su padre, por eso no es feliz. Adela también se siente abandonada por Ignacio, desprotegida, de ahí que se vuelque en posibles amantes en vez de dar el cariño que su hija necesita; Adela no es feliz por lo que no puede hacer feliz a nadie, ni siquiera a su hija; la niña pone sus esperanzas en Aurora, pues su vida familiar es envidiable y Cristina la desea para ella. Pero algo desestabiliza este ambiente, aunque sea de manera indirecta. En la casa de las magnolias hay un antes y un después de la guerra. Si antes predominaba la unión del grupo, la guerra trae la destrucción y separación de quienes se querían.
De la novela sentimental, Nuria Quintana adopta la descripción minuciosa, larga, cuya misión es ser depositaria de la función poética, literaria con la que, mediante un lenguaje sencillo, consigue que fluyan la belleza y los sentimientos, de manera que el lector se siente atrapado en una narrativa amena con un punto de intriga. Lo que ayuda a crear esta tensión es el cambio de narrador en primera persona, pues las confesiones de un personaje, que hacen partícipe al lector, están vetadas para otros, que llegan a la desesperación y a la locura.
La historia se presenta como algo individual, donde la casa y la naturaleza que la rodea se erigen por sí mismas como protagonistas absolutas para decidir lo que les ocurrirá al resto. de hecho, los acontecimientos históricos, externos, sociales pueden desligarse de la trama, a pesar de constituir el periodo más convulso del país. La guerra es un detalle más, algo que marca el antes y el después, pero lo que condiciona a Aurora y Léonard, son realmente la naturaleza y la casa como símbolos maternos, de destrucción.
Probablemente sea esa la razón por la que la obra, en sí misma, es capaz de comunicar a cada lector un mensaje diferente; los habitantes de la casa, hombres y mujeres, realizan los actos obligados a su naturaleza tradicional. El padre de Cristina no puede permanecer encerrado, no encuentra la vida ahí, necesita viajar, alejarse para realizarse como persona; las mujeres, en cambio, están a gusto dentro. Salen cuando no tienen más remedio, nunca por voluntad propia.
Cristina no ha tenido un eslabón afectivo con su madre. Aurora lo pierde en la adolescencia. Esto hará que ninguna realice una transición adecuada a la vida adulta. La ausencia de la figura materna es esencial a la hora de apreciar el giro en la evolución de las protagonistas. Ambas tienen una infancia que transcurre en el paraíso, sin embargo lo pierden en la madurez: La finalidad de Aurora es lograr un proceso de individualización como ser humano, para ello se realiza en su hija, proyecta su futuro a través de Isabel. El objetivo de Cristina es emprender una evolución personal como Aurora, pero no tiene ninguna posibilidad al quedarse sola.
Llegados a este punto parece que la formación de Aurora es el tema y la razón de la novela. Es el centro de la historia. Ella representa a la mujer protectora. En la casa de las magnolias ofrece su amor a todos. Incluso huérfana, dependen de ella Luis, Adela, Léonard y Cristina «no lograba apartar de mi mente la visión de Léonard ocupando el sitio que me correspondía a mí, que hasta entonces solamente yo había ocupado».
Cuando Léonard quiere dotar a Aurora de libertad, es la naturaleza la que lo impide, y ella, tras ser castigada, vuelve a quedar encerrada, ahora en la pastelería, consiguiendo que Isabel, Carmen y Luis queden bajo su protección, este último llevado por la culpa, «para compensarla por mi silencio, decidí permanecer a su lado […] no tenía ningún sitio al que regresar ni trabajo que retomar».
Y si el centro es Aurora, el protagonista es Léonard, el que ocupa en la novela el lugar del salvador, el héroe que quiere liberar a Aurora de la opresión de la casa, y al que los fenómenos naturales reprimen por ello, apartándolo del entorno y de su amada. Sin embargo aún aparecerá al final para mostrarle a Isabel la diferencia entre la concepción del mundo que ella tenía asumida y la realidad en sí misma.
Como novela sentimental, se presenta en primera persona, pero Quintana desdobla la voz narrativa en las tres mujeres protagonistas. Aurora, Cristina e Isabel se encargan de narrar sus venturas y desventuras en las que predominan las emociones, elemento principal en sus relaciones, a las que asistimos experimentando la misma exaltación que quienes las viven.
Son personajes extremos en situaciones al límite, con lo que consiguen que la literatura quede por encima de la realidad «Me sentía desprotegida e indefensa. Sola ante un futuro por el que ya no sentía ilusión, tan solo temor».
Al principio tenemos la sensación de que las mujeres están idealizadas, pero conforme entramos en la casa vemos los defectos agrandados por el ambiente opresivo. Las personificaciones ayudan a diferenciar el espacio adecuado para cada sexo, de hecho si algo intenta cambiar, la naturaleza y la casa avisan enfurecidas «el cielo crujió con tal magnitud que hizo temblar paredes y techos […] Temí el viaje, incluso que nuestro plan se arruinase».
Cuando Isabel decide abandonar los sentimientos, dejarse llevar por la razón y buscar a su padre, se embarca en una serie de aventuras que la llevan a vencer los obstáculos que no le permitieron conocerlo; por fin, vive una anagnórisis en la que descubre el amor entre sus padres y la bondad del que pudo ser su progenitor. Su padre representa el ideal humano capaz de conseguir que Isabel perdone a su amigo, a su madre y a sí misma, con lo que en su madurez puede darse una nueva oportunidad para ser feliz.
Novela de amor, celos, soledad, traición, que nos recuerda a cada momento la necesidad de comunicarnos, de no encerrarnos en nosotros mismos si queremos tener más opciones para llevar una vida plena.

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
Citas y frases (55) Ver más Añadir cita
leyendoentresabanasleyendoentresabanas01 febrero 2022
De eso es de lo que tratan algunos de los libros que me ves leer. Te trasladan a otros lugares sin necesidad de ir, incluso a épocas a las que no es posible retroceder si no fuera por ellos.
Comentar  Me gusta         70
ElblogdeSeshatElblogdeSeshat21 febrero 2022
Recostada sobre su pecho, escuchaba su voz grave y nítida describiendo paisajes lejanos y narrando historias con protagonistas que desconocían el miedo. El mundo desaparecía a mi alrededor.
Comentar  Me gusta         40
SandragamaSandragama24 febrero 2022
cada uno decide qué es lo que comparte con los demás y lo que no; cuáles son los recuerdos que quiere que le acompañan de por vida y cuáles son los que deja atrás e intenta olvidar. Supongo que en el fondo totos tenemos una parte de nosotros escondida que salvaguardamos como podemos porque no queremos, o tememos, que salga a la luz. O lo que es lo peor, nos asusta que nos termine venciendo. Como si en una batalla feroz dentro de uno mismo se enfrentase la luz a la oscuridad, supongo que esa es la lucha interna de cada uno. Y no hablo necesariamente de errores del pasado, hablo de los miedos, de las inseguridades, de los fracasos y de las pérdidas. A algunos, como a tu madre, la vida les arrebata lo que más quieren. A otros la vida nos impide llegar a conocerlo.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
lavidademisilenciolavidademisilencio17 febrero 2022
Todos debemos proteger y mantener siempre presentes nuestras raíces, ¿no le parece? Sé que Margarita formula con inocencia la pregunta, pero llega en un momento de mi vida en el que se vuelve especialmente dolorosa. Bajo la vista a la mesa, incapaz de responder. Supongo que, mientras unos luchan por no olvidarlas, otros tratan de descubrirlas.
Comentar  Me gusta         10
SandragamaSandragama24 febrero 2022
siempre he creído que compartir con alguien la carga que uno lleva dentro la alivia enormemente. Al fin y al cabo si nunca lo compartes, el punto de vista que tienes tan solo será el tuyo y es posible que este no sea el mejor.
Comentar  Me gusta         20
otros libros clasificados: DramaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea




Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
191 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro