InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Blog_La_Copela


Blog_La_Copela
24 octubre 2018
Fue aproximadamente hace veinte años cuando Luces del Norte apareció en mi biblioteca. Ese era el título original de la primera entrega de la Materia Oscura, más tarde se renombraría como La brújula dorada (solo después de la muy cuestionable adaptación cinematográfica) y a la que seguirían La daga y El catalejo lacado.

Fue la primera trilogía que leí al completo y recuerdo releerla año tras año durante mucho tiempo. El universo al que Philip Pullman nos llevó en aquella historia me ha resultado siempre fascinante, enigmático y atrayente. Y leído ya en época adulta, he podido apreciar del todo el verdadero y profundo significado de sus páginas. Después de tanto tiempo, la publicación de la primera entrega de El libro de la oscuridad supone una oportunidad de regresar a aquel cosmos de la mano de su creador.

La bella salvaje está dividida en dos partes y claramente marcada por acontecimientos y personajes clave sobre los que pivotará la narración. En la primera parte (La Trucha), vamos a conocer a los protagonistas. Malcom Polstead es hijo de posaderos y como tal, trabaja mucho ayudando a sus padres. Pero es un buen chico que además cruza el río para ayudar a las monjas del Priorato de Saint Rosamund. Aunque ellas son casi del todo autosuficientes (cosa que Malcon admira muchísimo), en ocasiones les viene bien que el chico les haga unos recados o ayude al viejo carpintero con sus tareas. Malcom salva el Támesis a bordo de la bella salvaje, su canoa. En ella lleva víveres y personas para las monjas frecuentemente.

Será en el priorato donde Malcom conocerá a la persona que lo cambiará todo. Las hermanas tienen auspiciada entre sus muros a una bebé llamada Lyra Belacqua. Nadie parece ajeno a la idea de que esa niña representa mucho más que cualquier otra y que puede ser fundamental para salvarlos a todos. O para condenarlos. Muchos poderosos, no tan poderosos y hasta desdeñables personajes harán todo lo posible por hacerse con la niña; bien para utilizarla como medio para alcanzar un fin o bien para destruirla.

"Dejó a la niña en la cuna y la arropó con sumo cuidado para no rozar el daimonion con la mano. Malcom dedujo que la prohibición de tocar el daimonion de otra persona se aplicaba también a los bebés; en todo caso, después de aquellos escasos minutos, no se le habría ocurrido ni por asomo hacer algo que pudiera molestar a la pequeña. Se había convertido en su siervo para toda la vida."

La segunda parte de la novela (La inundación) no deja dudas sobre qué nos vamos a encontrar. Una metáfora del Diluvio Universal que pondrá a prueba a los personajes y les proporcionará la posibilidad de salvarse, no sin esfuerzo. Aquí la canoa de Malcom se ganará que hayan bautizado la primera entrega con su nombre y conoceremos al fin cómo llegó Lyra al Jordan College.

"En el agua hay cosas turbias, igual que en el cielo: resultan muy claras y evidentes para quienes pueden interpretar la señales."

La travesía no estará exenta de peligro. A lo largo del río y a través de las calles inundadas de la ciudad, se encontrará Malcom con un mosaico de amenazas de este mundo... y de otros que aún no conoce. La aparición de personajes como Lord Asriel o los giptanos le dan peso a la narración y nos transportan a la historia originaria. Philip Pullman nos vuelve a hablar de daimonions y nos acerca con cautela a ese instrumento fascinante y enigmático que es el aletiómetro, mientras nos dejamos llevar sin demasiados reparos a través de una novela que se lee sin esfuerzo.

Especial mención a los personajes femeninos, de los que no quiero hablar demasiado para no estropear la historia a quienes aún no hayan leído esta primera entrega de la nueva serie, ya que son personajes nuevos, ajenos a La Materia Oscura. Sophie me ha recordado a la doctora Mary Malone (personaje de la Materia Oscura), quizá por la vertiente investigadora que representa. Y Alice está cargada de un simbolismo complejo que me recuerda a los últimos capítulos de la trilogía originaria. Pero como siempre; estos detalles no me corresponde contarlos a mí, sino que debéis descubrirlos vosotros y vosotras (si no lo habéis hecho aún).

Philip Pullman (1946, Norwich, Inglaterra), creció en Zimbaue, Australia y Gales y trabajó en el Westminster College de Oxford durante un largo periodo de su vida. Aunque publicó sus primeras novelas en 1984, el éxito le sobrevino en 1995 con la publicación de la primera entrega de la Materia Oscura; Luces del Norte, adaptada a más de 39 idiomas y llevada al cine en 2007 con el título La brújula dorada.

La daga y El catalejo lacado son la segunda y tercera parte de esta trilogía, que ha sido recientemente reeditada por Roca Editorial con muy buen gusto, al igual que han hecho con La bella Salvaje.

Si tenéis curiosidad por el universo Pullman y por esta historia en concreto, podéis explorar algunas pequeñas joyas que no he encontrado traducidas al español, pero que son realmente curiosas, merecen la pena y que no son difíciles de conseguir. Lyra's Oxford y Once Upon a Time in the North son solo un ejemplo.

Ya estoy esperando la continuación de esta historia con muchas ganas de conocer qué nos tiene preparado el autor en esta serie.
Enlace: https://lacopela.blogspot.co..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}