InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Las mejores frases de Las noches en las que el cielo era de color naranja (5)

Galena
Galena 06 diciembre 2017
—No quiero que salgas con Matt.
—Reese, yo…
—Y no sólo se trata de Matt —continúa acelerado, como si la mera idea lo torturara—. No quiero que ningún tío te toque, nunca. Joder, no quiero que ni siquiera respiren el mismo aire que tú.
Trago saliva. Todo esto es una locura, pero al mismo tiempo me siento tan llena, tan deseada, porque yo tampoco quiero que él le sonría a ninguna otra chica, que les hable, que las mire. Es mi objeto de deseo y es mío, solo mío.
Comentar  Me gusta         00
Galena
Galena 06 diciembre 2017
—No es amor —me explico—, es algo diferente. Cuando una chica siente que le pertenece a un hombre, no necesita nada más.
Comentar  Me gusta         00
Galena
Galena 06 diciembre 2017
—He querido decir exactamente lo que he dicho —replica adusto, furioso, con la voz endurecida—. Que prefiero estar sólo contigo en una mesa que con cuatro gilipollas más, porque así, en vez de tener que escuchar doscientas tonterías por minuto, sólo tengo que escuchar cincuenta.
Comentar  Me gusta         00
Galena
Galena 06 diciembre 2017
Me despierta un estruendo. Me incorporo de golpe e inmediatamente una luz rojiza que se expande por el cielo al fondo de la ciudad capta toda mi atención. El estruendo se repite y me doy cuenta de que no me han despertado las bombas, sino el ruido de los aviones que las lanzan.
El cielo se tiñe de naranja, casi violeta, y es extrañamente intenso, incluso bonito. En este lugar todo es negro y blanco a la vez. Recuerdo a los niños jugando a las damas y la explosión que vino después. Son las dos caras de una moneda que hace milagrosos equilibrios por mantenerse de canto. Me asusta pensar de qué lado caerá.
Comentar  Me gusta         00
Galena
Galena 06 diciembre 2017
—Las medicinas no son baratas y ponerse enfermo en este país, tampoco, por eso, simplemente, echémoslos a un lado educadamente mientras disfrutados de nuestro superávit económico —comenta sardónico, presuntuoso, con la misma descarada exigencia del parque y con la misma sexy y dura sonrisa en los labios—. No les interesa que enfermen y tampoco les interesa que se curen, perderían votos de las dos maneras.
Comentar  Me gusta         00


    Comprar este libro en papel, epub, pdf en

    Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





    Test Ver más

    El amor en la literatura

    El relato se extiende entre el romance trágico de dos jóvenes pertenecientes a sobresalientes familias enemigas de Verona, Italia.

    La excelente y lamentable tragedia de Romeo y Julieta
    La tragedia de Macbeth
    La tragedia de Hamlet, príncipe de Dinamarca

    10 preguntas
    134 lectores participarón
    Thèmes : romances , amorCrear un test sobre este libro