InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Lit


Lit
14 octubre 2019
En algún momento, la humanidad consiguió establecerse en la Luna y de ahí, empezó a colonizar y terraformar otros planetas, pero la Conquista terminó por cambiar toda la estructura social tal y como la conocemos dando paso a la Sociedad. La humanidad se divide en colores, con los rojos en la base de la pirámide de poder y los dorados en lo más alto. Entre medias tenemos todo un surtido de colores, cada uno con unas funciones claramente establecidas, sin opción a mejorar más allá de lo que se espera de ellos, por más que lo merezcan. Poco a poco vamos apreciando que también existen varias capas de poder dentro de cada color, siendo las diferencias entre los dorados las que más destacan: aunque nacer dorado sea un privilegio, existe un grupo reducido conocido como los Marcados (todos llevan una cicatriz en la cara) y son estos quienes realmente gobiernan. Si no consigues destacar por encima de los demás durante tu formación, no puedes acceder al puesto o al poder que tú desees o para el que realmente estés capacitado, por más que formes parte de la élite de la humanidad.

Darrow es un rojo de Marte que, pese a contar tan solo con dieciséis años, pasa sus días metido dentro de una excavadora de 90 metros en busca de helio-3, el material necesario para terraformar los planetas. Los rojos viven bajo tierra a la espera de que Marte sea habitable y finalmente puedan reunirse en la superficie con los colores más débiles que aún permanecen en la Tierra. O eso es lo que les han hecho creer. En pocos capítulos el autor nos muestra lo dura que es la vida de los rojos por todas las prohibiciones y limitaciones que los dorados les han impuesto, recibiendo duros castigos cada vez que se saltan alguna normativa, llegando a la pena de muerte por algo tan simple como un baile o una canción. No es extraño pues que algunos rojos se sientan que más esclavos que trabajadores.

Tras esta introducción ocurrirán varias cosas que terminarán cambiando la vida de Darrow para siempre. A través de las cuatro partes en las que se divide el libro lo veremos debatirse entre la tristeza, la ira y el deseo de venganza, para terminar centrándose finalmente en el deseo de su esposa: vivir un poco más y, solo quizás, cambiar la Sociedad. Los Hijos de Ares, la organización que intenta derrocar a los dorados, será un apoyo clave para este cometido, en realidad son ellos quienes reclutan a Darrow y son ellos quienes le dan los medios necesarios para poder acceder a la Escuela, el lugar donde se instruye a la élite para gobernar y es aquí cuando este libro finalmente se pone interesante, no solo por la última prueba antes de acceder a la Escuela, si no por todo lo que ocurrirá en esta formación.

Los aspirantes se dividen en 12 casas, cada una liderada por un próctor que recibe el nombre de un dios romano y el objetivo no es otro que conseguir que su casa se haga con el poder, algo que desespera a los chicos pues son conscientes de que cuánto más prestigio reciban en esta fase, más opciones de futuro tendrán. Empieza entonces una batalla campal con los chicos explorando el territorio, atacando a las casas que encuentran y esclavizando a todo el que pueden para aumentar las líneas de sus ejércitos, un “juego” en el que todo está permitido, incluso la muerte.

Algunas casas tienen más recursos que otras, por lo que en cuanto el hambre aprieta empezará el desespero por hacerse con puntos estratégicos. Darrow se encuentra en Marte, allí donde mandan a los más violentos y quizá por eso es también la casa que menos recursos recibe. Poco a poco nos vamos dando cuenta de la finalidad de esta instrucción y, a la vez, nos damos cuenta de que la casa de Darrow está fracasando estrepitosamente: todos desean ser el líder, algo comprensible teniendo en cuenta que estamos ante los más violentos, sádicos y arrogantes de todos los dorados, así que la casa se divide en varios grupos y pronto empezarán las disputas dentro de la misma casa.

Darrow es un personaje curioso pues en un principio no desea derrocar la Sociedad si no que se conformaría con agachar la cabeza y acatar las normas si así puede mantener a su familia a salvo y seguir siendo felices, a pesar de todas las penurias que tienen que pasar. Pero todo lo que le ocurre al principio de este libro lo coloca en la Escuela, convertido en dorado a través de un largo y doloroso proceso y, poco a poco, cuanto más sabe de los dorados, más deseos tiene de terminar con ellos.

En un principio, Darrow encaja perfectamente con la casa de Marte: lo mueve la ira y, aunque desde el principio demuestra ser bastante bueno con la estrategia, lo veremos tomar decisiones equivocadas, siendo totalmente consciente al momento de que debería haber actuado de otra manera. A medida que avanza el “juego” y se nos va explicando la finalidad de este, Darrow va aprendiendo y cambiando su forma de actuar, de tal manera que los próctores se enfrentan a algo nunca visto antes, a un cambio de reglas provocado por los propios jugadores.

Además de a Darrow conocemos a una gran variedad de personajes: no solo a su familia en las minas de Marte o a los Hijos de Ares que intervendrán directamente en su transformación de rojo a dorado tanto físicamente como mentalmente, sino que, entre Marcados, próctores, seleccionadores y otros "estudiantes" (no sé exactamente como referirme a ellos), tanto aliados de la casa de Marte como competidores de otras casas, tenemos a una cantidad considerable de dorados.

No puedo irme sin mencionar a dos con los que me he encariñado especialmente: Sevro y Pax, que además son polos opuestos por completo. Pax es enorme, Darrow comenta que debe medir más de dos metros fácilmente y su mayor arma es su fuerza bruta, mientras que Sevro es muy pequeño, casi escuálido, pero su ferocidad y su astucia son sus mayores armas, además de ese carácter solitario que lo lleva a apartarse de todos. Este pequeñín ha hecho mis delicias, no solo porque le da mil vueltas a todos los demás si no porque es todo lo opuesto a los señoritos dorados y a menudo su manera de hablar o actuar escandaliza a los demás.

El libro está cargado de acción, con batallas y rencillas constantes, por lo que es realmente rápido de leer (para lo que tardo últimamente en leer un libro, este me lo he pulido en nada). Hubo varios enfrentamientos que me parecieron ridículos a medida que los leía, pero entonces el autor me recordaba que nos encontramos en Marte y que hay menos gravedad que en la Tierra por lo que los gráciles movimientos y la sensación de que los personajes vuelan, cobra sentido.

Rara vez hablo de la edición del libro, pero este es uno de esos casos en los que no puedo evitarlo. Este libro se editó por primera vez en 2014 y mi ejemplar pertenece a la séptima edición lanzada en septiembre de 2018, lo que me parece tiempo y ediciones suficientes para haber corregido todos los errores que contiene. Solo recuerdo una página en la que el nombre del personaje está equivocado, pero sí que me he topado con suficientes frases en las que sobra o falta una palabra, como para verme obligada a mencionarlo.

Por otro lado, y esto ya es algo totalmente personal, odio las ediciones de RBA. Son ligeras y cómodas de leer, pero cualquier mínimo roce acompañará al libro de por vida y, además, los bordes de las portadas se levantan enseguida.
Enlace: http://pajaraslectoras.blogs..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}