InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de mifuga


mifuga
08 enero 2021
He de confesar que casi siempre que leo lo hago en una doble lectura: me conmueve, luego, ¿funcionará en el aula? El curso pasado, de camino a la clase de comentario, me crucé con policías nerviosos y mujeres agrupadas, llorosas e impactadas. Supe, unas horas más tarde, que habían descubierto el cadáver de otra mujer, asesinada por alguien que era, o había sido, su pareja. Los chavales, que ya conocían todos los detalles a la mañana siguiente, estaban llenos de dudas. ¿Por qué un hombre mata a la mujer a la que amó un día? ¿Por qué ella no lo denunció? ¿Nadie pudo evitarlo?

Proyectamos distintas versiones, según los colores del diario correspondiente, y analizamos el horror. Parece que él era tan normal... Pero estaba claro que no era cierto, según una de mis chicas. Se quitan la palabra para intentar descifrar el mundo. Son fascinantes. Tal vez él disimulara en público. A lo mejor era de los que le pedían perdón en privado, una y otra vez, y ella le creía. En ocasiones queremos creer cada cosa... Y la gente es muy mala. Siempre habrá quien opine que si denuncia, lo hace por despecho; que si se queja de que la espía, tampoco fuera eso para tanto. Si le levantara la mano, y ella lo consintiese, por algo habría sido. Algo habría hecho. Por eso estaría con él. Les asusta la falta de humanidad de rostros que les son familiares. Crecer es arrancar muchas caretas.

Emilia Pardo Bazán (1851-1921) lo sabía. Y en sus novelas y sus relatos, como los que se recogen en el volumen El encaje roto (Contraseña Editorial, 2020), aparecen agravios públicos y privados que las mujeres sufrían -y sufren-, para que los coloquemos bajo el foco y reflexionemos cuidadosamente. El celoso, el perturbado, el malhumorado o el necrófilo. Un montón de criminales que hieren hasta donde pueden, con impunidad, como bestias. Quizá no se atrevieran con una mujer fuerte, independiente y poderosa, como la condesa, pero ni uno solo de ellos contaría tampoco con su amparo, ni con una sutilísima excusa que le sirviera de paraguas contra la vergüenza. "¿Hasta cuándo durará esta racha de pasión tan útil para los chuchilleros y los armeros que venden revólveres baratos?". Tal vez hasta que desaparezca  la última persona que justifique lo injustificable, que lo utilice para su propio beneficio o para escarnio de la víctima. O hasta que sea su propio encaje el que se rompa.
Enlace: https://www.instagram.com/mi..
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más