InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 842335489X
Editorial: Destino (15/01/2019)

Calificación promedio : 4.24/5 (sobre 45 calificaciones)
Resumen:
Diego Arce es un reconocido escritor de novelas de misterio que no atraviesa su mejor momento. Desde la publicación de su primera novela, que lo catapultó a la fama, no ha conseguido reproducir el mismo logro y, después de muchas presiones y de otros tantos fracasos literarios, accede a los ruegos de su editor para resucitar en una nueva entrega al personaje al que debe su éxito: un psicópata apodado «el Monstruo» que secuestraba a niñas en la Barcelona modernista.<... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (32) Ver más Añadir una crítica
CARMINA
 26 February 2019
En el género negro innovar es muy complicado, parece que ya está todo inventado y cada vez es más difícil sorprender al lector, encontrar una bocanada de aire fresco, y Félix J. Palma consigue dar una vuelta de tuerca al sacar al personaje de una novela y convertirlo en carne y hueso y pergueñar de esa forma una venganza contra el autor por impedirle terminar su misión.
Mimbres hay sin duda, atractivo es el tema, no me lo negaréis, y además el personaje que crea el novelista es siniestro y el que se escapa de la novela es un psicópata de manual, con una mente retorcida y una capacidad para el mal espectacular. Y el lector es testigo de las vueltas de tuerca que da el autor a la trama, a los personajes a los que coloca en situaciones tan límites que quien se adentra en sus páginas no puede dejar de preguntarse que haría en una situación semejante.
Hay ocasiones en las que me he visto reflexionando con el propio Diego, no si él sería capaz de hacer las pruebas, si no si yo sería capaz de superarlas para salvar a mi hijo, porque como creador de la novela sabe perfectamente que el monstruo no tendrá ninguna duda de infligirle a su hija todo el mal que el no sepa o pueda superar. Y al hilo de esto, no se si la intención de Félix J. Palma era la de denunciar el voyeurismo que impera en las redes, ese ser testigo de la vida minuto a minuto de las personas que se avienen a compartirlas, ese morbo a golpe de tuit, o de video multimedia, también sobre eso reflexioné, que haría yo de encontrarme en tal tesitura, hacer caso a las autoridades para restar notoriedad a la prueba y no dar al Monstruo su minuto de gloria, o sentarme a ser testigo de las tropelías que se permitiera diseñar.
Siento deciros que no se muy bien que haría, porque he barajado varias hipótesis, pero no es menos cierto que hasta que no te encuentras entre la espada y la pared, sometida a más presión de la que tu cuerpo y mente es capaz de soportar, es baladí conjeturar si sería capaz o no de llevar a cabo esas pruebas,ni si sería participe de ese gran circo que monta el Monstruo, aún así creo que la última es tan gore que veo un tanto improbable superarla, aún con toda la presión del mundo, pero también creo que no tendría estomago de verla en directo, soy bastante aprensiva.
Nos encontramos ante una novela de más de setecientas páginas, en las que no siempre la trama corre, que está salpicada de flash back, en la que hay hechos que se repiten en más de una ocasión, cuando el autor los piensa, tiene pesadillas, cuando se los cuenta a su mujer, cuando se los cuenta a su hermano, cuando hace participe a Rocamora, el trauma infantil que arrastra Diego se repite hasta la saciedad y en ocasiones he llegado a pensar si no había forma de solo nombrarlo una vez, porque el lector ya está al tanto, en ocasiones es necesario dejar que piense, que se no se le de todo mascado, las pesadillas recurrentes de Diego me han ralentizado en algún momento la lectura, me han sonado a dejà vu, en definitiva me han sobrado, creo que con un vuelta de tuerca más se podría haber llegado a suprimir tanta repetición, o a lo mejor con alguna menos... No lo sé muy bien, a veces menos es más.
El protagonista absoluto de esta novela es Diego Arce, y todos los demás personajes se van desdibujando, en torno a él, a su gran éxito literario y a su personaje siniestro gira toda la novela, el resto son meramente accesorios, necesarios según el pasaje que se esté narrando, pero con mucha menos fuerza literaria, y el egoísmo, la mezquindad de este ha llegado a hastiarme, una persona que se cree el centro del universo, que el mismo reconoce que salvo su hija poco más le importa, una persona que no se da cuenta de que quienes le rodean tienen sentimientos y necesidades. Diego me ha causado un montón de sentimientos, desde el desprecio más absoluto y esa sensación de que tiene merecido cuanto le pasa, hasta la conmiseración porque las pruebas se pasan de rosca, pasando por la pena más absoluta de ver como se va deteriorando su vida y sus relaciones, hasta la admiración final por su obstinación, perseverancia y valentía dentro de todos los miedos que lo sacuden convirtiéndolo en un pelele.
Y entre las tramas tenemos la metaliteraria, que va alternándose en la primera parte del libro con los capítulos de Sangre y ámbar el gran éxito literario de Diego Arce, me he sorprendido a mi misma deseando que llegaran esos capítulos, hubiera devorado la novela dentro de la novela, la mezquindad de alguno de sus personajes me sobrepasaba. Diego Arce logró pintar al Monstruo de forma diabólica, tanto en su presencia física como en su mente enferma. Y Félix le da la vuelta a la novela de ficción y le permite escapar del manuscrito en el que Diego le ha encerrado para acabar el trabajo que le impidió terminar. Simplemente magistral, ahí me rendí a los pies del autor, y seguí leyendo con fruición hasta que en un momento dado intuí quién podía ser el monstruo, pero ni siquiera ello despegó el libro de mis manos.
Porque si el quién era importante, el porqué no lo era menos y el cómo tampoco, y eso es lo que vamos descubriendo en la segunda y tercera parte, y aquí alguna de las repeticiones no me han molestado porque me han aportado distintos puntos de vista, me han puesto los pelos como escarpias al descubrir como una apariencia benévola y altruista puede esconder la maldad en estado puro. Ser testigo de las manipulaciones que ese personaje somete al resto me puso muy mal cuerpo y me sumergió en una atmósfera opresiva, al entender que como lector iba un paso por delante de la investigación. Félix J. Palma no se saca ningún conejo de la chistera, todo está a la vista, en ocasiones sobreinformado y sin embargo viraje tras viraje va sorprendiendo al lector, porque le apunta una teoría que este ve plausible para ir desmoronándose línea a línea.
Felix J. Palma se divierte jugando con el lector, ofreciéndole pistas falsas, dando por concluida la investigación para llegar al punto de partida de nuevo, y el tiempo corre, las pruebas cada vez son más complicadas, la última es simplemente salvaje y aberrante y parece que la policía se empeña en enrocarse, en no ver lo que el lector ya intuye, en lo que Rocamora entreve, no es una novela negra al uso. Y no lo es porque la víctima es parte activa de la investigación, se desquicia, actúa a la desesperada, pero al mismo tiempo mantiene la mente lo suficientemente lúcida para que no se le pasen las pistas que aparecen en las pruebas.
El estilo del autor al narrar me ha convencido, es verdad que pienso que le sobran páginas, que hubiera podido solventar de otra forma las repeticiones, que tiene algún personaje infrautilizado, pero quizás ese es el efecto que él buscaba, pretendía centrar nuestra atención en Diego y que los demás fueran accesorios, unos secundarios necesarios pero que si en algún momento prescindía de ellos tampoco se notara. Para ello posiblemente haga falta maestría, para mantener la atención del lector durante tantas páginas también
La última parte simplemente ha volado en mis manos, necesitaba saber como iba a cerrar una investigación que parecía no tener fin, y me ha sorprendido, me ha parecido muy ingenioso, sin necesidad de sacarse un as de la manga porque la novela estaba sembrada de pistas, pero la proliferación de ellas distrae la mente del lector, incluso la del más avezado. Me ha gustado el colofón final que despúes de tanto retorcer la trama y a los personajes nos ha brindado el autor. Me ha parecido brillante, un final acorde con la trama y las subtramas que se manejan, que son de lo más variadas pero giran todas en torno a la principal, o a un accesorio del protagonista.
Me costó cerrar la boca cuando tuve ante mí la resolución del caso, no podía dejar de pensar en si era verosímil, o una argucia más y terminé concluyendo que la desesperación y el ansía de salvar a lo que más quieres te da fuerza, más de la que pensaste tener alguna vez. No quiero destripar más, pero en ese final yo hubiera cambiado alguna cosita, por aquello de la justicia poética, pero es difícil entender lo que quiero decir sin haberse leído la novela, o quizás a vosotros os parezca perfecto tal y como lo presenta el autor, porque para gustos los colores.
Conclusión:
A pesar de unos pequeños peros, El abrazo del monstruo me ha parecido una buena novela, que juega con varios factores novedosos que le aportan un aire fresco al género, al tiempo que tintes góticos y juega con la metalitetura, con el mundillo de los autores, los editores y las editoriales, y como no de los lectores. Ahí he visto una crítica encubierta al mundo editorial de la mano de la insistencia de Tejada para que Diego resucitará al Monstruo en una nueva novela, también cuando secuestran a su hija y pretende que vaya a un plató de televisión para llevarse su parte del pastel. Me ha parecido tremendo el ninguneo al que somete al autor ante su negativa a escribir una segunda parte de su novela más exitosa, hasta que este se aviene a hacer volver al Monstruo. Me ha parecido un mundo despiadado, destructivo y muy interesado.
El estilo del autor es ágil, sencillo con profusión de diálogos, sabe dosificar la intriga, y cuando el lector cree que lo tiene todo bajo control es especialista en dar una vuelta de tuerca a la situación y dejar la partida de nuevo en la casilla de salida. Félix J, Palma juega con el lector, pero juega limpio, no se saca ases de la manga, ni conejos de la chistera, aunque el lector no siempre sea capaz de ver las pistas a tiempo porque potencia otras que llevan a callejones sin salida.
A pesar de que Diego es un personaje potente que evoluciona a lo largo de la novela me hubiera gustado una mayor profundidad en algunos de los secundarios, sobre todo en la mujer de Diego, pero no quiero contar más porque es una novela para ir descubriéndola página a página. Es una historia para dejarte abrazar por el Monstruo, dejarte envolver por su maldad, por su atmosfera opresiva, y deshacerte de ese abrazo letal en la última línea.
Seguro que El abrazo del monstruo te proporciona muchas horas de lectura placentera, y seguro que esos peros si tu también los ves, se quedan en pequeñas anécdotas que no desmerecen la lectura de esta gran novela.
Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
MisLecturas
 07 March 2022
Conocía la prosa de Félix J. Palma por su Trilogía Victoriana y cuando me enteré que el autor se aventuraba con un cambio de registro y publicaba un thriller, ni me lo pensé porque tenía ganas de ver el resultado final. Por eso hoy os traigo mis impresiones sobre "El abrazo del monstruo", una novela oscura en la que se fusionan, con dosis variadas, diferentes géneros como el suspense psicológico, el thriller y el metaliterario, al insertarse fragmentos de capítulos del relato que consagró a su protagonista como escritor. Un auténtico page turner que pone de relieve que todos llevamos un monstruo dentro al que hay que vencer para salvar la vida de una hija, intentando demostrar con ello el héroe que ella cree que somos.
"El abrazo del monstruo" son dos novelas en una sola y a dos tiempos, da comienzo cuando la peor pesadilla para un padre se materializa la noche en la que Diego Arce, al volver de una fiesta en compañía de su mujer, descubre que han secuestrado a su pequeña Ariadna, su hija de siete años, dejando en su lugar un enigmático sobre negro. Aunque le duela reconocerlo, Diego es un escritor que está pasando por un bajón creativo, se siente acabado, y es una mala apuesta para las editoriales que le piden con reiteración que reviva al personaje que lo encumbró, algo a lo que se niega en rotundo. Consiguió la fama hace una década tras publicar Sangre y ámbar, una novela cuyo argumento transcurría en la Barcelona modernista de 1913. El libro superó todas las expectativas, llegando a convertirse en un bestseller que generó mucha controversia y un vasto debate entre sus lectores. En ella daba vida al personaje del Monstruo, un asesino en serie que sembró la ciudad condal con cadáveres de niñas pequeñas tras obligar a los padres de estas a superar tres pruebas, separadas por un intervalo de tres días, cada una más horrible e insoportable que la anterior, realizadas ante toda la sociedad barcelonesa de principios del siglo XX.
Pero el Monstruo ha regresado, traspasando de la ficción al mundo real, decidido a poner fin a su gran obra. ¿Hay alguien emulando al villano que surgió de su imaginación o es que realmente el Monstruo ha logrado escapar, traspasando sus páginas, de la prisión literaria donde lo mantuvo confinado? ¡Comienza el Juego de los Retos! En el sobre negro se le plantea a Diego la primera de las tres pruebas, que tendrán que ser emitidas en riguroso directo por internet y superadas si quiere que su pequeña Ari le sea devuelta sana y salva. Nuestro protagonista se ve abocado a hacer frente al argumento de su propia novela, a convertirse en su sufrido protagonista a menos que alguien logre impedirlo. Y ese alguien será Gerarg Rocamora, inspector de los Mossos d'Esquadra quien, con su equipo y en una carrera contra el tiempo, intentará adelantarse a los pasos del criminal y dar con la pequeña. La investigación avanzará lentamente, pero la verdadera teoría se irá perfilando e imponiéndose al resto cuando todas las piezas comiencen a encajar en un complicado mecanismo de relojería, conduciendo a un desenlace sorprendente.
La trama de "El abrazo del monstruo" se va a desarrollar en la ciudad condal y en un marco temporal reducido, de apenas doce días. Posee una correcta dosificación del suspense que insta al lector a hacer sus propias cábalas y sospechar hasta del apuntador, cuestionándose la cordura de su protagonista o puede que hasta la suya propia. Con un estilo directo, un lenguaje sencillo y contundente, un narrador omnisciente que será el encargado de poner voz al relato mientras va pasando de un personaje a otro, y una narrativa muy visual, Félix nos provoca y juega con nosotros. Con esta novela el autor ha logrado superarse a sí mismo, reinventándose al crear una trama imprevisible y efectista que se asemeja a un estallido de adrenalina contenido, cargada de tensión narrativa que conduce al lector, con un ritmo marcado, hasta los abismos más profundos y perturbadores del alma humana, dejando patente esa pulsión del ser humano por deleitarse con el sufrimiento ajeno, toda vez que obliga al lector a juzgarse a sí mismo, a descubrir sus propias debilidades, cuestionándose qué habría hecho en el caso de verse ante semejante tesitura. ¿Qué padre no sería capaz de superar todas las pruebas, haciendo cualquier cosa, por el amor de su hija?
Toda la esencia de esta novela está centrada en su personaje principal, el de Diego Arce, cuya alma se presenta cartografiada a la perfección, mostrando a un hombre lleno de aristas y contradicciones, un ser frágil e inseguro, un cobarde que deberá enfrentarse a los fantasmas de su pasado, aquellos que han forjado su presente y, como sea, aceptarlos si quiere salvar a la persona que más quiere, alguien con quien es fácil empatizar. No puedo decir lo mismo en cuanto de personajes, ya que presentan desdibujadas las líneas que los contornan y carecen de profundidad, se han desarrollado lo suficiente para que sepamos quienes son. Incluso hay alguno que otro que podrían ser obviables al no aportar nada al conjunto de la historia.
Sintetizando: "El abrazo del monstruo" es un adictivo thriller de suspense donde la realidad y la ficción se confunden para sumergir al lector en una trama repleta de incógnitas, de insospechados cambios de dirección, de vueltas de tuerca que llegan a crear ansiedad y que no cesan a lo largo de la historia. Una historia de valentía, superación y amor que consigue atraparnos hasta la última página, dejándonos con la sensación de que todos llevamos un monstruo dentro, cuya trama está salpicada con guiños a Stephen King, percibiéndose la esencia de sus primeras obras. Pero aunque lo he disfrutado, no esperaba que el contenido del tercer bloque lastrasen mi lectura. Esta última parte no me ha convencido, me ha resultado poco creíble el comportamiento de cierto personaje y la patente capacidad que posee para controlar sus emociones con absoluta frialdad. Además ha sido como tener un inequívoco deja vu que me ha recordado mucho al argumento de otro libro leído con anterioridad, Esto también me ha ocurrido con el planteamiento de las pruebas, muy similar al primer capítulo de la serie Black Mirror. Un libro que merece la pena leer, a pesar de incluir ciertos acontecimientos difíciles de asimilar, porque te atrapará al igual que una tela de araña.

Enlace: https://www.mislecturas.es/2..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
LAKY
 10 April 2019
Diego Arce es un escritor de novelas negras. Ha escrito tres pero la que le dio el éxito fue la primera, “Sangre y ámbar”, que tenía por protagonista a un cirujano que secuestraba niñas y obligaba a sus padres a superar tres retos –cada vez más difíciles- si querían volver a ver a sus hijas con vida. Ese cirujano, ese Monstruo, hizo famoso y rico a Diego. Pero estaba basado en su peor pesadilla infantil y Diego no quiere resucitarlo a pesar de las peticiones, casi exigencias, de su editor y a pesar de que sus dos posteriores novelas no tuvieron ni de lejos semejante éxito.
Pero alguien sí que quiere revivir al Monstruo. Cuando Diego y su mujer Laura están fuera de casa, su pequeña hija Ariadna –que se ha quedado al cuidado de una canguro- es secuestrada. No hay signos de violencia, la puerta no ha sido forzada. Lo único extraño, además de la desaparición de la niña, es que el primer manuscrito de “Sangre y ámbar” ha salido del cajón del escritorio donde Diego lo tenía encerrado bajo llave y que tinta roja salpica las paredes del despacho del escritor
Lo que ya se vislumbra como una terrible pesadilla, lo será más aún cuando Diego recibe un sobre negro (como en la novela). En la carta que va dentro el Monstruo le dice que, si quiere volver a ver a su hija con vida, tendrá que superar tres retos.
¿Ha podido, de alguna forma, transcender el Monstruo de las letras a la realidad? ¿O es otra persona quien se está haciendo pasar por él para conseguir no sabemos qué? Diego y Laura, ayudados del inspector Rocamora (amigo de la pareja) pondrán todo de su parte para averiguar qué está pasando y salvar a la niña.
El abrazo del monstruo” es un thriller en toda regla. de esos que comienzan muy fuerte y se mantienen así hasta la última hoja. En mi caso al menos, ha sido un no poder parar de leer. Necesitaba saber cómo acababa todo, si Diego conseguía cumplir los tres retos, saber quién o qué era el Monstruo. Era una necesidad casi física que me obligaba a leer y leer, sin apenas descanso. Por eso, a pesar de ser un buen tocho, me ha durado poco entre las manos. Ayuda el hecho de que la lectura sea muy fácil, que no canse. El ritmo no decae en ningún momento. Afortunadamente, en algunos momentos el autor ofrece alguna escena un poco más ligera, casi humorística para relajar un poco la tensión. Son pocos momentos pero se agradecen porque, de verdad, la lectura resulta sumamente tensa.
Me ha gustado muchísimo todo el libro, tanto la trama como su desarrollo como los personajes. También el final (que en alguna reseña había leído que quizás era un poco más flojo que el resto pero que a mí no me lo ha parecido; a mí me ha parecido bueno y coherente y no me esperaba otra cosa). Uno de los aspectos que más me ha gustado es su clara carga metaliteraria. Diego Arce es escritor pero no es ése el único aspecto metaliterario del libro. Va mucho más allá. Y es que el personaje que creó en su primera novela “Sangre y ámbar”, el monstruo, parece que ha salido del papel y está retando a su creador tal y como lo hacía en la ficción. A lo largo de la novela se nos va a hablar en muchas ocasiones de “Sangre y ámbar”; de hecho, se intercalan algunos capítulos de ese libro por lo que conoceremos perfectamente la historia que allí se contaba y, en cierta forma, es como si estuviésemos leyendo dos libros. Me ha encantado esta duplicidad de tramas y me han dado muchas ganas de leer “Sangre y ámbar” jajaja (no estaría mal que el autor hiciese un “spin-off”)
Pero además de la que podríamos denominar trama del presente y de la trama metaliteraria, tenemos una especie de subtrama que se refiere a un hecho traumático de la infancia de Diego. Un hecho que le marcó para siempre, un monstruo que puebla sus pesadillas. Esto estará íntimamente relacionado con todo lo demás.
El protagonista indiscutible de la novela es Diego Arce. Porque es el autor de la novela de la que se escapará el monstruo, porque es a quien le pasó cierta cosa en la infancia que será la causante de todo lo demás y porque es quien deberá cumplir los retos a los que le enfrenta el Monstruo. Unos retos que serán retransmitidos en internet para que la humillación de Diego sea completa. Y con esto el autor plantea dos temas interesantes. Por una parte, la exposición pública a la que casi todos nos sometemos constantemente en internet y el morbo que suscitan determinados comportamientos. La retransmisión del cumplimiento o no de los retos por parte de Diego se convierte en top trendy y eso da que pensar. Estoy segura de que si en la realidad ocurriese algo así, también sería visto por miles de personas pero resulta sencillamente repugnante (ya os digo que yo no lo vería ni loca)
Por otro lado, como madre en mi caso, no puedes evitar pensar qué harías si uno de tus hijos fuese el secuestrado y tú fueses la que tuvieses que cumplir los retos. ¿Seríamos capaz de hacerlo? Obviamente, desde fuera, creo que cualquier padre diría que sí pero no veáis los retos que ponen al pobre Diego. Sólo de pensar en ellos ya te empiezan a temblar las piernas.
Junto a Diego tenemos a su mujer Laura y al inspector de policía Gerard Rocamora. Ambos van a tener un papel muy destacado y van a dar lugar a una especie de subtramas muy interesantes. Además, tenemos una serie de personajes secundarios apenas esbozados.
El libro está dividido en tres grandes partes más un epílogo. En total son cuarenta capítulos de corta extensión. Será un narrador omnisciente quien nos irá contando los entresijos de la historia, tanto en la trama principal como en la novela “Sangre y ámbar”
El ritmo, ya os lo he dicho al principio, es muy rápido. Hay mucho diálogo, la lectura es muy sencilla, los capítulos son cortos y la intriga constante y creciente. Todo eso ayuda a que el libro se pegue a las manos y no puedas parar de leer. El ritmo se mantiene constante y, como suele ser habitual, se acelera al final.

Conclusión final
He disfrutado mucho “El abrazo del monstruo”. Pero mucho mucho. En un momento en el que no me concentraba y en el que los libros que estaba leyendo no me acababan de enganchar del todo, el monstruo ha sido un revulsivo: un libro para disfrutar y para no parar de leer, justo lo que quería y necesitaba.

Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Yalonso
 05 June 2020
En muchas ocasiones, los thriller a pesar de tenerte enganchado, debes dejar el libro aunque sea por unos minutos, para salir del sofoco que te produce o para procesar la información que te va llegando, o para evaluar si lo que sabes hasta ahí encaja con el sospechoso tuyo…porque todos tenemos un sospechoso casi desde el principio y andamos buscando pistas de que nos están engañando….pero este libro me hace desear saltarme unas páginas y saber que pasa, es una especie de compulsión a querer saber quién está detrás de toda la trama y que pasa con los personajes, sobre todo con la niña, pero como un juego en el que hay mucho en juego, aguanto mis ganas y sigo leyendo detrás de la página 237 la 238, la 239 y así sucesivamente. Y en todo momento me pregunto qué haría yo en una circunstancia parecida.
Me gusta el ritmo de la narración y me encanta como el autor le da cualidades humanas (animadas) a los objetos, como si quisiera humanizar la trama mientras te retuerce las entrañas.
Dentro de una trama efectista el autor esconde muchos de los miedos de los seres humanos, esos tan recónditos que solo los airamos ante el espejo un par de veces en la vida, eso que no nos queremos confesar ni a nosotros mismos y que tratamos infructuosamente de autoengañarnos.
Por todas las páginas hay un fino humor repartido aquí y allá, no mucho, para que no desentone con el género, pero del que invariablemente te saca una sonrisa.
Pone al descubierta todas las bajas pasiones humanas, la envidia, el odio, el rencor, la simulación, la manipulación, el engaño.
Algunos defectillos “técnicos” me saltan a la vista sobre la parte policial de la trama, pero me atrevo a perdonarlos… magnánima por las emociones que me hizo sentir.
Me encantó. Y sobre todo el final, o el desenlace más álgido del conflicto. Me gustaron mucho también los personajes, bien construidos psicológicamente, orgánicos, con virtudes y defectos, como buenos seres humanos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
Bookeandocm
 05 February 2019
Diego Arce es un escritor en horas bajas que vive de las rentas de Sangre y ámbar, su primera novela y la que le lanzó al estrellato. En ella, un despiadado asesino, apodado el Monstruo, secuestraba niñas de la alta sociedad barcelonesa obligando a sus padres a superar una serie de espeluznantes pruebas para salvar la vida de su progenie. Hoy parece que sus peores pesadillas se han hecho realidad porque al volver con su esposa de un congreso literario descubre que Ariadna, su hija de siete años, ha sido secuestrada. En su habitación, un sobre negro despertará en ellos el horror porque la secuencia de los hechos reproduce con exactitud el modus operandi de “el Monstruo”, la criatura de su novela. Pero, si este malvado asesino no es más que un personaje de papel, ¿quién puede estar detrás de este rocambolesco secuestro?
Decir que El abrazo del monstruo te atrapa desde sus primeras páginas es decir poco de una novela narrada de forma sencilla y con un ritmo tremendamente ágil, que nos adentrará rápidamente en un macabro juego capaz de mantenernos en estado de alerta y tensión hasta un desenlace en el que alguna cosa no ha terminado de encajar como esperaba. Estamos ante un claro ejemplo de metaliteratura: su protagonista principal es escritor, comenzamos en un certamen literario, vamos a conocer muy de cerca cómo es el ciclo creativo, desde el germen hasta la promoción de la misma y, por rizar el rizo, también encontramos una novela dentro de la novela.
Parece que a Felix J. Palma no le pareció suficiente gancho la historia del secuestro y esa particular forma de poner en manos de un padre la supervivencia de su hija, para conseguir arrastrarnos a una lectura frenética sino que, además, en capítulos alternos, nos adentra en una segunda historia, la de Sangre y ámbar, la novela que en su día escribiera Diego Arce, y que nos traslada a una Barcelona oscura y llena de sombras, allá por 1913, en la que un cruel asesino, que va dejando tras él un reguero de sangre y muerte, no solo tiene atemorizada a la población sino que ha conseguido sacar a la luz los instintos más bajos del ser humano, convirtiendo en un auténtico espectáculo las crueles pruebas que deben superar las familias de las víctimas.
Aunque estos son a grandes rasgos las que sustentan la novela, que no son pocos, también el autor saca a la palestra temas como el tortuoso camino que para un adulto puede ser vivir sin resolver los traumas y miedos del pasado, el circo mediático en que se convierten terribles acontecimientos y, sobre todo, los límites de la maldad humana.
Un único escenario, la ciudad condal, en dos momentos diferentes, entre el año 1913, la y la actualidad, pero que nos muestran de igual forma su lado más oscuro y peligroso, será el elegido por el autor para ambientar una historia que va y viene del presente al pasado de Diego para, a la vez que vamos montando las piezas del secuestro, ir dibujando la figura del literato, y además intercalar capítulos sueltos de su novela. Podríamos considerar a Diego el protagonista indiscutible de esta historia; su perfil psicológico queda impecablemente trazado y es el que más juego nos va a dar. Mención especial también merecen Laura, su esposa, un personaje a través del que conoceremos además de la desazón propia de una madre ante el secuestro de su hija, las particularidades que entraña de puertas para adentro en la vida de un escritor (la soledad del proceso creativo, el apoyo de la familia en horas bajas…). También Gerad Rocamora, un íntimo amigo de la familia y parte del equipo de investigación merece un lugar importante por su compromiso con el caso. Junto a ellos existe un importante elenco de secundarios que no quedarán más que esbozados.
El abrazo del monstruo es un thriller que no da tregua. Una madeja llena de hilos que se enmaraña por momentos y con la que el autor no solo pone a prueba a sus protagonistas a través de una serie de retos sino que consigue involucrar a un lector, que como el investigador más avezado tratará de adelantarse e identificar al asesino.
Enlace: https://bookeandoconmangeles..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50

Las críticas de la prensa (2)
Laverdad11 September 2019
En esta última novela del autor de la 'Trilogía victoriana', un escritor se enfrenta al secuestro de su hija a manos de uno de sus lectores, que reproduce la trama de uno de sus propios libros.
Leer la crítica en el sitio web: Laverdad
larazon26 January 2019
«El abrazo del monstruo», habla de la tiranía del «best-seller» y la preeminencia del «monstruo» o asesino en serie para sobrevivir en el competitivo y despiadado mundo editorial de una Barcelona que se escinde en dos: la de los prodigios del siglo pasado y la posmoderna de la imitación y el saldo.
Leer la crítica en el sitio web: larazon
Citas y frases (12) Ver más Añadir cita
LAKYLAKY30 March 2019
Derechos humanos, justicia, igualdad... Quimeras que los poderes mundiales venden al vulgo para mantenerlo contento, igual que en otros tiempos les ofrecían las arenas del circo, las promesas del Paraíso o la gloria de las guerras. ¡Todo sigue exactamente igual que siempre! Nada ha cambiado El poder sigue estando en venta y los poderosos siguen abusando de los débiles, pero la gente se ha tragado el cuento. Muchos piensan de verdad que viven en un mundo mejor. Pero sólo ven lo que los de arriba quieren que vean. Por eso las apariencias son tan importantes, hijo
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
YalonsoYalonso05 June 2020
A Rocamora no le gustaban los finales abiertos, los desenlaces evasivos que invitaban a pensar, a seguir reflexionando sobre lo leído una vez devuelto el libro a la estantería. Le parecían un síntoma de falta de inspiración, o de simple pereza por parte de su autor. ¿Tan difícil era ofrecerle una respuesta clara y satisfactoria a quien se había tomado la molestia de leer la historia hasta el final? A Rocamora los finales le gustaban como los casos, cerrados, que pudieran archivarse para siempre y así poder olvidarlos, quitárselos de una vez de la cabeza.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
LAKYLAKY29 March 2019
En eso consistía ser padre, en llevar al hijo en la cabeza todo el rato, reinando sobre el resto de pensamientos como un tirano benévolo. En ser consciente en todo momento, independientemente de lo que estuviera haciendo, que en alguna parte, en el colegio o en el parque o acostada en su cama existía una prolongación de su ser, una figurita tierna y vulnerable por la que debía velar hasta que ella pudiera valerse por sí misma, a los 50 o 60 años
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Violante63Violante6320 November 2019
La lectura es una especie de droga. Los lectores siempre andamos a la búsqueda de la próxima dosis, y cada vez es más difícil que nos cause el mismo placer que antaño.
Comentar  Me gusta         11
YalonsoYalonso05 June 2020
Controló el ritmo de su respiración, intentando serenarse. La clave estaba en evitar que el miedo se apoderase de él. «El miedo al dolor duele más que el propio dolor —le había dicho el señor Miyagi—. No piense en el dolor, no lo llame, no lo espere, y, cuando llegue, acéptelo.»
Comentar  Me gusta         00
Videos de Félix J. Palma (3) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Félix J. Palma
El café de la factoría.
otros libros clasificados: ThrillerVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Autoras de novela negra y policíaca

10 negritos

Agatha Christie
Phillys Dorothy James
Susan Hill

10 preguntas
61 lectores participarón
Thèmes : novela negra , LITERATURA POLICÍACACrear un test sobre este libro