InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : B01C1W6VSO
Editorial: No reconocida (20/02/2016)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 2 calificaciones)
Resumen:
Aún no tenemos la descripción del editor en nuestra base de datos (contraportada)
Añadir la descripción del editor

También puedes contribuir a la descripción colectiva redactada por los miembros de Babelio.
Contribuir a la descripción colectiva
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (2) Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 22 marzo 2018
Cuando el año pasado leí y reseñé Una novela negra defectuosa, me quedé con muchas ganas de leer más de Pablo Carnicero, y me decidí por ¡Que vengan cuando quieran! por su componente histórico y porque no se parecía en nada a la novela negra/thriller que había leído suya. Quería ver cómo se manejaba en un género completamente distinto y además difícil. Y no miento si digo que si la primera me gustó, esta última me ha gustado mucho más. Creo que está muy conseguida, y eso que la dificultad que entraña escribir una novela de este tipo es mucho mayor.
La acción nos traslada a un momento histórico real, la caída de la fortaleza de Castelnuovo a mano de los turcos en 1539. La ciudadela, un enclave estratégico situado al sur de la hoy llamada Montenegro, en la costa adriática, había sido conquistada por los turcos en 1482, pero el año anterior a los hechos, 1538, fue tomada por la Santa Liga y ocupada por los españoles. Los turcos, por tanto, se dispusieron a reconquistar la plaza, y con un ejército de cincuenta mil soldados, con el corsario Jeireddín Barbarroja a la cabeza, asediaron la fortaleza. Dentro, unos escasos tres mil soldados españoles, abandonados a su suerte por su propio rey y a pesar de la enorme inferioridad numérica, no solo plantaron batalla hasta el final, sino que destruyeron a la mitad del ejército otomano antes de ser prácticamente aniquilados.
Esto digamos que son los hechos reales, los que sabemos que nos vamos a encontrar en la historia y, por tanto, el final ya sabemos cuál es. Pero como en todas las novelas inspiradas en acontecimientos verídicos, lo que importa no es lo que te cuentan, sino cómo te lo cuentan. Y aquí es donde se luce Pablo. Aunando los hechos reales con los propios de una novela de ficción, descubrimos no solo lo que ocurrió durante aquellos largos días de asedio de un modo bastante ajustado históricamente (desplegando de una manera inteligible el contexto político que había llevado a aquella situación), sino que vemos cobrar vida ante nosotros al que sin duda es el alma de la historia: el Tercio Viejo de Lombardía.
Echando mano de unos personajes ficticios nos encontramos con la historia real de unos soldados que, caídos en desgracia tras amotinarse, humillados por la caída de su bandera, deshonrados a sus propios ojos por la mayor afrenta que puede sufrir un soldado, vieron en la defensa de Castelnuovo su oportunidad de borrar esta mancha en su honra, de redimirse de los actos que les habían llevado hasta Dalmacia tras ser disuelto su tercio. Sabían que iban a morir porque la inferioridad numérica era insuperable, pero en ello estaba su purga. Y hasta que ese día llegase, se llevarían por delante a todos los turcos que pudiesen. Carnicero hace recaer el peso de la trama en ellos para hacer honor a esa expiación, a ese sentido del honor que les hizo elegir la muerte y recuperar su honor en lugar de vivir y desertar con esa mancha sobre su orgullo de soldado.

Ellos, junto a los más de tres mil soldados españoles que murieron allí, fueron protagonistas de sonetos y epopeyas que ensalzaban su valentía, y Pablo nos cuenta al final que su gesta fue comparada con la caída del rey Leónidas y sus 300 soldados espartanos en las Termópilas. La frase que da título al libro, y que surge en cierto momento de la narración, da buena muestra del carácter que está impreso en la historia. Solo sobrevivieron unos cien soldados de los tres mil quinientos que defendían la ciudadela, pero eso no impidió que todos ellos pasaran a la historia por su valentía y arrojo.
Estos mismos componentes del extinto Tercio de Lombardía son parte de una trama secundaria, la única parte de la historia que se aleja de lo que fue el asedio en sí, que no sabes muy bien hacia donde va conforme avanzan las páginas (o por explicarme mejor, no sabes cómo va a hilarla el autor con la trama principal sabiendo como sabes cómo terminó todo)... pero sí, al final todo tiene su por qué y esa segunda trama es realmente el único rayo de luz que reciben unos personajes que salvo su valentía, arrojo, sentido del deber y el honor, poco más tienen a lo que aferrarse.
Tengo que resaltar uno de los rasgos principales de la novela, y es el lenguaje que Pablo utiliza, totalmente acorde a la época en que está ambientada. Muy pocos autores contemporáneos (y menos autores que se autopublican) se atreven a adecuar ambientación y estilo narrativo con un lenguaje que realmente te haga escuchar a los personajes hablando así. Fue lo primero que me llamó la atención cuando comencé a leer el libro y salvo algún mínimo despiste en el que salta el usted en vez del vos (pero mínimo, creo que solo ocurre en una escena), lo mantiene sin tregua y con pulso durante toda la narración.
Solo voy a poner una pequeñísima pega a la lectura, y es que me costó mucho hacerme con los nombres de tantísimos personajes y distinguirlos, porque además, para que nos entendamos, no se llaman Pepe o Juan a secas, sino que son nombres compuestos de la época, y quien no es de de Lerma, es de Munguía, y quien no es de Maracuyá, y claro, cuando tienes que habituarte a 20 o 25 nombres más o menos parecidos en muy pocas páginas, pues admito que a ratos tenía que ubicarme... Pero vamos, por ponerle algún "pero", porque realmente pocas peguillas más puedo achacarle a la novela, y si la gente en aquella época se llamaba así, pues quien soy yo para criticar tan augustos nombres :))
¡Ah! Hay unos apéndices al final que creo que sería recomendable leer antes de comenzar la lectura. Yo tengo la (buena o mala) costumbre de informarme un poco antes de leer una novela cuando relata hechos históricos, pero a quien no lo haga, quizás no llegue a comprender del todo el alcance de lo que está leyendo ni el por qué de la actitud de aquellos soldados.
En Amazon solo está disponible el kindle, pero la edición en papel, que podéis adquirir si escribís a Pablo directamente (o al menos se podía cuando yo me dirigí a él el año pasado... nota mental: ¿por qué no le has preguntado antes de publicar la reseña?) está además ilustrada, tal y como podéis ver en las imágenes. le doy la enhorabuena a Pablo por el libro porque de verdad que lo he disfrutado un montón.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Fesaro
 19 febrero 2018
Corre el año de nuestro señor de 1539 y el Mediterráneo anda revuelto a costa del turco. En la costa de Dalmacia (Montenegro) se sitúa la fortaleza de Castelnuovo, hogar del tercio viejo de Nápoles al mando de Francisco de Mendoza.
Son años convulsos para un Imperio, el español siempre acuciado por la falta de dinero pero llevando un tren de vida entre expansiones y luchas contra el hereje y el infiel que suponían unos costes para las arcas de Carlos V que resultaban complicadas de satisfacer sin que nos costara más de un disgusto.
En ese tiempo la Santa Liga formada por España, la República de Venecia, el Papa Pablo III y el Archiduque Fernando de Austria, creada para combatir las embestidas que el imperio otomano ejercía en los territorios europeos, se disuelve propiciada por las desavenencias que entre los italianos y el emperador surgieron a raíz de la negativa de este último, a ceder la fortaleza de Castelnuovo a los transalpinos. Esto supuso que ante el ataque turco a la fortaleza, los tres mil soldados de los tercios españoles quedarán a su suerte ante la falta de apoyos de los ejércitos aliados. “Que vengan cuando quieran” basada en la frase que el comandante de la plaza le dijo al emisario de Barbarroja cuando este se reunió para intentar pactar las condiciones de la rendición del castillo. Basada en hechos reales y con una labor de documentación admirable a mi modesto entender, Pablo Carnicero nos relatara los últimos días de los soldados españoles durante lo que duró el asedio, tomando para tal fin a un grupo de hombres de diversas procedencias de la geografía española, los cuales enterados de un pequeño secreto, intentaran por todos los medios hacerse con cierto documento que podría cambiar sus vidas. Podemos considerar esta situación como una trama secundaria que se solapa con mucho acierto sobre la principal, la narración del asedio y el día a día de un suceso que ha quedado grabado en las páginas de la historia.
En “Que vengan cuando quieran” vamos a encontrar una obra con una buena recreación histórica, tanto, que los apuntes bien insertados a lo largo de la trama harán que el lector pueda dominar con bastante datos el contexto histórico en el que se desarrollaron los hechos, con un rigor histórico sólo abandonado para dar libertad de movimiento a los personajes, los cuales son otro de los puntos fuertes. Soldados anónimos, en los que priman su carácter más que la historia que tienen detrás, una personalidad que el autor construye de manera representativa y que suponemos se podría hacer extensible al resto de los componentes del tercio.
Acción, aventuras, historia y mucha dosis de sentimiento el que podemos encontrar en la novela de Pablo Carnicero, un buen trabajo donde poco se puede decir en su contra salvo pulir algunas descripciones un tanto repetitivas en algunos momentos pero que a través de poco más de 130 páginas resumidas en una síntesis de hechos muy acertada para todo lo que se podría haber contado, el autor tira de gestos, épica, citas y actos valientes que despiertan en el lector todo un abanico de sensaciones ante una historia que no por más previsible se vuelve más inesperada ante ciertos hechos. No hay tregua en la novela que una vez más cuenta como los españoles han estado siempre por encima de la actitud de sus monarcas.
Enlace: http://librosenelpetate.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (1) Añadir cita
FesaroFesaro19 febrero 2018
Cumpla con mis órdenes y vuesa merced descubrirá que mi palabra vale más que cualquiera de los documentos firmados por judíos o cristianos
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: soldadosVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Hombre o mujer?

Hazel de Bajo la misma estrella

Hombre
Mujer

10 preguntas
33 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *}